China acentúa su proyecto

Tianhe Guangzhou Evergrande Alexchen4836
Última actualización: 26 de febrero de 2016.

El fútbol chino ha sido el gran protagonista del mercado de fichajes que acaba de cerrar. Los traspasos de jugadores de élite a clubes de la República Popular China han asombrado a los aficionados al fútbol de todo el mundo. La percepción mayoritaria es que China ha aparecido de repente. Que un gigante dormido se ha despertado de golpe y de forma descontrolada. Realmente, esto no es así. No ha sido de la noche a la mañana. En los últimos meses solo se ha acentuado un proyecto de crecimiento del fútbol chino que existe desde 2010. Esta acentuación se debe a que han aparecido simultáneamente nuevos actores en el mercado futbolístico chino. Son empresas que, en un contexto sociopolítico ideal y tras el éxito de una compañía imitable, han comprado clubes en los últimos meses. Han coincidido en un breve espacio de tiempo y ahora están invirtiendo a la vez –y en grandes cantidades– para iniciar en sus equipos proyectos nuevos y ambiciosos.

A diferencia de países como España, donde los clubes son empresas como tal (Sociedades Anónimas Deportivas), en la RP China los clubes son una parte de la empresa que los compra. Esa fue la regla de la profesionalización del fútbol chino, vivida en los años 90 para dejar atrás la dependencia de gobiernos provinciales o locales. En consecuencia, lo que hacen los clubes afecta a las empresas en, por ejemplo, su cotización en bolsa. Ahora bien, las inversiones de las empresas no se destinan solo a fichajes de jugadores extranjeros. De hecho, el “pánico” suscitado en la afición europea por la aparición de estos nuevos actores chinos es infundado. No van a llevarse masivamente a futbolistas que jueguen en Europa. La RP China, como casi todos los países de Asia, tiene un cupo de extranjeros para todas sus divisiones muy restrictivo, promovido por una Confederación Asiática de Fútbol que lo aplica también en sus competiciones continentales. Cada equipo chino solo puede tener 4 jugadores extranjeros no-asiáticos en plantilla y, de ellos, solo 3 pueden coincidir en el campo. Además, el portero no puede ser de otra nacionalidad que no sea la china y solo está permitido un extranjero asiático en plantilla y campo. Esas limitaciones han llevado a que las inversiones repercutan también en el mercado interior del fútbol chino, rompiendo sus récords, aumentando exponencialmente el valor del jugador autóctono y creando nuevas instalaciones pensadas, especialmente, para el fútbol base. Las causas y las posibles consecuencias de todo esto se analizan a continuación.

Causas: un modelo a seguir con un contexto favorable

Para entender el proceso acentuado ahora en el fútbol chino conviene comprender los antecedentes. La fecha de inicio del proyecto de crecimiento es 2010. En ese año, ya agonizaba la poco productiva técnica de fichar a estrellas mundiales/jugadores franquicia que están en sus últimos días. Empezaba a vivirse en Asia la aplicación de un nuevo modelo cuyo abanderado chino fue el Guangzhou ET.

El modelo Guangzhou ET

En 2010 este equipo se llamaba Guangzhou Pharmaceutical, pues era propiedad de la farmacéutica local. Acababa de ser descendido administrativamente a segunda división por amaños de partidos y la citada empresa estaba interesada en vender el club por el desprestigio que esto suponía. En ese momento, apareció una oferta adelantada a su tiempo: Evergrande, una inmobiliaria (actividad económica de peso en China), ofreció 14,2 millones de euros por hacerse con el club, cantidad recogida en The Guardian. Lo compró rápidamente y se fijó como objetivo hacer de su equipo el mejor del país y de Asia. Esta meta resultaba increíble en ese momento, pues el fútbol chino solo había conseguido un título equivalente a la Champions League en los 43 años anteriores (Liaoning Whowin, 1990). No obstante, Evergrande invirtió más de lo que nadie había hecho hasta ese momento en China gestionando un club de fútbol. Fichó a un entrenador de talla mundial como Marcello Lippi, se hizo con los mejores jugadores del panorama nacional y comenzó a otorgar sus plazas de extranjeros a jugadores con sus mejores años por delante; futbolistas comprometidos con el club pese a las críticas vertidas desde sus países. Entre esos jugadores están Muriqui, Cléo, Darío Conca o Elkeson.

