Ranko Popović, el fútbol COA y el pragmatismo

Ranko_Popović_yoppy - copia

Tras caer derrotado por 2-0 ante el Numancia este sábado, el Real Zaragoza suma solo 1 punto de los últimos 12 posibles y es 8º en la clasificación de la Liga Adelante, fuera de los puestos del play-off de ascenso a La Liga. Esta situación ha incitado al Consejo de Administración del club aragonés a poner fin a la segunda etapa de Víctor Muñoz en el banquillo de La Romareda. El hombre elegido para sustituirle ha sido el serbio Ranko Popović, un técnico de 47 años que estaba libre. Este exfutbolista desarrolló toda su carrera como jugador en Europa pero se ha formado como entrenador en la J.League japonesa, considerada en los últimos años como la mejor liga de Asia.

Ranko Popovic yoppyRanko Popović. Foto: yoppy.

¿Quién es Ranko Popović?

Ranko Popović nació en Peć (Yugoslavia, actual Provincia Autónoma de Kosovo y Metohija) el 26 de junio de 1967. Durante su niñez y su adolescencia formó parte de las categorías inferiores del equipo de su ciudad, un Budućnost Peć ahora conocido como KF Besa y presidido por un empresario albanés. Con 21 años, este lateral diestro o central fue captado por uno de los gigantes de la antigua Yugoslavia, un FK Partizan que no le dio apenas protagonismo y que lo cedió al FK Leotar (de la actual Bosnia y Herzegovina) para no frenar su desarrollo. En 1992 se desvinculó del conjunto blanquinegro y pasó a ser propiedad del Spartak Subotica, un club afincado al norte de la actual Serbia y que también militaba en la élite del fútbol yugoslavo. Jugó dos temporadas con las palomas azules y en la última se enfrentó a su exequipo en una Final de Copa Yugoslava, perdida por un global de 9-4 ante el Partizan del goleador Savo Milošević.

La salida de Popović de Yugoslavia coincidió con el recrudecimiento de la guerra en su país. Pasó la temporada 1994-95 en El Pireo, jugando con el humilde Ethnikos, y en 1995 aterrizó en el entonces llamado Almería CF para jugar en la Segunda División española. Allí fue entrenado por el actual seleccionador surcoreano, el alemán y exjugador del Real Madrid CF Uli Stielike. Pese a que su participación con los andaluces no fue excesiva, Popović pudo fichar tras el descenso del equipo a Segunda División B (1997) por el SK Sturm Graz austriaco. Tuvo muchos minutos en la etapa más gloriosa del club, en la que compitió en las Fases de Grupos de 3 UEFA Champions League consecutivas (1998-99, 1999-2000 y 2000-01). En la primera de ellas, Popović fue titular en los dos partidos del doble enfrentamiento contra el Real Madrid CF (derrotas por 6-1 con un autogol suyo y por 1-5), uno de los rivales de mayor entidad a los que hizo frente como jugador junto con el AS Monaco y el Manchester United.

Popović abandonó Graz en 2001 y decidió retirarse en Arnfels, un pueblo de apenas 1.000 habitantes cerca de la frontera con Eslovenia. Militó el equipo local, el TuS Arnfels, durante 3 temporadas: la primera como jugador, la segunda como jugador-entrenador y la tercera solo como técnico. En 2003 se cruzaron los caminos de dos serbios con pasaporte austriaco y exjugadores del Sturm Graz. Mihailo Petrović, actual entrenador de Urawa Red Diamonds, fue contratado como técnico del Sturm e incorporó a su staff técnico a Ranko Popović. El ahora técnico del Real Zaragoza se convirtió en hombre de confianza de Petrović hasta el punto de aceptar irse con él a Japón en 2006. Pasaron juntos un año en Sanfrecce Hiroshima, pero en 2007, tras descender a segunda división con los morados, Popović se separó de su socio para iniciar una carrera poco pomposa como primer entrenador: dos temporadas en su Spartak Subotica (2007-09), una en un humilde Oita Trinita que descendió a segunda división japonesa (2009) y otra en un Machida Zelvia al que ascendió de tercera a segunda división nipona (2011). Pero su trayectoria como preparador iba a experimentar un crecimiento notable a finales de 2011. Fue entonces cuando el FC Tokyo, un equipo de considerable masa social que estaba a punto de ascender a J.League tras un inesperado descenso, confió en él para su regreso a la élite.

