El Chelsea se da un festín antes de recibir al Barcelona

Olivier Giroud of Chelsea celebrates his goal during the FA Cup fifth round match at Stamford Bridge, London
Picture by Liam McAvoy/Focus Images Ltd 07413 543156
16/02/2018

Con el partido ante el Barça en el horizonte, cundió el pánico en el Chelsea cuando sufrieron dos estrepitosas derrotas ante el Bournemouth (0-3) y el Watford (4-1). El lunes lograron resarcirse venciendo por un cómodo 3-0 al West Bromwich Albion y en esta noche de viernes repitieron la dosis de confianza con un 4-0 ante el Hull City en la quinta ronda de la FA Cup. Los Blues avanzan de esta forma a los cuartos de final de la competición copera por excelencia; la misma que se les resistió la temporada pasada, cuando perdieron ante el Arsenal en la final. El calendario no le dará un respiro al Chelsea: recibirán al Barça el martes y después tendrán que vérselas con los dos equipos de Manchester en liga de forma consecutiva.

Chelsea 4 (Willian 2′, 32′, Pedro 27′, Giroud 42′)
Hull City 0

Chelsea vs Hull City - Football tactics and formations

Que Antonio Conte se marchará del Chelsea más pronto que tarde parece ser un secreto a voces. Su mala relación con la dirección del club ya dio rienda suelta a los rumores el verano pasado y las declaraciones del técnico italiano no hacían sino reforzar las sospechas. El Chelsea era el vigente campeón de la Premier pero eso no importaba. Sonaba el río en el oeste de Londres; a la estancia de Conte en Stamford Bridge se le había asignado fecha de expiración: el término de la presente temporada. Nada era oficial pero todo parecía evidente. En vez de disiparse, los rumores ganaron más fuerza y cobraron una nueva dimensión cuando el Chelsea atravesó esa mala racha. La cosa no fue a mayores y por ahora Conte sigue en el banquillo de los Blues. A pesar de todo el revuelo, a pesar de que desde hace meses se diga que tiene las maletas hechas, la grada le sigue queriendo como nunca. No hay partido en casa del Chelsea en el que no se coree el nombre de Antonio. Hoy ante el Hull no fue menos.

Conte dio descanso a varios de sus titulares, entre ellos Eden Hazard, N’Golo Kanté, César Azpilicueta y Marcos Alonso (estaba lesionado pero vuelve a estar listo para el encuentro de Champions) y aprovechó para dar minutos a algunos de los menos habituales. En el eje de la zaga jugó el jovencísimo Ethan Ampadu, un central de 17 de años que ya ha disputado siete partidos con el primer equipo. El Chelsea lo pescó en verano de la cuarta división inglesa, donde había debutado con apenas 15 años en el Exeter City. Como viene siendo habitual, el defensor internacional por Gales se mostró seguro en todo momento y completó un partido muy digno ante el Hull. Conte le otorgó su primera titularidad a Emerson Palmieri, que jugó de carrilero izquierdo. El brasileño había llegado en el mercado de invierno procedente de la Roma y todavía no había debutado con el Chelsea. Arriba, con Hazard fuera de la convocatoria y Morata en el banquillo, la delantera la formaron Pedro, Willian y Giroud. Tardaron minuto y medio en producir su primer gol. Giroud robó en campo contrario y el balón llegó a Willian, que encaró en la frontal y firmó un tiro ajustado con efecto que tensó el lateral de la red del palo largo como el viento tensa una vela.

Tras abrir la lata, el Chelsea le cedió metros al Hull y los visitantes no le hicieron un feo a su anfitrión; los aceptaron amablemente, exponiendo su espalda. Los de Conte parecía que se estuviesen dosificando para el martes, aunque lo cierto es que este comportamiento es habitual cuando se adelantan: afrontan el partido sin la obligación de llevar la iniciativa y con toda la flexibilidad de su fútbol mixto; aguardan atrás, cuando recuperan ejecutan con premura si el contexto invita a una contra u optan por una transición más pausada y la sacan jugando desde atrás, y solo presionan arriba si han perdido la posesión en el último tercio o si el rival muestra vulnerabilidad en la fase inicial de la construcción del juego. Desde la serenidad del que no tiene prisa y se sabe superior, los de Conte cerraron la eliminatoria goleando antes del descanso. El 2-0 lo hizo Pedro Rodríguez, que recibió un Fàbregas (así deberían llamarse esos pases de autor de Cesc, envíos que sorprenden y rompen defensas, generando ocasiones de gol en cuestión de segundos). El mediocentro catalán no tuvo piedad ante las adelantadas líneas del Hull. Tampoco tuvo compasión su compañero canario ante el guardameta David Marshall. El tercero llegó de nuevo tras una recuperación de Giroud en campo contrario y un tiro de Willian; esta vez un disparo raso y ajustado al palo corto, tan ajustado que dio en el poste antes de hundir al Hull. El cuarto lo sellaron los dos refuerzos invernales: gol de Giroud a pase de Emerson. Fue el primer tanto del delantero galo con el Chelsea.

