El Portsmouth busca renacer de sus cenizas

Picture by Daniel Chesterton/Focus Images Ltd +44 7966 018899
31/08/2013
Fans arrive at the Sky Bet League 2 match at Fratton Park, Portsmouth.

Campeón de la FA Cup en 1939 y 2008 y finalista de la Copa más antigua de Europa en 2010, el Portsmouth lleva mucho tiempo alejado de las grandes citas. Demasiado, quizás. Ahora, sin embargo, el Pompey vuelve a soñar con recuperar la grandeza perdida en la última década y ve posible ir subiendo todos los peldaños que bajó de golpe, empujado precipicio abajo sin ninguna rama a la que aferrarse para amortiguar la caída en picado. El Portsmouth progresa sin prisa pero sin pausa, con la intención de no cometer los errores del pasado que condenaron al Pompey a vagar por los rincones más oscuros del fútbol profesional en Inglaterra desde que entró en quiebra en 2010.

El mismo año en el que alcanzó contra todo pronóstico la final de la FA Cup, que perdió contra el Chelsea, el Portsmouth jugó sus últimos partidos en la Premier League. En 2010 el Pompey se convirtió en el primer club de la Premier que entró en concurso de acreedores, con deudas superiores a los 100 millones de libras que le costaron una penalización de nueve puntos en el campeonato regular por impagos. Dos años más tarde, en la segunda división inglesa, se repitió el mismo escenario: el Portsmouth volvió a entrar en concurso de acreedores, se le penalizó con diez puntos y acabó el curso bajando a la League One, el tercer escalón del fútbol inglés. Una categoría que no pisaba desde hacía 1983. Solo duró un curso: el Portsmouth acabó colista en la League One 2012-13 en una nueva temporada en la que volvió a perder 10 puntos en los despachos. En tres años pasó de estar jugando la final de la FA Cup ha descender a la cuarta división.

El Portsmouth perdió la final de la FA Cup de 2010 contra el Chelsea. En 2013 bajó a la cuarta división inglesa. Foto: Focus Images Ltd.
El Portsmouth perdió la final de la FA Cup de 2010 contra el Chelsea. En 2013 bajó a la cuarta división inglesa. Foto: Focus Images Ltd.

El Portsmouth entró en una espiral de decepciones, descensos deportivos reforzados por sus problemas administrativos y deudas que hacía presagiar el peor de los escenarios para el club sureño, que rozó la desaparición. Hasta que entraron en escena sus aficionados para intentar rescatar el equipo de su corazón. Al final de la temporada 2012-13 el colectivo Pompey Supporters’ Trust entró en acción y se convirtió en el propietario de la mayoría de acciones del Portsmouth, en un último intento para garantizar la sostenibilidad del club. Aficionados, empresarios locales y pequeños inversores de la zona se hicieron con el control del club e incluso compraron el estadio, Fratton Park, como parte de todo este proceso. Unos meses más tarde, a finales de 2014, la nueva propiedad del Portsmouth anunció que el club estaba libre de toda deuda, con sus cuentas saneadas.

Una muestra más del peso de los hinchas en la historia reciente del Portsmouth se vivió el mismo verano de 2014, cuando el colectivo Tifosy puso en marcha una campaña de crowdfunding para financiar la construcción de campos de entrenamiento para el fútbol base de la entidad. En apenas unos meses la campaña recogió 270.000 libras para la academia del Portsmouth, en lo que se convirtió en el mayor (y más exitoso) proyecto de crowdfunding jamás realizado en el fútbol británico. Más de 5.000 personas aportaron dinero a la iniciativa, aunque más difícil fue alcanzar el éxito deportivo. El Portsmouth bajó a la League Two en 2013 y tardó cuatro temporadas en salir de la última categoría del fútbol profesional inglés. Necesitó cuatro intentos: en los dos primeros se quedó en tierra de nadie, en el tercero cayó en el play-off y a la caurta fue la vencida, pues el Pompey no solo celebró el esacnso, sino que también se proclamó campeón de la categoría. Dentro de lo malo de su situación, el conjunto sureño incluso pudo presumir de ser el primer equipo campeón en las cuatro primeras divisiones del fútbol inglés. Primera División en 1949 y 1950, Segunda en 2003, Tercera en tres ocasiones, la última en 1983, y Cuarta en 2017.

