El Arsenal elimina al City y garantiza una final londinense

Alexis Sanchez of Arsenal (2nd right) celebrates scoring a goal during the FA Cup match at Wembley Stadium, London
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
23/04/2017

Negada a resolverse en noventa minutos, la segunda semifinal de la FA Cup se decidió en la prórroga. Un gol de Alexis Sánchez pasado el 100’ le dio el pase al Arsenal, que había comenzado perdiendo ante el Manchester City. Un día antes, sobre el mismo césped de Wembley, el Chelsea había vencido al Tottenham, así que la final del 27 de mayo será, por primera vez desde 2002, un duelo londinense entre blues y gunners.

El Manchester City empezó dominando el encuentro y tuvo una mayor presencia ofensiva. En la primera mitad les anularon un gol dudoso y ya en el segundo tiempo se adelantaron. Pero el Arsenal, que empezaba a mostrar una mejor versión, no se dejó llevar tras el gol. Los de Wenger pelearon hasta darle la vuelta al marcador y después supieron defender su ventaja hasta que el reloj dejó de correr. El City siguió empujando, llegando a toparse con el poste en dos ocasiones, pero al final se acabó despidiendo del único título que aún podía ganar.

Arsène Wenger celebra el pase a la final. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.
Arsène Wenger celebra el pase a la final. Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.

Puños cerrados, mirada al cielo y grito de júbilo. Arsène Wenger celebró la victoria con entusiasmo. En esta complicada temporada para el Arsenal, el técnico francés ha sido muy cuestionado. Su vigésimo aniversario en el club ha estado empañado por un rendimiento pobre que ha acabado con la paciencia de un sector de la afición. Desde hace meses, en el norte de Londres no se habla de otra cosa. Si el barrio de Islington mostró cierta unanimidad con el Brexit (el 75% votaron remain), con el debate sobre la continuidad de su entrenador francés no lo tienen tan claro y viven un constante ‘referéndum’ a voces y carteles: ‘Wenger Out’ o ‘Wenger In’. Aunque la primera opción pareció cobrar fuerza, pronto emergieron rumores que apuntaban a una renovación por otras dos temporadas. Pero para que tal decisión se hiciese oficial sin chirriar, el escenario ideal para el Arsenal sería anunciarlo después de ganar una final de FA Cup ante uno de sus vecinos. Decida lo que decida el club, decida lo que decida Wenger, no cabe duda de que jugar el último partido de la temporada en Wembley es un impulso anímico para los gunners.

Ésta será la primera temporada de Guardiola como entrenador sin títulos. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Ésta será la primera temporada de Guardiola como entrenador sin títulos. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Mucho menos longevo que el de Wenger en el Arsenal es el proyecto de Pep Guardiola en el Manchester City. Un proyecto que vive en una evaluación permanente, proporcional a las expectativas que genera su gaffer. No es para menos. Nada lo ejemplifica mejor que este dato: esta eliminación de la FA Cup ante el Arsenal supone que Guardiola cerrará una temporada sin títulos por primera vez en su carrera como entrenador. Y ya lleva casi diez años entrenando. Por sus antecedentes y por la inversión (en verano el City gastó más de 200 millones de libras en traspasos), llama la atención que el equipo del técnico de Sampedor no haya podido competir por la Premier League -su objetivo a estas alturas es pelear por quedar entre los cuatro primeros-, la Champions League -cayó en octavos ante el Monaco-, la EFL Cup -eliminado en octavos por el Manchester United- ni la FA Cup. La palabra ‘decepción’ sobrevuela el blue sky de Manchester. En términos de resultados, si se tiene en cuenta lo exigido, se podría afirmar que la primera temporada de Guardiola ha sido, en efecto, decepcionante. Tiene un considerable margen de mejora, pero eso sí, es innegable que cuando ha estado bien, este City ha teniendo momentos de fútbol admirables. También cabe recordar, por enésima vez, que el inglés es un fútbol en el que la estéticamente cuidada idea de juego de Guardiola se topa con múltiples obstáculos. Aunque este año su proyecto de no haya triunfado, no se puede descartar que en el próximo curso se despegue la etiqueta de ‘decepcionante’. De aquí a agosto, Guardiola todavía tendrá tiempo para moverse en el mercado y seguir preparando un equipo que adopte y comprenda a la perfección su método y que pueda competir siguiéndolo. En este tramo final lo que les queda es asegurase un sitio en el top-4 que da acceso a la Champions. De no conseguirlo, entonces sí que las dudas sobre Guardiola se acentuarían y donde ahora la etiqueta lee ‘decepcionante’ pondría ‘fracaso’. A día de hoy son cuartos y el próximo jueves se enfrentarán al United, quinto con un punto menos, en un Manchester Derby.