FC Tokyo: el primer gran reto y el fútbol COA

Popović llegó a la capital japonesa y se encontró con un FC Tokyo mucho más esplendoroso de lo esperado. No solo había regresado a la J.League tras una única e inesperada temporada en la segunda división, sino que también le había ganado la Copa del Emperador a Kyoto Sanga (4-2), lo cual implicó obtener un billete para la Fase de Grupos de la AFC Champions League. El equipo del gas encaraba un 2012 histórico y muy ilusionante pero a la vez muy complicado: iba a debutar en la máxima competición continental con una plantilla pensada simplemente para estar en la primera mitad de la tabla. Priorizar la Champions por lo atractivo de la misma o desgastarse por sus largos viajes podría implicar, sin una buena gestión de la plantilla, coquetear con el descenso o incluso volver a padecerlo. Uno de los principales temores de la afición y de la prensa, poco convencida con la llegada del desconocido Popović, era la solvencia defensiva del equipo. Yasuyuki Konno, central titular en la selección japonesa, abandonó en enero la capital del país con destino a Gamba Osaka. Se temía que el nivel de los defensores no fuese el suficiente como para sostener el posesivo fútbol “COA” (Collective, Offensive, Attractive football, del inglés “Colectivo, ofensivo y atractivo”; lema del club para la temporada 2012) que Popović quería imponer.

Aria Hasegawa FC Tokyo (Foto: TAKA@P.P.R.S)Aria Hasegawa fue el jugador clave y diferencial del FC Tokyo de Popović . Foto: TAKA@P.P.R.S.

Sin embargo, los miembros de la línea defensiva se fortalecieron con el técnico serbio y ganaron en solvencia hasta el punto de que gustaron a Alberto Zaccheroni y debutaron o reaparecieron con la selección absoluta meses después. Masato Morishige (mundialista en Brasil) y Hideto Takahashi hicieron olvidar a Konno con sus actuaciones como tándem coordinado y seguro, en el que las coberturas eran bien medidas, la contundencia era notable y la salida de balón era satisfactoria. Ambos protegían al portero titular de la selección olímpica de Londres 2012, Shuichi Gonda, cuyos reflejos superan la media de los del arquetipo de portero del Asia Oriental. Y a los lados, los laterales Yuhei Tokunaga y Kosuke Ota empezaron a mostrarse como una alternativa para sacar el balón jugado de campo propio cuando no funcionase el plan A: la asociación posesiva por el carril central. En esa parcela del campo se debía dar el fútbol COA, y en esa parcela se encontraba el futbolista clave del 4-2-3-1 típico de Popović: el interior de ascendencia iraní Aria Hasegawa, fichado ese año de Yokohama F. Marinos.

Un posible once de 2012. Infografía: Share My Tactics.

FC Tokyo quería la posesión y quería mandar elaborando jugadas de ataque. La calidad de los centrales posibilitaba que la salida de balón fuese en raso y por el carril central, aun habiendo presión del rival. El objetivo de los defensores y del mediocentro era que Aria recibiese, porque su desborde, su conducción y su calidad técnica eran las idóneas para llegar de la mejor forma posible a los tres cuartos de campo. Allí, veteranos pero excelsos trequartistas y delanteros como Naohiro Ishikawa o el brasileño Lucas Severino se movían para recibir en algún hueco, penetrar sistemas defensivos y marcar. Su eficacia y su calidad les cerraron puertas a jóvenes prometedores como Hiroki Kawano (1990) o el hoy jugador del CE Sabadell Sotan Tanabe (1990).

