Tres actores secundarios

Sevilla v BenficaUEFA Europa League Andre Gomes

Miralem Sulejmani empezó la final con fuerza. No es un titular habitual para Jorge Jesús, pero las bajas de Markovic y Salvio le allanaron el camino hacia el once inicial en un escenario de primerísimo nivel. A los 13 minutos, el extremo serbio había provocado dos tarjetas amarillas. Partiendo desde la derecha -en Benfica normalmente lo suele hacer en la banda opuesta- forzó las cartulinas de Fazio y Alberto Moreno. En un cuarto de hora puso en jaque al perfil zurdo de la zaga sevillista. Pero justo en ese minuto 13, Sulejmani cayó mal tras la entrada del lateral español. Intentó seguir durante 10 minutos hasta que su hombro derecho dijo basta y tuvo que marcharse antes de tiempo en la que podría haber sido la noche de su vida. Una vez más, tal y como ya ocurrió en Holanda, las lesiones lastraron a Sulejmani.

De no ser por la sanción de Enzo Pérez, André Gomes difícilmente habría sido titular en Turín. Y no empezó bien, pues a los 6 minutos se atrevió a dar un taconazo en la frontal de su área. Un taconazo en una zona de riesgo mientras el Sevilla presionaba con varios hombres. Perdió el balón y la ocasión terminó en nada para su fortuna. Mal inicio para el centrocampista de 20 años. No obstante, el joven Gomes se recompuso tras un inicio dubitativo, en la línea de todo su equipo, y fue creciendo a medida que pasaban los minutos. Se sintió con más confianza y poco a poco fue mejorando su ratio de acierto. Lo que antes eran pases arriesgados se convertían en buenas entregas. Ganó protagonismo y canalizó durante un buen rato el juego de su equipo. Aunque, como todos, en la prórroga se apagó, tomó peores decisiones y acabó exhausto. En la noche más importante de su vida, suplió a Enzo Pérez y aprobó el examen, que no es poco para un chaval de su edad.

Sevilla v BenficaUEFA Europa League Maxi Pereira

Maxi Pereira y Rakitic en la final de Turín. Foto: Focus Images Ltd

En cambio, Maxi Pereira ya ha vivido todo tipo de experiencias. Hasta ha jugado las semifinales de un Mundial. Aunque el año pasado se perdió la final de la Europa League por sanción. A diferencia de Sulejmani y Gomes, sí se esperaba que el urguayo fuera titular. Pero nadie podía esperar que pasada la media hora le tocaría ocupar una posición en la que no suele actuar. La lesión del extremo serbio derivó en la entrada de André Almeida, que pasó a jugar de lateral derecho. Esto empujó al uruguayo unos metros hacia delante. Pereira anduvo perdido durante un buen rato en esa posición, como si la fuese descubriendo con el paso de los minutos. Sí seguía a Alberto Moreno cuando le tocaba defender, pero en ataque la diferencia respecto a Sulejmani era abismal. No obstante, la dinámica cambió en la segunda mitad: Maxi Pereira se animó y empezó a sorprender al Sevilla atacando a menudo a la espalda del joven lateral sevillista, que no se mostró demasiado expeditivo. Pudo tener su momento de gloria, pero sus internadas no se concretaron en asistencias ni goles. En la prórroga, Jorge Jesús introdujo a Cardozo por Siqueira y recompuso a su equipo: Almeida, lateral zurdo; Maxi Pereira, lateral diestro. Cumplió con su papel y compitió. Pero no ganó.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Muy de acuerdo contigo en cuanto a la actuación de André Gomes. Creo que Axel se pasó con sus críticas en la retransmisión del partido. Tuvo fallos puntuales en la prórroga, muy condicionados por la fatiga, pero en el global del partido estuvo muy correcto, incluso dejó algún detalle destacable. Ayudó mucho en la salida de balón y cubrió el hueco que dejaba Rubén Amorim en varias ocasiones.

Por momentos André Gomes desespera. Empezó y terminó mal la final. Le costó entrar en el partido y al final acabó exhausto. Para mí aprobó. Justito, pero aprobó en un escenario que no era nada fácil para él. Tuvo un tramo realmente bueno, aunque le falta más continuidad en su juego.

Deja un comentario

*