Tevez concretó la obra del Vasco

Carlos Tevez Boca Juniors - C.A.BOCA JUNIORS

Cuatro años después, Boca Juniors volvió a ser campeón del fútbol argentino y se alzó con este Campeonato de Primera División 2015. En un torneo largo y de 30 jornadas, a Boca le sobró la última y dio la vuelta a La Bombonera tras alcanzar 64 puntos con 20 partidos ganados de los 29 disputados. San Lorenzo y Rosario Central, 2º y 3º, exprimieron hasta el final al conjunto de Rodolfo Arruabarrena, que necesitó mantener una enorme regularidad durante nueve meses.

En febrero, Boca arrancó con Daniel Osvaldo como estrella y la disputa paralela de la Libertadores, algo que obligó al Vasco a administrar fuerzas. Pese a las rotaciones, Boca fluía y maravillaba con un fútbol rápido y efectivo, basado en combinaciones rápidas y llegadas a la contra. Ya entonces, el que fuera lateral del Villarreal contaba con un plantel completo y repleto de alternativas, pero el lamentable episodio del pimientazo supuso un frenazo -dos derrotas consecutivas- y una pequeña depresión antes del parón por la Copa América. Entonces apareció Carlitos.

Rodolfo Arruabarrena: “Fuimos los mejores de principio a fin. Hoy lo hicimos realidad. Esto es fruto del trabajo, de entender que las vanidades y los egos los dejamos Bombonera para afuera. Para adentro somos un equipo. Un equipo que tiene mucho carácter, que dio la cara y que defendió los colores como los tenía que defender”.

El gol del título. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Desde julio, Boca giró entorno a Carlos Tevez. Su llegada supuso un impulso anímico inigualable, una bocanada de ilusión para el hincha y para los compañeros solo comparable a los regresos de Román. Además, el Apache se convirtió desde el primer minuto en el referente sobre el campo, haciéndose incluso con la cinta de capitán en esta recta final en los últimos partidos. Justo de gasolina en lo físico -no descansa desde el verano de 2014- pero repleto de emoción y de fútbol, Carlitos pasó a ser el protagonista de prácticamente todos los ataques xeneizes, apareciendo tanto en la gestación como en la definición de la jugada.

Arruabarrena, que hasta entonces había apostado siempre por el 4-3-3, le entregó el sistema y decidió retirar del once habitual un extremo -Palacios o Chávez- para sumar otro centrocampista. Ahí, Boca pasó a un 4-4-2 en el que Erbes ejerció de mediocentro; Gago -hasta su lesión-, Meli, Pérez y Bentancur se turnaron en los dos interiores; y Lodeiro formó como enganche por detrás del ’10’ y Calleri. Boca perdió profundidad, pero ganó control y balón. Carlitos pasó a tocarla más y eso le llevó al título. La remontada sobre la hora en la cancha de Gimnasia, la resistencia con nueve en la de Belgrano y el 0-1 en el Monumental quedarán marcadas como las tres grandes victorias del torneo. Del primer torneo tras la vuelta de Tevez. El miércoles, en la final de Copa Argentina, irá a por el segundo.

Tevez tras ser campeón. Vídeo: Fútbol Para Todos.

Foto de portada: C.A. BOCA JUNIORS.

Related posts

Deja un comentario

*