Los siete nombres de la jornada de selecciones en Asia

Robbie Kruse Australia Focus

Los siete billetes para el Premundial de Rusia 2018 que faltaban por adjudicarse en Asia ya tienen dueños. Australia, Siria, la RP China, Uzbekistán, Irak, Irán y Emiratos Árabes Unidos competirán por representar al continente en la próxima Copa del Mundo junto con Catar, República de Corea, Japón, Tailandia y Arabia Saudí, que empezaron la semana ya clasificados. En total son 12 las selecciones que van a medirse en el Premundial asiático que se sortea el 12 de abril y que consistirá en dos grupos de 6 selecciones, en los que todos jugarán contra todos de local y de visitante desde el próximo mes de septiembre. Los dos campeones y los dos subcampeones de grupo, cuyas identidades se conocerán en septiembre de 2017, entrarán directamente en el Mundial de Rusia. Los terceros de cada grupo tendrán que jugar dos play-offs para aspirar a hacerlo también. Primero, uno a ida y vuelta entre ellos. Y luego, el ganador jugará un segundo play-off a ida y vuelta contra el cuarto clasificado del Hexagonal de la zona CONCACAF, con la vuelta en territorio asiático.

Ese es el calendario que tienen en mente las siete selecciones que se clasificaron este martes. Unas sufrieron más y otras menos en la última jornada de esta ronda clasificatoria 2, válida para el Mundial 2018 y para la Copa de Asia 2019. La fecha deja muchos datos, muchos partidos, muchas emociones y también varios nombres propios. Para repasarla, a continuación se presenta a los siete nombres más destacados del día. Siete, como siete fueron las selecciones que garantizaron su avance hacia Rusia este martes:

Robbie Kruse

El extremo del Bayer Leverkusen volvía a ser titular con Australia por primera vez desde su lesión en la Final de la Copa de Asia 2015, en la que los Socceroos se proclamaron campeones del continente. Para celebrarlo, el atacante de Brisbane dio las asistencias de los 3 primeros goles que Australia le marcó a la Jordania de Harry Redknapp (5-1). El partido era una final en términos clasificatorios: Jordania podía entrar al Premundial como campeón del grupo si ganaba en Sídney y metía con ello en un apuro a los Socceroos. No obstante, los hombres de Ange Postecoglou mostraron una vez más la productiva mezcla del juego de la vieja Australia y de fútbol asociativo que les dio tanto rédito el año pasado. Así lo reflejan los goles de un hombre de la vieja guardia como Tim Cahill (doblete), de un conector de líneas como Aaron Mooy y de un mediapunta que se ha ganado la titularidad tras su grave lesión como Tom Rogić. Ninguno de ellos consiguió eclipsar a un Kruse sustituido a falta de 20 minutos por miedo a una recaída tras una dura entrada de Yousef Al-Rawashdeh. El encuentro acabó con un tanteador muy dañino para Jordania. Redknapp se despidió de los caballerosos dejándoles con un goal average demasiado dañado y con una cantidad de puntos a la postre insuficiente para seguir el camino hacia el Mundial.

Hamdi Al-Masri

La victoria de Australia sobre Jordania significó que Siria estaba matemáticamente clasificada para el Premundial y para la próxima Copa de Asia pasara lo que pasara en su partido. Por cuestiones logísticas y geográficas, en Asia no hay horarios unificados, con lo que Siria conoció la noticia cuando aún mantenía el 0-0 en Saitama frente a Japón. El seleccionado de Vahid Halilhodžić estaban dominando el encuentro pero no era capaz de abrir el marcador. Y el primer gol en contra de una Siria ya clasificada llegó de forma muy desafortunada: un despeje del portero Ibrahim Alma hizo que el balón le golpeara en la cara al defensor Hamdi Al-Masri y que este, involuntariamente, introdujese el esférico en su propia portería. Ese infortunio no desatascó a una Japón que sí desmotivó a las águilas del Qasioun en la segunda mitad. El 2-0 de Shinji Kagawa a falta de poco más de 20 minutos para el final llevó a Japón a lucirse y a conseguir el 5-0 definitivo (pero intrascendente) con goles de Keisuke Honda, de Kagawa en segunda instancia y de Genki Haraguchi. Shinji Okazaki, que vivía su partido 100 como Samurai Blue, se quedó sin ver portería. Pese al mal sabor de boca, el combinado de Fajr Ibrahim sale de Saitama con un billete para el Premundial en el bolsillo. Será el primero que juegue Siria desde 1985, cuando rozó el Mundial de México con otro formato y cuando se quedó fuera del mismo en un play-off ante Irak.

