Un punto de buenas sensaciones en el regreso del ‘EuroBetis’

Foto: www.realbetisbalompie.es

Siete años después de aquel fatídico Betis-Steaua de Bucarest de vuelta de Octavos de Final de la otrora UEFA, que supuso la antesala de una de las etapas más tormentosas de la historia del Betis, Europa se volvía a dar una vuelta por el mismo escenario. Un Benito Villamarín de gala y repleto de ganas tras aquella noche del 16 de marzo de 2006. Mel apostó por un once muy alternativo pero que, en líneas generales, entraba dentro del guion. Había ganas de ver a Steinhöfer y a Dídac Vilà en los laterales, algo faltos de ritmo (lógicamente); a un intenso y aplicado ‘Lolo’ Reyes, que guardó muy bien las espaldas incluso con detalles interesantes; y a un voluntarioso Chuli que dejó en el banco a Braian Rodríguez, delantero de un perfil semejante al habitual titular y ayer descartado Jorge Molina.

El partido empezó con ritmo lento. El Betis, como es habitual, con intención de llevar la iniciativa pero era el Olympique de Lyon quien jugaba más en campo rival. Los verdiblancos, que no se sienten incómodos en papel contraatacante, insistían con peligrosos desplazamientos en largo desde la defensa buscando la espalda, habitualmente del exsevillista Dabo, para que Cedrick se desenvolviera en el rol que más brilla: entrando en diagonal, en carrera y con espacios. Lástima que el congoleño, además de mostrar sus virtudes desequilibrantes, también reveló sus defectos en la entrega de balón y la definición. El ejemplo más claro fue una contra en la que Cedrick tomó la errónea decisión de entregar un balón a Verdú cuando tenía espacio suficiente para estirar a los centrales y llegar ante Anthony Lopes.

No obstante, las imprecisiones de ambos equipos fueron tan constantes hasta el punto de marcar el ritmo del primer tiempo. Ninguno de los dos equipos pasaba excesivos apuros aunque el Betis era quien llegaba al marco contrario con más peligro. Madurando más la jugada y aguantando la presión de un Lyon bien plantado. Perquis se mostró contundente atrás, salvando incluso los desajustes de Steinhöfer. Ofensivamente, sin demasiados alardes, pero suficientes acercamientos como para haber aprovechado alguna de las incursiones del ex del Numancia o bien una combinación entre Nosa, Verdú y Chuli. De ahí la contrariedad de Mel camino a vestuarios al descanso. Pensando, tal vez, en alguno de los tópicos más clásicos del fútbol. O simplemente lamentándose del trabajo que le cuesta a su equipo hacer gol.

Foto: www.realbetisbalompie.es
Foto: www.realbetisbalompie.es

La excesiva dureza de Gonalons pareció acongojar un Vadillo descartado en ataque pero solidario en defensa. De hecho, el puertorrealeño fue el primer cambio en el segundo tiempo. Seguramente motivado también por su titularidad el pasado domingo ante el Valencia. Se espera más de él y, sin embargo, su paso al frente cada vez es más notorio para su corta edad. En su lugar entró Juanfran, siempre participativo en banda con su habilidad para el autopase y los centros. Tampoco se lo piensa demasiado desde la larga distancia pero, en este caso, no tuvo oportunidad. Con el paso de las jornadas no sería de extrañar que acabe jugando de lateral, posición que conoce más que sobradamente y en la que, por sus virtudes, aportaría sorpresa desde atrás. Por el momento, él y Mel llegaron a la misma conclusión: mejor de extremo. Veremos.

La más clara del Lyon llegó en la segunda mitad. A balón parado, en falta lateral y por arriba, desnudando una de las carencias del Betis desde la pretemporada. Incomprensiblemente, la zaga dejó libre a la gran amenaza aérea del equipo francés: Umtiti. Y Andersen, que no tuvo excesivo trabajo durante el partido, dudando en una salida en la que acabó dolorido. Hasta aquí el peligro de los de Rémi Garde, salvo algún acercamiento en los compases finales. Y más cuando el técnico francés decidió cambiar a Gomis, el único que parecía inquietar al Villamarín.

