Obi Mikel, un problema para el Chelsea

Manchester City v ChelseaThe FA Cup

La baja por lesión de John Terry obligó a Mourinho a reestructurar tanto el centro del campo como el eje de la zaga: David Luiz, mediocentro en la visita al Etihad hace solo 12 días, retrasó su posición para acompañar a Cahill en el centro de la defensa y Obi Mikel, suplente en la victoria blue por un tanto a cero, formó pareja con Matic en la medular.

El Chelsea no perdió por este motivo, de hecho el planteamiento del Manchester City fue distinto al propuesto por Pellegrini en Premier y otros futbolistas del conjunto entrenado por José Mourinho (Eto’o, Willian, Cech o Hazard) no rindieron al nivel esperado. El checo no transmitió confianza a la hora de descolgar los centros del City y tuvo problemas para blocar los disparos desde la frontal de Jovetic y Dzeko; Hazard, muy controlado por Zabaleta y Milner, y Willian estuvieron especialmente imprecisos con la pelota en los pies y Eto’o dejó claro una vez más que sufre muchísimo cuando juega a 35 metros de la portería contraria -ha disputado 14 partidos lejos del Bridge y no ha marcado ni un solo gol-.

Manchester City v Chelsea The FA Cup

Obi Mikel persiguiendo a Silva. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, que la derrota se pueda explicar desde un análisis global no reduce la responsabiliadd del centrocampista nigeriano. Obi Mikel no mezcló bien con Matic y volvió a demostar que no es un especialista defensivo, ni mucho menos. Pese a su físico imponente y su largas piernas, no reúne los fundamentos defensivos necesarios para ocupar esa parcela del campo en un equipo con las aspiraciones del Chelsea. Y esto no es nuevo: antes de la llegada de Matic en el mercado de invierno, la pareja preferida por José Mourinho en el mediocentro era la formada por Lampard y Ramires. Es una segunda opción, pero no funciona.

Artículo relacionado: “El extraño caso de John Obi Mikel

Defensivamente:

Obi Mikel no tiene una gran implicación defensiva. No es un futbolista eminentemente defensivo. De hecho, con la selección nigeriana juega en una posición más adelantada desempeñando un rol totalmente distinto al que tiene en su club. El segundo gol del Manchester City refleja perfectamente sus carencias: Nasri recibe en su zona de influencia y Mikel está mal posicionado, el francés conduce en vertical hacia la frontal del área y el nigeriano corrige su ubicación hasta alcanzar a Samir. Y nada más. No lo incomoda lo más mínimo. Simplemente espera un fallo en el pase que no se llega a producir. Y la jugada finaliza con el tanto del propio Nasri.

Él se encargó de defender el perfil derecho, Matic el izquierdo, y el principal foco de peligro siempre llegó a través de las asociaciones de Silva con la pareja de delanteros. Sin una marca fija, sufrió muchísimo con las diagonales del extremo español y la movilidad de Jovetic.

Ofensivamente:

Si defensivamente no es una garantía, ofensivamente es un problema. Su rango de pase es muy limitado, simplemente juega en corto con el compañero que tiene más cerca, y su fiabilidad a la hora de desplazar la pelota está muy relacionada con los pocos riesgos que corre. Mientras que David Luiz juega en largo, conduce en vertical cuando la ocasión lo requiere y es dinámico, complementando bien a Matic; Obi Mikel es posicional. Extremadamente posicional. Esto podría ser muy positivo, pero él no equilibra al equipo. Por consiguiente, Matic tiene que descolgarse una y otra vez a posiciones más ofensivas, dejando espacio a su espalda. El ex del Benfica no solo puede hacerlo sino que puede hacerlo bien, pero no por sistema. En definitiva, la sociedad Mikel-Matic no aporta demasiado en ataque porque no está compensada, depende exclusivamente del rendimiento del serbio. Y obliga a Willian a bajar a recibir muy atrás.

De nuevo, no rindió a buen nivel. Y a pesar de todo, el Chelsea mantiene intacta su confianza en él y anunció su renovación hasta el año 2017 el pasado mes de diciembre.

Análisis táctico del partido: “El Manchester City fue mejor

¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

3 comments

Que Obi Mikel no tiene el nivel suficiente para este Chelsea es algo notorio, y Carlos ha expuesto con acierto en su texto por qué. Sin embargo, a mí me preocupa más otro asunto: ¿por qué Mourinho apostó por Mikel en un partido tan grande? ¿No hubiera sido más fácil situar a Oscar o Schürrle en la línea de tres y retrasar a Ramires, mucho más fiable, con Matic? Creo que Mou fue demasiado conservador. Apostó por la fortaleza física y le salió el tiro por la culata. Touré avanzó los metros que quiso sin apenas oposición, Silva hizo y deshizo a espaldas de sus mediocentros aliándose con Jovetic y Dzeko se impuso siempre a los centrales. Y al final, el pegamento de Javi García fue suficiente para sostener al equipo. Sin duda ganó el más valiente, y ese fue Pellegrini.

Se supone que el mismo Obi Mikel quería aceptar la oferta que le hizo el Galatasaray en verano, para ser allí importante e indiscutible. De todas formas, a mí tampoco me gusta como pivote. Ya siendo sub17 jugaba como enganche, y le llamaban "el nuevo Okocha"… apodo que le queda muy grande. Ahora mismo no tiene sitio en el Chelsea. Como pivote no funciona, como interior no tiene las características que requiere el juego de su equipo, y como enganche no da nivel para un grande. Lo mejor que puede hacer es marcharse tras el Mundial.

Por fin leo algo así de Obi Mikel ! ! ! Temporada tras temporada y cada partido que lo veía me preguntaba porque Mikel jugaba en el Chelsea. Para mi gusto no es que no tenga nivel para un equipo como el Chelsea si no que lo tiene para un equipo de un nivel notablemente inferior.

Deja un comentario

*