La falta de Payet

Dimitri Payet of West Ham United (left) celebrates after scoring his team's 5th goal to make it 5-1 during the FA Cup match at Ewood Park, Blackburn
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
21/02/2016

El gol de falta de Dimitri Payet en Old Trafford fue teledirigido, a medida y a la distancia ideal, como en un entrenamiento. No porque entrase por la escuadra, que fue lo espectacular y lo que permanecerá en la memoria, sino porque además el francés decidió desde dónde quería tirar. Para ello hay que retroceder a la jugada que da origen al libre directo: cogió el balón en tres cuartos, un poco escorado a la banda derecha, y poco a poco fue centrando su posición. Payet entró en su territorio, ese susceptible de mandar la pelota directamente a la portería rival, y cuando detectó el sitio perfecto, buscó el contacto y cayó al suelo, como si todo estuviese estudiado. Desde un lugar similar le marcó un gol idéntico al Blackburn hace unas semanas, también en la FA Cup, por lo que el futbolista del West Ham miró feliz a la pelota. Lejos del área y con el suficiente espacio para que el balón hiciese parábola, Payet logró de la forma más vistosa y técnica posible lo que no muchos consiguen ni siquiera por el camino más sencillo: superar a David De Gea. El ex del Olympique Marsella, uno de los fichajes más rentables del verano, esconde en su tobillo un giro perfecto, delicado, que convierte los disparos en acontecimientos. Una falta al borde del área es Payet pidiendo paso y, al mismo tiempo, un portero pidiendo ayuda. La pelota tocó el palo, cogiendo efecto hacia fuera, cada vez más lejos del portero, y entró.

Cántico del West Ham: “¡Tenemos a Payet, Dimitri Payet! Creo que no lo entendéis. Es el hombre de super Slav, es mejor que Zidane… ¡Tenemos a Dimitri Payet!”

A pesar de ello el West Ham no ganó. Con veinte minutos por delante después del gol, el Manchester United supo levantarse en una semana en la que habían perdido ante el West Brom y el Liverpool. Y en un partido en el que, durante el segundo tiempo, estaban siendo mejores. Van Gaal quitó a Fellaini y a Rashford, metió a Memphis y a Schweinsteiger, y la velocidad del juego se multiplicó por dos. Al final, el técnico holandés puede hacer cambios, puede intentar modificar piezas, pero el futbolista que más desequilibra por partido siempre es el mismo. Que Martial terminase marcando se debió a su buen posicionamiento en el segundo palo -centro de Ander Herrera-, pero además el francés, que jugó por la banda izquierda hasta que entró Memphis, era el único que buscaba el desborde en los locales. Le llegan los balones, recibe escorado y tira la diagonal. Mientras, el West Ham se defendía con un esquema que ya no era de tres centrales y dos carrileros, como en semanas anteriores, sino que Antonio era el lateral, con Emenike y Payet en las bandas, y Lanzini organizando los contraataques en el medio. Tras el descanso, Bilic cambió y mandó al argentino a una banda. El 1-1 final deja un replay en Upton Park con el objetivo de conocer quién se une a Everton, Crystal Palace y Watford en las semifinales de la FA Cup de Wembley.

Van Gaal: “La diferencia fue que nosotros habíamos jugado el jueves y que ellos habían tenido una semana completa para preparar el partido”.

Bilic: “Estamos un poquito decepcionados porque estuvimos a muy pocos minutos. ¿Sobre Payet? Mi asistente me ha dicho que había marcado uno igual en el calentamiento, además del que le metió al Blackburn”.

Un golazo de Payet que vale un replay (Foto: Focus Images Ltd)
Un golazo de Payet que vale un replay (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Si el West Ham alcanza las semifinales, me reafirmaré en que como organización, la Premier League está a siglos luz de la liga española. Solo ver como en copa se pueden juntar Crystal Palace, Everton, West Ham y Watford para luchar por un título motiva para verla semana tras semana, sin sorteos amañados y condicionados para que lleguen los mismos y con partidos a cara o cruz.

Deja un comentario

*