Un entrenador ejemplar

Roberto Martinez Everton Focus

Tienen algo todas las entrevistas a Roberto Martínez que las convierten en interesantes. No por las preguntas, que muchas se centran en lo mismo, en su estilo, en su trayectoria en Inglaterra, en el tipo de juego, sino por las respuestas. El técnico español explica, argumenta y es amable como pocos, siempre con una sonrisa en la cara, en ruedas de prensa o en entrevistas personalizadas, como queriendo contagiar su entusiasmo por el fútbol. Mi favorita, sin lugar a dudas, es una que le hicieron en el Daily Mail la temporada pasada en la que cuenta la que, desde aquel día, es la anécdota suya que más he repetido cuando he tenido la ocasión. Roberto Martínez, casado y con una hija pequeña, tiene dos televisiones en el salón de su casa: una para que la vea su mujer y otra para que la vea él, básicamente fútbol y con cascos, pero así poder compartir tiempo juntos. “Eso salvó mi matrimonio“, dijo. Es gracias a esa dedicación por su trabajo la que ha devuelto al Everton a Europa, con un estilo reconocido y con unos futbolistas que han quedado prendados de su aura, de su carisma, y que han preferido seguir en el club guiados por Roberto Martínez antes que salir cobrando más y jugando mejores competiciones. “Yo no como antes de los partidos porque quiero la sangre en el cerebro, no en el estómago“.

Everton Focus Roberto MartínezRoberto Martínez, un entrenador fascinante (Foto: Focus Images Ltd)

Roberto Martínez es un entrenador activo, con iniciativa y planes de futuro, que toma decisiones, que es valiente, que no le dieron un banquillo sino un club, el Everton, y no le pidieron sino que propuso y se marcó el reto de llegar a Europa, tras varios años sin conseguirlo con Moyes. ¿Cómo no se va a tomar en serio el Everton la Europa League si lleva mucho tiempo buscando competir fuera de Inglaterra? “El entrenador siempre está entusiasmado, pero ahora más particularmente con jugar en Europa porque nos da la oportunidad de mostrar el buen fútbol que practicamos y las cosas que estamos intentando implantar“, comentó Baines estos días. El lateral inglés fue el primer reto que tuvo Roberto Martínez como mánager -no entrenador- del club: Baines tenía una oferta del Manchester United para irse con Moyes y, a sus 28 años, estaba en la edad de firmar su último gran contrato. Pero Baines se enamoró del fútbol del Everton, de lo que le iba a proponer Roberto Martínez -ser un jugador capital desde el lateral izquierdo-, y prefirió seguir siendo una leyenda en Goodison Park y amplió su vinculación. “Probablemente ya me termine retirando aquí. Roberto tiene mucha confianza, cree en sí mismo. Y cree en nosotros“. También Coleman amplió su contrato por cinco temporadas más, convertido ya en uno de los mejores laterales de la Premier League. Y Barkley, quien durante el año pasó a ser una de las mayores revelaciones del fútbol europeo, tentado por otros equipos, también fortaleció su unión con el Everton.

Futbolistas renovados por el Everton desde que llegó Roberto Martínez: Baines, Coleman, Barkley, Howard y Stones.

De alguna manera, lo que Roberto Martínez intentó en su primer año en el Everton fue buscar una base sobre la que edificar. Cogió lo más útil del Wigan y no tuvo reparos en pagar 13 millones de libras por James McCarthy, su favorito; eligió a sus preferidos de lo que ya había en la plantilla de los toffees y descartó a quienes no le convenían -vendió a Fellaini tras comprobar, en la segunda jornada contra el West Brom (0-0 en Goodison Park), que en los minutos finales el equipo se puso nervioso y optaron por mandar balones largos a la cabeza del belga, cuando ése no era el camino a seguir-; y buscó en las cesiones su salto de nivel para alcanzar el acceso a Europa.

