El Chelsea elimina al United en un partido marcado por la expulsión de Herrera

Manager Antonio Conte of Chelsea celebrates their 1-0 win over Manchester United in the quarter-final of the FA Cup at Stamford Bridge, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
13/03/2017

La expulsión de Ander Herrera a los 35 minutos de juego sería determinante. El curso de esta eliminatoria de cuartos de final entre el Chelsea y el Manchester United cambió para siempre después de que el mediocentro español viese su segunda amarilla. Fue el punto de inflexión del partido: se pasó de un apasionante duelo de pizarra, sudor y genio a un escenario aún emocionante, pues la distancia en el marcador siempre fue mínima, pero mucho menos disputado. El Chelsea no desperdició su superioridad numérica y sentenció al United con un gol al inicio del segundo tiempo. Se queda un cuadro de FA Cup muy atractivo: los Blues se jugarán el pase a la final ante el Tottenham en Wembley, mientras que la otra semifinal la protagonizarán el Arsenal y el Manchester City. Los partidos se jugarán el 22 y el 23 de abril.

Chelsea 1 (N’Golo Kanté 50’)
Manchester United 0

Chelsea vs United - Football tactics and formations

El ambiente en el oeste de Londres auguraba una gran noche de fútbol, un partido especial. Era el segundo regreso de José Mourinho a Stamford Bridge tras su despido la temporada pasada. En su anterior visita en octubre, el United había sufrido una durísima derrota (4-0) en liga ante un Chelsea que por aquel entonces ya iba lanzado a por la primera plaza, ésa a la que poco después conseguiría llegar y de la que nadie le ha osado apartar.

En la previa de este nuevo enfrentamiento ante su ex-equipo, Mourinho dijo que el partido “se presentaba en un mal momento”. Los de Manchester venían de haber empatado a uno en la ida de los octavos de final la Europa League en Roston del Don -un desplazamiento de 3.000 kilómetros- y tendrán el encuentro de vuelta este jueves. “La Europa League es una competición que nos puede dar acceso a la Champions y por eso la consideramos más importante”, declaró el entrenador portugués. Pero más que por cuestiones de prioridad entre competiciones, su once y planteamiento ante el Chelsea estuvo bastante condicionado por las ausencias arriba: Zlatan Ibrahimovic estaba sancionado, mientras que Wayne Rooney y Anthony Martial eran bajas por lesión. Marcus Rashford también era duda, pero finalmente llegó a tiempo y acompañó a Mkhitaryan en la delantera.

Antonio Conte salió con los de siempre, formando con el 3-4-3 habitual. El United también presentaba un esquema similar. Ya en su vista al Rostov había alineado Mourinho a tres centrales acompañados por dos carrileros, pero esta vez el planteamiento era un tanto singular. Atrás estaba el mismo tándem Jones, Smalling, Rojo, acompañado de cerca por Darmian en la izquierda y por un Valencia más libre en la derecha. La zaga, no obstante, tenía múltiples configuraciones. Cada vez que su rival avanzaba con balón, uno de los defensores del United -sobre todo Darmian, pero también lo hacían Rojo y Smalling y Jones en el perfil derecho- se adelantaba varios metros para tapar el espacio entre líneas que el Chelsea tan bien sabe explotar, ya sea con mediocentros acompañando la jugada o con uno de los tres atacantes apareciendo para recibir — normalmente suele ser Eden Hazard quien se pasea a sus anchas por esta zona.

El United intentó anular a Eden Hazard. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
El United intentó anular a Eden Hazard por todos los medios. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

Hazard se gustó y mucho. Aún estando atado en corto, logró destacar. Siempre que recibía la posesión, alguien salía a buscarle. No lo tenía tan fácil como otros días, pero consiguió apañárselas para ser un incordio para el United. En los primeros compases del partido, el belga superó a Smalling, que se había adelantado para no dejarle recibir tranquilo, con un control orientado exquisito y empezó una jugada magistral. Es decir, Hazard recibió el balón de espaldas a portería con un central del United encima y aun así, su clase le permitió girarse, librarse de su marcador y correr con los ojos puestos en los tres palos. Con su gran acción individual provocó un córner que cerca estuvo de darle un primer gol al Chelsea, pero David de Gea intervino con una mano providencial. Después de un inicio en el que el United había tenido más presencia, el Chelsea se venía arriba, y con él su estadio.

Además de esa primera gran llegada, sobre la figura de Hazard se centrarían algunas de las acciones más transcendentales y tensas de todo el partido. El atacante recibió varias entradas, algunas de ellas duras, que enfurecieron al banquillo y a la grada del Chelsea. La tensión fue creciendo tanto en el campo como en el área técnica. Ander Herrera había visto una primera amarilla por una obstrucción sobre Hazard y más tarde el colegiado Michael Oliver le enseñaría una segunda cartulina por una entrada por detrás también al 10 del conjunto local. El United tendría que jugar durante casi una hora en inferioridad numérica.

La expulsión de Ander Herrera cambió el partido. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.
La expulsión de Ander Herrera cambió el partido. Foto: Alan Stanford/Focus Images Ltd.