Tras tres duros descensos en un margen de apenas siete años, los aficionados del Portsmouth finalmente pueden celebrar un ascenso. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
En 2017 el Portsmouth celebró el ascenso a la League One. Foto: Focus Images Ltd.

Tras el ascenso, el club volvió a cambiar de manos. El Pompey Supporters’ Trust aprobó la venta de sus acciones a la empresa Tornate, propiedad de Michael Eisner, director ejecutivo de Disney entre 1984 y 2005. Pese a la venta, el PST mantendrá su influencia en la toma de decisiones con tres miembros en la directiva para aconsejar a los nuevos propietarios. Por otro lado, se garantizó en el proceso de venta que a medio y largo plazo no se tocaría el nombre del equipo, el escudo ni los colores del Pompey, del mismo modo que en ningún caso el club se mudaría de la ciudad: como mucho, el estadio del Pompey se puede situar quince millas más allá del centro de la ciudad.

Encontrada la estabilidad, el Portsmouth espera que la nueva directiva mantenga el rumbo que ha tomado la entidad en los últimos años. Sin alardes y sin grandes gastos por ahora, con un trabajo en el fútbol base que permita abastecer al primer equipo y que mejore la capacidad competitiva del mismo a medio plazo. El Portsmouth ha vivido la resaca de una etapa de gran opulencia en la que participó en competiciones europeas y se codeó con los clubes más importantes del país y, tras reiniciar el proyecto y volverlo a empezar prácticamente desde cero, espera que su masa social le impulse en su empeño por volver a la élite. Por ahora, el Pompey ha gastado lo mínimo posible en traspasos en una liga en la que el pasado verano el Blackburn pudo permitirse fichar por cifras que rondan el millón de libras. No es el único gigante de la categoría: no hace tanto, Blackburn, Wigan, Blackpool e incluso Charlton Athletic estaban jugando en la Premier League.

10 campeones de la FA Cup debutan en la primera ronda

El Portsmouth es uno de los diez campeones de la FA Cup que entra en la primera ronda de la FA Cup. Tras múltiples turnos preliminares, ahora entran en escena los clubes de la League One y League Two, tercer y cuarto peldaño del fútbol inglés, mientras los de Championship y Premier League empiezan su andadura un poco más adelante. Además de perder la final de 2010, el Pompey fue campeón en 1939 y 2008, aunque hay un club incluso más exitoso que se encuentra en la misma situación. Es el caso del Blackburn, que alzó el torneo en seis ocasiones, la última en 1928. Ahora el Blackburn comparte categoría con el Portsmouth en Tercera, junto al Bury, bicampeón (1900 y 1903), que debutará frente al Woking. Así pues, en la primera ronda de la FA Cup se mezclan entidades que ganaron la FA Cup en épocas en las que solo se podía seguir el fútbol en blanco y negro o incluso en etapas previas a la invención de la televisión con otros títulos muy recientes. En League One o League Two encontramos también al AFC Wimbledon (campeón en 1988), Charlton Athletic (1947), Coventry City (1987), Notts County (1894), Bradford City (1911), Blackpool (1953) y el caso más reciente de todos, el Wigan (2013).

El Wigan ganó la FA Cup en 2013. Foto: Focus Images Ltd.
El Wigan ganó la FA Cup en 2013. Ahora juega en League One. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Interesante artículo como siempre, que sin duda dará para película cuando este Porstmouth vuelva a la máxima categoría del fútbol inglés. Siempre me gusta echar un ojo a los resultados de la League One a ver qué tal les va.

Otro conjunto azul e histórico de nuestro país al cual le ha tocado vivir episodios similares ha sido el Real Oviedo. Veremos si este caso el grupo mexicano mantiene esa tan ansiada estabilidad que es tan necesaria.

Deja un comentario

*