Descenso con honor

Prensa Nueva Chicago

Arrancó tarde y eso le costó la vida. Demasiado tarde. Ese fue el problema de Nueva Chicago, que se fue a la B después de ganar las últimas cinco jornadas del Campeonato de Primera División 2015. 29 puntos sumó el Torito en el torneo, es decir, 14 en los primeros 25 partidos y 15 en los últimos cinco. Le dio para puntuar más que Crucero, Rafaela, Arsenal y Vélez, pero el sistema de promedios lo dejó a uno de Huracán y Temperley, con los que se la jugó hasta el final.

Por ese sprint contra el destino que empezó a finales de septiembre y cuando ya propios y extraños veían al conjunto de Mataderos en la segunda división del fútbol argentino, la hinchada despidió a los suyos con una gran ovación, al cántico de “Vamos a volver” y con un ambiente más festivo que triste. Chicago se fue a la B, pero lo hizo con la cabeza alta y un técnico para construir el futuro.

Rubén Forestello: “Hay que darles un aplauso a los jugadores por todo lo que entregaron, por no haber bajado nunca los brazos. Me interesa hablar de la recuperación futbolística de Chicago. Cuando llegamos estaba todo devastado, todos nos daban por muertos. Es la primera vez en el club que se ganan cinco partidos seguidos, y que se le gana a Vélez en Liniers”.

Forestello levantó un equipo muerto. Foto: Prensa Nueva Chicago.
Forestello levantó un equipo muerto. Foto: Prensa Nueva Chicago.

Ya antes de empezar, el torneo se le torció la cosa a Chicago con una grave lesión de su emblema. Gomito Gómez, con más de 350 partidos en el club y líder del ascenso a sus 40 años, se rompió la rodilla en pretemporada y dejó al equipo sin el referente dentro y fuera del campo. Daniel Montenegro, apartado en Independiente, se convirtió en el objetivo para suplirlo y asumir ese rol de liderazgo, pero cuando el traspaso parecía hecho apareció Huracán para llevárselo.

El Torito arrancó sin guía y lo pagó: llegó a mayo (jornada 12) sin victorias, con tan solo cinco puntos y llevándose por delante a dos técnicos (Labruna y Nanía). Ahí firmó Forestello, que agarró un conjunto roto y sin fe y poco a poco lo fue mejorando hasta sumar 25 puntos en sus 18 partidos. Más allá del refuerzo emocional que le dio al equipo, realmente lo más importante en la reacción, destacó una decisión táctica que convirtió de repente a Alejandro Gagliardi en estrella: acostumbrado a jugar en banda derecha, el Tano pasó a la punta del ataque y comenzó a meter un gol detrás de otro. 10 en los últimos 11 partidos, cuatro de ellos en el mismo partido ante Newell’s para terminar solo por detrás de Marco Ruben, Leandro Fernández y Claudio Bieler en la lista de anotadores.


Las palabras del Gomito al término del partido. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Foto: Prensa Nueva Chicago.

Related posts

1 comments

El sistema de promedios inventado tras el histórico descenso de San Lorenzo para proteger a un grande que tuviera un mal año es ridículo. Jugadores de hoy pagando deméritos de tres años ha. Y ni siquiera cumplieron su objetivo ya que River e Independiente también descendieron, de ahí el aumento a 30 equipos.

Deja un comentario

*