Singapore Sling: la gran rivalidad saudí, Sidney rojinegra, Al-Rayyan y el Asian Trip

3260550553_4e5cd88b86_z

A comienzos de la década de 1910, un barman de origen chino que trabajaba en el mítico Hotel Raffles de Singapur mezcló por primera vez un concentrado de zumos con ginebra y brandy. Estaba creando con ello el cóctel más famoso de Asia y uno de los más degustados del mundo, el Singapore Sling. Desde hoy, marcadorint.com va a prestarle más atención a Asia y, al igual que aquel barman, va a mezclar semanalmente las tres historias más importantes acaecidas en el fútbol asiático. En esta primera edición, la atención se centra en La Meca, Sidney y Al-Rayyan.

Al-Shamrani empata el Clásico saudí y Al-Hilal sigue optando a la liga

Al-Ittihad y Al-Hilal protagonizan la mayor de las rivalidades del fútbol saudí. No solo son los dos clubes más exitosos y con mayor masa social del país sino que también representan a las dos ciudades más grandes del reino: la costera Yeda y la capitalina Riad. Tras un arranque de temporada convulso en Al-Ittihad, el egipcio Amr Anwar, técnico interino, estaba acercando al equipo a los puestos asiáticos gracias a una sucesión de empates. Pero había un día marcado en rojo en el calendario en el que se debía ganar: el pasado jueves. Ese día, Al-Ittihad ejercía como local en El Clásico saudí ante un Al-Hilal que está peleando por la liga. El partido se disputaba en La Meca, campo neutral, y allí el equipo de Sami Al-Jaber debía sacar un buen resultado para que el líder y conciudadano Al-Nassr no se escapase.

Esta temporada, al igual que las últimas dos, no está siendo buena para un Al-Ittihad que destituyó hace un mes a Beñat San José, heredero del banquillo de Raúl Caneda.

Ambos conjuntos mostraron estilos de juego diferenciados. Al-Ittihad fue vertical y jugó directo sobre su segundo punta (Al-Ghamdi) y su ‘9’ (Fatalah), mientras que Al-Hilal fue más posesivo, aunque manejó varios registros y supo contragolpear. La pelota fue para los “visitantes”, que ante el repliegue rival no encontraban profundidad por dentro. 7 minutos tardó Al-Ittihad en adelantarse con un balón largo que aprovechó el rápido Falatah. Los capitalinos reaccionaron, superaron la presión y se acercaron por bandas. Cuando el repliegue de Al-Ittihad fallaba, Al-Hilal conectaba por dentro. Así pudo llegar al gol de Salem Al-Dossari. Con el empate, las ondas azules tuvieron una infértil posesión de balón y sufrieron con los contragolpes rivales. En uno de ellos, tras una pérdida, llegó el 2-1 de Al-Ghamdi, bien asistido por Falatah. Al-Hilal arriesgó: el internacional ecuatoriano Segundo Castillo pasó al mediocentro y su equipo jugó toda la segunda parte con 3 defensas, 2 de ellos laterales. Los atacantes empujaron mucho y mantuvieron el balón lo suficiente como para no sufrir con las contras de Al-Ittihad. Tras insistir, en el minuto 88 llegó el ansiado 2-2 en un centro lateral rematado por el punta Al-Shamrani. Al-Hilal se queda 2º a 6 puntos de Al-Nassr y Al-Ittihad a 5 de los puestos Champions.

Sidney sigue siendo rojinegra

La ciudad más poblada de Australia vive desde hace dos años derbis considerablemente intensos. Dos años porque ese es el tiempo que lleva compitiendo en la A-League el Western Sydney Wanderers, vigente subcampeón del país surgido tras la “traición” del Sydney  FC. Los sky blues llevan más tiempo en la élite, pero su declive actual (iniciado en 2010) ha permitido a los rojinegros ser el equipo de referencia de la ciudad. Por ese declive, el sábado se vivió otro derbi desigualado al oeste de la ciudad (el 2º de la temporada).

El WSW está peleando por el liderato de la liga regular con el Brisbane Roar, mientras que el Sydney FC pelea por acceder al play-off final.

El dominio y la posesión fueron para los locales, que mostraron un plan de juego mucho más completo que el del Sydney FC de Del Piero. El repliegue local anuló al italiano tanto en su posición natural (por detrás de Ranko Despotović) como en su ofrecimiento al doble pivote. El plan alternativo del equipo entrenado por Frank Farina era usar la banda izquierda con el iraquí Ali Abbas, pero Hersi y el debutante lateral Alessi (16 años) lo mantuvieron a raya. Pese a que la lesión del mediocentro Poljak hacía más ofensivo de lo habitual el once de los WSW, el equipo de Tony Popovic no era profundo y se veía forzado a colgar balones. Casi le sale bien, pues mandaron 2 balones a los palos, pero mejoraron cuando entró un mediapunta en lugar del lesionado mediocentro La Rocca. El Sydney FC intentó aprovechar los espacios propios de la arriesgada apuesta y Farina también hizo cambios ofensivos, pero los locales apenas sufrieron. Brendon Šantalab entró desde el banquillo, ejerció de ‘9’ y le dio la victoria al WSW al rematar un centro de Hersi. Segundo derbi de la temporada y segunda victoria para el Western Syndey Wanderers, que se queda 4 puntos por detrás del líder.

