Once ideal del torneo argentino 2015

El Cata también busca el primer título desde su vuelta. Foto: Manny Fresh.

Se terminó el Campeonato de Primera División 2015 en su formato regular (a finales de mes arrancarán las liguillas pre-Libertadores y pre-Sudamericana). Se terminó el torneo de 30 equipos y lo hizo con Boca campeón; CASLA, Central y River clasificados a la Libertadores; y Nueva Chicago y Crucero del Norte descendidos a la Primera B Nacional. En una liga con un buen nivel medio de juego y en la que prácticamente todos los equipos fueron competitivos y generaron partidos muy igualados, sobresalieron algunas individualidades que llevaron a sus conjuntos a alcanzar sus objetivos. Entre todos ellos, este es mi 11 ideal:

11 ideal Campeonato Primera División 2015

Diego Rodríguez. Portero. Independiente. 1989.

Jugó todos los minutos del torneo y terminó como el segundo menos goleado, solo por detrás de Torrico. Capitán y líder del Rojo en ausencia de Mancuello, aporta muchísima seguridad por la tranquilidad que transmite bajo palos. Seguro para agarrar, con personalidad para salir, bueno a nivel de reflejos… y gran tirador de penaltis. Solo ha fallado uno en toda su carrera -ante Santa Fe en la Sudamericana 2015- y en este campeonato transformó cuatro.

Julio Buffarini. Lateral derecho. San Lorenzo. 1988.

Repite en uno de mis onces ideales y es que lleva ya varias temporadas siendo el mejor lateral derecho de Argentina y uno de los mejores de Sudamérica. Incansable para subir la banda y llegar hasta línea de fondo, fue uno de los principales focos de generación de juego del subcampeón y de sus botas nacieron gran parte de los ataques del Ciclón. Además, su intensidad y velocidad le convierten en un defensor muy difícil de superar pese a haberse iniciado como centrocampista de banda.

Cata Díaz. Central. Boca Juniors. 1979.

Con 36 años ya cumplidos ha firmado su mejor temporada, con diferencia, desde el regreso a Boca. Líder de una defensa que estuvo casi siempre muy lejos del área, exhibió un gran nivel físico para acompañar su siempre conocida personalidad y contundencia por arriba. Apenas cometió errores y portó la cinta de capitán del campeón hasta la llegada de Tevez.

Javier Pinola. Central. Rosario Central. 1983.

Se ha terminado el torneo y Argentina aún sigue fascinada con el nivel que ha dado el ex del Atlético desde su llegada a Central procedente de Alemania. Aterrizó en verano, después de negociar sin éxito con Racing y solo le dio para disputar 15 partidos, pero en ese tramo se convirtió en el mejor defensor del país aportando una gran salida de balón y tirando del carro de la que ya era una de las mejores defensas del campeonato.

Cristian Villagra. Lateral izquierdo. Rosario Central. 1985.

Otro de los fichajes del Chacho Coudet que llegó desde Europa para convertirse en un referente en su posición. Aún siendo diestro, generó muchísimo por su banda con sus incorporaciones continuas y profundas y fue clave para dar amplitud a un conjunto en el que los jugadores de banda ocupan posiciones interiores con mucha asiduidad. A nivel físico estuvo muy por encima de la media del torneo.

Nery Domínguez. Mediocentro. Rosario Central. 1990.

Con Russo se había asentado como titular y en esta campaña lo hizo como el timón absoluto del centro del campo canalla. Siempre situado por delante de la defensa, ejerció tanto de tapón defensivo como de primer organizador del juego, destacando su capacidad para encontrar pases entre líneas y también para los cambios de orientación. Empezó jugando acompañado y terminó como único cinco en muchos partidos. Su única asistencia del torneo la firmó en la cancha de Newell’s en el clásico rosarino.


La brillante asistencia de Domínguez en el Marcelo Bielsa. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Ignacio Fernández. Interior o mediapunta. Gimnasia. 1990.

Su temporada empezó y terminó a un nivel solo correcto, pero entre marzo y julio alcanzó el sobresaliente y durante semanas fue el jugador de moda. Arrancando como enganche o incluso cerca del mediocentro, se movió a su antojo por el centro del campo de Gimnasia para asociarse, regatear y, sobre todo, llegar. Con nueve goles -sin penaltis- y cinco asistencias, participó de manera directa en más de un tercio de los goles de su equipo. Tiene zurda y energía para asentarse en una gran liga europea.

Lucas Zelarrayán. Mediapunta o extremo. Belgrano. 1992.

Uno de los principales responsables de que Belgrano haya logrado clasificarse para la liguilla pre-Libertadores. Para empezar porque anotó el gol que sirvió para ello. De cuerpo menudo pero repleto de talento, sabe moverse muy bien entre líneas y marcar diferencias gracias a su buen golpeo de pelota. Puede actuar como enganche aunque suele hacerlo arrancando desde la izquierda para ocupar después posiciones interiores y tener siempre la posibilidad del disparo a puerta.

Ignacio Malcorra. Mediapunta o extremo. Unión de Santa Fe. 1987.

Fue de más a menos y con ello su equipo, pero le dio para terminar como el máximo asistente de la liga (9) y también con un lugar destacado entre los goleadores (también 9). Extremo zurdo, su maravilloso golpeo le convirtió en una amenaza en cualquier balón parado, ya fuera directo o indirecto. Participó en el 50% de los goles de Unión y consiguió que un recién ascendido no sufriera nunca por la salvación

Carlos Tevez. Delantero. Boca Juniors. 1984.

Solo participó en 12 partidos y ni se acercó a los mejores a nivel goleador, pero es difícil imaginar a Boca campeón sin su figura. Llegó, se puso la 10 y agarró todo el protagonismo para liderar a un equipo dudaba de sí mismo tras haber quedado eliminado en la Libertadores. Decisivo en prácticamente todos los goles xeneizes con él en cancha.

Marco Ruben. Delantero. Rosario Central. 1986.

El MVP del año en el fútbol argentino tras firmar con diferencia la mejor temporada de su carrera. Con sus goles y su hambre insaciable tiró del carro de Central para llevarlo hasta la orilla de dos títulos que se le escaparon en el último momento. Finalizó con 21 goles, pero aún más destacable es el hecho de que dos tercios de ellos (14) fueran para abrir el marcador. Inspiradísimo en la finalización mostrando capacidad para anotar con la derecha, con la zurda y de cabeza. Si consigue mantenerlo, Central seguirá optando a títulos.

XI alternativo: Saja (Racing); Peruzzi (Boca), Donatti (Rosario Central), Cuesta (Independiente), Mas (San Lorenzo); Cervi (Rosario Central), Mercier (San Lorenzo), Méndez (Independiente), Lodeiro (Boca Juniors); Bieler (Quilmes) y Leandro Fernández (Godoy Cruz).

Foto de portada: Manny Fresh.

Related posts

5 comments

Gran 11 Casti. Poco que decir. Me encanta Nacho Fernández, pero está muy cerca de San Lorenzo. Falta que decida el próximo entrenador del Cuervo.

La erraste feo en el “Ruso” Rodríguez. Ni entre los diez mejores arqueros del torneo. Con el resto algunos estarán más o menos de acuerdo, pero no se puede discutir que destacaron por encima de la media.

Deja un comentario

*