Los Wanderers salen vivos de Seúl

Ante Covic portero Western Sydney Wanderers (Autor: Warren Major)

Una mirada desafiante. Un lenguaje corporal que denota confianza. Se siente seguro y confía en sí mismo. Es el guardián y como tal todos confían en él. Se sitúa y se mueve siempre como debe, impasible e indiferente. No hay nada que le perturbe. Siempre está atento a la trayectoria del balón e incluso les hace señas a sus defensas. “¡Cuidado con el 14!”, parece decirles a gritos. No le sobra la ayuda, claro. Pero cuando el 14, el 9 o quien sea establece contacto visual con él, le toca marcar diferencias. Ante Čović asume el reto y confía en sus reflejos. Y detiene el disparo. Una vez. Otra. Y otra. Y siempre acierta. Llegue el balón por arriba, llegue a ras de césped o llegue como llegue, Čović salva a Western Sydney Wanderers. Y si sus compañeros fallan y le toca abandonar su arco, se muestra igual de seguro saliendo a proteger a su equipo. Gran parte de la explicación del 0-0 que ha obtenido en Seúl el WSW se debe a su portero, que una vez más ha vuelto a marcar diferencias. Tiene 39 años, pero está fresquísimo. A nivel Champions League.

Ante Covic portero Western Sydney Wanderers (Autor: Warren Major)Ante Čović, el guardián. Foto: Warren Major.

Pero la interpretación de lo sucedido en la ida de esta Semifinal oriental se completa con el papel de FC Seoul en el partido. Ha dominado en todo momento e incluso ha dejado jugar –con lógicas limitaciones– a su rival. Ha percutido por bandas y por dentro, algo que no es muy frecuente. Pero no ha conseguido transformar sus muchas ocasiones. Por Ante Čović, por Nikolai Topor-Stanley pero también por el desacierto de sus atacantes. No ha marcado pero sí ha continuado su gran nivel defensivo. Apenas ha aparecido su portero, Yoo Sang-Hoon. Y sus 3 centrales han permitido prolongar el muy buen registro seulés. Ya son 840 minutos competitivos consecutivos ante rivales duros y solo 4 goles en contra. Dicho de otra forma: en el último mes tienen una media de gol en contra cada 3 horas y media; cada 2 partidos y 30 minutos.

FC Seoul domina con y sin balón

Choi Yong-Soo distribuyó a sus hombres en el ya habitual 5-2-3: Kim Ju-Young y Lee Woong-Hee los centrales de los costados, Kim Jin-Kyu de líder en el centro de la defensa y Ko Kwang-Min y Cha Du-Ri como carrileros. Estos dos eran los encargados, como es habitual, de iniciar las jugadas por fuera de un FC Seoul muy exterior. Estaban amparados no solo por los 3 centrales sino también por Lee Sang-Hyub, el mediocentro que finalmente sustituyó al sancionado Osmar Barba. Western Sydney Wanderers, condicionado por las sanciones en ataque, cambió el esquema y recuperó el 4-2-3-1. Su técnico, Tony Popović, era sabedor de que no tendrían posesión y decidió mentalizar a su equipo para mostrar la que, por otra parte, es su cara más natural: la replegada y contragolpeadora. Pero, una vez más, pasó factura la diferencia de compromiso defensivo entre el bloque central (doble mediocentro y Vítor Saba) y los hombres de banda, esenciales para defender a equipos como FC Seoul. El albanés Labinot Haliti era el volante izquierdo y Kwabena Appiah era su homólogo en el sector derecho. Ambos fueron superados desde el principio hasta el final de un partido en el que la iniciativa y las propuestas eran surcoreanas.

Teniendo en cuenta que Ko Kwang-Min, carrilero izquierda, es un hombre de tres cuartos que juega ahí por la lesión de Kim Chi-Woo, se entiende que FC Seoul buscase la profundidad por la banda derecha. La de Cha Du-Ri, cuyo momento de forma y cuya confianza hacen difícil creerse que tiene 34 años. El exlateral de Fortuna Düsseldorf y Celtic FC, entre otros, fue el mejor de su equipo. Llegaba constantemente a tres cuartos de cancha y hacía daño sirviendo centros, disparando y moviéndose hacia dentro para buscar a compañeros. A pesar de que en su perfil jugaba el mediocentro de su equipo (que no sube en fase ofensiva) y a pesar de que el tándem Iacopo La RoccaMateo Poljak es tremendamente eficaz cuando toca destruir, hubo un factor que permitió a FC Seoul hacer daño constantemente pese a atacar de forma relativamente “previsible”: los movimientos de Sergio Escudero. El japonés nacido en Granada, titular en el ataque en detrimento de Éverton Santos, partía desde la banda izquierda pero estaba constantemente moviéndose por el espacio del doble pivote de los Wanderers. En la zona izquierda del doble pivote juega Koh Myong-Jin, cuya naturaleza ofensiva sí le hace incorporarse en ataque. Eso provocaba que en el carril central hubiese dos locales para dos miembros del doble pivote visitante. Anthony Golec, central adaptado al lateral izquierdo, estaba solo ante Cha Du-Ri y sus socios de ataque: Ko Yo-Han y el espigado punta Park Hee-Seong. Solo porque La Rocca tenía tarea adicional por culpa de Escudero y porque Haliti no lo ayudó a lo largo del partido. El entramado defensivo de Popović tenía un agujero en la banda izquierda.

fcsattackInfografía: Share My Tactics.

