El United se aferra a una mentalidad ganadora que los Spurs anhelan

Harry Kane of Tottenham Hotspur and Alexis Sanchez of Manchester United during the Premier League match at Wembley Stadium, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
31/01/2018

En un Wembley lleno y con un tiempo de manga corta se jugó la semifinal de FA Cup entre el Manchester United y el Tottenham Hotspur. Eliminados de la Champions League y con casi todos los cabos atacados en la Premier (solo el Tottenham tiene que terminar de asegurarse la cuarta plaza), ambos equipos solo podían pensar en la copa. Pero los Spurs parecían necesitarla más que su rival: habían perdido sus últimas siete semifinales, la última la temporada pasada ante el Chelsea, y por mucho que hubiesen avanzado con Mauricio Pochettino al mando, el club de los grandes del fútbol inglés les exigía un título. Tendrán que seguir esperando. Aunque el Tottenham comenzó por delante en el marcador, el United de José Mourinho supo darle la vuelta al partido y una vez se adelantó no soltó la ventaja. Los de Manchester jugarán la final ante el ganador del Chelsea-Southampton.

Manchester United  2 (Sánchez 24’, Herrera 62’)
Tottenham  1 (Alli 11’)

Manchester United vs Tottenham - Football tactics and formations

El Tottenham tuvo el control del balón pero no lo tradujo en un número de ocasiones tan alto como hubiesen deseado. Y eso que todo pintaba bien para los de Pochettino, que habían entrado al partido dominando. A los diez minutos ya se adelantaron con un ataque tan sencillo como brillante. Habiendo recuperado la posesión tras una ofensiva del United, los Spurs se disponían a sacar el balón jugado desde atrás. El United quiso molestar la construcción del juego de su rival y presionó arriba. El central derecho del Tottenham, el colombiano Davinson Sánchez, se vio encimado y decidió mandar un balón largo. Pero no fue un pelotazo para salir del paso; fue un envío perfectamente calculado que sobrevoló la banda y le ganó la espalda a la zaga del United. El lateral izquierdo Young estaba demasiado adelantado y Eriksen sacó partida de ello. Acto seguido, el danés puso un centro al área que encontró a Dele Alli en boca de gol.

Siguió jugando a un gran nivel el Tottenham después de su gol, pero pronto tuvieron más trabajo en defensa. El United desplegó las velas y amenazó con coger ritmo. Moussa Dembélé es un centrocampista creativo sensacional con un peso inmenso en el juego del Tottenham. Una de sus características principales es su capacidad para abrirse un hueco hasta en las situaciones más enrevesadas dando un par de elegantes toques al balón en el espacio de una baldosa y después dar continuidad a la jugada con un pase brillante. Su serenidad con el balón es formidable. Pero como todo artista de la redonda, suele toma riesgos, y estos a veces se pagan caros. Fue el caso en esta semifinal copera. Dembélé, que hasta entonces estaba firmando un gran partido llevando el timón de su equipo, perdió el balón ante Pogba en campo propio y el United no tuvo piedad. Llegó así el tanto del empate, un gol que le dolió por partida doble a los Spurs pues se lo marcó un jugador con pasado gunner: Alexis Sánchez. El chileno remató de cabeza un centro al segundo palo que superó a Michel Vorm (Hugo Lloris fue suplente).

Alexis Sanchez of Manchester United celebrates scoring their first goal during the FA Cup Semi-Final match against Tottenham Hotspur at Wembley Stadium, London Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 21/04/2018
Alexis marcó el gol del empate. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.

Desde la posesión, el Tottenham trató de restablecer su ventaja. Pudo haberlo hecho antes del descanso cuando un rebote desvió la trayectoria de un disparo de Eric Dier y el balón dio en el poste. Después de un primer tiempo en el que en términos generales fueron superiores, los Spurs siguieron rondando las inmediaciones del área de los Red Devils en la segunda parte, al acecho de un gol que nunca llegaría.

El United se aferró al gen competitivo de su entrenador y acabó consumando la remontada. Con las líneas del Tottenham todavía adelantadas tras un ataque, De Gea arrancó la respuesta del United: una ofensiva veloz que el mediocentro Ander Herrera acompañó hasta ser el encargado de culminarla en el área opuesta. Herrera se pasó el partido trabajando en el centro del campo y apareció, llegando desde atrás, en un momento decisivo.

El Tottenham acumuló hombres en campo contrario y persiguió un gol que hubiese provocado la prórroga, pero el United no estaba por la labor de disputar otros treinta minutos. Los de Mourinho aguantaron ordenados y limitaron las opciones del Tottenham. En el centro del campo el trivote Matic, Herrera, Pogba había sufrido en el primer tiempo, pero ahora era un cerrojo que Eriksen y Alli intentaban forzar. Sin espacios, Eriksen probó sorprender con un par de disparos lejanos. La confianza en defensa del United contrastaba con la falta de inspiración del Tottenham. Su hombre gol, Harry Kane, estaba desparecido. No encontraban opción alguna los Spurs, ni la encontrarían antes del silbido final tras cinco minutos de descuento.

Tanto Mauricio Pochettino como José Mourinho aseguraron tras el partido que había sido una eliminatoria muy disputada. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.
Tanto Mauricio Pochettino como José Mourinho aseguraron tras el partido que había sido una eliminatoria muy disputada. Foto: Andrew Timms/Focus Images Ltd.

Ganar un título siendo una asignatura pendiente para el Tottenham de Pochettino. La prensa, la afición, los jugadores y el propio entrenador, todos coinciden en que los Spurs están cerca de dar un salto, de entrar en el grupo de los grandes del fútbol inglés. Llevan ya tres temporadas terminando en lo alto de la tabla, mejorando sus resultados en Europa, formando un equipo muy fuerte, construyendo un nuevo estadio… Pero todavía sigue existiendo la sensación de que les falta algo. Pochettino aseguró en la previa del partido que ganar la FA Cup no hubiese cambiado nada, y continuó su explicación en la rueda de prensa posterior a la derrota: “Crear una mentalidad ganadora no es algo que se consiga en unos pocos años; es algo que requiere más tiempo, ya sea conmigo o con otro [entrenador]”.

El United no pudo disputarle la liga a su vecino el City y cayó en octavos de Champions, pero ahora avanza a otra final. Para Mourinho, el veredicto de la temporada no pasa por la FA Cup sino por cómo terminen la liga. “Si acabamos segundos con más puntos que nuestro objetivo de 80 (ahora tienen 74, tres más que el Liverpool, que es tercero), habrá sido una temporada exitosa”, afirmó. Para el técnico portugués, terminar segundos por detrás de un ‘intocable City’ sería un buen resultado. Pero nadie duda de que Mourinho también quiera ganar esta FA Cup más que nadie.

Foto de portada: Andrew Timms/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*