Antonio Conte y José Mourinho le comían la oreja al cuarto colegiado constantemente -uno pidiendo amonestaciones, el otro protestando las faltas pitadas- y ambos entrenadores llegaron a tener sus más y sus menos en la banda. Stamford Bridge respaldó a su actual entrenador coreando su nombre y parte de la grada cargó contra su antiguo míster llamándole Judas. El pique entre Conte y Mourinho se tranquilizó rápidamente, pero el enfrentamiento entre el portugués y el Bridge fue más allá. Mourinho le enseñó tres dedos al público en repetidas ocasiones como gesto de “yo he ganado tres Premier League aquí, respetadme”. Más tarde en la rueda de prensa, Mourinho diría: “Hasta que algún entrenador gane cuatro ligas en el Chelsea, yo, Judas, seguiré siendo el número uno aquí”. Mourinho consiguió así que todos los medios ingleses abrieran hablando de esa frase y no de su derrota.  Quizás éste se recordará como el partido en el que el vínculo entre Mourinho y la afición blue se rompió. Ahora aman a Conte con prácticamente la misma intensidad con la que en su día amaban al hombre que llamaban ‘The Special One’. Por mucho status de leyenda que Mourinho se ganara en el Bridge, ese amor ya parece ser cosa del pasado. Hoy en Chelsea sólo tienen ojos para Antonio.

El United había ido decrescendo y apenas había generado peligro cuando todavía eran once contra once. Ahora que iban a estar con uno menos, parecía muy poco probable que pudiesen disputarle la eliminatoria al Chelsea. Tras la expulsión, Mourinho cambió a Mkhitaryan por Fellaini y su equipo adoptó un planeamiento más prudente. Desde el repliegue defensivo y la confianza en las piernas del joven Rashford, los de Manchester afrontaban una segunda parte cuanto menos complicada.

Iniciado el segundo tiempo, el Chelsea comenzó a acumular hombres en campo contrario desde una primera instancia. Estaban cómodos con posesiones de balón en tres cuartos y trataban de finalizar todas las jugadas, aunque fuese con disparos precipitados, para poder evitar cualquier sorpresa a la contra. El United podía defender con toda la solidez del mundo, pero daba la impresión de que tarde o temprano el cuadro local iba a adelantarse. Sería temprano: sólo cinco minutos después del descanso, el impecable N’Golo Kanté -un híbrido sobre el césped entre El Correcaminos y La Hormiga Atómica- batió desde la frontal a De Gea con un tiro ajustado por la izquierda.

Kanté marcó el gol de la victoria para el Chelsea y más tarde, Rashford pudo haber hecho el del empate. Foto de portada. Alan Stanford/Focus Images Ltd.
Kanté marcó el gol de la victoria para el Chelsea y más tarde, Rashford pudo haber hecho el del empate. Foto de portada. Alan Stanford/Focus Images Ltd.

El Chelsea continuaría con su supremacía de posesión y control del encuentro a lo largo del segundo tiempo, pero no logró asegurarse el pase a semifinales hasta que el árbitro señaló el final tras los cuatro minutos de tiempo añadido. El United había tardado poco en encajar tras la expulsión, pero el resto de la segunda parte defendió realmente bien. Además, pudo haberle dado un susto a los de Conte en la que fue su única gran oportunidad de la noche. David Luiz falló a la hora de interceptar un balón largo del United y Rashford trató de aprovechar la ocasión: el delantero de 19 años se hizo con la pelota, avanzó metros superando a Cahill por el camino y se plantó ante Courtois. La definición de Rashford no pudo con el guardameta belga y el equipo de Mourinho no volvió a tener una igual.

Antonio Conte: “Fue una gran actuación contra un fuerte equipo con grandes jugadores. El United tiene la mejor plantilla de la liga, debemos de estar muy contentos por pasar a semifinales”.

“Queríamos jugar al fútbol, pero durante los primeros 25 minutos era imposible para Hazard porque no dejaba de recibir aparadas. No estoy loco; no sólo lo vi yo. Hazard empezó el partido recibiendo entradas y acabó el partido recibiendo entradas. Nadie puede negarlo. Esto de darle patadas a un rival no es una táctica, no es fútbol”.

¿Se ha quebrado la relación entre Mourinho y el Bridge? Foto: Focus Images Ltd.
¿Se ha quebrado la relación entre Mourinho y el Bridge? Foto: Focus Images Ltd.

José Mourinho: “Estoy muy orgulloso de mis jugadores y de los aficionados. Tenemos un partido muy importante el jueves (se enfrentarán al Rostov en la vuelta de los octavos de la Europa League) y quiero descansar y preparar lo mejor posible ese encuentro”.

“El partido de hoy estaba completamente bajo control (antes de la expulsión). Ellos no lograban meterse en el partido. Yo tenía claro que su juego era el contraataque, así que cuando les cerrábamos espacios entre líneas y por las bandas, ellos no eran capaces de ser peligrosos”.

Ambas aficiones contribuyeron en la creación de un gran ambiente de fútbol. El júbilo en la grada del Chelsea era comprensible teniendo en cuenta el favorable resultado en esta eliminatoria y los excelentes resultados en general a lo largo de la presente temporada. El apoyo del fondo visitante del United fue asimismo destacable: su equipo, que no pelea por el título de liga como inicialmente esperaban, perdía y estaba con uno menos, pero los aficionados desplazados a Londres animaron de principio a fin.

Todos nuestros textos sobre los cuartos de final de la FA Cup 2017

Foto de portada: Alan Stanford/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*