Por ahí llegaron muchas ocasiones en el primer tiempo. En la otra banda era difícil ver un mecanismo de generación similar a la de la banda de Cha Du-Ri. Ko Kwang-Min es bastante precavido a la hora de subir por su carril, con lo que opta casi siempre por dar salida y cederle la pelota a Koh Myong-Jin en el medio, algo que conseguía fácilmente por la poca oposición de Appiah. De esa forma, FC Seoul también tuvo juego interior, porque los movimientos de Koh Myong-Jin cuando está junto a un único centrocampista en el medio son casi todos hacia delante. La primera mitad de FC Seoul fue buena en lo que al ataque posicional se refiere. También lo fue cuando, sobrepasado el cuarto de hora, decidió conceder algo de posesión y de iniciativa a los Wanderers a cambio de replegarse a media altura. Escudero y Ko Yo-Han tapaban la salida de los “laterales” australianos –ambos centrales adaptados–, y la pasividad de Haliti y Appiah provocaba que el equipo encontrase salida pocas veces. Por dentro no se produce casi nunca, porque el doble mediocentro La Rocca-Poljak destruye más que construye. En este escenario, WSW se quedaba sin formas de aprovechar el balón. Probaba a jugar en largo, rifaba la pelota y se arriesgaba a unas pérdidas que, con la velocidad de Escudero y de Ko Yo-Han, acababan dándole a FC Seoul más ocasiones. Pero entre los fallos de cara a portería, el buen hacer de Nikolai Topor-Stanley en la corrección y el acierto de Čović en el arco, se mantuvo el 0-0 tras 45 minutos.

Molina y Éverton Santos agitan la segunda parte

Tras el descanso, Choi Yong-Soo tomó una decisión valiente: doble cambio en el frente del ataque. Fuera Park Hee-Seong y Ko Yo-Han, dentro el incombustible Mauricio Molina (que tampoco parece tener 34 años) y Éverton Santos. Escudero pasó a jugar como delantero, algo frecuente en los últimos tiempos, pero el esquema se mantuvo. La idea, realmente, también. Los movimientos de Molina por todo el frente del ataque cuando Cha Du-Ri llegaba a territorio hostil seguían favoreciendo a su equipo como cuando los hacía Escudero. Pero con el japonés en punta, Topor-Stanley y Brendan Hamill tenían menos referencias que con Park. Y con Éverton Santos y Molina en el campo, la calidad de las acciones de ataque posicional es mayor por la técnica de ambos. Después de concederle algo de posesión en el primer tiempo al WSW, que se mostró inocuo y apagado, FC Seoul se apoderó del balón para no soltarlo. Se zafó fácilmente de la tímida presión que el aislado Mark Bridge y Vítor Saba planteaban en los primeros metros y atacó con más frecuencia y más peligro.

Fotor0917180022Sergio Escudero (izquierda) y Cha Du-Ri (derecha), protagonistas constantes del ataque seulés.
Fotos: 블루포토 홍준기 y Alasdair Middleton. Edición: MarcadorInt.

Otra de las consecuencias positivas de la dirección de cambio de Choi Yong-Soo fue el aumento de las ocasiones a balón parado. Molina y Santos finalizan más y mejor que Park Hee-Seong pese a jugar una línea por detrás, con lo que los córneres aumentaron con su presencia. También lo hicieron las faltas, por la movilidad de los dos técnicos trequartistas. Y esas acciones las sirvió desde el descanso Molina, cuyo golpeo de balón intimidó hasta al impasible Čović. Con los mencionados métodos de generación activos, solo faltaba transformar. Las manos salvadoras de Čović, arquero de ascendencia croata, frenaron muchos disparos peligrosos y potentes generados en todas partes. Tony Popović se imaginaba un partido así, o eso es lo que se puede entender de su dirección de campo, condicionada por las salidas en el mercado “veraniego”, las sanciones y las lesiones. Sus sustituciones llegaron en los últimos 10 minutos y una de ellas fue por problemas musculares de Vítor Saba que, al igual que La Rocca, hizo temer a los aficionados de los Wanderers por la actual poca profundidad de su plantilla. Lo mejor de todo es que su equipo ha salido vivo de casa del vigente subcampeón de Asia. Es el primer partido Champions de su cortísima historia en el que se quedan sin marcar, pero el empate fuera de casa es muy valioso. El 1 de octubre intentarán hacer historia con el aliento de los suyos en Parramatta. Allí procurarán hacer que FC Seoul se lamente de las ocasiones falladas hoy.

Related posts

2 comments

Muy buena crónica David. Un análisis pormenorizado (y con el que coincido) de lo que hemos visto en Seúl.

Para la vuelta creo que el escenario no cambiará en exceso, quizás no veamos un repliegue tan intenso en WSW por aquellas cosas de jugar en casa y, sobre todo, porque ya tendrán disponible a Santalab, pero dominará el balón Seoul y lo hará con más criterio y profundidad ya que la presencia de Osmar mejora mucho la fase de iniciación del juego con respecto a Lee Sang-hyub, jugador que ha participado más bien poco en la temporada de los capitalinos.

Resultado muy peligroso para WSW, le tiene que salir un partido perfecto como ante Guangzhou para volver a ganar en casa y acceder a la final. Tendrá sus opciones, pero sigo viendo favorito a FC Seoul.

Este 0-0 se suele decir que es bueno para el que lo consigue fuera pero, en mi opinión, no es nada bueno mientras siga la regla de que, también en la prórroga, los goles fuera de casa valen doble.

David, un auténtico placer leerte y disfrutar de tu capacidad de análisis de estos partidos. En dos semanas volvemos a disfrutar de la Champions! 🙂

Por cierto, te he visto muy fino obviando el lunar de Covic en el minuto 44 de la primera parte…. cómo se le escurre el balón!!! XD jajaja

Deja un comentario

*