El adiós de Verón

Bruja Verón - N i c o_

Despedir a una leyenda es un momento complicado. Es bonito y duro casi a partes iguales. Se juntan la demostración de cariño y admiración eterna con la tristeza de todas las despedidas. A mí, como aficionado, me ha tocado vivir esto mismo dos veces en el último año. Anoche le tocó a los hinchas de Inter, Newell’s y Estudiantes. Casi a la misma hora, tres de los jugadores argentinos más importantes de las últimas dos décadas dijeron adiós al estadio de su vida: Javier Zanetti a San Siro, Gabriel Heinze al Coloso Marcelo Bielsa y Juan Sebastián Verón, al Ciudad de La Plata.

Juan Sebastián Verón Estudiantes - N i c o_Juan Sebastián Verón acaba de cumplir 39 años. Fotos: N i c o_.

No es nuevo el asunto de las despedidas para La Brujita. Hace dos años, en junio de 2012, ya había dejado el fútbol pero doce meses después decidió que regresaba para capitanear una temporada más a un Pincha que había firmado sin él dos torneos más que discretos. Sin embargo, esta vez todo indica que la retirada será de verdad, que no habrá regreso, que hacer “un Scholes” sí, bueno, vale, pero “un Michael Jordan” ya es excesivo.

Si Verón se va es porque sus músculos han dicho basta. Porque tiene problemas para encadenar partidos consecutivos jugando y para completar los 90 minutos. Su visión de juego, su posicionamiento y su toque con la pierna diestra siguen tan finos como siempre y anoche lo volvió a demostrar. Jugando como cinco, como dicen en su país, recibió entre centrales para sacarla en corto y en largo con precisión milimétrica y absoluta. En los 77 minutos que jugó, apenas erró un pase.

“Estudiantes es mi casa, yo nací acá y acá es donde me voy a retirar. Como quería. Me retiro feliz, no puedo pedir más”, Juan Sebastián Verón.

El partido había empezado ya con homenaje al eterno 11 pincharrata, que cumplía 500 partidos como profesional, y en el minuto cinco Joaquín Correa hizo un golazo para adelantar a los platenses. El joven, que con 19 años es una de las grandes promesas del fútbol argentino, se abrazó a La Bruja como si fuera su papá. Eso parece Verón en este Estudiantes, el papá de todos que ordena desde atrás a sus niños. Poco después, Franco Jara, que vive su mejor momento desde que salió del Granada, anotó el segundo. Ya en la recta final, cerró el 3-0 ante un San Lorenzo repleto de suplentes y centrado en la Libertadores. Con esta victoria, Estudiantes ascendió al liderato a falta de que esta noche jueguen River y Gimnasia. En su último partido, que será en la cancha de Tigre, Verón puede volver a salir campeón.

La noche de Verón, en vídeo.

Related posts

Deja un comentario

*