Jordi Gómez: la eterna reivindicación

Jordi Gómez, durante el partido ante el MK Dons (Foto: Focus Images Ltd).

Nuestra actuación no ha sido digna de un campeón de la FA Cup. Insistí mucho a los jugadores en que era necesario llegar al descanso con la portería a cero. Si hubiésemos conseguido mantener esa ventaja de 2-0 en el intermedio, habríamos ganado seguro. Se lo advertí: debíamos mantener la concentración pese a la diferencia de categoría. Quizá algunos jugadores no estaban escuchando“.

Uwe Rösler fue tremendamente crítico en sus declaraciones post-partido después de que el MK Dons lograra empatar 3-3 un partido en el DW Stadium que a los pocos minutos de empezar ya perdía por 2-0. Jordi Gómez, uno de los grandes héroes del histórico título de la FA Cup que el Wigan logró la temporada pasada, había marcado el segundo gol del encuentro finalizando con clase una acción colectiva por la banda derecha. Pero tras el descanso, fue sustituido. Visionando la acción del 2-2, ya en tiempo de descuento, uno no puede dejar de pensar que las palabras de Rösler iban dirigidas al talentosísimo zurdo catalán: sigue la jugada de ataque del MK Dons de cerca, pero no está intenso y permite el centro que acaba en gol.

 

Jordi Gómez, durante el partido ante el MK Dons (Foto: Focus Images Ltd).
Jordi Gómez, durante el partido ante el MK Dons (Foto: Focus Images Ltd).

 

No fue sorprendente, pues, que Jordi Gómez se quedara en el banquillo el sábado en el partido de League Championship ante el Bournemouth en casa. Cuando entró en el segundo tiempo, sin embargo, regaló a la grada del DW Stadium -aquella que lo ama las mismas veces que lo odia- un golazo más para su colección: un disparo lejano con la zurda que se fue alejando del portero con rosquita hacia fuera hasta besar la red. Era el 3-0 definitivo.

Este martes el Wigan viaja a Milton Keynes para disputar el replay de la Tercera Ronda de la FA Cup. Los latics son optimistas: el año pasado empezaron también empatando en casa ante un equipo de inferior categoría (precisamente el Bournemouth) y acabaron ganando la Copa en Wembley. Para lograrlo, Jordi Gómez contribuyó con tres goles (uno de ellos, en Goodison ante el Everton, absolutamente antológico) y alguna que otra asistencia (ESE PASE a McManaman en la semifinal). A Rösler, como a tantos otros entrenadores antes, le puede disgustar esa sensación de apatía que desprende el ex jugador del Swansea. Pero en el mes que lleva en el DW Stadium ya se habrá dado cuenta de que no tiene en la plantilla a ningún jugador con tanta calidad.

Todos los textos de MarcadorInt sobre la Tercera Ronda de la FA Cup 2014

Related posts

Deja un comentario

*