Una FA Cup y un adiós más que probable

Chelsea manager Antonio Conte prior to the Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
13/05/2018

Una final entre el Chelsea de Antonio Conte y el Manchester United de José Mourinho. Nadie dijo que sería un partido abierto. A los 20 minutos tomó un rumbo y nunca lo modificó. Eden Hazard marcó la diferencia en un contexto de igualdad. A partir de ahí, el Chelsea se limitó a proteger su valiosa ventaja; mientras que el United emprendió una frustrada búsqueda del empate. Ganó el que se equivocó menos veces. El primer gol resultó ser el último y con ese 1-0 el Chelsea se proclamó campeón de la FA Cup. Hace un año cayeron en el mismo escenario ante el Arsenal, pero esta vez los Blues tuvieron éxito y levantaron un título que no ganaban desde hace seis años. 

Este triunfo alegra el final de una amarga temporada para el Chelsea. Tras haber sido campeones de liga el curso pasado, este año han terminado quintos. Si la derrota en la anterior final frente al Arsenal empañó un año para el recuerdo, este triunfo salva una discreta campaña. Desde verano ha habido un constante clima de incertidumbre en Stamford Bridge sobre la figura de su entrenador, Antonio Conte, un hombre apreciado por la hinchada pero enfrentado con la directiva (sobre todo por los traspasos que no llegaron, pero también por jugadores que se fueron, como Diego Costa o Matic).

Conte, con el pelo mojado de champagne, se mostró muy orgulloso en rueda de prensa, y repitió una y otra vez que había sido ‘un año muy difícil’. Tras haberse visto cuestionado a lo largo de la temporada, Conte hoy sacó pecho, incluso hasta el punto de rozar la arrogancia. “He demostrado ser un ganador en serie”, dijo y después repitió. Aprovechó para mandar indirectas de sobra a la directiva y aseguró que su continuidad no depende de él. A Conte todavía le queda un año de contrato, pero todo apunta a que el club lo romperá. “Creo que tras dos años aquí el club me conoce muy bien y si quieren seguir trabajando conmigo saben que yo no puedo cambiar, que este soy yo”, respondió el italiano cuando se le preguntó sobre su futuro. También sonaron a despedida sus palabras de agradecimiento a la afición: “Después de estas dos temporadas, siempre amaré estos colores y a estos fans”.

“No merecieron ganar”, aseguró un resentido José Mourinho tras la final. Aunque han mejorado su posición en liga con respecto a la temporada pasada, el United ha cerrado este año sin ningún título. A Mourinho le desquició el planteamiento del Chelsea tras el gol. “Fue difícil jugar sin Lukaku contra un equipo que defiende con nueve jugadores”, dijo. “Tengo curiosidad por saber qué se diría si mi equipo jugase como lo ha hecho el Chelsea hoy”. Al técnico portugués se le suele acusar de afrontar los encuentros ante rivales directos con un juego bastante defensivo. Hoy, sin embargo, fue su equipo el que se encontró con un oponente cerrado en campo propio. 

Chelsea 1 (Hazard p. 22′)
Manchester United 0

Chelsea vs United - Football tactics and formations

La final estaba siendo pareja durante sus primeros compases, aunque el United tenía mayor dominio de la posesión. Entonces, la igualdad en el marcador se rompió desde el punto de penalti. Tras un ataque de los de Manchester, Cesc respondió con uno de sus característicos pases a Eden Hazard. La estrella belga de los Blues multiplicó el peligro del contragolpe con un inteligente control orientado que le hizo permitió sacarle metros a una desprevenida zaga rival. Ni su sombra, Ander Herrera, estaba preparada (tal y como se había visto en anteriores encuentros entre Chelsea y United, el mediocentro español se dedicó a marcar de forma individual a Hazard). En velocidad punta, Hazard entró en el área, pero antes de que pudiera disparar, Phil Jones le frenó. Los métodos de Jones no encajaban con el reglamento y el penalti por derribo lo transformaría el propio Hazard.

Los equipos de Conte y de Mourinho son afines en su amor por el 1-0. Independientemente de quién sea el rival, ambos conjuntos se sienten cómodos firmando ese resultado. No les hace falta ir a por más, dominar la posesión ni apretar arriba a su rival. Hoy no podía ser menos. Quien disfrutó de esta situación fue el Chelsea y por lo tanto, al Untied le tocó remar río arriba. Aunque los Red Devils generaron varias ocasiones, el equipo londinense nunca dio la impresión de verse avasallado. El Chelsea cerró en defensa con sus tres centrales y dos carrilleros habituales, y en el medio sus tres mediocentros (que parecían cuatro porque Kanté podía aparecer en cualquier parte) anulaban el trivote del United. Cuando tenían el balón, buscaban arriba la cabeza de Giroud y el desborde de Hazard. Morata fue suplente porque, en palabras de Conte, hoy el Chelsea necesitaba un delantero más físico.

Eden Hazard decantó la final. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
Eden Hazard decantó la final. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Con balón y con todo el tiempo del mundo, pero sin inspiración ni profundidad, el United fraguó en Wembley. El colectivo no funcionaba y a nivel individual nadie parecía capaz de destacar del modo que Hazard lo había hecho para el Chelsea. Mourinho intentó darle frescura a su ataque con un doble cambio: Martial y Lukaku (era duda porque volvía de lesión) entraron por Lingard y Rashford. Ya en la recta final dio entrada a Juan Mata por Phil Jones, poniendo todas las cartas ofensivas sobre la mesa, pero fue demasiado tarde. El Chelsea aguantó en pie los últimos 90 minutos de su temporada y tampoco se vino abajo durante los cinco de descuento.

Clubes que más veces han ganado la FA Cup:

 

Arsenal: 13 (título más reciente: 2017)

Manchester United: 12 (2016)

Chelsea: 8 (2018)

Tottenham: 8 (1991)

Liverpool: 7 (2006)

Aston Villa: 7 (1957)

Foto de portada: Simon Moore/Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Fue un partido bastante flojo para el espectador neutral. Qué diferencia hay, al menos esta temporada, entre un Klopp-Pep y un Conte-Mou. Pero no solo un Liverpool vs Man City habría sido mejor final: un Aston Villa vs Sheffield Wednesday o algo así habría tenido mucho más que degustar que ver a un Hazard frustrado con sus compañeros a un lado y a un Alexis frustrado con los suyos al otro.

Cómo condicionó Eden Hazard el partido de Ander Herrera. Incluso en la salida de balón del Manchester United FC Ander se situaba casi como tercer central para proteger esa zona en caso de pérdida.

Y qué bestia lo del propio Hazard. Si en un encuentro así, en el que su equipo se encierra, es capaz de marcar diferencias, ¿qué podría hacer en un contexto más favorable? Veremos si continúa en el Chelsea FC la próxima temporada. Si lo hace, ojalá el entrenador que llegue -si Antonio Conte no sigue- proponga un fútbol más atrevido que exprima al máximo lo que puede ofrecer el belga.

1 Premier League y 1 FA Cup es el balance, en términos de títulos, de dos años de Conte en el Chelsea. La verdad es que es un balance bastante bueno, sobre todo teniendo en cuenta lo que cuesta saborear el metal en Inglaterra. Sin embargo, parece claro que su etapa en el Chelsea ha llegado a su fin. Es un tipo peculiar el italiano. Con un carácter ganador que le hace exprimir a sus equipos hasta el máximo rendimiento, pero con un punto autodestructivo que acaba desgastando a los suyos.

Deja un comentario

*