Goulart y Khalfan brillan, Persepolis y Buriram sorprenden y los japoneses tropiezan

FotorACL2

El segundo episodio de la Fase de Grupos de esta AFC Champions League ha dejado dos grandes encuentros entre equipos saudíes y cataríes, la prolongación de los malos resultados de los equipos japoneses (1 victoria, 1 empate, 6 derrotas) y la primera derrota del vigente campeón, un Western Syndey Wanderers que cayó –por el hat-trick de Ricardo Goulart– ante el equipo al que destronó el año pasado, el Guangzhou ET chino. Además, es una jornada que ratifica dos candidaturas a equipo revelación del torneo. De una parte, los iraníes de Persepolis, que pese a estar en crisis a nivel local están dando el máximo en su complejo grupo de Champions. De otra parte, los tailandeses de Buriram United, de los que se esperaba un arranque menos contundente que el realizado. Los partidos de ambos clubes –de los pocos que suman 6 puntos de 6 posibles– son de los más destacados en una jornada que se repasa a continuación:

CLASIFICACIÓN
Haz click sobre los grupos para leer directamente los resúmenes de sus partidos.
Grupo A Grupo B
Grupo C Grupo D
Grupo E Grupo F
Grupo G Grupo H
Infografías: MarcadorInt. Banderas: Radosław Rokita.

Grupo A

Lekhwiya 1-1 Al-Nassr. Empate final en el encuentro que medía a los vigentes campeones y líderes de las ligas catarí y saudí en Doha. Los pupilos de Michael Laudrup cambiaron notablemente su imagen con respecto a sus últimos encuentros. El técnico danés volvió a defender con 4 jugadores (Chico Flores y el inspirado Dame Traoré, únicos centrales) y quiso imponerse en el juego mediante el aprovechamiento de una posesión desdeñada en pasadas jornadas. Escogió mandar con balón ante uno de los equipos más posesivos y asociativos de Oriente Medio, un Al-Nassr en el que Jorge ‘el Polilla’ da Silva jugó con Armando Wila por delante del móvil Mohammad Al-Sahlawi de inicio, lo que supuso la suplencia de Fabián Estoyanoff. El equipo de las Fuerzas de Seguridad Interna de Catar dominó el primer tiempo merced a las asociaciones de sus trequartistas, unos Vladimir Weiss, Youssef Msakni y Nam Tae-Hee que, protegidos por un doble mediocentro, lograban moverse con pelota, encontrar a los laterales y empujar hacia campo contrario a un Al-Nassr poco acostumbrado a estos escenarios. Su centrocampista más completo, el internacional saudí Ibrahim Ghaleb, se lesionó de gravedad a los 25 minutos, lo cual restó capacidad de creación a los amarillos y azules en unas réplicas protagonizadas, especialmente, por el volante polaco Adrian Mierzejewski. Nada más iniciarse la segunda mitad, y aprovechando los metros ganados en un saque de banda, el ‘9’ titular de Arabia Saudí en la pasada Copa de Asia Al-Sahlawi sirvió un centro que el lateral Mohammed Musa (que venía de cometer penalti en Teherán) se introdujo en su propia portería. Ese tanto revolucionó a los locales, que empezaron a aprovechar espacios y a transitar. En una acción aislada 5 minutos después, Msakni aprovechó el mal cierre de banda de Khaled Al-Ghamdi para servir un centro desde la izquierda que Weiss remató centrado previa superación de un despistado doble pivote. La inercia ofensiva llevó a los locales a disponer de oportunidades para la victoria, como el penalti que marró el propio Weiss y que igualó de nuevo el partido sobre el césped del Abdullah bin Nasser. La entrada de Ahmed Al-Fraidi en Al-Nassr incitó a los de Da Silva a atacar por dentro y a recuperar terreno. Incluso pudieron llevarse la victoria en un penalti también fallado, en esta ocasión por Al-Sahlawi. Tras los pinchazos iniciales de ambos, este empate beneficia al sorprendente Persepolis, escapado en el liderato del grupo.

