Triunfo agridulce

Cedric Bakambu of Villarreal CF celebrates his second goal during the UEFA Europa League quarter final match at Estadio El Madrigal, Villarreal
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
07/04/2016

El Villarreal no cumplió en las áreas este jueves. Venció, se adelantó en su eliminatoria de cuartos de final de la Europa League contra el Sparta de Praga, pero la conclusión no puede ser otra que la de que perdonaron excesivamente en el área checa. Sus primeros 35 minutos fueron los de un equipo con confianza, dinamismo, acierto en el pase y múltiples futbolistas involucrados en sus acciones de ataque. ¿Cómo se le explica a quienes no hayan visto el partido que el Villarreal lo venció tan solo por 2-1 cuando pudo ser un 5-1 (por la cantidad y la claridad de las ocasiones)?

Inició la noche el conjunto centroeuropeo con un regalo, el del portero Bicik a los dos minutos. Se confió, recibió la presión de Cedric Bakambu y los nervios hicieron el resto, posibilitando que Bakambu interrumpiese el intento de saque de portería para introducir el esférico en la portería. El estado de nerviosismo de David Bicik, un experimentado arquero de 35 años, invitaba a pensar que al Sparta se le podía hacer largo su paso por España. Desde luego, la primera media hora del encuentro se le hizo eterna, ya que el conjunto de Zdenek Scasny era incapaz de salir de su campo y el partido era una sucesión de llegadas claras del Villarreal. Una detrás de otra.

El desacierto de los castellonenses fue notorio, de esos que te penalizan contra un rival como el Sparta pero que podrían tener consecuencias devastadoras frente a un rival de mayor entidad -como los que tendrá que superar el conjunto de Marcelino García Toral si desea conquistar esta Europa League-. Denis Suárez, por ejemplo, merecía un gol que nunca llegó y el portero Bicik se acabó resarciendo del grave error inicial gracias a la cantidad de intervenciones que realizó en los 88 minutos restantes. Él complicó la existencia del Sparta en el Madrigal y él lo mantuvo luego con vida.

Marcelino: “Es fútbol y el acierto es determinante. Hicimos todo extraordinariamente bien, menos el acierto de cara a portería. Pese a ello, no hay que restar méritos a lo que hemos hecho sobre el terreno de juego. Es una pena que lo que se vio en el campo no fuese refrendado con una victoria más amplia. Hicimos méritos para un resultado más amplio. Si un equipo tiene 27 tiros a puerta, 12 ocasiones claras y el rival solo dos tiros entre los tres palos, lo normal es que ganes de más de un gol. El equipo generó muchísimo, pero no acertamos y ya está. Estamos satisfechos porque a pesar de todo conseguimos una victoria, que no está nada mal. Hay que mirar el lado positivo. Es un resultado corto para los merecimientos, pero el juego es para estar muy satisfecho. Nos espera un partido de vuelta duro, pero vamos con un resultado positivo. Espero que en el próximo partido nos sonría la fortuna a nosotros. Allí tendremos que defender mejor la estrategia y atacar de la misma manera intentando tener mucho más acierto. Hemos demostrado ser muy superiores al Sparta en la primera parte de la eliminatoria y ahora en la segunda lo tendremos que volver a hacer.”

En la última acción del primer tiempo, Jakub Brabec remató de cabeza a la salida de un saque de esquina. 1-1. No había alcanzado más que un par de veces hasta entonces el Sparta el área ocupada por Sergio Asenjo. La frustración y esa sensación de impotencia es lo que afectó al Villarreal en la reanudación, al mismo tiempo que los talentosos Martin Frydek y Ladislav Krejci hacían daño por su sector izquierdo.

El séptimo doblete de Bakambu

A falta de acierto en el remate, al menos el Villarreal presentó de nuevo a Bakambu a ojos del continente europeo. Se juntaron los dos futbolistas de más talento con la pelota, Bruno Soriano y Denis, para desequilibrar en la frontal del área, encontrando al ariete congoleño, el único capaz de batir a Bicik. Fue el séptimo gol de Bakambu en una competición que quiere ganar y de la que además desea ser su máximo goleador. Fue también el 19º tanto que firma en su año rookie en el Madrigal o, lo que es lo mismo, su séptimo doblete del curso. El Dinamo Minsk, el Bayer Leverkusen, el Sparta de Praga, el Espanyol, el Rayo Vallecano, el Sporting de Gijón y el Sevilla han sufrido por partida doble la inspiración goleadora de un delantero que llegó a España sin hacer ruido, sin un gran cartel, procedente del Bursaspor turco y por un coste relativamente moderado en los tiempos que corren (7 millones de euros).

Si el Villarreal hubiese transformado en goles su superioridad en el juego, no habría eliminatoria ya. Si el Villarreal hubiese hecho en las áreas aquello para lo que se crearon, no habría eliminatoria.

Samu Castielljo of Villarreal CF laments during the UEFA Europa League quarter final match at Estadio El Madrigal, Villarreal Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 07/04/2016
El Villarreal dejó con vida al Sparta / Foto: Focus Images Ltd

Un gran peaje para el Sparta

No todo son buenas noticias para el Sparta de Praga. Salió vivo de la casa del cuarto clasificado de la liga española, aunque con un coste bastante elevado para alguien que tendrá la obligación de remontar en el Generali Arena.

Zdenek Scasny, su entrenador, formó en el Madrigal con un esquema de tres centrales. Mario Holek se lesionó, mientras que Brabec y Costa Nhamoinesu estaban apercibidos de sanción y recibieron una tarjeta de amarilla, por lo que el Sparta tendrá que competir en los 90 minutos restantes muy mermado en el eje de la zaga, una debilidad que deben explotar Bakambu, Soldado, Adrián, Baptistao y cía.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*