Ya gana clásicos y ahora va a por la Libertadores

Racing Avellaneda - Sam Kelly

“Prefiero perder con Independiente y pelear el campeonato”. Esta frase, que no sonaría rara en cualquier otro contexto que no fuera uno de los clásicos más calientes de Argentina como es el de Avellaneda, estuvo a punto de costarle el puesto a Diego Cocca a finales del pasado mes de agosto. No es que las palabras en sí hicieran dudar a la directiva de Racing, pero aquellas declaraciones, unidas a la posterior derrota ante el máximo rival, dejaron al técnico contra las cuerdas en el entorno racinguista. Media hora de fútbol en La Bombonera lo cambió todo.

Con un punto de los últimos doce, la Academia se plantó en el templo xeneize para recuperar los últimos 34 minutos de un partido que se había parado por la lluvia y en el que ganaba Boca por 1-0. Bou, con dos zarpazos que empezaron a despertar al que a día de hoy es uno de los delanteros más temibles de Sudamérica, le dio la vuelta y desde ahí su equipo no paró hasta salir campeón: sumó 31 puntos de 36 y le arrebató el título al River de Gallardo.

Pero Cocca quiere más. Tras hacer campeón a uno de los cinco grandes de Argentina que acumulaba ya 13 años sin levantar un trofeo, el que fuera defensor del Lleida en la década de los 90 quiere ahora alzarse con el primer torneo continental de su carrera y se la jugará ante Guaraní (1-0 en la ida para los paraguayos) justo en la semana en la que pudo saldar su gran deuda con la afición: el clásico ante Independiente. En un Cilindro a rebosar, la Academia fue capaz de superar al Rojo gracias a un gol de Diego Milito -el gran líder tanto futbolístico como emocional de este proyecto- y a una demostración más de poderío y orden defensivo.

Y es que aunque el técnico fue muy elogiado en sus inicios por un fútbol valiente y asociativo, en Avellaneda ha destacado más por la fortaleza de su última línea -buena pareja de centrales con Lollo y Cabral– y la intensidad de un centro del campo en el que Ezequiel Videla es el capitán general. A Racing le gusta tenerla, le encanta robar arriba y abrir el campo con los laterales –Pillud y Grimi– para generar superioridad en banda y colgar balones a su brillante pareja de delanteros; pero también sabe replegar y contraatacar con la velocidad y potencia de Bou, el talento de Milito entre líneas y la llegada desde atrás de los extremos. El primer plan será el elegido para intentar darle la vuelta ante Guaraní y pasar a semis. El segundo, el que utilizó durante muchos minutos contra Independiente, el que le permitirá ser también un equipo igual de peligroso ante rivales que le roben la posesión y que intenten llevar la iniciativa.

Cocca tras vencer a Independiente. Vídeo: Fútbol Para Todos.
Foto de portada: Sam Kelly.

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*