The quiet one

Mauricio Pochettino (Foto: Focus Images Ltd)

Mauricio Pochettino es un entrenador que prefiere que sean los nombres de sus jugadores los que aparezcan en la primera página de los periódicos. No se enreda en contiendas públicas con técnicos rivales y no suele hacer declaraciones polémicas ante la prensa. Al llegar en Inglaterra con el Southampton, cuya trayectoria transformó en solo una temporada y media, logró evitar la atención pública con la excusa de la barrera idiomática. Obviamente, el uso de un intérprete en toda su interacción con la prensa fue inicialmente una medida práctica, pero después, se convirtió en una técnica útil para mantener su perfil bajo. Al final de la etapa de Poche con los saints, su nivel de inglés era el secreto peor guardado en el fútbol británico, pero frente a la camera insistió en hablar a través de un intérprete casi superfluo. Sin embargo, esta barrera no fue completamente redundante, fue una herramienta útil para el argentino, permitiéndole trabajar mientras tanto manteniendo una distancia entre él y la prensa.

Su llegada en Inglaterra fue recibida con una actitud general de hostilidad, no por culpa de sus propias acciones, sino por las circunstancias de su nombramiento. Cuando su predecesor, Nigel Adkins, fue destituido, su equipo, en su primera temporada tras el ascenso, ocupaba la decimoquinta posición en la Premier y acababa de empatar por 2-2 con el Chelsea. Que un técnico extranjero fuera el sustituto de un entrenador inglés debutante en la Premier con un equipo que había ascendido gracias su trabajo no deleitó al público inglés. En una atmósfera hostil, Pochettino se aprovechó de la posibilidad de utilizar la lengua como un escudo contra la atención pública. Eventualmente, con una combinación potente de un estilo atractivo y resultados impresionantes se ganó el cariño colectivo de Inglaterra.

Este éxito trajo una oportunidad con un equipo de mayor nivel, el Tottenham. Pochettino llegó a un club ya recuperado de la salida de Gareth Bale y el aparente desperdicio del dinero recibido de Florentino Pérez. En su primera temporada, Pochettino, ahora desvelando su habilidad lingüística, intentó edificar un equipo a su imagen y encontró un nuevo crack, Harry Kane, sin entrar en el mercado de fichajes. Esta campaña, a pesar de la sequía de Kane en las primeras semanas, su equipo ha tenido éxito con un estilo discreto típico de su entrenador. En la Premier League, no ha perdido desde la jornada inaugural, pero las historias sobre Mourinho, Klopp et al. han desviado la atención de la prensa y han dejado en un segundo plano a The quiet one. Con los traspiés continuos del Chelsea, existe una ocasión quizás inesperada para un grupo de equipos que incluye el Spurs y el Liverpool de alcanzar la cuarta posición en la Premier, escapar de la Europa League y jugar en la Champions. Ahora, en una competición que quiere evitar la temporada que viene, el Tottenham se enfrenta al Anderlecht en un partido clave para su progreso actual en Europa.

Kane no ha arrancado demasiado bien esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.
Kane no ha arrancado demasiado bien esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

La ida de este encuentro en Bélgica terminó en una victoria por 2-1 para el equipo local. Aquel día, el Tottenham jugó con poca imaginación ofensiva y dejó a Kane en el banquillo hasta el segundo tiempo. Pochettino también tendrá que tomar decisiones difíciles en ataque esta semana con el North London derby el próximo domingo. El argentino entiende la importancia del partido contra el Arsenal para la hinchada de los spurs, pero tendrá también en mente la situación en Grupo J, y el hecho que el viaje a Munich anulará en cierta medida la ventaja de un adicional día de descanso que tienen los gunners. Para ganar contra el conjunto belga podrían ser titulares Kane o Son Heung-Min, que regresó después de seis semanas de baja. Andros Townsend no será considerado tras una disputa con preparador físico, Nathan Gardiner.

El Anderlecht, que impresionó en casa con goles de Guillaume Gillet y Stefano Okaka Chuka, esperará ganar en Inglaterra por primera vez en su decimoséptimo intento. El físico de Okaka será clave otra vez en los planos de los belgas y Youri Tielemans y Steven Defour representarán figuras importantes en el mediocampo. Otro jugador que afronta el partido lleno de confianza es Andy Najar. El internacional hondureño, que jugó para su país en el Mundial de Brasil, marcó dos veces el fin de semana pasado contra el Mouscron-Peruwelz. Najar querrá mantener su toque goleador en Londres, mientras Pochettino quiere simplemente que su equipo continúe su progreso relativamente desapercibido.

Alineaciones probables: Tottenham–Anderlecht, 21:05h en beIN SPORTS ESPAÑA

Tottenham vs Anderlecht - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*