Pelado de locura

Banfield - Prensa Nueva Chicago

Vuelve el torneo argentino después de un fin de semana sin fútbol por las elecciones, pero lo hará ya sin el creador del conjunto más loco y divertido de ver. Matías Almeyda, técnico de Banfield hasta hace diez días, dimitió de su cargo tras más de dos años en los que logró un ascenso siendo campeón de la Primera B Nacional, asentó al equipo en la máxima categoría y se convirtió en un ídolo para su hinchada.

De manera sorprendente y después de que el Taladro cayera eliminado en la Copa Argentina por un claro 3-0 ante Boca, el Pelado tomó la decisión de marcharse y de poner fin a un ciclo notable en el juego pero inestable en los resultados -de los últimos once partidos solo había ganado dos-. Aprovechando que después vendrían dos semanas sin partidos y aún en una situación cómoda en la clasificación, anunció que ante Arsenal sería su último encuentro y se fue.

Matías Almeyda en su despedida: “Me sentí parte de esta familia, pero a veces en la vida uno debe tomar decisiones. La salida la evalué mucho. Creo que era el momento justo. Mi cuerpo técnico y yo necesitábamos cambiar de aire. Y el grupo creo que también. La relación ha sido excelente, con cosas buenas, regulares, pero siempre con diálogo. No hay nada raro. No tuve ningún problema con ninguno de ellos (los jugadores). Simplemente cumplí un ciclo, un ciclo excelente por cómo llegamos y cómo está hoy Banfield”.

El capitán Bologna tras el último partido de Almeyda. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Conseguir ese vínculo de la grada con el equipo suele ser tarea complicada y más aún en un fútbol tan exigente como el argentino, pero Almeyda lo logró casi desde el primer momento. La irregularidad de los resultados en Primera nunca le arrebató el apoyo del público, porque la gente se divertía. Fuera cual fuera el rival y la situación, Banfield acostumbró a los suyos a un juego de toque, ultraofensivo, con una presión adelantada y combinaciones muy rápidas en ataque. La generación de ocasiones fue constante, pero el problema estuvo en la puntería y en la cantidad de espacios que encontraban los rivales a la contra. Por poner un símil, el Banfield de Almeyda fue en Argentina un pequeño Rayo Vallecano de Paco Jémez.

Números del Banfield de Almeyda en Primera: 13 victorias, 10 empates, 15 derrotas. 48 goles a favor, 45 en contra.

Gol que define el estilo de Almeyda. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Además del juego -y el ascenso-, del paso de Matías Almeyda por el sur del Gran Buenos Aires se recordará su apuesta por los jóvenes y la mejora que protagonizaron varios de sus jugadores, que terminaron siendo traspasados a clubes importantes y dejando mucho dinero en las arcas del Taladro. De lo primero, el mayor ejemplo es Juan Cazares, enganche ecuatoriano llegado de River y que se ha convertido en uno de los jugadores más cotizados de Argentina. De lo segundo, Andrés Chávez y Nicolás Bertolo, que se fueron a Boca y River, son los casos más destacados, existiendo también más nombres como Nicolás Tagliafico y Gustavo Toledo (Independiente) o Ricardo Noir (Racing Club).

Por ahora será Claudio Vivas, bielsista de formación y coordinador de las inferiores, el que se hará cargo del equipo de manera interina, mientras que el presidente se lo toma con calma para no fallar en la elección para un puesto al que, según él, ya se han ofrecido más de 30 técnicos.

Eduardo Spinosa, presidente de Banfield: “Buscamos continuar con un proyecto parecido al de Matías, con un fútbol moderno, ofensivo y buscamos a la persona indicada. No nos vamos a apurar porque nos gustaría que la próxima persona nos acompañe por mucho tiempo. No me gusta descartar a nadie, a Falcioni tampoco, más allá que no sea de este perfil, por todo lo que representa. La semana que viene empezaremos a charlar”.

Juan Cazares Banfield - Prensa Nueva Chicago El ecuatoriano Cazares (izq.) ha crecido mucho de la mano de Almeyda. Foto: Prensa Nueva Chicago.
Foto de portada: Prensa Nueva Chicago.

Related posts

Deja un comentario

*