La final de Gerrard

The Gerrard Final DVD

Steven Gerrard jugó su último partido con la camiseta del Liverpool el pasado domingo en Stoke. Fue una despedida muy diferente a la que el mundillo futbolístico inglés pensaba que el destino le tenía preparada. Mañana sábado se disputa en Wembley la final de la FA Cup coincidiendo con el trigésimo quinto cumpleaños del legendario futbolista red, y viendo cómo se estaba desarrollando la competición, empezó a extenderse la creencia de que “la Copa ya tenía inscrito el nombre de Gerrard en la placa”. Pero el Liverpool perdió en semifinales frente al Aston Villa contra todo pronóstico -un resultado que acabó siendo muy dañino para el cuadro de Brendan Rodgers, ya que además entró en una especie de depresión que le dejó sin opciones de pelear por la cuarta plaza hasta el final-. Gerrard no podrá despedirse del fútbol inglés en Wembley y se queda pues sin la opción de marcharse levantando el trofeo copero más prestigioso del mundo.

Afición Liverpool FA Cup Final 2006 Millenium Stadium Cardiff Foto: Egghead06 bajo licencia CC BY-SA 4.0La afición del Liverpool en el Millenium Stadium de Cardiff durante la final de la FA Cup de 2006, la segunda y última vez que Steven Gerrard levantó el prestigioso título. (Foto: Egghead06 bajo licencia CC BY-SA 4.0).

El capitán del Liverpool, sin embargo, siempre podrá presumir de tener en su palmarés esta competición, la más antigua del planeta en lo que al fútbol de clubes se refiere. La ganó en 2001 siendo muy joven y por segunda vez en 2006 en un partido que, para muchos analistas, debe ser considerado como el mejor de su carrera -incluso por encima de la final de Estambul-. Quizá a nivel global tenga menos trascendencia que aquella remontada en Turquía contra el Milan de Ancelotti, pero la incidencia de Gerrard en el resultado final y su elevadísimo porcentaje de acierto en todas las acciones en las que intervino sitúan el Liverpool-West Ham de 2006 en el Millenium Stadium de Cardiff en la cima de las exhibiciones del mítico icono liverpudlian. De hecho, el DVD que se comercializó en Inglaterra con el partido íntegro lleva por título The Gerrard Final!. La final de Gerrard se jugó, pues, el 13 de mayo de 2006. Era la número 125 de la historia de la FA Cup y fue la última que se disputó en Cardiff durante aquel periodo en el que Wembley estaba siendo remodelado. Rafa Benítez dirigía al Liverpool y Alan Pardew se sentaba en el banquillo del West Ham. Y estos fueron los veintidós jugadores elegidos para empezarla:

LIVERPOOL 3-3 WEST HAM: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Liverpool vs West Ham United - Football tactics and formations

Benítez salió con un 4-4-2 en el que Gerrard inició el partido desde la banda derecha, aunque con mucha tendencia a irse al centro para juntarse con Xabi Alonso y dejarle así todo el carril a Steve Finnan. Harry Kewell hacía algo parecido en el otro costado, con John Arne Riise como recurso ofensivo desde el lateral izquierdo. El noruego había anotado tres tantos en esa edición de la FA Cup: uno de ellos, quizá el más recordado, en la semifinal que el Liverpool le ganó al Chelsea de José Mourinho en Old Trafford (2-1). Pardew alineó también un 4-4-2, aunque más simétrico que el de su oponente. La titularidad de Lionel Scaloni, cedido por el Deportivo de la Coruña, fue la gran sorpresa en su once. Carl Fletcher entró por el sancionado Hayden Mullins -el hombre que, la temporada siguiente, dejaría en muchos partidos en el banquillo a Javier Mascherano cuando éste aterrizó en Inglaterra para fichar por el West Ham-. No fue el único futbolista que se perdió el encuentro por una suspensión arrastrada de la Premier League: Luis García causaba baja en el Liverpool por la misma circunstancia. Arriba, pese a haber estado con problemas físicos durante las semanas previas, Pardew pudo alinear a Dean Ashton, que a sus 22 años era uno de los delanteros al que se le adivinaba un futuro más prometedor en el fútbol inglés (había marcado 61 goles con el primer equipo del Crewe Alexandra siendo un post-adolescente y 17 tantos en su primer año y medio en la Premier con el Norwich, al que el West Ham pagó luego más de siete millones de libras para contratarlo).

Dean Ashton Foto: Keven Law en Flickr con licencia CC BY-SA 2.0Dean Ashton, en una imagen de 2008, un año antes de retirarse tras sufrir un sinfín de lesiones. (Foto: Keven Law, compartida en Flickr bajo licencia CC BY-SA 2.0).

Ashton tuvo un papel preponderante en el gran inicio de partido del West Ham en la final de Cardiff. Tras una pérdida de balón de Xabi Alonso, aguantó la pelota y esperó a que Lionel Scaloni doblara por la banda derecha a Benayoun para meterle un pase entre líneas fabuloso. El centro del argentino se lo metió en su propia portería Jamie Carragher. Pocos minutos después, un tiro de Etherington que Pepe Reina no pudo blocar lo convirtió en el 0-2 el propio Ashton, más rápido que todos los defensores para aprovechar el error del guardameta español. El comentarista del partido verbalizó lo que toda la audiencia estaba pensando en aquel momento: “Al Liverpool le toca hacer otro Estambul”. Rafa Benítez no esperó al descanso para hacer cambios tácticos: mandó a Djibril Cissé a la banda izquierda, situó a Kewell en la media punta y, lo más importante de todo, dio plena libertad a Gerrard para moverse por donde quisiera. Finnan pasaba a ser el único jugador que subía por el carril derecho, con lo que el Liverpool juntaba por dentro a Alonso, Gerrard, Kewell y Sissoko. A partir de ese momento, Reo-Coker y Carl Fletcher, que estaban jugando un gran partido en el medio, empezaron a sufrir.

