Previa de la Copa de Asia 2015 (II): Grupo B

fotoruzbksachnprk

El Grupo B de la Copa de Asia 2015 es el grupo más heterogéneo, diverso y variopinto del torneo. Es un grupo en el que convivirán selecciones pequeñas que van a más y equipos grandes que viven sumidos en la irregularidad. Es un grupo en el que están representados Estados con mucha y con poca población, con uno y con otro sistema político y con diferentes maneras de entender el fútbol y la vida en general. Es un grupo en el que es difícil hacer pronósticos, pues los historiales de los equipos no tienen que ver con sus situaciones actuales. Ninguno de sus integrantes fue al Mundial de Brasil y, salvo Uzbekistán que lo rozó, ninguno estuvo cerca de clasificarse para la cita. Es un grupo con incógnitas por los cambios de seleccionadores, como en el caso de Arabia Saudí. También lo es por las decisiones de estos, como en los casos de la RP China y la RDP Corea. En definitiva, es un grupo en el que nadie tiene muy claro por dónde le va a salir su rival. En principio, parece una batalla a tres entre exsoviéticos, árabes y chinos en el que hay un juez invitado muy particular que puede dar y quitar. Pero las etiquetas de “sorpresa” y de “decepción” pueden caer rápidamente sobre cualquier conjunto. Porque, aunque es un tópico, puede pasar cualquier cosa. Es por esto por lo que, sobre el papel, va a ser el grupo más divertido para los curiosos.

Uzbekistán

Uzbekistán se independizó de la Unión Soviética en el otoño de 1991 y su selección de fútbol jugó su primer partido bajo la bandera azul, blanca y verde a mediados de 1992. El proceso político inherente a la independencia hizo que los uzbekos no tuviesen tiempo siquiera de pensar en la Copa de Asia que Japón organizaba ese año. Es por eso que, si no se considera esta, se puede afirmar que Uzbekistán ha participado en todas las Copas de Asia celebradas desde que existe como Estado: las 5 últimas. Aunque en sus primeros años de vida a Uzbekistán se le apodaba la Croacia de Asia por ser la selección más potente de todas las nacidas al sur de Rusia, sus registros históricos no se parecen a los del conjunto ajedrezado. No obstante, sí reflejan una progresión que tiene en estos años su punto álgido. Los lobos blancos se quedaron en la Fase de Grupos de la Copa de Asia en 1996 y 2000, cayeron en Cuartos de Final en 2004 y 2007, fueron cuartos en 2011 y estuvieron a punto de clasificarse para un Mundial en 2013. Son resultados que invitan a ser optimistas para la cita de este mes en Australia. En ella dirigirá el joven (44) Mirjalol Qosimov, el hombre que lleva los mandos desde hace dos años y que tiene un reto: afrontar un cambio generacional. Las estrellas de los últimos años, las cuales han vivido la etapa más gloriosa de la historia de la selección, están en el ocaso de sus carreras. A Qosimov le toca dejar atrás a jugadores como Ulugbek Bakaev (36, no ha ido convocado), como Maksim Shatskikh (36, no ha ido convocado) y muy pronto como Server Djeparov (32, Mejor Jugador de Asia 2008 y 2011) para abrirle la puerta del equipo a jóvenes que tienen un buen aval: haber conseguido estar en el top8 del último Mundial sub 20.

La selección uzbeka que está concentrada en Australia es una mezcla entre la vieja guardia y los jóvenes lobos que reclaman protagonismo. El problema que debe solucionar Qosimov es la diferencia estilística entre unas camadas y otras. El equipo ha sido tradicionalmente directo, vertical y proclive a explotar las bandas. Presiona sin balón y tiene como principal punto débil la defensa. Si bien es cierto que las nuevas generaciones contemplan también este estilo de juego, son de tendencia más constructiva, como ejemplificó el polivalente centrocampista Jamshid Iskanderov en tierras turcas. En Australia, el hombre que puede conjugar uno y otro estilo es el interior del FC Krasnodar Odil Akhmedov (27 años). Es uno de los jugadores más destacados de su club por la profundidad que aporta por dentro. A diferencia de 2011, cuando fue central, este año podrá ocupar su puesto natural en la medular de la selección gracias a las primeras jubilaciones de Qosimov (su homólogo Timur Kapadze, de 33 años, es ahora su suplente). Pese a estas, casi todos los puestos del once –menos la portería y la delantera– serán, salvo sorpresa, para los experimentados que consiguieron la clasificación para la Copa. Así, Uzbekistán sería pragmática y sacrificada para reforzar su sistema defensivo. En la retaguardia solo el central Anzur Ismailov tiene garantizado un puesto. Es el más solvente de todos los candidatos sin tener nivel de élite. Tanto él como quien lo acompañe tendrán que vigilar los costados, pues los laterales (solo 2 convocados; Vitaliy Denisov y Akmal Shorakhmedov) tienden a participar mucho en ataque y les cuesta retroceder. Cuando se juegue de forma directa, el delantero Igor Sergeev (21 años, 185cm) bajará balones para aprovecharlos él mismo (máximo goleador del Pakhtakor campeón de liga; 11 goles) o combinar con Djeparov o Sanzhar Tursunov.

