Regreso a los orígenes

Luke Chadwick Focus

Un día de los noventa, Sir Alex Ferguson cogió el teléfono y marcó el número de una casita de Meldreth, a las afueras de Cambridge, en el este de Inglaterra. Respondió la madre de Luke Chadwick. El técnico escocés le explicó que había visto a su hijo en un partido de prueba al lado de Manchester y que lo quería fichar para las categorías inferiores del Manchester United. El “sí” de la familia fue rotundo, Luke ingresó en el club y a los pocos años consiguió debutar de forma oficial. Chadwick, un jugador de banda pequeñito, tenía el reto de irrumpir en uno de los mejores equipos que han visto jamás los ingleses: la generación del 92 de Old Trafford con los hermanos Neville, Butt, Scholes, Giggs o Beckham, que precisamente ocupaba la misma posición de Chadwick. Sin embargo, las diferencias entre Beckham y Chadwick no sólo eran futbolísticas: a Chadwick lo definieron como uno de los jugadores más feos de la liga.

No fue su ausencia de belleza sino las lesiones lo que frenó la progresión de Luke Chadwick, que tras varios años cedido tuvo que dejar el Manchester United. Recaló en distintos clubes pero no encontró regularidad hasta llegar al MK Dons, en League One, donde sus problemas físicos le dejaron tranquilo. A pesar de todo, Chadwick seguía teniendo una espina en su trayectoria: jamás había jugado con el equipo de su vida, al que animaba de pequeño, el Cambridge United: “Lo pensé muchas veces. Quería jugar allí. Quizás si hubiese estado soltero lo habría hecho, pero tengo hijos y una mujer de la que cuidar“. Mediada la temporada y debido a que Chadwick terminaba contrato pronto, surgió la opción de irse allí cedido, pues el Cambridge se estaba jugando su ascenso a la cuarta categoría, League Two, la última dentro del fútbol profesional inglés.

Karl Robinson, entrenador del MK Dons: “Estoy feliz porque Luke ha conseguido el sueño de jugar en el club de su infancia”.

Y, por supuesto, ascendieron.

Este año, ya con 34, Luke Chadwick firmó un contrato con el Cambridge United. La casualidad ha querido que el equipo de toda su vida se enfrente al que le dio la oportunidad, el Manchester United, en la 4ª ronda de la FA Cup.

Luke Chadwick: “Fue una experiencia increíble. Me puse la camiseta y era una XL, así que parecía un niño de 12 años cuando salí al campo. Fue muy emocionante, nunca me había sentido así en un campo de fútbol”.

Luke Chadwick FocusLuke Chadwick ha vuelto al equipo del que salió (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*