Liverpool vs West Ham United - Football tactics and formations

Un balón cruzado de Gerrard desde el sector derecho, prácticamente desde la línea medular, encontró el desmarque de Cissé al espacio y el francés remató de primeras para darle vida al Liverpool antes del descanso. Con el 1-2 en el intermedio, la tarea de remontar parecía bastante menos complicada que en Estambul. Kewell acabó con molestias el primer tiempo y Benítez lo probó en los minutos iniciales del segundo. El australiano no pudo continuar e ingresó de inmediato Fernando Morientes, regresando Gerrard a una posición de partida más exterior. Con dos nueves muy buenos en el juego aéreo, el Liverpool empezó a buscar acciones más directas, y tras un balón largo que Crouch peleó con Gabbidon, Gerrard empató el partido llegando desde segunda línea y golpeando la pelota con una enorme determinación.

Liverpool vs West Ham United - Football tactics and formations

Y aunque las dinámicas de ambos equipos parecían indicar que el Liverpool era el favorito para llevarse la final durante la segunda parte, el West Ham siguió contragolpeando con peligro cada vez que Yossi Benayoun entraba en contacto con la pelota. Revisando esta final no es difícil comprender por qué poco más de un año después Rafa Benítez firmaría al centrocampista israelí que había llegado del Rácing de Santander para incorporarlo a su proyecto en Anfield. El entrenador español, por cierto, cambió tras el descanso la posición de los dos centrales (quizá por el autogol de Carragher, situándolo en su lado natural para que estuviera más cómodo tras ese error que podía haberle hecho perder confianza) y la de los dos medios centros (procurando que Sissoko protegiera más el lado de Gerrard al irse éste mucho hacia el centro). En cualquier caso, y pese a esa precaución, el lateral izquierdo rival Paul Konchesky subió la banda y llegó a conectar un centro-chut unas centésimas antes de que el capitán del Liverpool pudiera llegar a bloquearlo. El balón se introdujo en la portería de un desafortunado Pepe Reina tras dibujar una parábola impresionante. Acto seguido, Benítez quitó a Alonso, que abandonó el campo con aparentes molestias físicas, y dio entrada al lateral Kromkamp, al que puso por delante de Finnan. Gerrard pasó por unos instantes a ser el medio centro, algo que duró muy poco tiempo ya que a continuación Hamann ingresó por Crouch y se restableció el 4-2-3-1. Pardew se vio obligado a retirar a Ashton, que había llegado por los pelos al partido, y lo sustituyó por Bobby Zamora. Los percances físicos fueron siempre el contratiempo que privó a Dean Ashton de tener una carrera futbolística mejor. Aunque en 2008 debutó con la selección inglesa absoluta, la temporada siguiente se retiró definitivamente del fútbol con 26 años al no poder recuperarse de una lesión de tobillo. La disposición táctica del Liverpool y el West Ham tras esa sucesión de cambios y con 2-3 mediada la segunda parte quedó así:

Liverpool vs West Ham United - Football tactics and formations

La presión del Liverpool se intensificó, con Sissoko llegando cada vez más al área contraria y con Hamann ejerciendo de medio centro posicional puro protegiendo a la pareja de centrales ante las recurrentes subidas de los laterales. Pardew entendió que debía introducir piernas frescas en el medio y Dailly ingresó por Carl Fletcher. Para arañar algunos segundos más al cronómetro, el veterano Teddy Sheringham fue su último cambio cuando sustituyó a Matt Etherington en el 85′, provocando la permuta de Benayoun de una banda a la otra ocupando su lugar en la derecha un reubicado Harewood para formar un centro del campo de cinco hombres.

Liverpool vs West Ham United - Football tactics and formations

Los jugadores estaban distribuidos de ese modo cuando llegó el gran momento de la tarde. Con el tiempo casi cumplido, Steven Gerrard soltó un latigazo desde fuera del área que llevó el partido a la prórroga. Hislop no pudo hacer absolutamente nada para detenerlo. La contribución de la leyenda del Liverpool había sido brutal y los comentaristas no se cansaban de repetir que era “el mejor centrocampista del mundo”. Había asistido a Cissé en el 1-2 y los dos goles siguientes de su equipo, impresionantes ambos, fueron suyos. Aunque, como tantas veces ocurre, a Gerrard le ayudó a salir como héroe el desenlace posterior del partido, que no dependió tanto de su actuación. Pepe Reina, que había estado mal en dos de los goles encajados, salvó el 3-4 con una parada antológico a Reo-Coker en el 120′. El balón, con el portero en el suelo, le cayó a Harewood, que andaba cojo desde unos minutos antes y no pudo precisar su golpeo, mandando la pelota fuera con todo a favor para evitar la tanda de penaltis. En ella, el portero español hizo honor a su fama y detuvo tres de los cuatro lanzamientos de los hammers. Gerrard anotó el suyo y el Liverpool se acabó imponiendo por 3-1 desde los once metres, levantando así su séptima FA Cup de la historia. La última hasta la fecha.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*