Manu Trigueros decide en el caos

Manu Trigueros  of Villarreal CF celebrates the goal of Cedric Bakambu during the UEFA Europa League quarter final match at Estadio El Madrigal, Villarreal
Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291
07/04/2016

En el momento de mayor tensión, con el partido roto y el Villarreal en el alambre, haciendo equilibrios para anotar el gol de la victoria sin encajar un tanto que lo hubiese eliminado de la Europa League, apareció Manu Trigueros. El ’14’ del Villarreal mantuvo la sangre fría, alzó la cabeza y vio al guardameta visitante algo adelantado. No solo se percató de que Nita se encontraba ligeramente por delante de la línea de la portería, sino que se le pasó por la cabeza la idea de inventarse una vaselina para culminar el contragolpe. Y no solo pensó en finalizar la jugada de esta manera, sino que Manu Trigueros ejecutó un disparo precioso, con una parábola perfecta, una picadita que besó el larguero y se coló en el ángulo más lejano. Una obra de arte que certifica el pase del Villarreal a los dieciseisavos de final de la Europa League en un partido de enorme desgaste para el Submarino Amarillo, que dominó claramente la primera mitad pero que terminó sufriendo hasta el último suspiro porque nunca acabó de rematar al Steaua.

Villarreal 2 (Sansone 15′, Trigueros 88′)
Steaua 1 (Achim 55′)

Villarreal vs Steaua - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales. El Villarreal salió a presionar arriba.

El Villarreal completó una primera mitad excelente. Soberbia. Desplegó un juego fantástico, casi en los mejores minutos de la temporada en un día de máxima exigencia donde los errores no se perdonan, pero sin embargo el primer tiempo dejó dos lunares. El primero, la lesión de Musacchio, que se retiró antes de tiempo. El segundo, la falta de contundencia en el área rival. Anotó Sansone en una de las primeras oportunidades generadas por el cuadro castellonense, pero a los de Fran Escribá les faltó sentenciar al Steaua en sus peores minutos, cuando ya estaba noqueado y a punto de sacar la bandera blanca. El equipo local se sacudió la presión inicial de los rumanos con bastante acierto, con Trigueros y Bruno ofreciéndose y abriendo líneas de pase seguras y con los laterales empujando en campo rival. Así, el Villarreal frenó el ímpetu visitante y luego se mostró brillante en el trabajo sin balón en la mitad de campo contraria. Presionó arriba y presionó bien. Los centrales del Steaua, torpes con la pelota en los pies, regalaron múltiples posesiones. Los de Reghecampf apenas se desplegaron en campo rival, pues se vieron ahogados por el buen hacer del Villarreal, que les arrebataba el cuero. Bloqueaban a los mediocentros y el Steaua se quedaba sin salida.

Lo mejor, no obstante, vino cuando el Villarreal recuperaba la pelota. La posesión del elenco castellonense fue fluida y siempre lejana al arco defendido por Sergio Asenjo. Roberto Soriano y Jonathan Dos Santos partían desde la banda, pero saturaban el centro del campo rumano con constantes movimientos interiores. Sus ofrecimientos abrían opciones a Bruno y Trigueros, que siempre contaban con varias alternativas de pase interior y exterior para las subidas de los laterales. Especialmente prolífico fue el sector derecho, donde se juntaron Dos Santos -fue a más durante el primer tiempo-, Trigueros y Mario. Así se gestó el primer gol, en una jugada paradigmática del primer tiempo. El centrocampista mexicano arrastra a Momcilovic hacia el centro del campo, Bakambu distrae a Tosca y Mario ataca el espacio libre para centrar con relativa comodidad para que Sansone, hasta en dos ocasiones, remate en el segundo palo sin vigilancia.

Villarreal vs Steaua - Football tactics and formations
El Villarreal encontró espacios en la banda derecha en el primer tiempo.

Sansone, especialmente activo con su constante dinamismo entre líneas, fue una de las piezas más destacadas del Villarreal antes del descanso. En la cara opuesta de la moneda se encuentra el rendimiento de Cedric Bakambu, que perdonó una ocasión clarísima antes de meterse en el vestuario y que reflejó la falta de acierto goleador del Villarreal, que sometió al Steaua pero no asestó el golpe definitivo. Así el conjunto rumano salió con las pilas recargadas en el segundo tiempo y pronto viró el rumbo del encuentro con dos cambios. La entrada del delantero Golubovic y luego de Achim en la medular renovó la energía del Steaua, que salió con mucha más intensidad. Su poderoso arranque sorprendió al Villarreal, pues en uno de los primeros contactos de Achim con el esférico el Steaua empató el partido y puso el miedo en el cuerpo del equipo castellonense.

