Jinetes y tigres batallan por reinar en Asia

fotorahlget

Al-Ahli y Guangzhou ET se enfrentan este sábado (16:45 CET) en Dubái en la ida de la Final de la AFC Champions League 2015. Los jinetes emiratíes y los tigres del sur de China disputan la eliminatoria más importante del año en el fútbol asiático, la cual finaliza el sábado 21 en tierras cantonesas. Los contendientes son dos equipos de dimensiones notablemente distintas: Al-Ahli vive su primera Final de la máxima competición continental tras superar la Fase de Grupos por primera vez en su historia, mientras que el Guangzhou ET es un nuevo grande ya consolidado a nivel RP China y a nivel Asia. Pese a ese contraste, emiratíes y chinos practican un fútbol similar desde hace poco menos de medio año, cuando Luiz Felipe Scolari aterrizó en Cantón. Son dos equipos tendentes a mandar sin la pelota, a ser ordenados en el repliegue para desactivar a su rival y a atacar de forma directa o al contragolpe tras el robo de pelota. Ambas escuadras tienen matices que enriquecen más sus propuestas y ambas son capaces de gestionar posesión si el rival lo provoca. Esta cuestión ayuda a explicar por qué Al-Ahli y Guangzhou ET llegan en racha a la Final de la Champions: el que es pentacampeón de China desde el pasado sábado no ha perdido ninguno de sus últimos 26 partidos –ninguno con Scolari–, mientras que Al-Ahli suma 18 partidos invicto entre todas las competiciones y ha comenzado la liga 2015-16 con 5 victorias seguidas.

Pese a que ambos clubes se ganaron su pase a esta Final sobre el césped, Al-Ahli no ha podido confirmar su presencia hasta el miércoles de esta semana. Fue entonces cuando el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés) rechazó la petición del Al-Hilal saudí de alineación indebida de Oussama Assaidi en el partido de vuelta de Semifinales, en el que Al-Ahli eliminó al bicampeón de Asia con un gol en el descuento (3-2). El ex del Liverpool no está inscrito en la liga emiratí porque Al-Ahli decidió completar el cupo de extranjeros con el recién fichado Moussa Sow. Sin embargo, Assaidi sí está inscrito en Champions League toda vez que esta tiene unos plazos de inscripción distintos al campeonato emiratí y, cuando concluyeron, Sow aún era jugador de Fenerbahçe. El TAS consideró válida la inscripción de Assaidi en Champions y eso le dio a Al-Ahli la confirmación definitiva de que jugará su primera Final. Guangzhou ET esperaba el laudo confiado, pues su presencia no era cuestionada por nadie. Ganó con claridad a Gamba Osaka en la ida de Semifinales (2-1) y conservó su ventaja en Japón “a la Scolari” (0-0). Así han llegado los dos equipos a la Final:

rtf2

A modo de previa, se describe a continuación a los dos finalistas de la AFC Champions League 2015:

Al-Ahli Club

Cuidad: Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Fundación: 1970.
Estadio: Al-Rashid (9.415 espectadores).
Propietario: Hamdan bin Mohammed Al-Maktoum, Príncipe Heredero del Emirato de Dubái y jinete medallista en dos Juegos Ecuestres.

Participaciones en AFC Champions League: 6 (debut en la 2002-03).
Mejor registro en la competición*: Fase de Grupos (2005, 2009, 2010, 2014).
Palmarés: 6 ligas emiratíes (3 en este siglo), 8 Copas del Presidente, 2 Copas de la Liga, 3 Supercopas.