Tampoco tardó demasiado Mel en mover por segunda vez el banquillo. Pero, tras lo visto posteriormente, quizás hasta tardó en hacerlo. Verdú dejo paso a un Salva Sevilla en tremendo estado de forma. Al catalán le está costando aportar y ser decisivo entre líneas en su nueva aventura. Pero esta vez tenía coartada. Viene tras superar un esguince y el domingo se viene el Granada. El almeriense, sin embargo, sí ejecutó lo que mejor sabe hacer. Él la servía en bandeja y Nosa o Chuli eran los encargados de recibir y ajusticiar. Sin éxito. El delantero onubense dejó un interesante detalle individual entre dos centrales pero su disparo fue demasiado centrado. También el nigeriano estuvo a punto de abrir el marcador si el palo y Lopes no se hubieran interpuesto en el camino. Lo cierto es que Nosa sigue soltándose a medida que pasan los partidos. A veces, su juego es excesivamente horizontal, pero se muestra seguro en el desplazamiento. No tanto en la aventura individual, donde hoy arriesgo en zonas peligrosas, pero su larga zancada le hace llegar al choque como mínimo. Ni es mediocentro posicional ni tampoco acaba de ser mediapunta. De complicado etiquetaje pero prometedor.

Salva merece mención especial también. En apenas veinticinco minutos generó mucho peligro en sus botas. Se le nota que está en buen estado de forma. Necesita estarlo para aguantar el ritmo y demostrar su protagonismo de manera más constante. Aunque siempre puede sacarse de la chistera alguno de esos pases interiores que sólo él ve. De clase fina pero marcha corta. Cuando no está bien, se le ve a distancia. Y por eso, en ocasiones, desaparece del equipo inicial durante varias semanas, hasta el punto de dudar de su continuidad. Parece ser un jugador de rachas muy marcadas. Mel es consciente de que ahora es su momento y hay que aprovecharlo. Al Betis siempre le viene de lujo el mejor Salva Sevilla.

Precisamente su frescura es lo que buscaba aprovechar el Betis en los compases finales. Con el partido un tanto roto, los verdiblancos quisieron presionar muy arriba al Lyon, con Salva taponando la salida de balón. Obligando al balón largo a la carrera de Briand, pretendido en otros tiempos por el Betis de Chaparro, o de Lacazzette. Ahí pudo desequilibrarse el partido, de igual manera que en el intercambio de golpes Cedrick también intentaba quemar su último cartucho con pierna izquierda.

En líneas generales no fue un partido demasiado vistoso. El Betis no enseñó su mejor versión y el empate fue justo. Sin grandes ni excesivas ocasiones para ninguno, los de Mel se fueron con la sensación de haber podido ganar. Por lo tanto, es de justicia destacar el buen rendimiento de los menos habituales. En anteriores partidos, como la ida de la última ronda previa en Jablonec, las sensaciones fueron muy distintas. Ante el Lyon, el teórico favorito del grupo, hubo reivindicación para ponérselo difícil al míster. O como mínimo para corroborar el fondo de armario del que se presumía en verano. Seguramente faltó algo de continuidad y fluidez en el juego, consecuencia de los nervios del estreno en la fase de grupos, pero las vibraciones fueron buenas. Si la conclusión final es que el empate se quedó corto, sin dominar claramente, es para estar satisfecho. Volvió a faltar el gol, como en algún partido del inicio liguero. Se dice en estos casos que se trata de cuestión de tiempo, pues el equipo genera y en ocasiones con muy poco. Sinónimo de virtud. El ‘EuroBetis’ suma un punto que puede dejar insatifechos a los protagonistas. Es lógico y positivo. Aunque prefiero verlo como un punto de confianza, reivindicación y buenas sensaciones de cara al futuro más próximo.

Related posts

2 comments

Gran análisis Dani, la verdad que el resultado fué justo, aunque si tubo que ganar alguién, el Betis creo que tubo más ocasiones. De los menos habituales el que menos me gustó, (sobre todo en la primera parte) fué Steinhofer, al que ví un poco blandito y no aportó apenas en ataque. Espero que con el paso de partidos se vaya asentando. ¿Crees que el Betis pasará a la siguiente fase con comodidad? Debería ser así ¿no? Gracias Dani.

Estoy de acuerdo. Dentro de la justicia del empate, si alguien debió ganar fue el Betis. Y en lo de Steinhöffer, también. Mel no está confiando mucho en él hasta el momento, espero que no se convierta en otro caso Tosic pues creo que tiene condiciones de sobra para jugar en el equipo. Seguro que tendrá bola en Europa. A priori el Betis no creo que deba tener excesivos problemas para pasar. No ha demostrado ser peor que el teorico favorito del grupo, aunque ir a Gerland son palabras mayores. Debería pasar sin apuros pero Mel ya ha dejado claro cuál es la prioridad en estos momentos, la liga.

Deja un comentario

*