Villarreal vs Steaua - Football tactics and formations
Los dos cambios del arranque del segundo tiempo mejoraron al Steaua.

El 1-1 rompió el choque, que se convirtió en un correcalles en el que ambos estaban interesados en marcar el segundo tanto para no quedar eliminados con una posible victoria del Zürich en Turquía. El Steaua se sintió mucho más cómodo en el caos, en el descontrol provocado por la incertidumbre del desenlace de un grupo apretadísimo, y aprovechó el golpe anímico que eso supuso en los jugadores del Villarreal. Tras una primera mitad fantástica, casi redonda, el pase a la siguiente ronda seguía en el aire. En el cuadro local se sumaron contragolpes mal definidos con espacios por delante, normalmente finalizados en las botas de un desesperado Bakambu, con pérdidas peligrosísimas en campo propio que permitían al Steaua desplegarse con facilidad. A diferencia de lo visto anteriormente, las líneas siempre estaban muy separadas y desaparecieron las sociedades que permitieron al Villarreal dominar el primer tiempo. El golpe pudo haber sido peor, pues Asenjo evitó el 1-2 de Boldrin en el minuto 69 con una parada extraordinaria.

La ruleta rusa en la que se transformó el Villarreal-Steaua sonrió a los de Fran Escribá. Primero, en el minuto 80, Tamas vio la segunda amarilla y alivió ligeramente a los locales de la opresión rumana, aunque tampoco supieron gestionar con demasiado acierto la superioridad numérica. Aunque a pesar de jugar contra 10, el Villarreal no encadenó largas cadenas de pases para enfriar el partido, sino que se dejó llevar por los espacios que su rival concedía, volcado en busca del segundo gol -el empate a menos de dos goles beneficiaba al Villarreal al estar ganando el Osmanlispor en Turquía- y sin pólvora en el área rival para noquear definitivamente al Steaua. Hasta que llegó la genialidad de Trigueros, que cerró el partido de la mejor manera posible… aunque no evitó a Asenjo un último susto en el minuto 95′. Como segundo de grupo y sufriendo hasta el último minuto del último partido, pero el Villarreal estará en el sorteo del próximo lunes. El Villarreal jugará las eliminatorias.

Sergio Asenjo intervino en dos ocasiones clarísimas del Steaua. Foto: Focus Images Ltd.
Sergio Asenjo intervino en dos ocasiones clarísimas del Steaua. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Creo que el Villarreal ha sufrido en exceso para hacer con la victoria ante un conjunto bastante inferior (a priori) que él. A pesar de que mereció vencer, los rumanos tuvieron también sus opciones, y solo hay que ver la tensión de los últimos cinco minutos con continuas pérdidas de balón de los locales (incluso de Manu Trigueros)

Sigo sin ver a Jonathan Dos Santos como jugador de banda derecha (siempre se acaba yendo al centro y crea una especie de “superpoblación” en el centro). Bakambu está en un estado de forma bastante alarmante. Y cada vez que veo a los dos fichajes italianos de este año, creo que miran un poco más la individualidad que por el equipo (que es la seña precisamente este club).

Yo creo que Dos Santos da el pego si se le exige eso, que tenga presencia por dentro para generar superioridades y liberar toda la banda para las subidas de Mario Gaspar. Aunque claro, eso tiene otras contrapartidas. A veces puede quedar desprotegido ese flanco tras la pérdida (con Mario arriba y Dos Santos lejos de los futbolistas que atacan ese espacio), sobre todo si la presión después de perder el balón no es buena. Y no tienes el desequilibrio que te pueden dar otros jugadores de la plantilla como Cheryshev o Castillejo, claro.

Comparto lo de Bakambu y tus sensaciones sobre el exceso de sufrimiento, que viene siendo una tónica general en los últimos partidos (Osmanlispor, Zürich en Suiza y ayer ante el Steaua). Lo de los italianos quizás no tanto. Quizás más aplicable al caso de Sansone que al de Roberto Soriano, según mi punto de vista. Es cierto que a veces se precipitan a la hora de finalizar las jugadas o conducen más de la cuenta, pero creo que pueden aportar.

Deja un comentario

*