Guangzhou ET ascendió en la temporada 2010 y, desde entonces, siempre ha sido campeón de la Superliga china (5 títulos). Además, aun renovando sus plazas de foráneos y cambiando de entrenador, ha ganado 2 de las últimas 3 Champions League, convirtiéndose en el máximo referente chino en el continente. Ahora tiene solo un entorchado menos que el equipo más laureado de toda Asia, el Pohang Steelers surcoreano. Y todo cuando en 2009 era impensable una clasificación vía liga para la máxima competición continental.

Evergrande no solo se ha beneficiado en bolsa de los éxitos deportivos del Guangzhou ET. El “apellido” actual del equipo (ET) está compuesto por la siglas de la inmobiliaria cantonesa y de Taobao, el principal portal de ventas online de China, propiedad de la empresa Alibaba. Esta compañía compró solo el 40% del club en 2014 por 168,6 millones de euros. Ha de recordarse en este momento que la totalidad del club le había costado a Evergrande 14,2 millones. La revalorización y la viabilidad de las inversiones de Evergrande, pues, son manifiestas. Haberse anticipado a todo el fútbol chino han hecho de Evergrande y de Guangzhou ET dos referentes de Asia. Ambos han configurado un modelo que funciona y que merece la pena imitar.

Lo merece especialmente desde 2013. No solo es el año de la primera Champions de Guangzhou ET sino que también es el año en el que Xi Jinping se convirtió en presidente de la República Popular China. Este político, futbolero reconocido, tiene entre sus metas el crecimiento futbolístico de su país.

Xi Jinping, el presidente futbolero

La administración Xi ha incluido en los programas educativos de los colegios el fútbol como asignatura troncal, en aras de despertar el gusto por el juego desde edades tempranas. Así se puede formar a jóvenes futbolistas que pueden acabar siendo profesionales entrenando en el extranjero, con extranjeros en China (proyectos como el de La Liga) o en academias de clubes de la Superliga china. Guangzhou ET está levantando la que anhela ser la academia de fútbol más grande del mundo con la colaboración del Real Madrid, según John Duerden. Por su parte, el vigente subcampeón de la Superliga (Shanghai SIPG) se fundó sobre los cimientos de una academia de la cual han salido los mayores talentos chinos del momento, como Wu Lei o Zhang Linpeng. A mayores, los jóvenes chinos tienen la posibilidad de competir antes de su profesionalización total en una liga de filiales que ya opera a pleno rendimiento con el mismo calendario de la Superliga de los mayores.

Hay segundos equipos además de los primeros. Hay una liga que se juega el día posterior de cuando juegan los primeros equipos, en la misma línea: donde va el primer equipo a jugar, el segundo equipo va a jugar también, contra el mismo rival. (…) El presidente del Gobierno chino ha dicho que el fútbol lo quiere introducir en las escuelas. Es decir, quiere meter este deporte de una forma mucho más educativa, desde abajo, y empezar a formar futbolistas que ya están, en algunos casos, incluso, aquí en España. Hay equipos [españoles] con jugadores [chinos]… enseñándoles el fútbol. Eso quiere decir que están pensando en dar un paso hacia delante”

 

Gregorio Manzano en un corrillo de periodistas en Barcelona, enero de 2015

Además, ahora merece la pena aplicar el modelo Guangzhou ET por el contexto social que vive la RP China. El interés por el fútbol de los que hoy son adultos ha crecido de forma notable de la mano de los éxitos del club cantonés. Las asistencias medias de la Superliga china crecen ininterrumpidamente desde el 2013. Si comparamos las asistencias medias en las dos últimas temporadas con datos de Football Benchmark, la pasada campaña se produjo un aumento de un 17% de público, lo que sitúa a la liga china a la altura de la Serie A y la Ligue 1 en cuanto a interés en el propio país. Esa atracción explica, también, que para este 2016 haya entrado en vigor un nuevo contrato televisivo nunca antes visto en el fútbol chino. De los 8 millones de euros que la televisión pública CCTV pagó en 2015 se ha pasado a los aproximadamente 1.110 millones de euros que el canal de deportes Ti’ao Dongli ha pagado para tener los derechos de la Superliga en exclusiva entre 2016 y 2020, de acuerdo con la agencia estatal de noticias china Xinhua. Es decir, de 8 a unos 220 millones de euros por temporada (+2750%). El fútbol gusta y las empresas chinas ven la posibilidad de aumentar sus beneficios invirtiendo en un deporte impulsado por el gobierno nacional, el cual les puede ver con mejores ojos. Todos estos factores hacen que a las empresas les resulte apetecible entrar en el pujante mercado del fútbol chino. Por todo eso se ha acentuado ahora este proceso de crecimiento del balompié nacional, que lleva ya 6 años recorridos.