Descripción del equipoen sus primeros años de vida, el Nacional de Dubái (ahli significa ‘nacional’ en árabe) ganó varias ligas que le posicionaron como aspirante a gigante nacional y continental. No obstante, la sequía iniciada en 1980 lo relegó a la sombra de equipos como Al-Ain, Al-Wasl o Al-Wahda. La competitividad regresó en el nuevo siglo al fortín rojo. Más concretamente, en esta década y de la mano de Cosmin Olăroiu. El entrenador rumano es uno de los más exitosos y expertos en el fútbol de Oriente Medio. Consiguió ganar la liga en 2014 interrumpiendo la tiranía de Al-Ain y logró hacer exitoso a un equipo muy joven y sin extranjeros llamativos del que es “padre” por cómo los ha tratado en los momentos más duros. Ese título liguero clasificó a los jinetes para esta Champions, pero la inestabilidad reinó en el ejercicio 2014-15 en el que acabaron sextos (no jugarán la Champions 2016). Para paliar la situación y que no se acusase en una Champions que usa calendario anual, Al-Ahli se reforzó con mejores foráneos y perfeccionó el estilo que le ha llevado al éxito. En un mercado invernal ilusionante para la afición llegaron a Dubái Kwon Kyung-Won y Éverton Ribeiro. El primero aterrizó con 23 años recién cumplidos y con el cartel de nuevo Ki. El segundo revolucionó a una Brasil que lo descartaba mentalmente de las futuras listas de la Canarinha pese a tener nivel y 25 años. Olăroiu les grabó a fuego en sus primeros días –incluso con polémicas suplencias– que no eran estetas que llegaban para dar lecciones, como piensan muchos jugadores extranjeros al llegar a Oriente Medio. Para jugar con Olăroiu y formar parte de la “familia” tendrían que asumir la cultura del esfuerzo defensivo para formar un buen bloque sin pelota. Y así lo hicieron. Incluso Kwon, el autor del histórico gol en el descuento de Semifinales ante Al-Hilal, se ha transformado en el mejor central de la plantilla.

Al-Ahli tiende a ceder el balón a su rival, especialmente cuando el rival también tiende a hacerlo. El objetivo es bloquearlo a partir de una buena estructura defensiva, con presión de los dos delanteros y repliegue ordenado de las dos líneas de 4 que están por detrás, compuestas mayoritariamente por jugadores emiratíes de 23/24 años. Una vez frustrado el oponente, Al-Ahli aprovecha sus pérdidas de balón o juega en vertical. Tiene 3 formas de hacerlo. Una le permite gestionar posesión, pues los laterales le saben llevar la pelota (robada o no) a los volantes y estos mezclan muy bien con los delanteros, como demuestra habitualmente Ismail Al-Hamadi. Las otras dos implican juego directo, el cual puede ser ejecutado sobre el móvil delantero y capitán Khalil o bien sobre un ‘9’ puro que Olăroiu tuvo que buscar desesperadamente en el mercado: Rodrigo Lima (7M€). El corpulento exbenfiquista es garantía de gol y de bajada de balones aéreos, lo que permite un pragmatismo ideal para situaciones de emergencia.

La estrella: Ahmed Khalil. Es hijo de futbolista y lleva vinculado a Al-Ahli desde los 10 años. Ahora tiene 24 y es el capitán del equipo, al igual que es el delantero centro titular de la joven selección emiratí que consiguió el bronce en la pasada Copa de Asia. Es un ariete moderno y móvil que no se limita a la presión sin pelota, al disparo y a la bajada de balones aéreos. Es muy inteligente en el juego de espaldas y sabe buscar los puntos débiles de las defensas rivales a base de movimientos y tanteo. Se escora, sale del área, retrocede a la espalda del mediocentro y consigue abrir huecos en los sistemas defensivos rivales, ideales para que le encuentren los volantes y así pueda recibir, girarse y marcar. Su constante movimiento le permite ser una opción distinta a Lima a la hora de jugar directo: los balones largos sobre él no van directamente al corazón del área, pero Khalil los convierte en buenas inversiones bajándolos y creando segundas jugadas. No los baja porque sea alto (180cm), pues la fortaleza física no es su fuerte. Lo consigue porque se desplaza hasta zonas sin apenas opositores u ocupadas por defensores atareados con otros compañeros. Su completo perfil le ha permitido ser el pichichi de su equipo en Champions (6 dianas) y el máximo asistente de este en la competición (4 pases de gol).

La clave: Éverton RibeiroCuando llegó de Cruzeiro, empezó jugando en su mediapunta natural y luciéndose con algún estético gol y alguna asistencia. Su falta de sacrificio táctico le supuso chocar con un Olăroiu que llegó a sentarlo en partidos importantes de liga y de Fase de Grupos de la Champions League. Sin embargo, la relación entre ambos se reparó con compromiso de un Ribeiro que se ha adaptado a los flancos del 4-4-2 del rumano. No es un extremo al uso, pues se mueve siempre hacia el área en diagonal, lleve o no balón en los pies. Sin embargo, y pese a esa asimetría que aprovecha el lateral de su banda en ataque, ayuda defensivamente como uno más en el repliegue “4+4” de Al-Ahli sin que eso le quite su calidad técnica. Es un inteligente pasador y también un conductor con mucho desborde cerca del área.

