El Chelsea de Conte llega a una nueva final de FA Cup tras eliminar al Southampton

Chelsea manager Antonio Conte during the FA Cup semi-final match at Wembley Stadium, London
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
22/04/2017

El Chelsea ganó con autoridad la Premier League la temporada pasada pero se quedó con ganas de hacer un doblete. En la final de la FA Cup, los de Antonio Conte cayeron por 2-1 ante el Arsenal. Este año su campaña liguera ha sido mucho más discreta y ya solo aspiran a acceder a los puestos Champions, algo que no tendrán nada fácil. En la copa, no obstante, tienen una nueva oportunidad para volver a saborear un título. Este domingo en Wembley derrotaron al Southampton con un sencillo 2-0 que les asegura una nueva visita al feudo del fútbol inglés el próximo mes de mayo. En la final les espera el Manchester United de su antiguo entrenador José Mourinho, que venció al Tottenham un día antes en el mismo escenario.

Chelsea 2 (Giroud 46′, Morata 82′)
Southampton 0

Chelsea vs Southampton - Football tactics and formations

Saints y Blues ya se habían visto las caras la semana pasada en liga. El Southampton se llegó a poner 2-0 por delante jugando en casa. No dispuestos a permitirse otro tropiezo, pues ya acumulaban bastantes, no por nada son quintos, el Chelsea remontó con tres goles en un margen de 10 minutos, uno de Hazard y dos de Giroud. Fue todo un fiasco para el Southampton, que se está jugando la permanencia (son antepenúltimos a cuatro puntos del Swansea y a seis del Huddersfield, Crystal Palace y West Ham). Este domingo podían olvidarse por un día de su mala situación en liga y vengarse del Chelsea en la semifinal de FA Cup, una competición que los Saints ganaron en 1976. Pero llegó la hora de la verdad y el Southampton fue superado por el conjunto londinense. Los esfuerzos defensivos del equipo dirigido por Mark Hughes terminaron siendo en vano. De nuevo fueron Giroud y Hazard los dos futbolistas que castigaron al Southampton. El segundo no marcó, pero fue determinante en todos los ataques, ya fuese desbordando en posesiones pausadas en tres cuartos, saliendo con determinación al contragolpe o asociándose en áreas clave. Cuando Hazard se gusta, el Chelsea está a otro nivel.

Fue un primer tiempo espeso en el que el Chelsea movió el balón ante un Southampton atrapado en su propio campo. La segunda parte compensó desde una primera instancia la falta de emoción de la primera, que a excepción de un par de acciones de Hazard y un larguero de Willian había sido un tanto escueta. Se inauguró con una obra de arte de Olivier Giroud. El francés, autor la temporada pasada de un increíble tanto de espuela ante el Crystal Palace como jugador del Arsenal, volvió a dejar un gol para el recuerdo. Apenas había comenzado a rodar el reloj en el segundo tiempo cuando Cesc Fàbregas puso uno de sus pases elevados que cambian partidos. Hazard bajó el balón con clase en las inmediaciones del área y prolongó la jugada con un pase al espacio para Giroud. Entonces se produjo el momento mágico que pareció transcurrir a cámara lenta. Giroud no precipitó el disparo. En cambio, en un espacio pequeño como es la antesala del gol, esos escasos metros entre el punto de penalti y la línea de meta, Giroud recortó no una, sino dos veces, dejando a varios defensores y al portero rival en el suelo, y entonces empujó el balón a la red para después caerse él también al césped, rendido ante el brillante gol que acaban de firmar.

Olivier Giroud marcó su primer gol con el Chelsea en esta misma competición ante el Hull City. Hoy en las semifinales anotó un tanto memorable. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Olivier Giroud marcó su primer gol con el Chelsea en esta misma competición ante el Hull City. Hoy en las semifinales anotó un tanto memorable. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

Hughes respondió al gol encajado metiendo a Tadic (al que le había dado descanso pensando en la lucha por la permanencia) y Redmond por Long y Højbjerg. Conte, por su parte, reforzó el centro del campo quitando a Willian por Bakayoko. El Southampton, hasta el momento inofensivo, ganó peligro y empezó a generar ocasiones. En un momento dado, Redmond le ganó la partida a Cesc en un rechace en las inmediaciones del área y se sacó un disparo centrado pero potente que Willy Caballero tuvo que quitarse de encima como pudo. Instantes después de esa acción, Conte quitó a Cesc y dio entrada a Pedro, recuperando el esquema inicial, solo que esta vez los dos mediocentros eran de corte defensivo.

El siguiente cambio de Conte fue la entrada de Álvaro Morata por Giroud. Morata estaba siendo cuestionado en las últimas semanas por su falta de gol, sobre todo después del partido del pasado jueves ante el Burnley, en el que falló un mano a mano y se mostró muy frustrado tras ser sustituido. En Wembley encontró el gol que necesitaba al rematar un centro de César Azpilicueta. Vuelve así la conexión entre los dos compañeros españoles, que había sido mucho más recurrente a principio de temporada. Este curso Azpilicueta ha dado siete asistencias, cifras destacables tratándose de un defensa, y todas ellas han sido para Morata. Más allá del gol, el tiempo que Morata estuvo en el campo no le sirvió para terminar con las dudas que le rodean, pero seguro que haber marcado le ayuda en términos de confianza.

Con apenas diez minutos para el final, el Southampton ya se había quedado sin tiempo para provocar la prórroga. Lo siguieron intentado con un par de llegadas. Charlie Austin incluso se topó con el poste al cazar un balón en el segundo palo. Pero la FA Cup se reservó la épica para otro día y el encuentro terminó con victoria del Chelsea. Vuelta a la realidad para el Southampton. Tienen seis cuatro partidos por delante para sumar todos los puntos que puedan (se medirán al Bournemouth, el Everton, un rival directo como es el Swansea y el Manchester City) y esperar que los demás fallen. Tampoco depende de sí mismo el Chelsea para lograr su respectivo objetivo liguero. Los de Conte son quintos a cinco puntos del Tottenham, que es el equipo que cierra los puestos Champions. Todo apunta a que el técnico italiano dejará el club a final de temporada, así que podría despedirse ganando una FA Cup que sería el primer título copero de su carrera.

La final de la FA Cup será el sábado 19 de mayo entre el Manchester United y el Chelsea.

Foto de portada: Andy Kearns/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*