Momento actual: fichajes de récord

Hasta hace unos meses, el récord de traspaso de un jugador que cambiaba un club extranjero por uno chino estaba en 15 millones de euros. Eso fue lo que Guangzhou ET pagó a Cruzeiro en 2015 por incorporar al mediapunta brasileño Ricardo Goulart. Este récord ha sido superado por hasta 4 fichajes en este mercado que se cierra:

chn ext

De igual modo, en el mercado interior, el récord de traspaso de un jugador de un club chino a otro estaba hasta hace unos meses en 5,6 millones de euros. Eso fue lo que Shanghai SIPG pagó a Guizhou Renhe en 2015 por el extremo izquierdo Yu Hai. Y este récord ha sido superado por hasta 10 transferencias en el mercado que se cierra:

chn int

Seis clubes comprados recientemente

Esos movimientos históricos no han sido ejecutados por todos los clubes de la primera y la segunda división chinas. Se ha de subrayar que solo los protagonizan 6 clubes más Guangzhou ET, quien reacciona ante la aparición de una competencia que aplica su mismo método. Y esos 6 tienen un factor común: todos han cambiado de propietario en el periodo 2014-2016. Son clubes comprados recientemente por una gran empresa* que se ha adentrado en el mercado del fútbol chino copiando el modelo Guangzhou ET, a saber:

1) Jiangsu Suning: este equipo de la ciudad de Nankín, que juega la fase final de la Champions 2016 como campeón de Copa, pertenece a la empresa de electrodomésticos Suning desde el pasado 21 de diciembre. Esta le compró el club a la manufacturera Sainty a cambio de 70,8 millones de euros, según Sohu. La nueva dirección ejecutó el traspaso más caro de la historia del fútbol chino hasta la fecha. El mediapunta brasileño Alex Teixeira, disputado por clubes como Chelsea y Liverpool, fichó por Jiangsu Suning para las próximas 4 temporadas tras el pago del club al Shakhtar Donetsk de 50 millones de euros. También le pagó al Chelsea 28 millones por Ramires (contrato de 4 temporadas) y, tras el desplante de Luiz Adriano, fichó a Jô Alves para la delantera pagando 2 millones de euros al Al-Shabab Al-Arabi emiratí.

2) Shanghai Shenhua: el equipo más tradicional de la portuaria Shanghái fue comprado por el conglomerado empresarial Greenland en 2014, después de la salida del empresario Zhu Jun y de su empresa de videojuegos The9. El grupo Greenland, en el que sobresale sobre todo la labor inmobiliaria, fichó hace dos meses al entrenador español mejor valorado en China tras su paso por Beijing Guoan: Gregorio Manzano. También desembolsó 13 millones de euros por Fredy Guarín (Internazionale) y 9,16 millones por Bi Jinhao (Henan Jianye), uno de los jugadores chinos más valorados en la historia en el mercado interior del país.

3) Shanghai SIPG: pese a que este club se fundó en 2005 sobre las bases de la academia de la que han salido los mayores talentos chinos de hoy, pertenece a SIPG desde 2015. Esas son las siglas de Shanghai International Port Group, la empresa gestora de uno de los puertos más importantes del mundo. La temporada pasada apostó explícitamente por copiar a un Guangzhou ET al que casi le gana la Superliga china con una antigua figura suya como Darío Conca (Fluminense, 3 millones de euros, enero de 2015) y con otra fichada el pasado julio como Asamoah Gyan (Al-Ain, 9 millones). El mes pasado se unió a la plantilla de Sven-Göran Eriksson otra leyenda de Guangzhou ET como Elkeson. SIPG pagó al club cantonés 18,5 millones de euros, convirtiendo el movimiento en el récord del mercado interior chino. Este desembolso, el único de este mercado, tiene una explicación: este año debutan en Champions League de Asia, competición que el ex de Botafogo ha ganado dos veces con sus goles.

