El Principito de la FA Cup

AC London Prince Choudary

Los disturbios de Londres de 2011 fueron uno de los eventos que más han marcado la historia reciente de la capital británica. Comenzaron el 6 de agosto en una manifestación por la muerte de un vecino del barrio de Tottenham a manos de la policía. El acto, en una primera instancia pacífico, escaló a un tono de violencia cuando los manifestantes y la policía se enfrentaron. Durante esos días de agosto reinó el caos. Hubo centenares de protestas y saqueos de negocios. Arrancaron en Tottenham, pero también se expandieron a otras zonas de Londres y a ciudades como Manchester, Nottingham o Birmingham.

Por aquel entonces, Prince Choudary tenía 16 años y estaba viviendo al sur de Londres, en Croydon, zona en la que se concentraron bastantes disturbios. Prince vio cómo muchos de sus amigos se unieron a las violentas bandas locales, que aprovecharon el descontento general para reclutar a jóvenes durante los disturbios, y cómo los dos negocios de su tío fueron saqueados y quemados. Estos hechos le marcaron profundamente, haciéndole sentir la necesidad de tener que actuar. ¿Pero qué podía hacer con sólo 16 años? En el fútbol, su gran pasión, encontró la respuesta. Prince fundó el AC London, un club que él describe como ‘una organización solidaria que ayuda a que los jóvenes de sur de Londres se alejen del crimen’.

“Creé el club hace cinco años para ayudar a mi comunidad porque había un problema muy serio: muchos adolescentes estaban uniéndose a bandas criminales”.

“En el AC London tenemos jugadores de todas las partes del mundo: Brasil, España, Portugal, Italia… Algunos trabajan como cocineros, otros son albañiles, otros simplemente no pueden encontrar un trabajo y mientras vienen a jugar con nosotros”.

“Si no tuviesen este equipo, muchos de ellos se estarían metiendo en líos”.

Cinco años después, Prince se acaba de convertir en el entrenador y el presidente más joven de la historia de la FA Cup a sus 21 años. El AC London debutó este mes de agosto en la emblemática competición inglesa, la más antigua de todas las copas. Los clubes de la Premier League no se unen hasta enero, pero el torneo ya lo comenzaron a disputar el 5 de agosto equipos de la décima y novena división, y progresivamente se van uniendo otros de categorías superiores. El AC London, que juega en el décimo escalón del fútbol inglés, debutó con una victoria ajustada por 3-2 en la primera ronda, la llamada Extra Preliminary Round, ante el Crawley Down Gatwick, un club de novena.

“Es increíble jugar en la FA Cup”.

“Hace cuatro años estaba yo solo en un parque entrenando a unos diez jugadores. Hacía dos viajes en bus para llegar allí y cargaba con tres bolsas: una en cada mano y una atada al cuello. ¡Parecía un loco!”.

“Empezamos entrenando en ese parque embarrado porque no teníamos dinero para un campo de entrenamiento en condiciones. El siguiente paso fue establecernos como un equipo juvenil. Luego nos convertimos en un equipo senior y más tarde pasamos a ser semi-profesionales. Todo fue muy, muy rápido. Y ahora estamos en la FA Cup. Creo que ha sido un progreso increíble”.

En el Church Road Stadium de Whyteleafe, el AC London recibió al Egham Town (octava división) en la siguiente ronda. El equipo dirigido por Prince compartirá campo con el Whyteleafe FC esta temporada después de haber pasado los últimos años en la zona de Crystal Palace. Para llegar a Whyteleafe desde Londres hay que coger un tren con destino Brighton. El partido de copa era un viernes por la tarde. En el tren uno iba apelotonado con empleados de la City londinense, que regresaban a sus casas tras una larga semana de cuentas en la banca. Whyteleafe es una zona verde y el entorno del Church Road Stadium, con su iglesia de piedra, sus casas unifamiliares, sus parques y sus huertos, es agradable.

El AC London cuenta con jugadores de más de 14 nacionalidades distintas. Foto: John Lobban.
El AC London cuenta con jugadores de más de 14 nacionalidades distintas. Foto: John Lobban.

El contraste entre el AC London y el Egham Town era evidente. Mientras que los jugadores del AC London pagan para poder jugar (sin la contribución de los propios jugadores, el club no podría subsistir); los del Egham Town cobran de media más de mil libras. Aunque tenía pocas opciones sobre el papel, el AC London fue capaz de adelantarse en el marcador. Eso sí, no pudieron mantener su ventaja por mucho tiempo y acabaron siendo goleados por 5-1. Prince, camisa negra y corbata roja, observó el encuentro desde la banda manos en el bolsillo, dando de vez en cuando alguna instrucción a sus jugadores. Tras el encuentro, el joven entrenador expresó su satisfacción por la actuación de su equipo a pesar del abultado resultado. Se arrepentía de haber entrenado la tarde anterior, pero no le quedaba otra. Al ser un club tan pequeño, tan solo pueden entrenar dos veces por semana y los días son fijos. Por lo tanto, no pudieron cambiar su plan de entrenamientos pensando en su partido de FA Cup.

Por breve que haya sido, esta primera aventura en la FA Cup ya es un hito en la historia del AC London. Además, el dinero recibido por haber progresado la ronda anterior será de gran ayuda para este modesto club.

“Empezar el club por mi cuenta fue muy, muy difícil: todo el papeleo, obtener un mínimo de capital… todo lo tuve que gestionar yo solo con 16 años”.

“Aún a día de hoy, cinco años más tarde, sigue siendo difícil. Establecer el club fue complicado, pero ahora el problema es mantenerlo”.

“Soy el presidente, el entrenador, el secretario… hago casi todas las funciones. Dirigir un club es un tanto estresante”.

Prince es un joven con las ideas claras, seguro de sí mismo y que a veces muestra una arrogancia sutil que no hace sino denotar su gran ambición. Cree en el fútbol total e intenta aplicarlo en cierta medida en su equipo. Cuando se le pregunta si la edad es un handicap, él reconoce entre una sonrisa que ‘ser tan joven en el mundo del fútbol es muy duro’. No es fácil hacerse respetar en un vestuario en el que la gran mayoría de los jugadores son más mayores que tú. “Algunos jugadores tienen 10 años más que yo. Es normal que a veces piensen que no tengo suficiente experiencia o que no sé lo suficiente, pero me respetan. Saben que solo he perdido uno de los últimos 27 partidos. Tengo un trato muy cercano con ellos”.

Prince Choudary fundó el AC London cuando tenía 16 años y sueña con llevarlo a lo más alto. Foto: John Lobban.
Prince Choudary fundó el AC London cuando tenía 16 años y sueña con llevarlo a lo más alto. Foto: John Lobban.

Su progresión con el equipo que fundó con 16 años parece no haber pasado desapercibida. Prince dice haber recibido ofertas de otros equipos del non-league football, pero asegura que su corazón pertenece al AC London. Tiene el título UEFA B de entrenador y espera poder ejercer en divisiones superiores con el AC London. Al fin y al cabo es un proyecto que él siente como suyo, al que le ha dedicado todo su tiempo en los últimos cinco años. Es su vida.

“El objetivo a largo plazo es convertirnos en un club profesional. Poco a poco nos estamos acercando. Nunca sabes que te deparará el futuro”.

Foto de portada: John Lobban

Related posts

Deja un comentario

*