Una trilogía

Shinji Okazaki (r) of Leicester City celebrates scoring to make it 0-3 during the Barclays Premier League match at St. James's Park, Newcastle
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
21/11/2015

El duelo de enero entre el Tottenham y el Leicester será una trilogía. El empate a dos en White Hart Lane confirmó un replay en la tercera ronda de la FA Cup e insinuó que el encuentro en la Premier League del próximo miércoles será un partido relleno de entretenimiento.

Como viene siendo habitual en las rondas iniciales de la FA Cup, los asuntos del calendario invernal del futbol inglés, la rotación y “el respeto por la competición” predominaron en el debate pre-partido. En su once, Mauricio Pocchetino hizo ocho cambios con respecto al último encuentro, nombrando a Dele Alli y Harry Kane entre los suplentes y otorgando oportunidades a Tom Carroll y Josh Onomah. En la ausencia de máximo goleador Jamie Vardy y con Riyad Mahrez en el banquillo, la alineación nombrada por Claudio Ranieri incluyó siete caras diferentes. Leonardo Ulloa fue titular por solo la quinta vez esta temporada y Demarai Gray jugó solo seis días después de fichar por los foxes. Aunque sea la copa domestica más prestigiosa del mundo, todas eran elecciones comprensibles dados los calendarios inminentes de los dos equipos.

Artículo relacionado: Bueno, bonito y Barato

Harry Kane fue suplente (Foto: Focus Images Ltd)
Harry Kane fue suplente (Foto: Focus Images Ltd)

A pesar del personal menos familiar, los dos equipos empezaron el partido de manera fiel a los estilos respectivos que les han traído éxito esta temporada. El Tottenham monopolizó la posesión, atacando con urgencia, mientras el Leicester se contentó con defender con la intención de amenazar en el contragolpe. Fueron los agresores quienes marcaron el primer tanto del partido cuando dos jugadores periféricos esta temporada, Onomah y Son Heung-min, combinaron en la banda izquierda. Kasper Schmeichel frustró el disparo del coreano, pero solo consiguió enviar la pelota directamente a Christian Eriksen para que su compatriota abriera el marcador.

Sin embargo, el éxito increíble del Leicester ha suscitado confianza no solo en los jugadores más habituales sino en el club entero. Los de Ranieri se rezagaron y no habían causado ni un problema serio para su rival, pero ya jugaron con certeza impresionante. Teniendo en cuenta su historia reciente de darles una vuelta a partidos, no fue una sorpresa cuando, en su primera incursión ofensiva, el Leicester empató el choque. El debutante Gray lanzó un córner hacia el primer palo, y con Danny Rose dejando el área para atender al córner corto, Marcin Wasilewski encontró espacio para desviar la pelota a la red.

Con el déficit borrado, Ranieri se centró en mejorar los esfuerzos ofensivos de su equipo y dio entrada a Shinji Okazaki en el lugar de N’Golo Kanté. En el estudio de la BBC, Gary Lineker, un aficionado leal del Leicester, sugirió que la sustitución fue elegida principalmente para darle descanso al centrocampista maliense con la vista puesta en retos futuros. En realidad fue un golpe maestro que solo tardó tres minutos en tener su efecto y cambiar el camino del partido. Apoyando a Ulloa en ataque en un 4-4-2, el japonés permitió que su equipo pudiese salir con velocidad. Con dos delanteros, el Leicester logró mantener posesión en territorio enemigo e incorporar sus centrocampistas en jugadas ofensivas. Cuando Andy King encontró a Okazaki al borde del área en el 48’, el suplente mostró equilibrio y control impecables para esquivar a Tom Carroll y Toby Alderweireld y aunque Vorm paró el disparo inicial, marcó con la zurda. Ranieri, casi incrédulo del impacto inmediato de su intervención, se reía.

Parecía durante la mayor parte del tiempo restante que el Leicester conseguiría proteger su ventaja y avanzar a la cuarta ronda. Pochettino introdujo a Kane, pero el delantero inglés luchó para cambiar el patrón de un partido en el cual el Leicester, con dos líneas claras de cuatro en defensa, jugó con disciplina y concentración. Pero, justo cuando incluso los aficionados más optimistas de spurs empezaron a prestar atención de nuevo a la liga y la lucha para un puesto en la próxima edición de la Champions, su equipo dio oxigeno a sus esperanzas en la copa. Nathan Dyer fue sancionado duramente por una mano dentro del área y Kane, a sabiendas que los mejores delanteros no necesitan una gran actuación general para influenciar un partido, convirtió el penalti.

El Leicester se considerará desafortunado tener que enfrentarse al Tottenham otra vez, pero este fue un encuentro digno de una tercera entrega.

Mauricio Pochettino (Foto: Focus Images Ltd)
Mauricio Pochettino (Foto: Focus Images Ltd)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*