4) Hebei China Fortune: fue subcampeón de la segunda división china en 2015. Su resultado y su consecuente ascenso a la Superliga se debe a que, a comienzos del año pasado, la inmobiliaria China Fortune aterrizó en el club. Este conjunto resonó el mes pasado en las prensas española e italiana toda vez que rellenó sus plazas de extranjero con Gervinho (AS Roma, 18 millones de euros), Stéphane Mbia (Trabzonspor, 6 millones) y Gaël Kakuta (Sevilla, 5 millones). A mayores, destinó al mercado interior cantidades impensables hace no tanto para un recién ascendido: 10,83 millones de euros por el joven central Jin Yangyang (Guangzhou R&F), 7,1 por el lateral Ding Haifeng (Liaoning Whowin) y 6,25 por Jiang Ning (Guangzhou R&F).

5) Yanbian Fude: este club fue campeón de la segunda división china en 2015, año en el que fue parcialmente comprado por la aseguradora Fude. Es una empresa más pequeña que las grandes inmobiliarias futboleras chinas, pero igualmente ha gastado una cantidad anómala en un recién ascendido de una liga que no sea la Premier League inglesa: 7 millones de euros. Ha fichado principalmente a jugadores surcoreanos, pues la ciudad en la que se asienta (Yanji) está en la región fronteriza con Corea del Norte y en ella habita mucha población de origen coreano. Además, el mercado futbolístico surcoreano mueve bajas cantidades de dinero, con lo que ofertas modestas en China se perciben como suculentas en Corea del Sur y Japón. Kim Seung-Dae (Pohang Steelers, 1,5 millones de euros) y Yoon Bit-Garam (Jeju United, 2 millones) se han unido a una plantilla dirigida por un surcoreano como Park Tae-Ha.

6) Tianjin Quanjian: es el caso más inesperado de todos. Es, de los “animadores” del mercado, el único club que en 2016 jugará en la segunda división. Pero, pese a ello, ha colocado a su categoría como la cuarta liga del mundo que más ha gastado en este mercado de fichajes, solo tras la Premier League inglesa y la Serie A italiana según Transfermarkt. Quanjian es una empresa de farmacia natural de la ciudad de Tianjin que abandonó, previo enfrentamiento, la directiva del primer equipo de la ciudad: el Tianjin TEDA. La disputa, según Wild East Football, se debió a que Quanjian no tenía peso a la hora de gestionar los traspasos del club. En julio pasó a controlar el segundo equipo de la ciudad, desde entonces llamado Tianjin Quanjian; un media tabla de la segunda división fundado en 2006. Y, desde enero, Quanjian ha fichado con el objetivo de ascender y batir al Tianjin TEDA, apostando por el modelo Guangzhou ET del que dudaba en el club grande. Sus rostros representativos son ahora su nuevo técnico, Vanderlei Luxemburgo; Geuvânio (Santos, 11 millones de euros); Jádson (Corinthians, 5 millones) y Luis Fabiano (São Paulo, libre). No obstante, la directiva también hizo esfuerzos por convencer a buenos jugadores chinos para unirse a su proyecto pese a que lo empieza, como Guangzhou Evergrande en 2010, en la segunda división. Y lo consiguió, pues fichó a Zhang Lu (Liaoning Whowin, 9,8 millones), al internacional Sun Ke (Jiangsu Suning, 9,2 millones) y a Zhao Xuri (Guangzhou ET, 4,2 millones), entre otros.

7) Guangzhou ET: el pionero ha reaccionado a la aparición de opositores a nivel nacional. Para esta nueva temporada mantiene a Goulart, a Paulinho y a Alan. Ha firmado a Jackson Martínez (Atlético de Madrid, 42 millones de euros), un delantero del gusto de su entrenador: Luiz Felipe Scolari. También ha “repatriado” a los centrocampistas titulares con China sub 23 que no eran de su escuadra y que se han formado en Europa: Xu Xin (Atlético de Madrid B, 4,3 millones de euros) y Li Yuanyi (vuelve de cesión del Leixões).

*Shijiazhuang Yongchang encaja en ese perfil, pues es propiedad de la inmobiliaria Hebei Yongchang desde 2014. No obstante, este club, creado en 2001 y solo profesional desde 2011, no ha realizado en su corta historia grandes transferencias, con lo que ha sido excluido en este análisis.
El resto

