Segunda final consecutiva

Vuelve Alexis Sánchez (Foto: Focus Images Ltd

El verano pasado, Wenger amplió su contrato con el Arsenal: tres años más en el banquillo. Lo hizo justo después de ganar la FA Cup por cuarta vez en su carrera y en un momento de su etapa como técnico ‘gunner’ en el que comenzaba a estar muy cuestionado. Ese triunfo en Wembley ante el Hull City le dio vida y sólo un año más tarde, todavía liderando a un equipo que ha metido la directa, ha vuelto a llevar al Arsenal (2-1) a la final de la competición copera más prestigiosa de Inglaterra.

Wenger: “La FA Cup es el torneo más tradicional. Siempre notas que en Inglaterra es la primera competición. Entendí muy rápido cuando llegué al Arsenal, hace 20 años, que estos partidos se preparan de manera especial”.

Cuando McCleary marcó el gol del empate para el Reading mediado el segundo tiempo, hubo un destello de ese Arsenal de Wenger previo a la final del año pasado, ese Arsenal con tendencia al tropiezo inesperado, con cierto gusto por construir su relato a base de quedarse siempre en el casi. Pero ese Arsenal desapareció con el título conquistado en 2014 (donde le dieron la vuelta a un resultado adverso tanto en la semifinal como en la final), aunque aún tengan tareas pendientes en Europa. El destello no fue más que eso, un aviso doloroso y tenso, pero un aviso para no regresar a un pasado demasiado cercano, porque el problema no es tropezar con una piedra sino encariñarte con ella, construir a su alrededor y seguir como si no hubiese pasado nada.

McCleary Reading FocusGarath McCleary, autor del 1-1 que llevó el partido a la prórroga (Foto: Focus Images Ltd)

El Arsenal entró en un estado convaleciente que duró unos minutos: mientras el Reading atacaba con peligro, los ‘gunners’ utilizaban el balón parado como analgésico. Cada falta o cada córner era rematado por Giroud -sustituyó a Welbeck-, Gabriel -reemplazó a Mertesacker- o quien pasase por ahí. El Reading, empujado por medio estadio de color azul y blanco, se creyó su papel y por poco lo bordan: aprovecharon el arreón del gol para intentar empalmarlo con otro, y les faltó poco. Es curioso lo de Pogrebnyak, pues cada año natural va definiendo su carrera de forma involuntaria: en 2006, delantero en racha, se hacía referencia al número de goles que marcaba, pero 2015 refleja la cantidad de días que parece llevar sin jugar al fútbol. Falló un contraataque clamoroso tres minutos antes del tiempo reglamentario. Habría sido la victoria. Instantes antes, Ramsey había hecho lo mismo sin portero, estrellando la pelota en el palo.

Wenger: “Fue un partido difícil contra un conjunto bien organizado, físico y resistente. Defendieron muy bien. Después del descanso no jugamos con la misma intensidad que en el primer tiempo. Sufrimos y lo pagamos”.

Captura de pantalla (800)El Reading se defendió bien (Foto: Focus Images Ltd)

En Wembley casi nunca se gana fácil y al Arsenal, que lo sabe mejor que nadie, le tuvieron que dar un empujón. Se lo dio, para decidir el partido en la prórroga, el portero rival: Adam Federici. El australiano había salvado a los suyos en los minutos previos, pero un disparo sin maldad de Alexis Sánchez se le coló por debajo de las piernas, como un conejo rebelde, y cuando se quiso dar cuenta ya estaba dentro. Luego se fue llorando del campo. Con Alexis, el Arsenal ha ganado un poder de determinación extremo. En los últimos 7 partidos en los que el chileno ha visto puerta, su equipo ha logrado la victoria. Contra el Reading hizo los dos, porque supo encontrar los huecos entre dos líneas de cuatro muy cerradas que, además, le sirvieron al Arsenal, en el primer año del reinado de Alexis, para volver a una final de la FA Cup, la segunda en dos años.

Clarke: “No es agradable perder una final, pero casi es peor perder una semifinal porque casi estás ahí”.

FIL READING ARSENAL 22El Arsenal es el primer finalista de la FA Cup 2015 (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Más que el primer año de reinado de Alexis, me está pareciendo el primer año del reinado de Özil. Mirad las estadísticas del partido. Brutales.

Deja un comentario

*