El Olympique de Marsella corta las alas del Salzburgo en la prórroga

Rolando.

El Red Bull Salzburgo voló alto y voló más lejos que nunca en la Europa League. El equipo de la bebida energética puso contra las cuerdas al Olympique de Marsella en un partido de vuelta solvente en todas unas semifinales de la segunda competición continental. Fue capaz de imponer el fútbol que más le interesaba en la segunda parte y dejó aturdido al cuadro galo, pero no lo noqueó cuando tuvo la oportunidad. El Salzburgo completó una campaña europea soberbia: invicto hasta los cuartos de final, superó todas las expectativas y se quedó fuera de la final por un mísero detalle. En la prórroga, el Olympique de Marsella dio la estocada definitiva al Salzburgo. Le cortó las alas de forma definitiva en el instante más doloroso y evitó que el pase a la final de Lyon se decidiera en la tanda de penaltis. Al club austríaco le quedará la experiencia obtenida, el escaparate en el que se han mostrado sus jóvenes talentos y la oportunidad de completar una campaña de un mérito terrible si gana la liga y la Copa en la próxima semana.

Pese al buen trabajo del Salzburgo, el Olympique de Marsella entró mejor en el partido de vuelta. El elenco galo declaró en voz alta sus intenciones en los primeros compases, con una presión alta que evitó una salida en tromba del Salzburgo. Logró incomodar la salida de balón del cuadro austríaco, ahogó sus primeros pases y se resintió su fluidez. El equipo de Rudi Garcia se instaló en campo contrario, desplegó a sus laterales y activó a Payet, que apareció con cuentagotas pero siempre dispuesto a dejar detalles de máxima calidad. El arranque marsellés perturbó al Salzburgo, que se tomó un cuarto de hora para serenarse. El OM rebajó la intensidad de su acoso y el Salzburgo empezó a enlazar posesiones algo más largas, aunque sin generar demasiado peligro. Los de Marco Rose jugaron tensos durante los primeros 45 minutos, con una prudencia poco habitual este curso en la Europa League. Se vio a un equipo temeroso, que minimizaba los riesgos con la pelota por miedo a perderla donde no debía y conceder un contragolpe letal que aniquilara sus opciones de remontada. Reflejo de ello, la escasa incidencia de sus laterales antes del descanso. El Salzburgo apenas creó ocasiones de gol antes del descanso y a lo sumo empezó a estirarse por el carril izquierdo en los últimos compases previos al paso por los vestuarios, cuando Thauvin se empezó a desentender de la vigilancia sobre Ulmer y Caleta-Car encontró al lateral zurdo con su preciso desplazamiento largo. En una de estas conexiones provocaron la cartulina amarilla de Bouna Sarr.

Salzburgo 2 (Haidara 53′, Sarr pp. 65′)
O. Marsella 1 (Rolando 116′)

FC Salzburgo vs O. Marsella - Football tactics and formations

El mismo esquema se repitió en el arranque del segundo tiempo. El Olympique de Marsella fue atrevido, se desplegó con bastantes futbolistas que cargaban el área y provocó varias acciones a balón parado que hicieron temblar a la defensa del Salzburgo. Valère Germain incluso perdonó el 0-1 en el minuto 48, en una de las ocasiones más claras del duelo de vuelta. Sin embargo, a diferencia de lo acontecido en la primera parte, el Salzburgo acertó en la diana en una de sus primeras ocasiones. Amadou Haidara se sacó de la chistera una jugada espectacular que cambió el partido. El interior maliense agarró la pelota en campo contrario, eliminó a varios rivales con una conducción poderosísima y se aprovechó del movimiento de distracción de uno de los delanteros, que arrastró a Rami, para plantarse en el corazón del área marsellesa. Definió con clase y dinamitó la eliminatoria, que entró en la fase favorita del Salzburgo: el caos posterior a un gol a favor.