“Me gusta dar oportunidades a todos. Es mi estilo para conocer a los jugadores. […] Quien esté mejor en este momento juega y para otra jornada tendremos más competición dentro del equipo. Creo que es la garantía para que tengamos mayor calidad. Si tienes muchos jugadores que pueden jugar en una misma posición… es un problema para mí, para el club es bueno. […] A mí me importa si pueden jugar o no. Cuál sea su edad no me importa

Ranko Popović en una entrevista para SBS y el blog On The Gas (2012)

Pese a que el primer partido oficial del FC Tokyo de Popović fue una derrota (2-1) ante Kashiwa Reysol en la Supercopa, el conjunto del AjiSta (acrónimo cariñoso de Ajinomoto Stadium) empezó la liga y la Fase de Grupos de la Champions League con unos resultados y un juego mejores de los esperados. En competición asiática superó un grupo con el subcampeón chino (Beijing Guoan), el campeón australiano (Brisbane Roar) y el que acabaría siendo campeón de Asia ese año (Ulsan Hyundai). Solo perdió el último encuentro de la Fase de Grupos ante los surcoreanos, y llegó al duelo a partido único de los Octavos de Final habiendo sumado 7 victorias, 1 empate y 4 derrotas en el campeonato doméstico (eran 6º de 18, a 1 punto de puestos Champions y a 5 del liderato). Esa primera eliminatoria directa en Champions fue un duelo en Cantón (RP China) contra el multimillonario Guangzhou Evergrande, que sufrió para eliminar a los tokiotas (1-0) en el primer año de Marcello Lippi y en el penúltimo de Darío Conca. La eliminación supuso una dosis de realidad para el FC Tokyo, que empeoró ligeramente sus resultados en liga durante el verano pero que logró ser 10º sin sufrir, que llegó a Semifinales de Copa de la Liga y que mejoró con las aportaciones de dos delanteros recién fichados como Kazuma Watanabe y el serbio Nemanja Vučićević.

BALANCE TEMPORADA 2012:

J.League: 10º de 18 (14 victorias, 7 empates, 14 derrotas, 47-44).

AFC Champions League: octavofinalista (3 victorias, 1 empate, 2 derrotas, 12-7).

Copa del Emperador: 1/32 de Final (1 derrota, 0-1).

Copa de la Liga: semifinalista (2 victorias, 1 empate, 1 derrota, 6-6).

Supercopa: finalista (1 derrota, 1-2).

Evolución y muestras de pragmatismo

En la pretemporada de 2013 llegó a las filas de FC Tokyo el mediapunta internacional con la selección olímpica Keigo Higashi. Sus actuaciones ofensivas en Londres 2012 y en Omiya Ardija lo convertían en el fichaje estrella del club tokiota, que iba a juntar bajo las órdenes de Popović a Higashi y a Aria Hasegawa. Lo ofensivo y lo creativo de estos dos jugadores del centro del campo podían traer grandes éxitos al equipo del gas, pero también sufrimiento defensivo por priorizar el ataque o atasco. En los últimos meses del 2012, los rivales empezaron a darle quebraderos de cabeza al posesivo equipo de Popović con presiones intensas, repliegues muy bajos y marcajes a Aria, los cuales reducían la fluidez de FC Tokyo y motivaban al equipo a volcarse y a exponerse demasiado en defensa. Estas cuestiones fueron, principalmente, las que llevaron a Popović a hacer su discurso mucho más pragmático. El juego ofensivo del equipo giraba en torno a Higashi y a un Aria tanteado por Carlos Queiroz para ser seleccionado por Irán. Pero uno de los dos tenía que jugar fuera de posición por el fortalecimiento del doble pivote que el tándem Higashi-Aria hacía necesario. La primera línea de centrocampistas pasó a estar compuesta por un mediocentro (Takuji Yonemoto) y por el central con mejor salida de balón (Takahashi).

Aria Hasegawa, Hideto Takahashi y Yohei Hayashi FC Tokyo (Autor: TAKA@P.P.R.S)Takahashi, central adelantado al doble pivote, estaba cerca de Aria incluso en saques de centro. Foto: TAKA@P.P.R.S.