Odil Akhmedov Krasnodar Uzbekistan Autor LiondartoisOdil Akhmedov es uno de los jugadores más importantes de la actual selección uzbeka. Foto: Liondartois.

Arabia Saudí

La selección saudí es la que más tradición futbolística tiene de todas las implicadas en el grupo. Va a participar por novena vez en una Copa de Asia, un torneo que ya ha ganado 3 veces (1984, 1988 y 1996) y en el que ha llegado en 6 ocasiones a la Final, más que ningún otro seleccionado del continente. El fútbol en el corazón de la Península Arábiga es una pasión, lo cual implica no solo buenos ambientes y fieles seguimientos a los clubes y a los halcones verdes sino también presión y exigencia a estos. Esta es una de las claves para entender por qué hay irregularidades en los registros de la selección, que cayó con estrépito en la Fase de Grupos de la última edición de la Copa de Asia. También permite entender por qué los convocados para el equipo nacional, normalmente procedentes de los 5 grandes clubes del país, tardan mucho tiempo bajo las órdenes de un seleccionador en formar un equipo que funcione. Eso es lo que parecía haberse conseguido el pasado mes de noviembre, cuando Juan Ramón López Caro cumplía su 23º mes al frente de la selección. Las piezas, que brillan de forma independiente con sus clubes en la segunda mejor liga de Asia, empezaban a encajar juntas en el puzle del técnico andaluz. En la Copa del Golfo que organizaron ese mes fueron subcampeones. Plantearon grandes partidos con el estilo defensivo, de marcajes y de presión que propugnó López Caro desde que llegó como sustituto de Frank Rijkaard. Sin embargo, Lopez Caro fue destituido el mes pasado. Su puesto ya corrió peligro meses antes porque, a pesar de jugar solo la clasificación para la Copa de Asia y acabarla invicto (5 victorias y 1 empate), su estilo de juego no gustaba, los amistosos intercalados fueron negativos y se consideraba que los jugadores convocados podían rendir mejor con otras ideas.

Así pues, Arabia Saudí se ha concentrado en Australia con un técnico recién llegado como Cosmin Olăroiu, quien –en principio– solo va a dirigir durante la Copa de Asia (sigue siendo propiedad del Al-Ahli emiratí). El preparador rumano tiene que satisfacer las exigencias puestas a un equipo con talento individual y con algunos jugadores recientemente proclamados subcampeones de Champions League con Al-Hilal. No obstante, Olăroiu es uno de los 4 seleccionadores de la Copa de Asia que acaban de llegar a la selección que les ha fichado. Con el historial saudí, lo previsible es pensar que las piezas no encajarán de primeras con él y que cualquier cambio (radical o parcial) que el bucarestino realice provocará el caos. Los amistosos de preparación para la Copa son buenas muestras de esta cuestión: derrotas 2-0 ante la República de Corea y 4-1 ante Baréin. En estos encuentros se han cambiado algunos de los fundamentos tácticos de López Caro. El más visible es el doble mediocentro, que en la Copa del Golfo lo formaban el capitán y talentoso lanzador de transiciones Saud Kariri y el rocoso Waleed Bakshwin. Ahora lo forman Kariri y un interior. Otro de los estándares cambiados es la presión alta que, acompañada a veces de marcajes al hombre, producía robos y suponía contragolpes idóneos para los atacantes. Esa gran adecuación a la transición de los volantes Salem Al-Dossari y Nawaf Al-Abed, así como del móvil punta Nasser Al-Shamrani (Mejor Jugador de Asia 2014), se debe a que juegan juntos en un Al-Hilal que tiene ese mismo estilo de juego. Pese a que un estilo más asociativo se notaría en campo contrario, no tiene por qué debilitar defensivamente al equipo. Arabia Saudí tiene centrales contrastados como Osama Hawsawi y laterales de poco recorrido y buen saque de banda (Saeed Al-Mowalad y Abdullah Al-Zori). Sí puede debilitarlo el comportamiento de Al-Shamrani: recibió una sanción de 8 partidos de Champions por escupir a un rival tras perder la Final y pudo perderse el torneo por enfrentarse a unos aficionados en Geelong tras perder ante Baréin. Olăroiu tiene una misión muy complicada en su primera experiencia como seleccionador.