Arsenal 2 (Monreal 71′, Alexis 101′)
Manchester City 1 (Agüero 62′)

 Arsenal vs Man City - Football tactics and formations

Wenger repitió la formación de tres centrales que aportó un soplo de aire fresco en Middlesbrough el pasado lunes, cuando ganaron por un ajustado 1-2. En Wembley, la actuación de su equipo estaba siendo discreta ante un City que circulaba el balón con calma, a su gusto. Les estaban dejando jugar demasiado tranquilos y eso a Alexis le frustraba. Entonces, el chileno lideró sin balón -porque a veces se puede comandar sin tener el cuero- un movimiento que simbolizó el despertar de los gunners. Alexis corrió hacia la zaga del City, que tenía la posesión, mientras gesticulaba con los brazos pidiendo refuerzos. El Arsenal comenzó así a adelantar su línea de presión y por ende, el City empezó a cometer más imprecisiones.

El paso al frente de los londinenses aceleró el partido antes del descanso y el ritmo continúo siendo alto tras el entretiempo. El encuentro se abría. Y de ese mundo de idas y venidas, de ese entretenido desorden, el City sacó provecho. Con sus posesiones pausadas no habían logrado someter a la zaga rival, pero en este nuevo escenario con más espacios celebraron dos goles, mas sólo uno de ellos valió. El primero, anulado no sin polémica, llegó en una salida rápida a la contra en la que Jesús Navas -el español jugó de lateral derecho y aportó mucho con sus constantes incorporaciones- se internó y conectó con Kevin De Bruyne -el belga había arrancado el partido en la derecha y ahora jugaba de enganche después de que Silva se hubiese lesionado y Sterling hubiese entrado para ocupar la banda, por donde aportó desborde junto con Navas-. De Bruyne prolongó a la izquierda con un pase al hueco a para Leroy Sané y el extremo alemán centró desde la línea de cal, tan apurado que su envío salió ligeramente en su trayectoria al segundo palo. El Kun Agüero remató, Petr Cech despejó en boca de gol y Sterling marcó al rechace ese tanto que nunca llegó a subir al marcador. En la segunda parte finalmente se adelantarían con otra contra, una incluso más sencilla: robo en las inmediaciones del área propia, balón largo al Kun, carrera del delantero argentino hasta plantarse ante Cech y acertada definición picada por la derecha.

Sergio Agüero celebra su gol ante los aficionados del City. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Sergio Agüero celebra su gol ante los aficionados del City. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Justo cuando estaba mejorando, el Arsenal recibía ese gol que le ponía el partido cuesta arriba. Los de Wenger, no obstante, reaccionarían rápido. Nueve minutos después empataron: Alex Oxlade-Chamberlain, que firmó un notable partido como carrilero derecho, centró desde su perfil del campo y Nacho Monreal, carrilero izquierdo, remató apareciendo como un rayo en el segundo palo.

El City quiso recuperar ese firme dominio del balón que había tenido en el inicio del partido y desde ese control buscó arrinconar al Arsenal. Los de Guardiola amenazarían la portería rival con dos disparos al poste que provocarían lamentos en el fondo teñido de celeste — primero un tiro de Yaya Touré, luego un remate de cabeza de Fernandinho. Cuando recuperaba, el Arsenal se desplegaba con respuestas que también pudieron evitar la prórroga. Primero Özil tendría en el área la que parecía una gran oportunidad de gol, pero la desaprovecharía tras un recorte. Más tarde, Welbeck -que había entrado por Giroud- también se plantearía en área rival y dispararía desde la derecha con su diestra, generando un efecto de dentro hacia fuera. La parábola no le sonrió.

