El Salzburgo llevó al Dortmund por donde quiso

Valon Berisha of Red Bull Salzburg during the UEFA Champions League second qualifier round match at Red Bull Arena, Salzburg, Austria.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
12/07/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-FEI-160712-0052.jpg

Uno tiene la sensación de ser permanentemente injusto con el Borussia Dortmund. El recuerdo de aquel conjunto que pasaba por ser uno de los más estimulantes del panorama europeo todavía está presente en la retina. El BVB ya no es eso y con Peter Stöger, menos. El problema es que, dejando atrás aquellas maravillosas combinaciones ejecutadas a una velocidad endiablada, el Dortmund de hoy tampoco es que sea un conjunto más rocoso que antaño. Justamente lo contrario. Por eso mismo no sorprende que un rival de menos entidad como el FC Salzburgo se haya impuesto con solvencia en uno de los campos más calientes del viejo continente. El equipo minero tendrá que mejorar muy mucho en la vuelta si quiere tener alguna opción en Salzburgo.

Borussia Dortmund 1 (Schürrle 63′)
FC Salzburgo 2 (Valon Berisha 49′, 56′)

BVB vs FC Salzburgo - Football tactics and formations
Formaciones del BVB-FC Salzburgo. Infografía creada con sharemytactics.com

Pese a no poder usar su nombre comercial por imperativo UEFA, el Salzburgo no renunció en el Westfalenstadion a su sello Red Bull: 4-4-2 más o menos replegado en función del momento, robo y salida vertiginosa para percutir con criterio y muchísima velocidad. En este escenario, el BVB sabía que iba a contar con el dominio del esférico y que tenía que saber qué hacer con él. Para ello era importante la conexión en el doble pivote Weigl-Dahoud y la recuperada Götze-Reus en la zona de tres cuartos. Para bien o para mal, no estamos en 2013 y la antaño pareja de moda no encontró ninguna zona en la que combinar con opción de peligro y la permuta de posiciones con André Schürrle tampoco pareció desubicar a la bien pertrechada zaga austriaca.

Los locales hacían bascular al rival y se notaba que no querían caer en el letargo, sabían del peligro de sobar el balón infinitamente, pero simplemente no pudieron. El Salzburgo, por su parte, pudo contar con la titularidad de dos jugadores que estaban en duda –Samassekou y el coreano Hwang– y aplicó con nota el plan de Marco Rose. Había dos alternativas una vez recuperado el balón: uno, mandarle el esférico a Munas Dabbur para que el israelí consiguiera rascarle algo a la sociedad Sokratis-Toprak y aprovechar la aparición de Hwang o de Haidara y Schlager por las bandas. El otro, salir como un rayo por bandas y en tres cuartos buscar el centro tenso al área de Bürki. En esta tesitura hay que destacar uno de los nombres propios de la noche, el del lateral diestro Stefan Lainer. El defensa austríaco fue una de las mayores amenazas de los visitantes con sus constantes apariciones por el perfil derecho, todo un puñal que desgarró al Dortmund en uno de sus puntos más endebles esta temporada: las bandas.

Marco Reus, protagonista de la noche (Foto: Focus Images Ltd)
Marco Reus, protagonista de la noche (Foto: Focus Images Ltd)

Las cartas estaban puestas encima de la mesa desde bien pronto en la primera parte. No obstante, el respeto o el hecho de ser el partido de ida dejó un balance escaso en cuanto a llegadas de uno y otro equipo. Se intuía por donde podía ir el encuentro, se olía que el Salzburgo estaba comodísimo y que el Dortmund tenía que darle algo más a su 60 por ciento de balón si quería resquebrajar el sistema de Marco Rose. Pese a ello, 0-0 en el marcador.

El paso adelante del Salzburgo

Se debió de ver tan cómodo el Salzburgo fuera de casa que tras la reanudación decidió imprimirle algo más al encuentro. Y lo hizo adelantando unos pasitos su presión, siendo algo más atrevido a la hora de apretar a Weigl y Dahoud. También con balón, el equipo visitante supo ver que tenía que doblar la apuesta por las espaldas de Schmelzer y Gonzalo Castro. Así lo hizo, tardó cuatro minutos en surtir efecto. En un balón en el que Hwang Hee-Chan se descolgó a banda obligó a Toprak a salir de zona y ahí el coreano estuvo igual de listo que el ex del Bayer Leverkusen de torpe para provocar el penalti transformado por Valon Berisha.

