Boca, puntero de nuevo a costa de River

Boca Juniors -  Rogério Tomaz Jr.

Boca Juniors se impuso en el Clásico de clásicos en la jornada especial de la liga argentina y recupera el liderato del campeonato después de derrotar a River Plate en el Monumental por 0-1. El combinado xeneize fue superior a los millonarios en el primer tiempo y después supo conservar la ventaja en una segunda mitad mucho más igualada, pero al mismo tiempo plagada de interrupciones.

El duelo sufrió el primer contratiempo a los 30 segundos de choque, cuando Fernando Gago cayó lesionado al romperse el tendón de Aquiles. La baja del internacional argentino obligó al vasco Arruabarrena a cambiar el plan inicial al dar entrada a Nico Lodeiro, que a la postre se convertiría en el héroe del encuentro. El uruguayo pasó a jugar en la media punta, con Erbes como vértice inferior de un rombo que completaban Meli y el joven Bentancur como interiores. Así, Boca dominó el esférico y controló la posesión de forma clara hasta el descanso, con una circulación bastante más fluida de lo que es habitual en los choques de este estilo. Meli llegaba por el perfil derecho y Bentancur dejaba detalles de su calidad por el izquierdo cada vez que asomaba la cabeza.

También fue clave la velocidad de Palacios, una bala a la espalda de la zaga local. En el minuto 19, el ariete xeneize se escurrió detrás de Álvarez Balanta y puso un gran balón para que Tevez abriera el marcador. Sin embargo, Barovero estuvo muy rápido y evitó en primera instancia el tanto visitante, pero no pudo hacer nada ante la aparición de Lodeiro para poner el balón en el fondo de la red después de la primera intervención del arquero de River.

Tévez Boca - Focus
Tevez volvió a disputar un Superclásico 11 años después. Foto: Focus Images Ltd.

Con el 0-1, la temperatura del Superclásico aumentó y llegaron las primeras disputas. Hubo un gran protagonista, Leo Ponzio. El mediocentro local vio una tarjeta amarilla en el 25′, se jugó la segunda de forma irresponsable apenas unos minutos después y terminó sustituido en el 36′ por Lucho González ante el riesgo de que terminara expulsado, tal y como reclamaban los futbolistas de Boca en cada acción. Apenas tres minutos después de ingresar a la cancha, Lucho ya había visto otra cartulina amarilla. Aunque con el ex de Porto y OM, River al menos ganó en calidad para mover la pelota y también sumó una amenaza más en ataque con un futbolista que llega bien al área.

En cualquier caso, la primera mitad de River fue pobre. Boca trabajó muy bien en la presión, Lodeiro anuló a Matías Kranevitter y en ningún momento los millonarios movieron la pelota con comodidad. Incluso Mammana perdió algunos esféricos comprometidos. Sin embargo, se apreció un cambio de tendencia poco antes del descanso, cuando River se acercó al arco defendido por Orión por primera vez. Esta dinámica se acentuó tras la reanudación, en especial cuando Carlos Sánchez tomó las riendas del ataque millonario y puso varios buenos balones desde la banda derecha.

Pese a la mejoría de River, el segundo tiempo fue peor en términos globales. Llegaron las constantes interrupciones y las imprecisiones aumentaron de forma exponencial a medida que corría el cronómetro. Boca dejó de controlar el esférico y esperó su oportunidad al contragolpe, mientras River se esforzaba por mejorar pero no terminaba de encontrar a Kranevitter en su mitad de cancha para iniciar el juego ni a Mora para finalizar en la mitad rival. Apenas se jugó. Los mejores detalles quizás los dejó Alario, que vio cómo Orión evitaba el empate en dos ocasiones. No hubo catarsis en el tramo final, ni posibilidad para la redención de River, que ve cómo Boca se sitúa de nuevo como puntero al aprovechar el tropiezo de San Lorenzo, que perdió en cancha de Huracán. Y es que Carlitos Tevez lo tenía muy claro cuando lo entrevistó la televisión argentina tras el pitido final: “Volvió todo a la normalidad”.

Foto de portada: Rogério Tomaz Jr.

Related posts

Deja un comentario

*