La Champions africana, entre los equipos del norte y el TP Mazembe

Al-Ahly Benghazi-bbcworldservice

Pues sí, nos gusta la Champions. Esos sorteos, la pasión de los hinchas. Los sueños de equipos que normalmente no juegan a nivel internacional y la cara calmada de los que cada año aspiran al título. Sí, nos gusta la Champions. Bueno, nos gustan las Champions.

Perdonen ustedes, pues, una pequeña intromisión en esta semana de Champions europea, ya que se ha sorteado la fase de grupos de la Champions africana. Una de nuestras debilidades. Todos sabemos que en Europa ganamos en el césped, pero en pasión en la grada la cosa está igualada.

La Champions africana funciona con un sistema de eliminatorias, con partidos de ida y vuelta. Hasta que sólo quedan 8 equipos, que se reparten en dos grupos de cuatro equipos. Los dos primeros clasificados se enfrentarán después en unas semifinales. El sorteo ha deparado estos grupos:

Grupo A

TP Mazembe (RD Congo), Al Hilal (Sudán), Zamalek (Egipto), AS Vita (RD Congo)

Grupo B

Esperance (Túnez), CS Sfaxien (Túnez), ES Setif (Argelia), Ahly de Bengasi (Libia)

La tendencia de las últimas temporadas se mantiene: de los 8 equipos que se mantienen en competición, 6 son de países árabes, del norte. Sólo 2 pertenecen a la conocida como “África negra”. Así es. La Champions africana la dominan los equipos del norte, los equipos de países árabes. Los equipos ponen más dinero y no sufren un saqueo de jugadores jóvenes tan grande como en los estados del centro y el sur. Los grandes clubes de Ghana, Camerún, Nigeria o Guinea que ganaron tanto en los años 60, 70 o 80 ya no pueden competir con los clubes tunecinos o egipcios, pues sus jugadores prefieren fichar por equipos de la segunda división checa. En las últimas 9 temporadas sólo hemos tenido campeones de tres países diferentes: Egipto, Túnez y la República Democrática del Congo. En 2009 y 2010 el TP Mazembe congoleño consiguió ganar la copa rompiendo el dominio de los equipos del norte. De estas 9 ediciones, dos fueron ganadas por equipos tunecinos (ES Túnez y ES Sahel). El resto de trofeos, cinco, siempre los ganó el gigante, el Al Ahly egipcio.

Pero en esta edición el Al Ahly ya ha sido eliminado. En el primer año sin Aboutrika, ya retirado, el vigente campeón ha sido sorprendido por su homónimo libio. El Al Ahly de Bengasi lo ha dejado fuera de combate en una de las mayores sorpresas en años (dos golazos en el partido de vuelta, en Egipto), aunque el fútbol libio últimamente se siente a gusto sorprendiendo, como demostró la selección de Javier Clemente en la CHAN, la Copa de selecciones con equipos formados sólo por jugadores que juegan en su liga local.

Los grupos de la Champions africana

El Grupo B

El Al Ahly de Bengasi jugará en el grupo B. Es un club muy amado, con unos hinchas (un poco locos, ojo al vídeo) que fueron claves en la lucha contra Gaddafi. Incluso les demolieron el estadio en una decisión de las autoridades que escondía un intento de purga contra los opositores. Cuenta con diferentes internacionales libios, dos delanteros nigerianos y un presidente que participa activamente en el nuevo gobierno.

El ES Setif argelino es un clásico de la competición. El equipo de esta ciudad loca por el fútbol ya ganó la Champions en 1988 y suele participar en la fase de grupos. Por el camino eliminó al Cotonspor de Camerún con dos goles de Belameiri (vídeo). Como casi todos los equipos, el Setif juega con un equipo formado por jugadores locales con algún extranjero. Lo entrena el que fue seleccionador Rabah Saâdane.

Los otros dos equipos del grupo son tunecinos. El Esperance derrotó en las eliminatorias al campeón de Malí, el Real Bamako: 1-1 fuera y 3-0 en casa. Entrenados por el holandés Ruud Krol, los tunecinos son un gigante: 25 ligas, 2 champions (1994 y 2011) y el subcampeonato en 2012. La mitad del equipo es internacional y los goles los ponen el ghanés Clottey o el camerunés N’Djeng. Pese a la inestabilidad del país, goza de dinero, hinchas que llenan el estadio con 70.000 almas y tradición.