Everton Baines Roberto Martínez FocusRoberto Martínez convenció a Baines para que se quedase en el mejor momento de su carrera (Foto: Focus Images Ltd)

Con Barry no hubo demasiados problemas. Sin ninguna opción en el Manchester City, Roberto Martínez le ofreció no sólo jugar sino hacerlo a su estilo, teniendo mucho el balón, que todas las jugadas pasasen por él, y respondió de maravilla incluso reduciéndose su sueldo. Y lo compró. La estrategia con Lukaku fue distinta: conseguirlo a préstamo, enamorarse, enamorarlo y luego querer ficharlo. “La verdad es que Lukaku nos ha conquistado. Y cuando digo “nos” es yo como entrenador, el staff técnico, el resto de jugadores, los aficionados… Y Romelu, por el otro lado, ha sentido este ambiente como su casa“, dijo Roberto Martínez sobre su fichaje, de 28 millones de libras, el más caro de la historia del club. “Hicimos un esfuerzo económico, pero se lo merecía“. El técnico español ve en Lukaku un delantero especial: es tan fuerte como el que más para jugar de espaldas pero, además, puede lanzarse en un carrera al espacio con el balón controlado (aquí, inevitablemente, viene a la memoria el golazo contra el Arsenal en Goodison Park en marzo del curso pasado). Tiene las características de un atacante alto y referente y las virtudes de otro más dinámico. Una semana antes de jugar contra el Aston Villa el año pasado, Lukaku le dijo a Roberto Martínez que había visto a Soldado rematar de cabeza un balón completamente solo ante los villanos. “¿Lo has visto?“, le dijo. Y Roberto contestó: “Sí, y eso es lo que quiero que hagas“.

Roberto Martínez: “A veces me asusta cuánto coincidimos Romelu y yo en la forma de ver el juego. Eso es un bonus para el entrenador cuando quiere hacer cambios tácticos durante el partido. Muchas veces, cuando eres futbolista, no tienes la visión y el entendimiento que te da la perspectiva del entrenador. Romelu puede pensar como jugador y como entrenador”.

Lukaku Everton Roberto Martinez FocusLukaku ha mejorado mucho al lado de Roberto Martínez (Foto: Focus Images Ltd)

En poco más de un año, el Everton se ha convertido en una entidad a imagen y semejanza de su mánager: “A mí lo que me gusta es construir clubes de fútbol“. Durante este tiempo, Roberto Martínez ha fortalecido la plantilla y ha alcanzado el objetivo de competir en Europa, aunque con la puntuación liguera que consiguieron el año pasado, en la mayoría de temporadas previas estarían disputando la Champions League. Desde su despacho de Finch Farm, la ciudad deportiva del Everton, se pueden ver a través de una cristalera casi todos los campos de entrenamiento. Es el lugar en el que Roberto Martínez, con un ordenador de una pantalla grande, con una mesa que tiene libros de historia del club, pastas y azucarillos para los cafés y archivos de partidos, con una amplia sala para trabajar, sigue pensando en cómo seguir mejorando. Dentro de poco se anunciará el nuevo estadio, un recinto que tendrá recuerdos del pasado (llegará a los 50.000 espectadores pero Roberto Martínez ha pedido que las gradas sean muy verticales, que estén cerca del césped, que se edifique cerca del antiguo Goodison) para no perder la tradición. En esa misma línea, una de sus primeras decisiones como entrenador fue la de incluir en el staff técnico a toda una leyenda del club como Duncan Ferguson, que entrena y aconseja a la primera plantilla. “Hemos traído esperanza y positivismo al club. Seguimos dando pasos hacia el frente y ahora nos toca demostrar que podemos subir otro nivel“, explica el español en la previa contra el Wolfsburgo, el que será su primer partido (21:05, en directo en Gol Televisión) dirigido en competición europea. “Esto es lo que queremos. Queremos retos. No quiero gente feliz por ver al equipo empatando a domicilio“.

Roberto Martínez FocusRoberto Martínez sigue preparando el futuro del Everton (Foto: Focus Images Ltd)
Fuentes utilizadas: Daily Mail, ESPN, Het Laatste Nieuws.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*