Los extremos no son extremos y juegan ambos por el mismo lado

GOL ALEIX VIDAL WEB OFICIAL SEVILLA

Unai Emery diseñó una autopista para unir Sevilla con Varsovia y una vez la tuvo acabada le dio las llaves del coche a Aleix Vidal para que el camino pudiera ser recorrido de la mejor manera. Al entrenador de Hondarribia, triunfador indiscutible de la Europa League 2014-2015, le sale bien todo hasta cuando juega con fuego. Su equipo es más convincente que el que ganó hace un año el título en Turín, y aunque eso no garantiza que vaya a repetir el mismo éxito, al menos sí está consiguiendo que le aplaudamos sin parar hasta aquellos que pensamos que la gesta de la temporada anterior tuvo un componente elevado de fortuna. No ha esquivado el sufrimiento este Sevilla 2014-2015 tampoco: tuvo que mirarlo a la cara en Mönchengladbach y en San Petersburgo antes de tumbarlo con la destreza del que ya es maestro en las batallas que hacen temblar a los principiantes. Incluso en lo que acabó siendo este jueves una exhibición ante la Fiorentina en el Sánchez Pizjuán, hubo momentos de zozobra. Unai, al parecer a propósito, había decidido jugar al ida y vuelta, a la ruleta rusa del intercambio de golpes, al baile de los ritmos altos ante un rival que prefiere madurar la jugada y domar la pelota. En el primer tiempo, el acierto marcó la diferencia. En el segundo, el 2-0 llegó tan pronto que la fiesta inundó las gradas y el rival se sintió derrotado cuando quedaba más de media hora de la ida y toda una vuelta. Festejaba Nervión y daba la sensación que todo estaba ya resuelto, y la Fiore se lo creyó y ya no sabía por dónde la estaban atacando. Claro que ese huracán lo encendió la pasión de la gente pero también la pizarra de Emery, que propuso algo aún más innovador en su desafío por darle vueltas y más vueltas a alternativas no inventadas cuando ya parece que se hizo todo lo se pudo. Contra los italianos, un esquema con extremos que en realidad no lo eran. Un esquema en el que Vitolo y Reyes se suponía que jugaban uno en la izquierda y el otro en la derecha, pero en realidad no se sabe muy bien dónde jugaban. Jugaban por donde querían. Y más importante aún: jugaban juntos. Se buscaban.

SEVILLA 3-0 FIORENTINA: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Sevilla vs Fiorentina - Football tactics and formations

¿Qué característica común encontramos en los dos goles de Aleix Vidal, más allá de quién los finaliza? En el origen de la acción, Vitolo y Reyes aparecen separados por escasos metros. En el 1-0, de hecho, combinan por el sector izquierdo. En el 2-0, se entienden en el medio, aunque también algo decantados hacia la zona de Trémoulinas. Y en ambas ocasiones, cuando han logrado que toda la defensa de la Fiore bascule hacia ese lado, cambian la jugada rápidamente hacia el otro lado. En el primer gol con un intercambio de pases fabuloso. En el segundo, con una conducción sensacional del canario. Y las dos veces llegó Aleix para finalizar. Llegó desde esa posición de lateral derecho que le entregó su entrenador para que se luciera. Lateral sin extremo por delante. Toda la banda era suya. Como de Tremu era la otra. Los extremos eran medias puntas, y si querían ser extremos se cogían de la mano y atacaban el mismo lado. Qué belleza. Tanta, que uno ya casi ni se acuerda de lo que falló Mario Gómez en el primer tiempo, cuando Joaquín lo dejó solo ante Sergio Rico y la mandó arriba. O de la otra asistencia de (no) gol que regaló el ex del Betis a Matías Fernández, también con un resultado similar. O de un remate de Salah que tapó el portero. Uno ni se acuerda de que durante gran parte del primer tiempo la Fiorentina fue mejor. Uno ni se acuerda porque lo más impactante fue lo que ocurrió tras el intermedio. Y lo que ocurrió fue que Aleix Vidal volvió a decirnos que es muy bueno, y encima se lo dijo a Vicente del Bosque, que estaba en el palco viéndolo junto a Toni Grande. También la asistencia del 3-0 de Gameiro fue suya.

Foto de portada: www.sevillafc.es

Related posts

3 comments

Añadir que el par de Aleix Vidal era Joaquín (33 años) que en los dos primeros goles no le siguió y está incluso fuera del plano de la cámara: en el 1º se había quedado tras intentar robar en el área rival, y en el 2º se desentiende y se queda lamentándose de la pérdida de balón justo cuando estaba junto a Aleix Vidal en la divisoria… De hecho, el realizador señala a Joaquín con un primer plano en las repeticiones de esos dos goles. Emery supo aprovechar este ‘mismatch’ con el planteamiento inicial.

Deja un comentario

*