Una tradición anual

The teams come out for the FA Cup match at the Emirates Stadium, London
Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117
20/02/2016

Inglaterra es un país de muchas tradiciones anuales: Shrove Tuesday (el martes antes de la Cuaresma), Guy Fawkes Night (5 de noviembre), Boxing Day (26 de noviembre) y, en los últimos tres años, el choque de FA Cup entre el Arsenal y el Hull. En la edición 2014, los gunners vencieron en una final dramática y en 2015 ganaron en la 3ª ronda, pero este año, el duelo acabó en empate a cero. Los equipos se reunirán de nuevo para un replay en las próximas semanas.

Se puede considerar este replay el peor resultado posible para los dos equipos, pues ambos tienen prioridades más interesantes. El Arsenal, campeón de las dos últimas ediciones de copa, busca el éxito en la Premier y la Champions. Se sitúa a dos puntos del liderazgo en la liga y, el martes, se enfrentará al Barcelona en los octavos de la máxima competición europea. Mientras tanto, el Hull City, que sufrió descenso de la Premier el año pasado, desea una vuelta inmediata y ocupa la primera posición en la clasificación de la Championship a 13 partidos del final. La introducción del lucrativo nuevo acuerdo de televisión de la Premier para la temporada 2016-17 pone en claro la importancia de este objetivo.

Arsène Wenger apostó por un once principalmente compuesto de jugadores que han desempeñado papeles periféricos en los momentos más importantes. Otorgó oportunidades a los laterales Calum Chambers y Kieran Gibbs en posiciones en las que Héctor Bellerin y Nacho Monreal se han establecido en los últimos meses. Chuba Akpom anotó un hattrick en la previa ronda, pero no podía jugar con el Hull contra su club matriz, mientras que Abel Hernández se quedó en el banquillo. Así, el Hull no logró amenazar realmente la portería defendida por David Ospina. Sin gran responsabilidad defensiva, Chambers colaboró bien con Joel Cambell en la banda derecha y reclamó la pena máxima después de una entrada de David Meyler dentro del área de penalti en el segundo tiempo.

Mohamed Elneny fue titular por segunda vez tras su llegada en enero. Controló el partido con seguridad y también pudo provocar un penalti cuando su chute chocó con el brazo de Alex Bruce. Su buena aportación era bienvenida dada la ausencia continuada de Santi Cazorla y Jack Wilshere en el mediocampo del Arsenal.

En ataque, Theo Walcott jugó como delantero central, respaldado por Campbell, Alex Iwobi y Danny Welbeck. Ni Walcott, ni Welbeck mostraron el tipo de precisión esperada de futbolistas que ya guardan deseos de desempeñar papeles centrales, pero también se toparon con un portero inspirado, Eldin Jakupović. El naturalizado sueco, uno de los diez cambios en la alineación del Hull, no ha jugado ni un minuto en liga esta temporada, pero brilló al recibir su oportunidad en la copa. Frustró disparos de Welbeck en las dos mitades y desvió el tiro libre de Campbell al poste, evitando que el Arsenal se adelantara a pesar de su superioridad indiscutible.

Alexis Sanchez entró en el minuto 67 con el objetivo claro de cambiar el rumbo del choque, pero fue restringido bien por la defensa del Hull. Su mejor ocasión, un tiro libre lanzado desde el borde del área en los minutos finales, provocó otra parada de Jakupović. Fue la última acción significativa en el Emirates y una conclusión apta en un partido en el que el Arsenal simplemente no logró perforar la portería como en años anteriores.

Eldin Jakupovic, el hombre del partido (Foto: Focus Images Ltd)
Eldin Jakupovic, el hombre del partido (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*