No apareció ningún héroe antes de que se cumpliese el tiempo reglamentario, por lo que se llegó a la prórroga. Ya en el extra time, Alexis hizo acto de presencia para darle el pase a los suyos marcando tras un centro de falta lateral de Özil en el minuto 100. El City persiguió el empate en los minutos finales ante un Arsenal replegado, pero no pudo provocar los penaltis y de este modo los gunners certificaron su pase a la final.

Alexis Sánchez marcó el gol decisivo. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Alexis Sánchez marcó el gol decisivo. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Andy Kearns/Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

Guardiola ya tiene la etiqueta fracaso, no decepcionante, este entrenador catalogado como el “Rey Midas” por varios para mi no lo es, su actitud en el City me ha parecido mediocre, diciendo que este equipo necesita miles de anhos para ganar titulos, ese discurso era valido cuando llegaron los millones y sacaron al City del ostracismo, con este equipo tanto Mancini como Pellegri ganaron la liga, alguna que otra copa y Pellegrini viene de llegar a las semis en Champions, este equipo ya tenia una base y se supone que Guardiola debia aportar ese salto de calidad para lograr mayores objetivos.

El tema es que Guardiola vino con su manual, tuvo el aval de la directiva.
Para ello había que “limpiar” lo hecho por Pellegrini, quien con su estilo logró muy buenos resultados.
Es un tema de estilo, y si lo hizo es porque la directiva confiaba y confía en Guardiola.

El partido sin la rodilla gratuita de Gabriel a Silva habría sido otra historia, con el canario en el campo el city tenia ese jugador distinto que da espectáculo da rabia ese tipo de cosas.

Yo creo que el fracaso de Guardiola en la premier esta siendo la consecuencia de una combinacion de factores de lo mas variopinto, en mi opinion los siguiente:
1. En la premier es mucho mas dificil realizar el tipo de juego que quiere porque los arbitros normalmente dejan seguir el juego y dan pie a que los partidos sean de ida y vuelta.
2. Pese a esto, Guardiola no ha puesto el empeño suficiente en controlar algo que, siendo honestos no es facil de controlar, como los balones aereos, las transiciones y las segundas jugadas.
3. Las lesiones, sobre todo la de Gundogan ha hecho mucho daño. Ayer obviamente la de Silva.
4. El que todos vayan a por ti. Si, todos van a por el City porque es un equipo que esta despilfarrando dinero, y su entrenador ha ido dando lecciones de futbol en conferencias, por lo tanto no es igual que si este equipo jugara contra los demas en modo normal, como con el Leicester, si no que juegan contra ellos dando mas que todo con la ambicion de pintarles la cara.
5. Falta de regularidad y de criterio en las decisiones. Defenestrar a Hart, luego a Bravo, luego confiar antes en Gabigol antes que en Aguero, defenestrar a Toure y luego volver a querer contar con el.. demuestra que esta habiendo falta de coherencia.

En resumen… hay factores que se pueden controlar mas y otros menos, pero no hay excusas.
Se ha invertido muchisimo dinero en este equipo, el entrenador es el mejor pagado de la historia.
El equipo no es tan joven. Jugadores como Toure, Silva o Aguero estan hartos de competir.
Los precedentes pasados tampoco son tan desastrosos. El año pasado ya llegaron a semifinales de la champions y hace dos o tres ganaron la liga.

Conclusion. Te guste mas o menos Guardiola y simpatices mas o menos con el City esto ha sido un fracaso con todas las letras. Calificativo que puede derivar en *catastrofico* si no quedan entre los cuatro primeros, cosa que segun esta el percal, Liverpool 66 en 34P, City 64 en 32P, United 63 en 32P, Arsenal 57 en 31P no es una quimera.

En cuanto al 5to punto, Guardiola es de rotar mucho y esta vez premió el momento sobre el nombre.
Es una plantilla amplia, no hay un once innamovible… eso le da más interés a la competencia interna.

Sacó a Hart por el simple hecho de que no es un portero tan hábil con el balón en los pies, por eso trajo Bravo y este fue irregular.

Sigo pensando que no salió el partido pues no salió pero en ese momento no me parecieron mal los cambios metes dos pivotes para atacar con mayor posesión y seguridad que tienes mayor capacidad de recuperación ante un posible robo con lo que evitas que te generen contraataques, pero claro eso es la idea luego lo que pasó fue otra historia

Deja un comentario

*