El River de Ramón apuesta por los jóvenes

Ramón Díaz - rogeriotomazjr

Desde el regreso de Ramón Díaz a los millonarios en diciembre de 2012, una de las señas de identidad del proyecto es el papel que han asumido algunos de sus jugadores jóvenes. Aún contando con hombres veteranos como Leo Ponzio, Cristian Ledesma, Jonathan Fabbro o Marcelo Barovero, los dos futbolistas más importantes de River Plate a día de hoy tienen tan solo 20 años: Lanzini y Álvarez Balanta. Además, Kranevitter (20), Andrada (19) y Gio Simeone (18) también están empezando a asumir mucho protagonismo en el equipo porteño.

Ramón Díaz - rogeriotomazjr

A Ramón Díaz no le ha temblado el pulso a la hora de apostar por los jóvenes. Foto: rogeriotomazjr.

Manuel Lanzini. Mediapunta. Argentina, 1993.

Ángel Cappa lo hizo debutar en agosto de 2010, cuanto tenía tan sólo 17 años, y desde entonces se ha venido hablando mucho de él hasta que se ha convertido en lo que es ahora: el mejor jugador de su equipo y uno de los mejores de la liga argentina.

En la temporada de su debut, la 10/11, disputó más de 20 partidos pero todavía era demasiado joven y, pese a demostrar varias veces que su cuerpo menudo estaba lleno de talento, nunca acabó de hacerse importante en un River que acabaría descendiendo. No obstante, sus minutos en Primera le sirvieron para llamar la atención de Fluminense, que pagó 300.000 € por llevárselo cedido con una opción de compra de 15 millones. En Flu jugó casi 30 partidos de liga y 5 de Libertadores, causando siempre buena impresión. Pero 15 millones le parecieron muchos a los brasileños y hace poco más de un año regresó a casa.

Desde entonces, es el amo de River Plate. Se puso la 10 y empezó a tocar, girar, pasar, gambetear, asistir, marcar… Mide tan solo 1’67 metros y su fútbol recuerda a futbolistas como Pablo Aimar o Maxi Moralez. Pese a jugar siempre por detrás de los puntas y ser el encargado de nutrir a estos de balones, su mayor virtud no está en el pase sino en el regate. Con muchísimos recursos técnicos para esconder la pelota y esquivar rivales, posee además una agilidad y velocidad que le convierten en un auténtico peligro si conduce con espacios. Ejemplo de esto, el gol que le hizo a Tigre hace menos de un mes.

Por si fuera poco, a su juego empieza a sumar una determinación de cara a puerta bastante notable: desde que ha vuelto a Argentina lleva 10 goles en 35 partidos de liga.

Éder Álvarez Balanta. Central. Colombia, 1993.

El debut de Álvarez Balanta fue más tardío que el de Lanzini, pero su impacto en el primer equipo quizás haya sido incluso mayor. Debutó con los 20 años ya cumplidos, el pasado mes de abril en la cancha de Racing, y ya aquel día impresionó.

Zurdo, posee un gran desplazamiento en corto y en largo y cada vez más se está convirtiendo en un jugador con muchísimo peso en la salida de balón de su equipo. Pese a no ser muy alto para ser central, mide 180 centímetros, no suele pasar demasiados apuros en el juego aéreo gracias a su potente salto. Además, trata de anticiparse al delantero siempre que puede y rara es la vez que no lo consigue. Por ponerle un pero, la derecha la tiene solo para apoyar y realiza absolutamente todas sus acciones con la pierna zurda. En Argentina le llega para ir sobrado, veremos cuando dé el salto a Europa.

Aún así, con menos de 20 partidos en la élite ya ha sonado para grandes equipos europeos, uno de ellos, el FC Barcelona.

Aunque con menos protagonismo que Lanzini y Balanta, en los últimos meses también han ido ganando peso en el equipo Matías Kranevitter, Federico Andrada y Giovanni Simeone (hijo de Diego Pablo Simeone). Kranevitter (1993) es un mediocentro o interior de carácter organizador. Diestro, en sus poco más de 10 partidos que ha jugado con el primer equipo ha llamado la atención por su desplazamiento en largo, con el que ha generado más de una acción de gol. Por su parte, Andrada (1994) es un delantero, también diestro, que juega muy bien de espaldas y al mismo tiempo posee movilidad para caer a ambas bandas. En las últimas jornadas se ha hecho con la titularidad formando pareja de ataque con Teo Gutiérrez. El habitual suplente de Andrada está siendo Giovanni Simeone. Con 18 años recién cumplidos, el hijo del Cholo ha jugado ya 7 partidos de liga con el primer equipo de River y ha marcado su primer gol como profesional. También es delantero centro, y a sus buenas condiciones como rematador suma ese despligue físico y esa lucha tan cholista.

PINCHA AQUÍ PARA LEER TODOS LOS ARTÍCULOS SOBRE EL RIVER – BOCA.

Related posts

1 comments

Lanzini es un jugador muy concreto: destaca por conducir y encarar en velocidad, tiene buen dribbling y disparo en carrera. El problema es que sigue siendo incapaz de bajar a recibir y tener más presencia en los partidos. No es un ‘armador’ de juego y River se ha resentido hasta que dispuso de Teo.

Y de Álvarez Balanta hace unos meses escuché que en origen era mediocentro (volante) y le reconvirtieron a la posición de central hace 2 años cuando llegó a las inferiores de River. Por eso y el 1,80 que comentas tiene muy buen manejo de balón e intercepta bien los envíos, pero se desubica mucho siguiendo las jugadas y le falta instinto de central. Cuando lo vincularon con el Barcelona me pareció un disparate. Tiene potencial… Aún le falta mucho para poder salir a Europa.

Deja un comentario

*