Bonus track: Rodrigo Lima. La búsqueda desesperada de un delantero puro de Olăroiu parecía fracasar. El 25 de julio se cerraba el último plazo para inscribir a jugadores en Champions League y Al-Ahli iba a quedarse “solo” con Khalil después de que Luiz Adriano rompiese el acuerdo entre el Shakhtar y el club dubaití. Pero todo cambió de golpe: en el ocaso del día 24 de julio, Al-Ahli llegó a un acuerdo con Benfica y con Lima para que el brasileño vistiese de jinete. Su rendimiento en Lisboa era bueno, solo hacía falta evaluar su adaptación a Oriente Medio y a la “familia” de Cosmin. Las dudas se disiparon bien rápido ante el evidente compromiso de Lima con su actual equipo. Ha marcado al menos un gol en todos y cada uno de los partidos que ha jugado Al-Ahli desde su llegada: 6 en 5 jornadas de liga, 4 en 3 partidos de Copa de la Liga y 4 en 4 partidos de Champions; un total de 14 goles en 12 encuentros. Es garantía de gol y tiene fortaleza física como para permitir un juego directo y vertical puro. Si la racha sigue, debería marcar en esta histórica Final de Champions League.

Ausencias en la Final: Moussa Sow (no inscrito, cupo de extranjeros). Abdulaziz Sanqour podría perderse la ida por problemas físicos.

Tengo muy buena impresión de Al-Ahli, especialmente de su Semifinal. Están bien preparados y bien organizados y tienen muy buenos jugadores con muy buenas cualidades. (…) Esta vez nuestra preparación está siendo diferente. Hemos pasado mucho tiempo viajando y estamos con un poco de jet lag

Luiz Felipe Scolari, entrenador de Guangzhou ET

Guangzhou ET

Cuidad: Cantón, República Popular China.
Fundación: 1954.
Estadio: Tianhe (58.500 espectadores).
Propietarios: inmobiliaria Evergrande (60%) y consorcio de comercio electrónico Alibaba Group (40%).

Participaciones en AFC Champions League: 4 (debut en 2012).
Mejor registro en la competición: Campeón (2013).
Palmarés: 5 ligas chinas, 2 segundas divisiones, 1 FA Cup, 1 Supercopa.

Descripción del equipo: la empresa farmacéutica local abandonó al hoy conocido como Guangzhou ET después de que se viera implicado en un escándalo de amaños de partidos y fuese por ello descendido administrativamente a segunda división. Era 2009 y, por entonces, Cantón apenas se divisaba en el mapa futbolístico de la RP China. Pero apareció la inmobiliaria Evergrande para hacer del Guangzhou un grande nacional y continental. Su inversión económica le llevó de la segunda categoría a ganar la Champions League en 4 años. Hoy, 6 años después, el equipo se llama Guangzhou ET (siglas de sus patrocinadores Evergrande y Taobao, el eBay chino de Alibaba) y quiere volver a reinar en Asia. Muchas cosas han cambiado desde que lo lograse por primera vez en 2013. Por entonces, Marcello Lippi propugnaba un estilo de juego asociativo, basado en la construcción de ataques con cadenas de pases rasos gestionados por el fino mediapunta Darío Conca. El argentino se volvió a Fluminense y Lippi se jubiló tras un 2014 muy italiano en Cantón por la presencia de Alberto Gilardino y Alessandro Diamanti en su plantilla. La directiva le dejó a Lippi nombrar a su heredero: Fabio Cannavaro.

Su primera aventura como primer entrenador duró 5 meses. Se acabó en junio de este año, cuando fue destituido porque su equipo no tenía una identidad propia y vivía de individualidades y de las rentas de su valedor. Para darle identidad, aunque rompiese con años de tradición futbolística, Guangzhou ET llamó mediada la temporada a Luiz Felipe Scolari. El ganador del Mundial 2002 con Brasil le confirió al 4-2-3-1 base cantonés su seña de identidad: juego directo sobre Goulart, segundas jugadas con velocidad, solidaridad y fortificación defensiva, aprovechamiento del balón parado y contragolpes. Scolari rescató de Londres al Paulinho de Corinthians y de la Brasil de 2013, convirtió a Elkeson en un ‘9’ puro y se llevó a Robinho tras su gran Copa América. El buen hacer de los fichajes y de Goulart se sumó al notable esfuerzo de los jugadores chinos por revertir las malas sensaciones de comienzos de año. Tanto es así que el pivote Zheng Zhi ha vuelto a parecerse al que fue nombrado mejor jugador de Asia en 2013 y el lateral Zhang Linpeng ha conseguido sonar para Chelsea y Real Madrid. Scolari picó a sus jugadores para que se adaptasen rápido a su estilo de juego pese a la plaga de lesiones que sufrieron en el intenso verano oriental. Ha recogido la siembra: ha ganado la quinta liga (y consecutiva) de la historia del club cantonés y ha llevado a Guangzhou ET de sufrir en Octavos de Champions a llegar convenciendo a la Final.

