A los pies de Omar

El marcaje a Omar Abdulrahman condicionó la eliminatoria. Foto: Jazraw.

A pesar de que el fútbol es un deporte colectivo, hay éxitos que se explican por la indescriptible ascendencia de un único individuo tan superior a los demás que condiciona por completo el desarrollo del juego. Lo condiciona tanto que convierte en ridícula casi cualquier otra posibilidad que no sea la victoria en sus días de mayor inspiración. Todos los elementos que influyen en el devenir partido se diluyen ante las inmensas figuras que minimizan el peso del azar. Cuando un genio vive uno de esos días, no hay otra solución que levantarse y aplaudir: Omar Abdulrahman firmó una exhibición portentosa en la ida de las semifinales de la Champions Asiática frente Al Jaish de Catar.

Al Ain 3 (Douglas 16′, Omar Abdulrahman 21′, Caio 91′)

Al Jaish 1 (Rashidov 52′)

Al Ain vs Al Jaish - Football tactics and formations

No por lejano y exótico deja de ser brillante Omar Abdulrahman, ese mediapunta zurdo internacional con Emiratos Árabes Unidos que lideró a Al Ain contra Al Jaish, en un encuentro en el que los locales se impusieron por 3-1. Con un golazo de falta directa y dos asistencias solo al alcance de su bota izquierda en el continente, demostró que hay pocos futbolistas tan influyentes como él a nivel de clubes en Asia. Brilló con especial intensidad en la media hora inicial, en la que pareció capaz de inventar cualquier jugada en cualquier rincón del campo. A pesar de partir desde la banda derecha, Omar apareció en todos y cada uno de los ataques de Al Ain, fuesen por el carril central o incluso el flanco izquierdo. Con absoluta libertad, se ofreció desde el primer instante exhibiendo una personalidad notable en una gran cita. Y si Omar contacta con el esférico con regularidad porque lo desea y lo va a buscar una y otra vez, termina generando ocasiones de peligro. Su visión de juego le permite ver a cualquier compañero y su golpeo le acompaña para habilitarles incluso cuando el envío parece destinado a terminar en pérdida. Omar entró en trance y se inventó dos goles: en el primero puso la pelota en la cabeza de Douglas sobre la línea de gol y luego clavó una falta en la escuadra. De estar mejor acompañado, seguramente hubiese caído alguno más.

Sin embargo, Al Ain se relajó ante un combinado que se clasificó para las semifinales de la Champions en gran medida gracias a la alineación indebida de Wanderley por parte de su contrincante en cuartos de final, Al Nasr (un 0-3 en contra se convirtió en un 3-0 a favor). El combinado emiratí dejó crecer al vigente subcampeón de la liga de Catar, que poco a poco fue ganando metros. Se durmió antes del descanso. A Al Jaish le costó generar peligro, pero ya amenazó antes del descanso con un lanzamiento de falta de Romarinho que se topó con el larguero. El inicio de la segunda mitad continuó con el mismo guion, con Al Ain reculando, lo que permitió al extremo Rashidov meter a los suyos de pleno en el encuentro con un gol de penalti.

El internacional uzbeco Rashidov marcó de penal. Foto: Nasya Bahfen.
El internacional uzbeco Rashidov marcó de penal. Foto: Nasya Bahfen.

Para despertar al equipo local del letargo, el técnico croata Zlatko Dalic centró la posición de Omar Abdulrahman e introdujo al potente Danilo Moreno Asprilla en la banda derecha, pero la modificación táctica no acabó de funcionar. En un rato Al Jaish había pasado de no oler la pelota en defensa ni intimidar con ella en ataque a creer en la posibilidad de empatar fuera de casa y sacar un resultado fantástico para soñar con la gran final. Con la dinámica favorable, Rashidov insistió por la banda izquierda y los cataríes pusieron a prueba la (poca) fiabilidad del arquero local en varias ocasiones.

A pesar de no lograr perforar su portería por segunda vez, parecía más cercano el empate que la sentencia. Sin embargo, en la recta final volvió a aparecer Omar Abdulrahman para castigar a un Al Jaish bastante abierto e intentar congelar el partido. Cuando la eliminatoria se complicó, Omar volvió a agarrar la pelota. Si bien no se mostró tan brillante como en el arranque, su participación bastó para poner un buen centro que midió fatal el guardameta Khalifa Ababacar. El catarí salió mal y sirvió en bandeja el 3-1. Con la eliminatoria encarrilada pero no sentenciada, Omar Abdulrahman sigue siendo un motivo de peso para sentarse a ver la Champions Asiática. Aspiran a ganarla 13 años después.

Foto de portada: Jazraw, bajo licencia 3.0 Creative Commons.

Related posts

2 comments

Yo lo conocí gracias a un video con los populares F2Freestylers. Lo que más me impactó no fueron los trucos o su técnica, sino su classe al hacerlos, su elegancia

Deja un comentario

*