Manolo Jiménez respira tras empatarle al líder con gol… de su portero

Al-Rayyan, equipo al que entrena Manolo Jiménez, es el tercer equipo más exitoso en la historia del fútbol catarí a pesar de no ganar la liga desde hace casi 20 años. Esta temporada, pese a que su plantilla es de nivel Champions, los resultados no acompañan y roza los puestos de descenso. El viernes recibían al Al-Sadd, el equipo más grande del país, el vigente campeón y el líder del campeonato. Los capitalinos visitaban el estadio rojinegro sin la presencia de Raúl González, lesionado para 3 semanas en un pie.

El choque acabaría siendo definido por un gol del portero de Al-Rayyan: el guineano nacionalizado catarí Oumar Barry.

El Al-Sadd, posesivo, no empezó cómodo con el buen repliegue del equipo de Jiménez, pero se topó a la media hora con el 0-1 en una falta de Hassan Al-Haidos en la que falló el hombre del partido: el portero Barry. Animado por el gol, el interior Ali Assadalla empezó a dominar el centro del campo y Al-Sadd fue superior. Nilmar y el brasileño-japonés Rodrigo Tabata (segundo punta) aparecían demasiado lejos del área ayudando a su equipo a construir con balón. Al-Rayyan, con poca presencia ofensiva, se aferraba a los contragolpes lanzados tras robos de balón. Cuando Al-Sadd imponía su ritmo lento se generó un contragolpe aislado que acabó en el 1-1 de Al-Korbi. El gol cambió el partido: Al-Rayyan pasó a ser el que quería la posesión para volcarse, y Al-Sadd contemporizó a la espera de una buena contra. Los jefes aguantaron las internadas por las bandas de Al-Rayyan pese a tener una zaga corpulenta y superable. En una contra polémica Khalfan Ibrahim asistió a Al-Haidos para el 1-2. Quedaban solo 10 minutos. En la segunda jugada un córner, ya casi acabado el descuento, el portero Barry ponía el 2-2 final rematando con la zurda ante la incredulidad de los rivales que no lo marcaron. Enmendó su error en el prime gol y le dio aire a Jiménez, pues Al-Rayyan se queda fuera del descenso esta jornada (2 puntos de ventaja). A Al-Sadd, en cambio, se le acercan sus perseguidores.

Asian Trip: destino Teherán

Este apartado es un bonus track en toda regla. El “Asian Trip” (del inglés “Viaje a Asia”) va a ser la presentación de un gran partido que se viene entre cóctel y cóctel o el repaso a una liga que merezca ser tratada. En esta ocasión, el destino elegido para el viaje es Irán.

3260550553_4e5cd88b86_z

Teherán, a los pies de los montes Elburz, disfruta de un gran derbi. (Foto: Nima Fatemy)

El próximo viernes (12:30 CET) se va a disputar en la capital de Irán el gran Derbi de Teherán entre los dos equipos más grandes de la ciudad y del país: Esteghlal y Persepolis. Esteghlal ejercerá de visitante en un duelo al que llega como líder de la apretada Persian Gulf Cup. El vigente campeón de liga, con un pasado reciente de alto nivel, tiene 44 puntos, 2 más que Foolad (42) y 4 más que un Persepolis (40) que empezó el año como líder y que aún no ha ganado en 2014 (1 empate y 1 derrota). Persepolis llega al derbi después de caer en Ahvaz (suroeste del país) ante Foolad, equipo al que veremos en la próxima Champions. En los rojos se han consolidado esta temporada varios jugadores jóvenes, internacionales con Irán en categorías inferiores, que suponen una apuesta por la savia nueva para regresar a las competiciones asiáticas y pelear por una liga que no ganan desde hace 6 años. No obstante, jugadores más veteranos como Reza Khalatbari siguen marcando diferencias. El gran Derbi de Teherán, que se saldó en la primera vuelta con un 0-0, puede ser trascendental en la pelea por el título y los puestos de Champions. Tras Persepolis, aspiran por jugar en Asia: Sepahan (39), Naft Tehran (38) y Tractor Sazi (36).

Related posts

6 comments

¡Muchas gracias! Llegará Japón. Ahora las grandes ligas orientales (Japón, República de Corea, RP China…) están paradas. Si el mercado de fichajes da que hablar lo colaremos, pero en principio estos países cobrarán protagonismo con la primavera y, sobre todo, en verano, que son ligas con calendario de año natural…

Deja un comentario

*