Hull y el reflejo de Bruce

Hull City Focus

A Steve Bruce se le pueden reconocer muchos méritos, de jugador o de entrenador, pero el primero en la lista siempre estará el Fergie Time. Porque Ferguson era el que entrenaba al Manchester United, sí, y Ferguson era quien presionaba a los árbitros desde la banda, también, pero si Bruce no llega a marcar aquel gol de cabeza no habría leyenda alguna. Era 1993 y algunas de las gradas de Old Trafford aún estaban por construir. Con 0-1 contra el Sheffield Wednesday, en el minuto 85 y jugándose la liga, el United necesitaba ganar. Un córner precedió a un remate desde más allá del punto de penalti. Steve Bruce empató el partido y daba esperanzas. Siguieron apretando, siguieron teniendo ocasiones. Se llegó al minuto 90. Centra Giggs desde la banda izquierda, el balón va largo y lo recoge Pallister en la derecha, que vuelve a centrar. Bruce, por segunda vez, pilló el balón con la cabeza y lo mandó directo a la portería. Aquello no era el minuto 90 -no existía el tiempo de descuento-, por mucho que en el acta quedase así recogido. Aquello era el inicio del Fergie Time.

Esa Premier League la ganó el Manchester United y el partido contra el Sheffield Wednesday fue la clave para encadenar, tras esa jornada, cuatro victorias seguidas. Bruce siguió en el equipo y ganó las ligas de 1994 y 1996, cuando ya con 36 años no decidió retirarse sino marcharse: consideraba que en la próxima temporada casi no iba a tener minutos y aún tenía gasolina para unos cuantos años más jugando. Lo hizo en el Birmingham, antes de colgar las botas en el Sheffield United, sin haber vestido nunca la camiseta de Inglaterra, la única mancha de su trayectoria. A pesar de haber ganado casi todo con el Manchester United, de haber sido el central titular durante varios años, jamás fue internacional absoluto.

Steve Bruce nunca fue internacional con Inglaterra.

Steve Bruce Hull FocusAl siguiente año de ascender, Bruce ha llevado al Hull a Europa y a la final de FA Cup (Foto: Focus Images Ltd)

El Hull City de Bruce tiene ciertos reflejos de la carrera de su técnico como jugador. Como cuando Bruce se fue del Manchester United porque quería jugar, el Hull ha ascendido a la Premier League y no contentos con ello, el año que viene lo harán en Europa League, pues la plaza de finalista en la FA Cup así se lo asegura. Dos logros en uno. Se salvaron con holgura en liga y han centrado su final de temporada en preparar el partido de sus vidas, la primera final de FA Cup en la historia del club. En la plantilla del Hull no hay internacionales ingleses y el que más posibilidades tendría de serlo, Huddlestone, por cualidades y por rendimiento, es probable que no lo vuelva a ser. Lo fue cuando jugaba en el Tottenham pero ahora no entra en los planes. Livermore, su pareja en el centro del campo, también lo fue una vez, y difícilmente se vuelva a poner la camiseta inglesa. Livermore, como Huddlestone, llegó desde el Tottenham en verano, pero él lo hizo, como explicó Bruce, porque necesitaba jugar: era un futbolista joven en una plantilla que no le sacaba partido, en una plantilla en la que no le daban minutos. Steve Bruce, que también huyó de la suya cuando era jugador, entendió que lo que Livermore necesitaba era continuidad. Y se la dio sin dudarlo.

Desde Hull van a viajar hasta Londres miles de aficionados sabiendo que no son favoritos, que el Arsenal y, sobre todo, el hambre de títulos del Arsenal, parte con ventaja. Pero el Hull no sólo tiene 90 minutos para ganar. También cuenta, si se tuerce el asunto, con el Fergie Time.

Todos los artículos publicados acerca de la final de la FA Cup

Hull City - Football tactics and formations

Posible once del Hull City
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*