Con ese holgado marcador se llegó al descanso. El segundo tiempo parecía que le iba a dar algo que celebrar a la hinchada visitante desplazada 200 millas desde Yorkshire, en el noreste del país. No habían pasado ni cinco minutos cuando se señaló un penalti a favor del Hull. El irlandés David Meyler ejecutó la pena máxima con un lanzamiento a la izquierda que fue atajado por Willy Caballero. Gran parada. Hasta el gol del honor se le resistió al Hull.

Willy Caballero le paró un penalti a David Meyler. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Willy Caballero le paró un penalti a David Meyler. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

Conte dejó que las piernas de Pedro descansaran cambiándole en el descanso por el canterano Hudson-Odoi, que después de haber jugado en el club desde los siete años debutó con el primer equipo en la anterior ronda de FA Cup ante el Newcastle. Tampoco quiso Conte sobrecargar a Fàbregas y lo sustituyó cumplida la hora de juego. En su lugar entró Kyle Scott, un mediocentro menudo de 20 años con nacionalidad inglesa y estadounidense. El tercer cambio fue Morata, que entró por Giroud. La grada despidió con afecto al nueve que se marchaba y los aplausos continuaron para dar la bienvenida al otro nueve que saltaba al campo. Apenas han pasado un par de semanas desde que Giroud cambiara el norte de la capital por el oeste, pero ya parece haberse ganado el cariño de la afición del Bridge. Morata llegó en el anterior mercado envuelto en dudas, sobre todo por el precio que se había pagado por él, pero cautivó con sus goles en un buen inicio de curso. Después su nivel bajó y esto fue acompañado por problemas físicos. Se había perdido cuatro partidos y su entrenador afrontaba la situación con incertidumbre, llegando a sugerir que Morata podría incluso perderse lo que quedaba de temporada por sus molestias en la espalda. No resultó ser tan grave y el delantero español regresó la semana pasada ante el West Brom. Está por ver si Conte optará por Giroud o ya apostará por Morata como titular ante el Barcelona

Al Hull no le quedaban ánimos para nada en el tramo final. En el Chelsea, Willian se divertía a costa de los desamparados Tigers. Su exhibición cerca estuvo de permitirle al brasileño llevarse el balón de recuerdo a casa, pero el poste evitó su hat-trick. Completó los 90 minutos por lo que todo apunta a que no será titular el próximo martes, pero no cabe duda de que llega en un gran nivel y será un recurso de lujo para Conte. Aunque Willian y compañía amenazaron con aumentar la goleada, no se pasó del 4-0. Sin mayor apuro, el Chelsea avanzó de ronda y ya se puede permitir centrar todos sus sentidos en la esperada visita del Barça en la Liga de Campeones.

Willian fue sin lugar a dudas el mejor jugador del partido. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Willian fue sin lugar a dudas el mejor jugador del partido. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.

La última vez que el Hull había visitado el Bridge fue por estas fechas hace un año. Aquel equipo dirigido por Marco Silva intentó sin éxito aferrarse a la Premier. El técnico portugués, alabado por muchos, visto con escepticismo por muchos otros (sobre todo por el sector más conservador del fútbol inglés, el mismo que reniega de que ‘los entrenadores extranjeros tengan más oportunidades y estén más valorados que los ingleses’) se marchó al Watford tras el descenso. El antiguo entrenador del CSKA de Moscú y del combinado nacional ruso, Leonid Slutsky, cogió el cargo con el objetivo de obtener un retorno inmediato a la Premier; ¿por qué no iban a poder hacerlo si el Newcastle de Benítez lo había logrado la temporada anterior? Con el aumento de los ingresos por derechos televisivos en la máxima categoría, los descendidos de Premier suelen tener suficiente poderío económico para formar una sólida plantilla y retener jugadores, aunque la fuga de algunos siempre sea inevitable.

Ya estamos en febrero y el panorama es del todo menos esperanzador. No están camino de seguir los pasos del Newcastle, ni mucho menos. El Hull malvive en la parte baja de la tabla de Championship a un punto de los puestos de descenso. Tampoco lo están teniendo fácil los otros dos equipos que descendieron de la Premier. El Middlesbrough está en mitad de tabla y tiene opciones de luchar por el playoff, pero el Sunderland es penúltimo. Los tres han cambiado de entrenador esta temporada. A Slutsky lo despidieron del Hull en diciembre. Curiosamente, al ruso se le había vinculado con un posible empleo en la dirección deportiva del Chelsea antes de firmar por el Hull. El motivo: su buena relación con Abramóvich. De hecho, se ha llegado a rumorear que Slutsky podría, à la Gus Hiddink, coger las riendas del Chelsea de forma provisional en el caso de que Conte fuese despedido. Ahora el entrenador del Hull es Nigel Adkins, el mismo hombre con el que el Southampton pasó de ser un equipo de tercera a uno de Premier. En Kingston upon Hull lo único que despertaba ilusión era su participación en la FA Cup. Una vez eliminados de la copa, a los Tigers, igual que el año pasado, les aguardan unos meses de histeria; la permanencia es todo a lo que aspiran. Esta vez esperan tener más fortuna.

Con su equipo sufriendo en liga, a aficionados como estos dos chicos la FA Cup les permitía recuperar la ilusión. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Con su equipo sufriendo en liga, a aficionados como estos dos chicos la FA Cup les permitía recuperar la ilusión. Foto: Liam McAvoy/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Liam McAvoy/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*