El duelo con el Sfaxien será precioso. El equipo de Sfax se cargó a los guineanos del Horoya (vídeo). Con 8 ligas en sus vitrinas, el Sfaxien casi tocó el cielo en 2006, cuando perdió la final de la Champions. El Sfaxien sigue el modelo del Esperance: jugadores locales y dos o tres delanteros de otros países africanos, como Gabón o Costa de Marfil.

El Grupo A

Sin el Al Ahly, en el grupo A sueña su eterno rival, el Zamalek. El equipo cairota goleó al Nkana de Zambia en las eliminatorias y aspira a ganar su sexta champions. No la gana desde 2002 y ha visto cómo el Al Ahly lo supera en todos los sentidos. Así que ahora la aspiración es brillar en la Champions para romper los años de dominio de su rival. Y lo hace con un mediático en el banquillo, Admed Hossam “Mido”, el exjugador del Celta y el Ajax, reconvertido a entrenador con sus 31 años.

El problema del Zamalek es haber caído en un grupo duro, con los dos equipos de la República Democrática del Congo. El AS Vita, de Kinshasa, la capital, vuelve a la fase de grupos por primera vez desde 1997. Campeón en 1973 de la competición en esa época en que el país se llamaba Zaire, el AS Vita protagonizó una de las sorpresas eliminando al campeón sudafricano, el Kaizer Chiefs: 3-0 en el Congo y 2-0 en Soweto (vídeo, con los goles cantados con locura). El AS Vita, con una base de jugadores locales, juega derbis a cara de perro con el Motemba Pembe, el otro equipo de Kinshasa, mientras observa cómo el dominador del torneo local es el TP Mazembe de Lubumbashi.

Y precisamente el TP Mazembe será su rival en el grupo. El Mazembe superó al campeón de Costa de Marfil antes de la fase de grupos, el Sewé (vídeo), y persigue repetir los éxitos de 2009 y 2010, cuando llegó al Mundial de clubes e incluso fue finalista. El “Tout Puissant” Mazembe se ha convertido en un gigante gracias a Moise Katumbi. Katumbi (en el vídeo lo podemos ver en los primeros segundos) es todo un personaje. Hijo de un comerciante judío de la isla griega de Rodas que huyó durante la segunda guerra Mundial, este empresario compró el club, que había sido campeón africano en los años 60, y lo ha convertido en una potencia gracias al dinero que le da la Katanga Mining Company, que explota los yacimientos de cobre y uranio de la región de Katanga. Katanga es una región muy rica en recursos y, por tanto, las potencias extranjeras siempre han codiciado controlar su política, permitiendo guerras, golpes de estado y el ascenso al poder de tipos como Katumbi. El empresario es el gobernador de esta región del tamaño de España e invierte millones para fichar los mejores jugadores, pagando sueldos europeos. La mitad de los jugadores de los “cuervos” son de Zambia, Guinea, Malí o Malawi. El Mazembe sería quizás el gran favorito, aunque en África cada partido fuera de casa puede ser una sorpresa.

En este grupo es un interrogante el rendimiento del Al Hilal sudanés. A pesar de que a nivel de selecciones Sudán es un vacío, a nivel de clubes tiene peso. Al Hilal ha jugado dos finales de la Champions, en 1987 y 1992, perdiendo siempre. Pero tiene una base social fuerte y el apoyo de los empresarios locales. Pese a que la capital de Sudán es Jartúm, la ciudad más poblada es Omdurmán. El Nilo separa las dos urbes: en una se manda a nivel político y en la otra, en el deporte. Los dos gigantes del fútbol sudanés son de Omdurman, con el derbi Al Hilal-Al Merrikh provocando incidentes y paralizando la ciudad. Al Hilal ha llegado a la fase de grupos eliminando al Leopards de Dolise del Congo.

Foto de portada: bbcworldservice

Related posts

2 comments

Bueno, lo que una mano te da, la otra te lo quita. Los clubes del Norte de África son más potentes que los del “África negra”, más o menos al igual que los propios Estados… pero sucede a la inversa con las selecciones nacionales. A día de hoy, en África, las más potentes (no usaré como criterio los resultados de una CAN cada vez más marcada por la ausencia de los jugadores que militan en los grandes europeos) son Costa de Marfil y Ghana. Senegal y Camerún también tienen una importante “tradición exportadora”.

¡Qué bien, fútbol africano! Gracias por esta previa de la fase de grupos. Hay mucha leyenda y mucha historia en estos equipos. Me dio mucha pena que al Nkana le tocara el Zamalek, me hubiera gustado verlo en la fase de grupos al igual que el Léopards de Dolisié, que casi pudo con el Al Hilal. Promete este año la Champions de la CAF 🙂

Deja un comentario

*