Un Boca de vieja guardia

Riquelme -  Jànkela

“Pasan los años, pasan los jugadores…” dice un famoso cántico futbolero. Algo así ocurre en Boca Juniors. Pasan los años, pasan los jugadores, y Juan Román Riquelme sigue siendo el mejor.

Jugando cada vez más lento pero con la misma precisión de siempre, los minutos en los que el físico le permite llevar el peso del partido suelen ser los mejores de su equipo. Baja, cae a una banda, aparece por el medio, se va a la otra banda… Siempre andando y siempre dando sentido al juego de un Boca que con él juega medianamente decente y sin él suele ser parecido a un dolor de muelas.

Riquelme -  Jànkela

Foto:  Jànkela.

Sin Román, en los últimos partidos prácticamente todo el peso del juego xeneize ha recaído sobre Fernando Gago. El ex del Real Madrid volvió a Boca este verano tras una cesión en Vélez y un decepcionante paso por el fútbol europeo, y todo el mundo espera que ahora vuelva a mostrar su mejor versión. Tras perderse los primeros encuentros del torneo por sus eternos problemas con las lesiones, ha jugado ya cuatro partidos completos y lo ha hecho a buen nivel. Especialmente el último, ante Quilmes, en el que se juntó con Riquelme.

Tras Gago y Román, y quizás por delante de Gago en lo que a importancia en el vestuario se refiere, está Agustín Orión. El arquero llegó a Boca hace dos años procedente de Estudiantes y se ha convertido ya en el segundo capitán del plantel. A sus 32 años, es uno de los mejores guardametas del fútbol argentino, si no el mejor, y ni una grave lesión sufrida la temporada pasada le ha hecho bajar el nivel. Seguro en el juego aéreo, ágil bajo los palos, experto parapenaltis y tipo con carácter que no se arruga ante nadie. En la portería tiene el equipo azul y oro a uno de sus mejores hombres.

Además, se ha reforzado este verano con más veteranía Carlos Bianchi. Desde el Atlético de Madrid regresó a casa el Cata Díaz para liderar la defensa a sus 34 años, desde Rosario Central volvió Méndez con 29, de Turquía retornó Cángele también con 29 y con 26 llegó Gilgiotti procedente de Colón. A los que hay que sumar hombres que ya estaban en plantilla como Caruzzo (29), Ledesma (29) o el Burrito Martínez (27).

Por otro lado, de los futbolistas que suele utilizar el Virrey tan solo Sánchez Miño, Blandi, Erbes, Marín e Insúa no superan los 23 años y ninguno de ellos es menor de 21.

PINCHA AQUÍ PARA LEER TODOS LOS ARTÍCULOS SOBRE EL RIVER – BOCA.

Related posts

Deja un comentario

*