Los grandes fichajes y las grandes cantidades manejadas por los clubes citados han generado una necesidad en los clubes con propietarios antiguos: la de tener que estar a la altura. Se han visto casi obligados a hacer esfuerzos económicos más o menos comparables con los de las empresas recién llegadas (cada entidad en función de sus dimensiones y objetivos). Por ejemplo, Shandong Luneng, propiedad de la filial de la eléctrica nacional en la región de Shandong desde 1998, es un tetracampeón de China que viene de clasificarse para la Champions League 2016 al ser tercero en la pasada Superliga. Por ello, ha trabajado para mantener a su grupo de extranjeros, competitivo ya en la “era Guangzhou ET” (el pichichi de la última Superliga Aloísio, Diego TardelliWalter Montillo) y ha firmado a Gil, central de Corinthians, a cambio de 8 millones de euros. Ese esfuerzo, al que se suma el contrato del recién llegado Mano Menezes, intentará compensarlo con la cantidad que consiga en el futuro a cambio del mediocentro Júnior Urso, quien se queda sin hueco en la plantilla por el cupo de extranjeros y por ahora ha sido cedido a Atlético Mineiro.

Beijing Guoan, cuarto clasificado en la Superliga 2015 y subcampeón con Manzano en 2014, aspira a mantenerse en la zona alta de la tabla. Es el único club capitalino de la primera división y la inversora estatal a la que pertenece desde 1992, CITIC Group, no quiere que el fútbol pekinés desaparezca tras el de otras urbes. Por ello, ha firmado a Alberto Zaccheroni para el banquillo, a Burak Yılmaz para la delantera (Galatasaray, 8 millones de euros) y a los brasileños ex de Corinthians Renato Augusto (8 millones de euros) y Ralf (1 millón); movimientos suavizados con las ventas de Pablo Batalla (Trabzonspor, 1,5 millones) y de Chen Zhizhao (Guangzhou R&F, 2,55 millones). Es decir, gasta pero cuida su balance ingresos/gastos para intentar competir con los gigantes económicos sin una inversión propia de una empresa recién llegada.

Hasta que los efectos del nuevo contrato de televisión se hagan notar, los clubes controlados por empresas más modestas y con objetivos más asociados con la permanencia hacen esfuerzos limitados. El conglomerado TEDA, vinculado sobre todo al sector textil y propietario del ya nombrado Tianjin TEDA desde 1998, ha conseguido intercambiar con el Sporting CP a Hernán Barcos por un más joven Fredy Montero (operaciones cifradas en 5 millones de euros cada una). Jianye, inmobiliaria que controla al Henan desde 1994, ha encontrado en Escocia a dos jugadores de buen rendimiento que le son asequibles: el internacional australiano Ryan McGowan (Dundee United, 0,4 millones de euros) y el delantero sueco Osman Sow (Hearts, 1,92 millones). Son ejemplos de fichajes realizados por cantidades más bajas que pueden hacerles sobrevivir en un mercado futbolístico chino que tiene unas nuevas reglas del juego.

Objetivos y posibles consecuencias

La aspiración de China como país con fútbol en auge es la misma que la de la Confederación Asiática de Fútbol en su conjunto: crecer para ser la referencia internacional; el líder en el panorama futbolístico mundial. A diferencia de lo que sucede con regiones del mundo como Sudamérica o la antigua Yugoslavia –ahora exportadoras de adolescentes y receptoras de sus veteranos–, Asia persigue ser, con sus propios jugadores, una “segunda Europa” que sustituya a la primera tras competir directamente con ella, tanto a nivel de clubes como de selecciones. Es por eso que el siguiente objetivo que se fija el club más pionero en China, el Guangzhou ET, es ganar el Mundial de Clubes. Y es por eso por lo que la mejoría de las selecciones nacionales es percibida como fundamental, como demuestra la aplicación a nivel continental de un mismo cupo de extranjeros restrictivo para las ligas.

“Vamos a enfrentarnos a un equipo [Guangzhou ET] fuerte y a uno que, en mi opinión, puede competir con cualquier equipo en Europa. Son un equipo muy equilibrado y poderoso”

 

Cosmin Olăroiu, entrenador de Al-Ahli, noviembre de 2015

Los fichajes del fútbol chino generan interés mediático en Europa Occidental y Sudamérica. Pero conseguirlo no es un objetivo fundamental de su proyecto. Este no pretende captar la atención del mundo del fútbol sin más, sino crecer lo suficiente como para que eso sea una consecuencia inevitable. Antes, el impacto mediático lo generaban estrellas veteranas. Ahora, las estrellas extranjeras no son veteranas ni van a China/Asia a retirarse. Van a dar sus mejores años de fútbol, con lo que pronto podría desaparecer el prejuicio de que ir allí supone un cierre de las puertas de las selecciones europeas y americanas.