Con un doble pivote menos incisivo que el del año anterior (ya no estaba Aria), FC Tokyo perdió profundidad por el pasillo central. Aria Hasegawa pasó a jugar en banda para dejar a Higashi la media punta, y sus aportaciones dejaron de ser tan decisivas al tener que darse siempre tras un movimiento sin balón desde la banda hacia el centro. La creatividad y la velocidad se redujeron en ataque, la posesión pasó a ser más infértil, el equipo empezó a jugar más por los costados y Popović empezó a contemplar el juego directo sobre Watanabe o Tadanari Lee, sus móviles pero poco portentosos delanteros. El equipo pasó a ser menos atractivo, pero el pragmatismo sirvió para mejorar tanto la posición final en liga () como el resultado en torneos coperos, en los que importa más la actuación en un partido que la regularidad (semifinalista de Copa del Emperador).

BALANCE TEMPORADA 2013:

J.League: 8º de 18 (16 victorias, 6 empates, 12 derrotas, 61-47).

Copa del Emperador: semifinalista (3 victorias, 2 empates, 7-2).

Copa de la Liga: Fase de Grupos (2 victorias, 3 empates, 5 derrotas, 7-5).

El salto a Cerezo Osaka y la destitución

La directiva de FC Tokyo se mostró insatisfecha con la actuación de Ranko Popović a finales de 2013 pese a haber hecho internacionales a varios de sus jugadores y pese a haber mejorado numéricamente los registros del primer año. En octubre del año pasado se comunicó oficialmente que abandonaría el club tras acabar la temporada, cuestión no comprendida ni por periodistas ni por aficionados pese a las discrepancias por el estilo futbolístico del segundo año. La Semifinal de Copa del Emperador ante Sanfrecce Hiroshima (0-0, derrota en penaltis) fue el último partido de Popović como técnico de FC Tokyo. Días después se anunció su fichaje por Cerezo Osaka, el club más antiguo y menos exitoso de los dos grandes de la ciudad portuaria. Este equipo, que lleva el nombre español del árbol que da la flor emblemática de la urbe, había sido 4º en liga en 2013. Se había clasificado por segunda vez en su historia para la Fase de Grupos de la Champions League por el hecho de que los finalistas de Copa fueron el campeón y el subcampeón de la J.League. Popović se llevó consigo (previo acuerdo entre clubes) a Aria Hasegawa, quien parecía el fichaje estrella hasta que a finales de enero se oficializó la llegada de Diego Forlán al club con un sueldo (4,3 millones de euros en 2014, cláusulas incluidas) que batía el récord de Gary Lineker de principios de los 90.

Popović llegaba al lado rosa de Osaka con Aria Hasegawa y con Forlán, pero en Cerezo ya había futbolistas japoneses jóvenes de mucho nivel que convertían al equipo en aspirante a la J.League e incluso a la Champions League. Entre esos japoneses estaban los mundialistas Yoichiro Kakitani (24, mediapunta; hoy en FC Basel) y Hotaru Yamaguchi (24, interior), así como Takumi Minamino (19, volante), Yusuke Maruhashi (24, lateral izquierdo) y Kenyu Sugimoto (22, volante). Cerezo comenzó la temporada con el 4-2-3-1 y con el estilo posesivo pero cauto de Popović como cartas de presentación. Los primeros meses de competición fueron aceptables en J.League pero malos en un grupo de Champions que, por nivel, podía superar (coincidió con el subcampeón chino Shandong Luneng y el campeón tailandés Buriram United). La tendencia se invirtió poco después, lo cual fue un síntoma de la irregularidad de un Cerezo poco continuo. Atacaba bien en posicional; maravillaba con las combinaciones de Kakitani con Aria, Yamaguchi y Forlán; utilizaba bien las bandas y dominaba con balón, pero era notablemente frágil.

Once inicial de Cerezo Osaka en el derbi ante Gamba Osaka (2-2, 12 de abril de 2014, jornada 7 de J.League).
Infografía: Share My Tactics.