La banda. La banda era un filón. Y poco hizo falta para volverlo a ver. En una recuperación en campo contrario -hay que objetar una posible obstrucción a Marcel Schmelzer en la presión- el Salzburgo llegó con todo al área para ponerla en banda y que Lainer hiciera el pase rasito atrás dentro del área. Un caramelo demasiado apetecible que Berisha aprovechó para fusilar. Tras el 0-2, el Borussia Dortmund se encomendó a la vergüenza torera para sacar entre cinco y diez minutos de achuchón. Pulisic y Philipp entraron por unos inéditos Batshuayi y Götze.

Munas Dabbur of Red Bull Salzburg during the UEFA Champions League second qualifier round match at Red Bull Arena, Salzburg, Austria. Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 12/07/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-FEI-160712-0009.jpg
Munas Dabbur. Foto: Focus Images Ltd.

El equipo de Peter Stöger consiguió saltarse la defensa algo más adelantada del Salzburgo y en un envío lateral Andre Schürrle le pegó con una parte indefinida del cuerpo, casi con el alma, para hacer el 1-2 que le da algo de vida al BVB de cara a la vuelta. Cuando las reservas de testosterona se acabaron, el encuentro volvió a los andares por los que había transcurrido hasta el gol local. El conjunto de Marco Rose vivió tranquilísimo el tramo final de encuentro e incluso pudo marcar el 1-3.

Ni que decir falta que el Dortmund tiene jugadores de sobra para solventar la situación en Austria, pero la sensación que dejó el partido en la cuenca del Ruhr es que Marco Rose tiene bastante bien detectados los defectos del conjunto minero. O Peter Stöger da con la tecla para imprimirle más velocidad a la posesión de los suyos y consigue protegerse de las réplicas del FC Salzburgo, o el guión difícilmente cambiará dentro de una semana.

Imagen de Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Buen artículo, Víctor.
Si me lo permites, una corrección: la locución es “surtir efecto”, y no “surgir efecto”.
¡A seguir!

Soy un enamorado del proyecto MI, pero hay que reconocer que lleva un tiempo de capa caída y este artículo es la prueba irrefutable. Me gustaría saber donde observaste el 4-4-2 que dibujas en la alineación del Salzburg, colocando a Schlager en banda cuando fue el habitual 4-3-1-2 el esquema que usaron, con Schlager de mediapunta. Este 4-3-1-2 es el esquema que llevan utilizando toda la temporada lo que muestra la nula preparación de cara a escribir sobre el partido. La verdad es que dudo muchísimo que hayas visto el partido. no dices nada que no pueda decirse tras ver un resumen de cinco minutos. Con prestar un minuto de atención ya se veía que Schlager no jugaba en banda.Tampoco hablas de las modificaciones tácticas que realizó el Dortmund al final de cara a remontar.
En fin, que ojalá MI vuelva a ser lo que era pero este tipo de artículos no son el camino.

Ojo, yo no estoy de acuerdo con el caso de Schlager. Ayer estuve viendo el partido porque me sorprendió el dispositivo táctico (y la victoria del Salzburgo) y en los primeros 20-30 minutos el canterano jugó en la banda izquierda para vigilar las subidas de Castro. Incluso era Schlager quien sacaba de banda cuando el balón salía por la izquierda. Por momentos casi eran 3 centrales, porque Ulmer perseguía a Reus casi en un marcaje individual. Luego el Salzburgo vio que quizás Reus no era tan intimidante para tener una vigilancia tan estricta y sobre el 25 o 30′ recuperó el esquema más habitual, con Schlager en la mediapunta. Y así empezó a acercarse con más peligro. Pero el dispositivo táctico, a diferencia de otras veces, sí incluía ese matiz de inicio.

Saludos.

Si el Dortmund quiere hacer algo importante en las próximas temporadas tiene que cambiar toda la defensa. Castro y Schmelzer no son laterales para un equipo top. Con los centrales pasa lo mismo aunque desde que se marchó Hummels no han encontrado un sustituto a su medida. En mi opinión en un equipo muy descompensado, con muy buenos centrocampistas y delanteros pero con una floja defensa. Para finalizar lo de poner a Schurrle en banda hace daño a los ojos, es un delantero que necesita estar en el área como se vio en el gol.

Deja un comentario

*