Cavegol lo volvió a hacer

Cavenaghi River Plate - Juani Serra

Los ídolos no lo son solo por ganar, pero en el caso de Cavenaghi, ayuda. El capitán de River Plate acumula un total de seis temporadas en el club -en tres etapas distintas- y en cinco de ellas ha salido campeón. Tres Clausura (2002, 2003 y 2004), el campeonato de la B Nacional (11/12) y el Inicial cosechado anoche. Solo en 2001, el año de su debut en el que solo jugó 5 partidos, se quedó sin levantar nada.

Artículo relacionado: Los mundialistas del River campeón

Los goles de Cavenaghi en el torneo.

Tras una carrera con altibajos en Europa, Cavenaghi regresó a River para sacarlo de la B en 2011. Lo logró, liderando y anotando 19 goles, pero por desavenencias con los dirigentes no continuó en el club en Primera División. Se fue al Villarreal y luego al Pachuca, donde no brilló demasiado. Con nuevo presidente y Ramón Díaz en el banquillo, regresó al Monumental en el pasado mercado de invierno convertido en el principal refuerzo para un equipo que había terminado el Inicial en 17ª posición.

“Tuvo que volver para ser campeón nuevamente”, Ramón Díaz.

Titular en todos los encuentros, la influencia de Cavegol en este River va más allá de lo puramente futbolístico o incluso de los goles -ha anotado 8-. Cavenaghi es la referencia dentro y fuera de la cancha que todo club quiere tener. Es al que quiere escuchar el hincha cuando está intranquilo y también cuando está feliz. Es al que buscan los compañeros cuando están nerviosos o el que agarra la pelota cuando se acerca el momento decisivo. Ya no es aquel futbolista que llamó la atención del fútbol europeo y fue importante en el Girondins de Blanc que terminó como campeón de Francia, pero es suficiente para ser capitán general en su club. Porque cuando se pone la camiseta millonaria parece menos gordo, hacer gol le cuesta menos y los títulos siguen llegando.

Foto de portada: Juani Serra.

Related posts

3 comments

Vuelve La Banda. Contento como seguidor de River, y especialmente por la recompensa a Ramón Díaz, un grande.

Deja un comentario

*