Once ideal del Torneo Final 2014

once argentina

Tras una dura pelea con Estudiantes y Gimnasia, River Plate logró ganar el pasado domingo el Torneo Final 2014, consiguiendo así su 35º título nacional. Este es nuestro once ideal de la competición:

once argentina

Gerónimo Rulli. Estudiantes. 1992. Portero.

Sin duda, el meta más prometedor del fútbol argentino y seguramente también de su continente. Titular indiscutible con el Pincharrata desde hace más de un año, ha jugado absolutamente todos los minutos en este Inicial, siendo el menos goleado del campeonato (11 tantos encajados). Ágil bajo palos y valiente en las salidas, dejó una de las grandes exhibiciones del semestre ni más ni menos que en la Bombonera.

Gabriel Mercado. River Plate. 1987. Lateral derecho.

El único del once que podría estar en el próximo Mundial de Brasil. Con su ímpetu por la banda derecha ha generado muchísimo en ataque para su equipo, además de cerrar siempre atrás con seguridad. Fue uno de los mejores del clásico que River le ganó a Boca y anotó goles decisivos en los dos últimos encuentros del torneo.

Artículo relacionado: Los mundialistas del River campeón

Jonathan Maidana. River Plate. 1985. Central.

Consagrado y respetado en River Plate pese a que formó parte del equipo que se fue a la B y a que antes había jugado en Boca. De hecho, se unió junto a Fabbro a la reducida lista de 12 hombres que han salido campeones con los dos clubes porteños. Poderoso en el juego aéreo, correcto en la salida de balón y suficientemente rápido como para no sufrir con una defensa adelantada, ha estado a un nivel superior al de su pareja: el cotizado Álvarez Balanta.

Mariano Echeverría. Arsenal de Sarandí. 1981. Central.

En un mal torneo del equipo ahora dirigido por Martín Palermo -han acabado colistas-, Echeverría ha sido sin duda el hombre más destacado anotando ni más ni menos que seis goles pese a ser defensa central. El de Sarandí es un equipo que en las últimas temporadas se ha hecho fuerte a partir del balón parado y es así como han llegado los tantos del ex de Tigre. Su principal problema es que sufre mucho si lo buscan en velocidad.

Lucas Licht. Gimnasia. 1981. Lateral izquierdo.

Líder absoluto y capitán del Lobo. La temporada pasada regresó al club de su vida para devolverlo a la máxima categoría y esta ha estado a punto de llevarlo al primer título de su historia. Pese a tener ya 33 años, no para de incorporarse al ataque y es por su costado por el que suele volcar el juego el equipo de Troglio. Marcó de chilena uno de los mejores goles de la competición.

Juan Sebastián Verón. Estudiantes. 1975. Mediocentro.

Pese a haberse perdido cerca de la mitad de partidos, en los once que ha jugado ha demostrado por enésima y última vez el enorme talento que ha tenido siempre. Como centrocampista más retrasado y recibiendo muchas veces entre centrales, movió a Estudiantes de maravilla, convertido en el capitán general de un equipo que peleó por el título hasta la última jornada.

Artículo relacionado: El adiós de Verón.

Carlos Carbonero. River Plate. 1992. Interior derecho.

Sin duda el futbolista que más ha progresado en el último semestre. Tras haber llegado de Arsenal, era uno de los futbolistas más discutidos del equipo de Ramón Díaz pero ha terminado siendo el mejor en este Final. Siempre como interior diestro y apareciendo por dentro y por fuera, ha generado continuamente gracias a su velocidad, desborde e intensidad. Las cifras hablan por sí solas: seis goles y cuatro asistencias.

Franco Mussis. Gimnasia. 1992. Centrocampista.

El hombre por el que pasan todas las pelotas en el centro del campo de Gimnasia. Ya había sido clave para lograr el ascenso hace un año y esta temporada se ha consagrado en la máxima categoría hasta llamar la atención del fútbol europeo: ha firmado por el FC Copenhague. Partiendo al lado de un mediocentro, posee una gran visión de juego y buen golpeo de balón que le permite generar peligro cada vez que se acerca al área. 

Maxi Meza. Gimnasia. 1992. Mediapunta o extremo.

El atacante de mayor desequilibrio en el conjunto platense. Moviéndose con libertad por detrás del punta, normalmente acostado a una de las dos bandas, ha demostrado poseer desborde, visión de juego y golpeo casi a partes iguales. Máximo goleador de su equipo con cuatro tantos, los ha hecho de todos los tipos: llegando al área desde atrás, superando rivales con facilidad y de zapatazo lejano.

Mauro Zárate. Vélez Sarsfield. 1987. Delantero.

Máximo anotador del torneo con 13 goles, en su vuelta a Argentina ha demostrado ser el futbolista más diferencial del torneo. Ha aprovechado a la perfección tener una pareja de altísimo nivel como Lucas Pratto y también buenos centrocampistas por detrás como Canteros, Cabral, Correa o Allione. Ya ha anunciado que regresará a Europa de cara a la próxima temporada.