*Nota: el 9 de enero, día previo al debut de Arabia Saudí en la Copa de Asia, la Federación anunció que Nasser Al-Shamrani se caía de la lista de convocados por una lesión en los músculos abdominales, producida 5 días antes en el amistoso ante la República de Corea jugado en Parramatta. Olăroiu convocó en su lugar a Ibrahim Ghaleb, mediocentro de Al-Nassr.

Cosmin Olaroiu Arabia Saudi Al Ahli Dubai Autor Pur tang pangCosmin Olăroiu dirigirá a la selección saudí en esta Copa de Asia. Foto: Pur tang pang.

RP China

La de 2015 es la undécima Copa de Asia para la República Popular China. Su mejor registro histórico es el subcampeonato, conseguido en 1984 y en el torneo que organizaron en 2004. Aunque solo han pasado inadvertidos por un Mundial absoluto (2002) y eso hace que se les considere como un gigante dormido, esta denominación es errónea en el entorno asiático: han sido semifinalistas en 6 de los 15 torneos organizaron hasta ahora. No obstante, la RP China sí se está durmiendo en este siglo: desde que consiguieron la plata ante su público no han vuelto a superar una Fase de Grupos. Y para clasificarse para la Copa de Asia de este mes necesitaron la ayuda de Tailandia, que no se jugaba nada, para tener mejores números que el Líbano en la última jornada de clasificatorios (fueron la mejor tercera clasificada de 5 grupos que daban 11 plazas). Superar la primera ronda de la Copa es el objetivo del francés Alain Perrin, quien va a cumplir un año al frente de los posesivos dragones. Intentará cumplir esa misión con una convocatoria íntegramente formada por jugadores de la Chinese Super League –no va el nuevo mediapunta del VfL Wolfsburg Zhang Xizhe– y en la que se disuelve el bloque que su predecesor Fu Bo había formado durante los clasificatorios. Hay un total de 10 futbolistas convocados que no han disputado ningún partido oficial pero que sí han participado algunos de los 12 amistosos que la Federación le organizó a Perrin entre junio y diciembre de 2014 para que se adaptara e hiciese pruebas. En esos amistosos, ante equipos de diversos continentes y de diferentes niveles, las sensaciones han sido muy buenas: solo Mali ha sido capaz de derrotarlos (6 victorias, 5 empates).

Pese a que la RP China experimentará en Australia un importante lavado de cara, los tres pilares maestros del equipo siguen teniendo la misma importancia que en la era Fu Bo y que en la etapa de Juan Antonio Camacho. Los 3 fueron campeones de Champions League en 2013 con Guangzhou Evergrande en el que aún militan. Son el portero Zeng Cheng, de buenos reflejos y hábil en las salidas; el mediocentro o central Zheng Zhi, capitán sobre el que se asienta el sistema defensivo juegue donde juegue; y Gao Lin, quien probablemente es el mejor jugador chino del momento con su desborde por la banda derecha, sus detalles técnicos y su capacidad goleadora. Perrin confía en ese talento de cara a portería que tienen él y Wu Lei, mediapunta y máximo goleador chino de la CSL 2014 (12 goles), para esta Copa de Asia. En la lista solo hay un delantero puro: Yang Xu, un jugador que ha visto portería con regularidad en los amistosos mencionados pero que solo ha sido capaz de anotar 2 tantos en 936 minutos de partidos (oficiales) de liga en el año 2014. Sus 188 centímetros, al igual que los 185 de Gao Lin, hacen que no sea difícil de imaginar la aplicación de juego directo en partidos atascados o en los que los rivales presionan, situaciones frecuentes ante las que a la RP China le cuesta reaccionar. En fase defensiva, Perrin ha preferido normalmente mantener a sus atacantes en campo rival –pero sin el desgaste físico propio de la presión– para obstaculizar a los rivales que quieren poseer. A excepción de la portería y el perfil derecho, en el que Gao Lin combinará con el lateral y compañero de club Zhang Linpeng, el resto de puestos del once inicial son incógnitas a resolver por la polivalencia de bastantes de los convocados.

Gao Lin Guangzhou Evergrande China Autor Alexchen4836Gao Lin es el mejor futbolista chino del campeón de la liga de su país, Guangzhou Evergrande. Foto: Alexchen4836.