Débil por dos cuestiones. En primer lugar, la vocación creativa de sus centrocampistas: no se blindó su zona con un Takahashi y el equipo sufría corriendo hacia campo propio. Y por otra parte, por la falta de la compenetración defensiva que Popović logró en FC Tokyo, a pesar de contar con un nombre como el del reconvertido mediocentro serbio Gojko Kačar (cedido por el Hamburger SV por mediación de Popović). Esa fragilidad impedía ganar partidos –4 victorias, 4 empates y 5 derrotas a 18 de mayo– y, por ella, Cerezo Osaka se quedó en mitad de la tabla y eliminado en Octavos de la Champions con goleada de Guangzhou Evergrande incluida (1-5 en la ida). La directiva de Cerezo Osaka, que no quiso cometer el error de destituirlo demasiado pronto, esperó a la pausa liguera por el Mundial de Brasil para romper el contrato. Popović había instaurado sus premisas estilísticas en una plantilla emocionalmente conectada con él, con lo que su salida y la marcha de Kakitani a Basilea motivaron la caída libre de Cerezo.

“Si quieres hacer algo en fútbol necesitas tiempo. Necesitas tiempo si quieres hacer algo para ser estable y tener éxito mucho tiempo”

Ranko Popović en una entrevista para SBS y el blog On The Gas (2012)

La frustración, el malestar anímico y la inocencia en fase defensiva han hecho que Cerezo Osaka esté ahora a 4 puntos de la salvación cuando solo quedan 2 jornadas de J.League. Ha vivido lo que le sucedió a su vecino Gamba Osaka en 2012, cuando empezó pensando en el título y, 3 entrenadores mediante, acabó descendiendo y haciendo gala con ello de la imprevisibilidad del fútbol japonés.

BALANCE TEMPORADA 2014 (hasta junio):

J.League: 13º de 18 (4 victorias, 4 empates, 5 derrotas, 16-14).

AFC Champions League: octavofinalista (3 victorias, 3 empates, 2 derrotas, 11-13).

Copa del Emperador: no comenzada.

Copa de la Liga: no comenzada.

Ranko Popović llega a un Real Zaragoza que necesita un fortalecimiento defensivo como el que el serbio dio a FC Tokyo y que puede tener en Iñigo Ruiz de Galarreta su Aria Hasegawa. El conjunto aragonés tiene en Eldin Hadžić y en Pedro Sánchez unos atacantes de banda dañinos que saben mezclar con atacantes como Willian José o Borja Bastón y que pueden llevar el peso del juego si el plan de Popović de construir por dentro no funciona (por presión o repliegue rival). El conjunto de La Romareda ha formado esta temporada con un esquema más parecido al 4-4-2, con lo que una de las incógnitas a desvelar a partir de la recepción a la SD Ponferradina el domingo es qué principios tácticos cambia el serbio con respecto a la era Muñoz. De forma más general, Popović se examinará con el Real Zaragoza. Ahora lleva las riendas de un equipo que, por tradición y masa social, ansía regresar a una de las mejores ligas del mundo: La Liga. Conseguirlo supondría un antes y un después en su trayectoria profesional.

Related posts

5 comments

Gracias por el reportaje, ahora si conozco un poquito mas a nuestro nuevo entrenador, esperemos que de mas consistencia a nuestra defensa y que comencemos a ver un futbol mas combinativo y mas bonito de ver, jugadores tenemos para ello(Galarreta, Pedro, Eldin)

Ese Dorca-Galarreta pues le va a encantar a la hora de sacar la pelota. Si Willian José se pone el mono, no solo para combinar con ellos, sino para juntarse más a ellos sin balón y presionar fuerte en el centro del campo, le encantará aún más.
Gran artículo y gracias por darlo a conocer, que ya hacía falta

Cerezo Osaka prácticamente en segunda ya. Le quedan dos partidos y uno de ellos es ante Kashima Antlers, tercer clasificado y equipo que todavía aspira a ganar la competición. Además, si se produjese un milagro y Cerezo Osaka gana ambos encuentros, todavía debería rezar para que Shimizu S-Pulse perdiese sus dos partidos. En 2012 nos tocó a nosotros, ahora les ha llegado su momento aunque al final, siempre se sacan cosas positivas de ser relegado a segunda.

Deja un comentario

*