La estrella: Ricardo Goulart. Pese a ser un mediapunta, comenzar el año como el falso ‘9’ de Cannavaro le ayudó a ser aún el pichichi de la Champions con 8 goles. Desde su posición natural tiene llegada al área, pero no es por ella por lo que se le considera el mejor jugador del Guangzhou ET actual. En la primera mitad de temporada sus ofrecimientos al doble pivote fueron claves para que el equipo cantonés pudiese hacer circular la pelota en ataque. También ayudaban sus asistencias y sus excelentes pases a volantes y al falso ‘9’ Gao Lin, quien se fue cayendo del equipo al no adaptarse a ese rol. Cuando llegó Scolari, Goulart siguió moviéndose y pasando bien el balón, pero el estilo de su compatriota le hizo cambiar de papel en el equipo. Sus ofrecimientos en busca de balón se transformaron en buenos movimientos de ayuda defensiva, los cuales le llevan incluso a auxiliar a los laterales. Su presencia en la zona del ’10’ es ideal para bajar balones largos (no es alto, pero es tan escurridizo que escapa de centrales y pivotes). Con ellos establece segundas jugadas con un buen pase rápido al resto de atacantes, a quienes acompaña a la carrera. Cuando Guangzhou ET se lo compró a Cruzeiro el pasado invierno (15M€) se temía por una mala adaptación al fútbol chino. No obstante, Goulart se arremangó, se ha convertido en el mejor jugador del equipo y ha hecho olvidar a Conca.

La clave: Zheng Zhi. El mediocentro y capitán del Guangzhou ET y de la selección china vive una segunda juventud desde la Scolarización del club cantonés. Con el entrenador brasileño ha ganado mucho más valor el orden defensivo y la solidez, y en eso es experto un Zheng Zhi que funciona tácticamente como una escoba. Sus robos limpios y sus interceptaciones de balón le permiten a Guangzhou ET iniciar muchas contras o frenar a rivales que creen que no es tan difícil introducirse entre las líneas que dibuja Scolari. Tiene 35 años y un amplio currículum que incluye Charlton Athletic y Celtic, pero hoy por hoy parece ser un jovial e insuperable pivote.

Bonus track: Elkeson. El déficit habitual de los equipos chinos es el delantero. Elkeson es un volante izquierdo que se lució en 2013 marcando 32 goles y dando 14 asistencias desde la banda de un equipo que tenía a Muriqui de referente ofensivo. Cuando este se fue a Al-Sadd (2014), Lippi amagó con convertirlo en delantero centro, pero seguía respondiendo mejor desde una banda y eso llevó al italiano a traerse a su compatriota Gilardino. Su rendimiento en el flanco le llevó a batir el récord goleador de la Superliga China (28 goles) y a anotar 34 dianas entre todas las competiciones. Sin italianos en el Guangzhou ET y con los datos en la mano, Scolari lo ha apostado todo a su conversión a delantero tras el desaprovechamiento de Goulart en primavera y el fracaso del extremo Gao Lin como falso ‘9’. Y Elkeson rinde: marca goles con su potente disparo y su imponente físico pero también se mueve fuera del área cual falso ‘9’. Solo las lesiones le han dejado fuera del puesto más alto del 4-2-3-1 cantonés.

Ausencias en la Final: Robinho (no inscrito, cupo de extranjeros), Alan (no inscrito, lesión de larga duración), Kim Young-Gwon (sancionado en la ida). Zou Zheng podría perderse la ida por lesión.

“Hemos llegado al último paso antes del trofeo. Vamos a enfrentarnos a un equipo [Guangzhou ET] fuerte y a uno que, en mi opinión, puede competir con cualquier equipo en Europa. Son un equipo muy equilibrado y poderoso. Ahora tenemos que prepararnos para el partido de la mejor forma posible”

Cosmin Olăroiu, entrenador de Al-Ahli

Alineaciones probables: Al-Ahli – Guangzhou ET, 16:45 CET

Alineaciones probables en el Al-Ahli - Guangzhou ET

*Sin contar la edición 2015.
Fotos de portada: Focus Images Ltd. Edición: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*