RDP Corea

La República Democrática y Popular de Corea va a jugar en Australia la cuarta Copa de Asia de su historia y, por primera vez, va a encadenar 2 participaciones consecutivas. Su mejor resultado histórico es el cuarto puesto conseguido en la edición de Kuwait 1980. En 1992 y en 2011 cayeron en la Fase de Grupos, pero en esta edición tienen la esperanza de competir y de llegar a los Cuartos de Final. Este objetivo se sustenta en las buenas actuaciones recientes de dos representantes norcoreanos en dos torneos distintos. La primera fue en septiembre del año pasado, cuando el Rimyongsu –el club con más representantes en la lista norcoreana, 8– se convirtió en el primer equipo que competía a nivel internacional desde 1991 y se proclamaba subcampeón de la AFC President’s Cup, la tercera competición continental. La segunda fue poco después, en octubre, cuando la selección olímpica –de la que hay varios representantes en la concentración de Australia– se proclamó subcampeona de los Juegos Asiáticos de Incheon (República de Corea). Además, estas dos actuaciones tienen una importante conexión con la concentración del equipo Chollima que está preparando la Copa de Asia en Australia. El seleccionador absoluto Yun Jong-Su también es el seleccionador olímpico, y su enfado y su “abuso verbal” a los árbitros de la Final de los Juegos Asiáticos que perdieron ante la República de Corea con gol en el minuto 121 le supusieron una sanción de 1 año. Por ello, Yun Jong-Su no puede hacer más que dirigir los entrenamientos en la concentración. En consecuencia, la Asociación de Fútbol norcoreana ha elegido a Jo Tong-Sop, seleccionador absoluto en la última Copa de Asia y actual entrenador de Rimyongsu, para dirigir al equipo Chollima en los estadios australianos.

La influencia de Rimyongsu (entrenador y jugadores) en la selección norcoreana provocará, probablemente, que esta se parezca al club de Sariwon. Por ello es de esperar que la RDP Corea quiera la posesión del esférico, ataque principalmente por las bandas, sea muy productiva a balón parado y sufra ante equipos físicos, directos y/o rápidos. Para la eficacia en faltas y córneres y para optar por juego directo en los partidos en los que el rival le dispute la posesión será muy importante la presencia de Pak Song-Chol. Este mediocentro, que elige el dorsal 9 por costumbre, fue el mejor jugador del Rimyongsu subcampeón de la President’s Cup por su golpeo de balón, excelso en el balón parado (2 goles de falta directa) y en los desplazamientos largos (2 asistencias). De sus compañeros de equipo destacaron 4 jóvenes que están en la lista: el mediapunta o delantero Jong Il-Gwan (21, máximo anotador en los Juegos Asiáticos), el central Jang Song-Hyok (23), el lateral derecho Ro Hak-Su (24) y el volante izquierdo Ri Chang-Ho (24). Solo hay 4 jugadores convocados por Yun Jong-Su que jueguen fuera de la RDP Corea y ninguno de ellos es Jong Tae-Se, conocido en Europa por su paso por el VfL Bochum y el 1.FC Köln. Los seleccionados del exterior son el lateral diestro Cha Jong-Hyok (FC Wil 1900), el interior Ryang Yong-Gi (Vegalta Sendai) y los olímpicos Lee Yon-Jick (mediocentro, Tokushima Vortis) y Pak Kwak-Ryong (delantero, FC Vaduz cedido por el FC Basel). Ellos completan la única lista del torneo con 22 convocados, una particularidad menos chocante que la de inscribir a un delantero como tercer portero, vista en el Mundial de Sudáfrica.

Artículo relacionado:

Previa de la Copa de Asia 2015 (I): Grupo A

Fotos de portada, de izquierda a derecha y de arriba a abajo: Server Djeparov (Abdullais4u), Gao Lin (Alexchen4836), Nasser Al-Shamrani (Crazy_Ahlawi) y Pak Song-Chol (Dltl2010). Edición: MarcadorInt.

Related posts

3 comments

Otra gran previa de un grupo más igualado de lo que pudiera parecer.

Uzbekistán les veo un punto por encima del resto de contendientes. Los saudíes tienen una gran pegada arriba, pero como bien dice David, habrá que ver como les afecta el cambio de entrenador. China puede ser el tapado del torneo y Corea del Norte, pues es un equipo que sin hacer ruido casi siempre está ahí en las competiciones continentales.

Es, de largo, el grupo más interesante de ver por la incertidumbre en su desenlace.

Deja un comentario

*