Evitar “un Havant”

Wigan Athletic Roberto Martínez Focus

La FA Cup le ha dado mucho a Roberto Martínez. Es indiscutible, y no sólo por el título logrado con el Wigan. Para el gran público inglés, el entrenador de Balaguer se dio a conocer en la edición 2008-2009 de esta competición, cuando aún dirigía al Swansea. Con el conjunto galés, recién ascendido a la League Championship, eliminó al que entonces era el campeón vigente, el Portsmouth, venciendo 0-2 en Fratton Park. Su gesta, frente a un conjunto con nombres tan ilustres como los de David James, Sol Campbell, Peter Crouch o Nwankwo Kanu, levantó tanta expectación que el partido de la ronda siguiente ante el Fulham fue elegido para abrir la jornada con la televisión en directo y en abierto. Ese encuentro no lo ganó (acabó 1-1), pero le valió a Martínez para empezar a ser reconocido como uno de los entrenadores revolucionarios del fútbol inglés contemporáneo. Su rival, dirigido por el actual seleccionador inglés Roy Hodgson, jugó casi todo el partido encerrado en su campo pese a su teórica superioridad. Fue el día en el que Inglaterra descubrió al Swansea moderno. El día que su nombre comenzó a asociarse al passing game y a las posesiones largas: una etiqueta que permanece a día de hoy, después de que hayan pasado por el banquillo del Liberty Stadium Paulo Sousa, Brendan Rodgers y el actual entrenador Michael Laudrup.

Sin embargo, una de las derrotas más decepcionantes de la carrera de Roberto Martínez también llegó en la FA Cup. Fue en la edición inmediatamente anterior a esa de la explosión. El 16 de enero de 2008, y sabiendo ya que el ganador de ese replay iba a jugar contra el Liverpool en Anfield en la ronda posterior, el Swansea, que aún estaba en la League One, cayó por 4-2 en el campo del modestísimo Havant and Waterlooville, que se encontraba tres categorías por debajo (en la sexta). El campo de West Leigh Park se llenó con 4.400 espectadores, una cifra de asistencia que nunca más ha vuelto a alcanzar. Fue un partido de córners mal defendidos, de errores incomprensibles -hasta Leon Britton falló un penalti-, de mucho barro y mucha épica.

Mañana, Roberto Martínez, vigente campeón de la FA Cup, visita con su Everton al Stevenage, último clasificado de la League One. Su estadio, también pequeño y antiguo, se parece un poco al de aquella noche ante el Havant and Waterlooville.

Stevenage Focus

El Lamex Stadium del Stevenage, durante un partido de la FA Cup. Foto: Focus Images Ltd.

Han cambiado muchas cosas desde entonces, pero el recuerdo permanece como advertencia.

Todos los textos MI de la Cuarta Ronda de la FA Cup

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*