Fernando Cavenaghi. River Plate. 1983. Delantero.

Llegó en el último mercado de fichajes, se puso el brazalete y no paró hasta llevar a River de nuevo al título. A sus buenos números: ocho goles y tres asistencias; ha añadido el carácter ganador que le faltaba al equipo de Ramón.

Artículo relacionado: Cavegol lo volvió a hacer.

Once ideal B: Monetti (Gimnasia); Buffarini (San Lorenzo), Goltz (Lanús), Forlín (Boca Juniors), Insúa (Boca Juniors); Ledesma (River Plate); Graciani (Colón), Riquelme (Boca Juniors), Lanzini (River Plate); Carrillo (Estudiantes) y Albertengo (At. Rafaela).

Related posts

11 comments

Martín me encantó tu 11, y me pone contento, porque hoy a la mañana estuve jugando a hacer mi equipo ideal y es casi idéntico. El arco y la defensa son 2 gotas de agua. Yo dude entre Licht e Insúa, pero también me decanté por el de Gimnasia. En el medio a Verón no lo tuve ni siquiera en cuenta y mi volante central es Ledesma. Romero de Vélez era mi alternativa. Como delantero a Cavenaghi lo tuve ternado, pero me incliné por Valencia de Olimpo, que hizo un campañón a pesar de arrancar de suplente. Agregaría a Ortigoza y Mercier de San Lorenzo, que aunque se destacaron en la Libertadores en el torneo también lo hicieron bien, a Pratto de Vélez y a Pisculichi de Argentinos que jugó practicamente solo.

Martín tremendo trabajo.

Si quieren seguir por twitter sobre fútbol argentino @pabloarbelaiz

Me sorprende un poquito para mal no ver a German Montoya, arquero de Colon, ni siquiera en el once ideal B ya que basicamente Colon esta hoy con chances de quedarse en primera division gracias a los puntos que rescato German con sus varias atajadas salvadoras(ejemplos: http://www.youtube.com/watch?v=gRciKL41Cf8 – empate en 0 contra San Lorenzo / http://www.youtube.com/watch?v=6iUFOnTsSz4 – Clave penal atajado para la victoria de Colon / http://www.youtube.com/watch?v=nT9I_s9c0eE – otra atajada salvadora para proteger los 3 puntos / otras tantas frente a Lanus, Boca, Quilmes y River). Para mi, el mejor arquero del torneo sin dudas. Por otro lado me alegra ver la cantidad de grandes arqueros que tiene Argentina en este momento, Barovero, Orion, Rulli, Chichizola, Montoya, Monetti, Saja, Olave, Torrico, Caranta, Guzman, en fin… La posicion que mas talento reune en la actualidad el futbol argentino.

Es lo que dice Pablo. Está claro que Montoya ha estado muy bien -el penal parado a All Boys me parece uno de los grandes momentos del campeonato-, pero no pueden entrar todos. En lo que sí coincido completamente es en lo bien cubiertas que están las porterías de Argentina. Es difícil encontrar un equipo que flojee bajo palos. Nivel medio muy superior al resto de posiciones.

Mario recordá que los 11 no son matemática. Hay gustos y sensaciones en el medio. Por otra parte, pareces el representante de Montoya jaja. En los videos no veo el mal partido que hace ante Racing con un gravisimo error suyo. Recordá que Colón pierde ese partido. Pones solo las buenas.

Muy discutible lo de Cavenaghi. Más simbólico que futbolístico su aporte. Teo ha sido de lejos el mejor delantero de River. Lo mismo Verón: Gil Romero la clave del medio en el conjunto de Pellegrino.

Muy buena nota

¿La siguiente ya es la liga esa de los 30?

Por cierto, ¿podríais explicar lo de la última jornada con “los clásicos repetidos” (o como fuera)? Porque salvo eso, no he leído mayor explicación.

J Le Tissier en los próximos 6 meses, luego del Mundial, se jugará el torneo Transición. Serán 20 equipos. No habrá descensos, pero sí campeón y sumatoria de puntos para clasificar a los torneos continentales.

En el Nacional B competirán 22 equipos como hasta ahora. La idea, no es oficial todavía, es que para 2015 se juegue en Primera con un mínimo de 30 equipos, podrían ser 32, 34 o 36. No está claro. AFA dió el visto bueno, pero hay muchos esquemas, pero nada en concreto.

En 2015 sería temporada completa a año calendario. Lo de clásicos repetidos es porque al ser tantos equipos no podrían jugar todos ida y vuelta, entonces repiten los clásicos porque rinde mejor económicamente.

Como amante del fútbol argentino te digo que es muy desprolijo todo. Recordá que solo aquí se juega con promedios de descenso y se divide en dos el torneo con diferentes campeones.

Bueno hay mucho por explicar, pero lo dejó acá. Saludos.

Muchas gracias… con respecto a los clásicos, me refería a qué partidos se van a jugar, si están prefijados o qué, y si van a ser 15 para que jueguen todos (porque 15 no creo que haya).

Deja un comentario

*