Huang Bowen

I ♥ Huang Bowen”. Ese mensaje fue el que se sobreimpresionó en la noche del martes en la Torre de Cantón, ciudad del sudeste de China en la que juega el gigante asiático Guangzhou ET. Su centrocampista Huang Bowen se había erigido héroe del fútbol chino unos minutos antes, cuando anotó el primer gol del China-Catar (2-0 final) con un disparo desde fuera del área tras dos remates al palo de sus compañeros en la misma jugada. El gol a la hora de partido ante una Catar con bajas y que no se jugaba nada acababa con la frustración de un Gao Hongbo que se temía lo peor. La aspiración de la afición e incluso del gobierno es estar en el Mundial 2018 y para ello China necesitaba ganarle a un equipo invicto hasta la fecha. Las ocasiones de gol se sucedían pero no llegaban buenos remates del falso ‘9’ Wu Lei o del volante Jiang Ning. Huang Bowen abrió la lata e hizo los deberes de un Team Dragon que necesitaba favores en otros grupos. Simultáneamente, Filipinas remontó su partido frente a Corea del Norte. Ese marcador, junto con la presumible derrota de Omán en Irán horas más tarde, hacía feliz a toda China, la cual simpatizaba al máximo con los Azkals hasta el punto de emitir su partido por la televisión pública nacional. Durante muchos minutos de su encuentro, China estuvo eliminada del Mundial. Finalmente, con apuro, con intriga y con emoción en Xi’an y en Manila, China se clasificó para un Premundial en el que no debe fallar para seguir creciendo.

Iain Ramsay

Este atacante de banda filipino nacido en Australia y que juega en Irán consumó la remontada de Filipinas frente a Corea del Norte. Su gol para el 3-2 llegaba en el minuto 90, en un balón largo que el hispanofilipino Javi Patiño dejó mansamente en sus botas para castigar a una Corea del Norte que se volcó para ganar. Haciéndolo, se garantizaba jugar un Premundial por primera vez desde el de Sudáfrica 2010. Pero perdiendo, se quedaba virtualmente eliminada para regocijo de varios países. Por eso, el gol de Ramsay se celebró en muchos rincones de Asia. China era uno de ellos. Uzbekistán, clasificado para otro Premundial más con ese gol (ha estado en todos desde que tiene federación), era otro de ellos. Y Jordania, aunque finalmente no sirviera allí, era otro de esos lugares. El conectar los grupos de un clasificatorio con rankings de mejores segundas y similares tiene estas cosas. No obstante y como es obvio, Filipinas también celebró mucho el gol de Ramsay. Culminaba un buen partido de su particular fútbol ofensivo y situaba a los Azkals terceros de grupo, lo cual les ahorrará dos rondas clasificatorias de cara a la Copa de Asia de 2019.

Sardar Azmoun

A sus 21 años ya es el delantero titular de un aspirante a una liga europea (Rostov) y de la selección nacional de Irán. Es el rostro más representativo del recambio generacional que está efectuando Carlos Queiroz en el Team Melli. Pese a su juventud, jugadores como Saeid Ezatolahi (19), Alireza Jahanbakhsh (22) o el propio Azmoun no fallan y dan esperanzas a una Irán en crecimiento desde la llegada del entrenador portugués. De toda esa nómina sobresale esta vez Azmoun por ser el autor del doblete que le dio a Irán el pase al Premundial y a la Copa de Asia. Sus dos goles a la salida de dos córneres eliminaron del Mundial de Rusia a la Omán de Juan Ramón López Caro, que vio como el veterano portero del Reading Ali Al-Habsi fallaba en el primero de los remates. Omán necesitaba ganar e incluso golear, pero Irán mantuvo su buen registro como local: triunfo por 2-0, el octavo consecutivo en Teherán desde su última derrota allí en partido oficial (2012). La selección persa quiere estar en Rusia 2018 y jugar dos Mundiales consecutivos por primera vez en su historia. Queiroz está preparando el terreno y tiene argumentos jóvenes y convincentes para defender bien y para atacar mejor que en Brasil 2014. Si lo logra, el de Nampula y sus chicos se convertirán (más aún) en ídolos del país.