El objetivo principal del método chino es, pues, la mejora de la liga y de la selección en el medio e incluso en el corto plazo. El jugador chino mejora si hay mejores jugadores extranjeros en su liga con los que compartir vestuario y aprender métodos de entrenamiento o contra los que enfrentarse aumentando su sacrificio y mejorando sus condiciones (aunque al principio caiga abatido). Las medidas democratizadoras de los torneos UEFA en los últimos años han demostrado que la forma más eficaz para que los pequeños mejoren es enfrentándose contra los grandes. Por extensión, los jugadores chinos, ahora mismo “pequeños”, deberían mejorar con y contra los extranjeros más grandes, ya sea formándose en Europa o en una RP China a la que cada vez vuelven más jugadores con edades sub 23. Sus valores de mercado crecen y cada vez son más los jóvenes que se incorporan al fútbol profesional desde una base que va cuajando en China. Y la selección, aunque aún no ha vuelto a un Mundial absoluto desde 2002, va mejorando sus nóminas. El proyecto chino tiene viabilidad económica y empresas dispuestas a propulsarlo. No pretende fundarse sobre decisiones aleatorias y contempla el medio plazo, otorgándole contratos de 4 años de duración a jugadores como Ramires (28 años) o Teixeira (26). Es un proyecto con futuro. Y es que, tal y como avisaba el lema de la Confederación Asiática de Fútbol, “el futuro es Asia”.

Foto de portada: Alexchen4836. Datos económicos de traspasos: Transfermarkt.

Related posts

25 comments

Bravo David, muy completo! Supongo que ahora te tendrás que centrar mucho más en la liga China, mucho hype!!

Articulazo, David. Enhorabuena.
Dos consultas: ¿El calendario de la liga china es el mismo que el de las ligas europeas? ¿Ves factible a corto plazo que algún canal de TV visible en España adquiera legalmente los derechos de la liga para que podamos empezar a seguirla más?

¡Muchas gracias! Te comento. A la primera consulta, no usan el mismo calendario que las grandes ligas de Europa. Utilizan calendario de año natural. Las Superligas van de marzo a finales de octubre. Este calendario lo utilizan mucho en el este de Asia y es el que usa también la Confederación Asiática de Fútbol para la Champions League (tipo Copa Libertadores). Y a la segunda consulta… no te sé decir. Estaría genial, pero no sé en qué plazo sucederá. Hasta el momento se ha podido ver a través de casas de apuestas y de alguna plataforma de fútbol online. Veremos qué pasa con el tiempo.

Tremenda nota. Antes de leerla tenía el prejuicio del fútbol chino que mencionás: un lugar para que los veteranos vayan a hacerse más ricos antes de retirarse. Qué se sabe de las posibles ofertas del Shanghai Shenhua por Lavezzi e Ibrahimovic? Ves posible que el PSG y los jugadores las acepten?

¡Gracias, Pedro! Ese prejuicio estaba bien formado hasta hace unos cuantos años, pero tanto China como Asia ha girado hacia este tipo de proyectos bastante más atractivos a mi modo de ver como aficionado al fútbol global. Sobre Ibrahimović… no creo que haya movimiento, o no en este mercado. Y sobre Lavezzi se viene rumoreando que Hebei China Fortune ha salido al paso de la oferta de Shenhua, la ha mejorado y se lo puede llevar. Di Marzio ya da por hecho que se va a Hebei y el jugador ya no estuvo en la convocatoria del Clásico ante el OM el pasado fin de semana, con lo que el PSG podría estar dando indirectamente su OK. Este movimiento sí tiene buena pinta, aunque aún no hay nada oficial.

No olvidemos además, Pedro, que Lavezzi acaba contrato el 30 de junio y que si el PSG puede sacar algo de dinero ahora en lugar de que se marche gratis, creo que lo va a hacer…

El artículo es bestial, David. Gracias por ayudarnos a entender el fútbol chino en profundidad. Quería hacerte una pregunta, a ver si lo sabes. Cuando se produjo la salida de Xu Xin del Atletico hacía el Guangzhou ET no trascendió si era traspaso o cesión. ¿Sabes algo al respecto?

¡Gracias, Asier! Guangzhou ET lo anunció en su día como traspaso, aunque dejando la puerta abierta a una cesión en caso de que Scolari y su staff así lo decidieran tras la pretemporada (o sea, en unos días).

Deja un comentario

*