El golazo de Haidara desencajó al Olympique de Marsella. El centrocampista africano desató la tormenta y dio inicio a un tramo de enorme superioridad del Salzburgo. En trance, el equipo austríaco generó un torrente de ocasiones mientras el OM buscaba alguna certeza a la que agarrarse. Impreciso en los pases y asfixiado por la agresiva presión loca, el conjunto de Rudi Garcia se hartó a perder balones en zonas comprometidas. Uno de los máximos exponentes de esos minutos de naufragio fue Adil Rami, absolutamente desbordado. Vio la amarilla pronto y llegó casi siempre tarde. En ocasiones incluso se dejó ganar balones que tenía totalmente controlados. El Salzburgo olió la sangre e hizo todo lo posible por clavarle al OM una dentellada en la yugular: Ramalho amenazó desde lejos y Dabbur perdonó un par de remates claros. Los laterales se transformaron en puñales y en una jugada con varios rebotes llegó el segundo tanto de la noche. Haidara centró desde la derecha, Rami despejó mal y la pelota cayó a Schlager en el área. El 42 del Salzburgo remató mal, pero su tiro defectuoso lo desvió de forma decisiva Sarr hacia su propia portería.

Xaver Schlager ha sido el jugador más destacado de Austria en el torneo.
Xaver Schlager participó en la jugada del 2-0. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Quizás unos segundos más tarde de lo que le hubiera gustado, pero Rudi Garcia frenó la hemorragia con el 2-0. Nada más encajar el gol retiró a Maxime Lopez y dio entrada a Zambo Anguissa. El centrocampista camerunés reforzó el doble pivote del Olympique de Marsella, que se serenó una vez Pelé le negó el 3-0 a Hwang en el minuto 70. Thauvin replicó con un cabezazo al larguero. El combinado visitante se recompuso y el partido entró en una nueva fase de temor. A estas alturas de eliminatoria, cualquier concesión era decisiva. El partido se ensució y ambos equipos se cargaron de cartulinas amarillas, pues interiorizaron que debían cortar de raíz cualquier indicio de contragolpe con faltas.

Zambo Anguissa.
Zambo Anguissa reforzó el centro del campo del Olympique de Marsella. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Las precauciones también se tradujeron en modificaciones tácticas en la prórroga. Marco Rose afianzó la zaga con la entrada de Pongracic, que liberó a Lainer en ataque y ató a Caleta-Car como cierre en la zona del lateral izquierdo para que el Salzburgo no quedara más expuesto. Por su parte, Rudi Garcia realizó otra modificación a la postre decisiva. Retiró a Sanson, exhausto, para adelantar a Luiz Gustavo e introducir a Rolando en el eje de la zaga.

FC Salzburgo vs O. Marsella - Football tactics and formations

Lo último que podía imaginarse Rolando cuando ingresó en el minuto 101 es que se convertiría en el héroe de Marsella apenas un cuarto de hora después. El Salzburgo golpeó con mayor frecuencia en la prórroga, con un cabezazo de Caleta-Car parado por Pelé a la salida de un córner o un remate demasiado cruzado de Dabbur tras una asistencia de Minamino, pero fue el Olympique de Marsella quien asestó el golpe definitivo. A cinco minutos para el final, Zambo Anguissa disparó desde la frontal. Su tiro lo desvió Ocampos, pero el árbitro indicó saque de esquina. Y precisamente en esa jugada Rolando conectó con el centro de Payet. El central luso apareció solo en el corazón del área y remató con el pie para poner la pelota fuera del alcance de Walke. Las celebraciones estaban más que justificadas: ya no había tiempo para que el Salzburgo anotara otros dos goles. El Olympique de Marsella regresará a una final de la Europa League catorce años después.

Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

4 comments

Nunca he llegado a comprender el valor doble de los goles anotados por el equipo visitante en las prórrogas. Me parece un tremendo hándicap para el equipo local del partido de vuelta.
A parte de esto, espléndida participación del Salzburgo en la EL. Si alguien hubiera dicho en septiembre que se quedaría a 5 minutos de los penaltis para clasificarse a la final le tomarían por loco

Tienes toda la razón , es inexplicable, el valor doble debería quedar fuera en las prórrogas.

Del RB me gustan mucho Haidara y Schager , se llevará el año que viene el Leipzig al primero como reemplazo de Keita?

Que final más cruel para el Salzburgo. Me ha sorprendido mucho el nivel de Haidara. Todavía tiene que crecer, pero en mi mente me encaja por condiciones en un equipo estilo Liverpool.

Genial crónica Tomàs, la verdad es que es una lástima que un equipo tan eléctrico como el Salzburgo no llegue a la final.
Por otro lado me surge una duda, con el VAR, ¿el córner del gol del OM hubiera sido? Quiero decir, ¿no da la sensación que se está creando la receta para mucha más polémica una vez el VAR entre en efecto ya que dará lugar a muchísimos agravios comparativos?

Deja un comentario

*