Mohannad Abdul-Raheem

Con los marcadores confirmados hasta la hora de su partido, Irak sabía que ganar a Vietnam significaría jugar otro Premundial y otra Copa de Asia más. El combinado del sudeste asiático, por su parte, debía ganar por goleada para aspirar a entrar en ambos torneos. Por ello, iraquíes y vietnamitas saltaron al césped del estadio del difunto PAS en Teherán (campo neutral por la inseguridad en Irak) con enormes ganas de ganar. Eso se tradujo en imprecisiones en un encuentro que acabó por controlar la selección menos pasional de entre dos equipos pasionales: Irak. Los leones de Mesopotamia, dirigidos por su cuarto entrenador diferente en un año (Abdulghani Shahad, seleccionador olímpico), generaron ocasiones con más posesión de balón y se adelantaron al borde del descanso con un gol del delantero de la selección olímpica: Mohannad Abdul-Raheem. Ese tanto en un momento tan crucial sentó mal a una Vietnam que no solo debía remontar sino también golear en un corto periodo de tiempo. La realidad clasificatoria de una Irak virtualmente clasificada y de una Vietnam con el cronómetro en contra apaciguó un partido que perdió contenido con el paso de los minutos. Abdul-Raheem clasificó para el Premundial a una rejuvenecida Irak que ya gustó pese a su eliminación en el camino hacia Brasil 2014.

Omar Abdulrahman

La estrella nacional de los Emiratos Árabes Unidos marcó en la segunda parte para empatar un partido frente a Arabia Saudí que finalmente acabó 1-1. Ese gol y ese resultado clasificaron a los anfitriones de la próxima Copa de Asia para el Premundial, en el que el país tiene muchas esperanzas depositadas. No obstante, ese gol, vivido en un Mohammed bin Zayed abarrotado, provocó más crítica que alegría. La afición no quedó contenta con ser solo segunda de grupo tras sus vecinos y aliados saudíes. Considera que es un resultado insuficiente y un paso atrás para esta generación de jugadores que está creciendo junta y que vivió junta los Juegos Olímpicos de 2012, el título de la Copa del Golfo de 2013 y el bronce en la Copa de Asia del año pasado. El seleccionador Mahdi Ali se ha mostrado inquieto ante las críticas aunque en las redes sociales, como recoge Ahdaafya se pide su salida para fichar al rumano Cosmin Olăroiu, técnico del vigente subcampeón de Asia a nivel de clubes: el Al-Ahli emiratí.

La selección de EAU no mostró su mejor juego esta jornada bajo la atenta mirada de Diego Armando Maradona (extécnico del Al-Wasl emiratí). También Emiratos tuvo que dar por buena la derrota solo por 2-1 ante la Arabia Saudí de Bert van Marwijk. Todo esto en un proceso clasificatorio para un Mundial 2018 en el que Emiratos quiere estar para reaparecer en el torneo más importante que existe tras su cameo en la edición de Italia 1990. La presión y el miedo a que la generación emiratí no madure son tendencia en el país. Al menos, Omar Abdulrahman certificó una clasificación que, por los marcadores de otros grupos, se habría dado también con una derrota.

Las tablas definitivas de todos los grupos en esta ya finalizada ronda 2 de clasificación para Mundial 2018 en Asia (válida para la Copa Asia 2019) quedan de la siguiente manera:

WCQ2018 AFC R2

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Sardar Azmoun es a mi parecer la gran promesa del futbol asiático, a sus 21 años está brillando con su selección, y haciendo un temporadón con el Rostov de Kurban Berdiew, a mi parecer la otra revelación de las “grandes ligas” que le está peleando el título de la Premier Rusa al Spartak de Moscú, sería interesante que hagas un artículo del Rostov, como siempre genial artículo David.

¡Muchas gracias, Kevin! 🙂

Sobre el Rostov escribimos hace poco en la web. Toni hizo esta pieza en la previa de su victoria ante el CSKA, te la dejo ahí enlazada.

Deja un comentario

*