Bunyodkor 0-1 Persepolis. Meritoria y trabajada victoria de Persepolis en el moderno Stadion Bunyodkor de Tashkent para conseguir una poco previsible puntuación de 6 puntos tras 2 partidos. El técnico teheraní Hamid Derakhshan repitió el once que dio la sorpresa hace una semana ante Lekhwiya, con el brasileño Fernando Gabriel tras el punta Mehdi Taremi y con los profundos Omid Alishah y Hadi Norouzi en los costados. Ante los suyos, los hombres de Sergey Lushchan tuvieron que controlar el partido y abogaron por hacerlo con la posesión de balón ante un Persepolis que fue directo y vertical desde el primer minuto. Las mejores ocasiones del ejército rojo se produjeron con balones largos a alguno de los atacantes mencionados, incluida la acción del penalti, en la que Taremi fue derribado por el central otrora internacional uzbeko Artyom Filiposyan. El interior y capitán Mohammad Nouri consiguió el gol de la victoria desde los once metros y supo contener durante 70 minutos a unas golondrinas ofensivas principalmente por los costados. Pese a jugar en su banda más natural, el joven (23) internacional Sardor Rashidov no despuntó en el partido por la banda derecha. Sin embargo, sí intervino su homólogo en el flanco contrario, el atacante de 18 años Dostonbek Khamdamov, quien creó peligro con centros al área y desbordes puntuales. Sosha Makani quiso participar en la resistencia activa de Persepolis y lo hizo con una magnífica parada en el remate de un córner del volante Vokhid Shodiev, que acababa de sustituir al también joven (19) delantero titular Eldor Shomurodov. Mohsen Bengar y el internacional costarricense Michael Umaña protegieron con eficacia y desde el eje de la defensa un marcador favorable que les hace escaparse 4 puntos del más inmediato perseguidor en el grupo.

Estadio Bunyodkor Tashkent Uzbekistan ShohruhPersepolis pudo ganar en el Stadion Bunyodkor. Foto: Shohruh.

Grupo B

Al-Shabab 2-2 Pakhtakor. Cuarto empate en los últimos 5 partidos para un Al-Shabab que experimenta síntomas de mejoría bajo la dirección del portugués Jaime Pacheco. El equipo blanquinegro de Riad empezó el encuentro asumiendo la voluntad posesiva del campeón uzbeko, un Pakhtakor que salió con su once de gala en el coqueto Faisal bin Fahd. Los visitantes acumularon posesión e intentaron superar líneas con conexiones por las bandas, donde los volantes acababan buscando en el carril central al ofensivo interior georgiano Kakha Makharadze y a los dos futbolistas más conocidos del equipo, el talentoso mediapunta Jamshid Iskanderov y el espigado pero técnico ariete Igor Sergeev, ambos internacionales uzbekos de 21 años. La mejorada seguridad defensiva del bloque de Al-Shabab y, en especial, de sus centrales y pivotes, impidió que Pakhtakor se impusiese en campo contrario y motivó transiciones peligrosas que pudo finalizar el volante brasileño Rafinha. A medida que los hombres de Samvel Babayan comprobaron que dominar el partido no aseguraba goles y suponía riesgos, dejaron que Al-Shabab escribiese el guion del encuentro, algo que no han preferido con ninguno de sus 3 entrenadores en este curso. La esperanza del fallo en la construcción de juego alentaba a unos uzbekos que, por iniciativa propia, pasaron a buscar con balones largos a Sergeev (185cm), quien debía bajarlos para el aprovechamiento de Iskanderov. Un grotesco despiste defensivo del lateral zurdo Aleksandr Merzlyakov permitió al interior Abdurahman Al-Khaibari robar la pelota en área contraria y adelantar a Al-Shabab a los 35 minutos. Con ese 1-0 se llegó al descanso, tras el cual el conjunto de Pacheco dio varios pasos hacia atrás para conservar la victoria. El marcador y la actitud del rival motivó a Pakhtakor a recuperar el dominio inicial, con el que empató gracias a un segundo intento de remate de Sergeev a un centro puesto por el extremo suplente Jaloliddin Masharipov, de también 21 años. La inercia ofensiva llevó a que Pakhtakor probase todos los métodos posibles para atacar y, en un desplazamiento largo, Sergeev, MVP del partido, supo conseguir un penalti del lateral diestro internacional saudí Hassan Muath. Makharadze lo transformó en un 1-2 provisional solo compensado en el tramo final por Naif Hazazi, delantero internacional que explotó bien los espacios en una sorprendentemente despistada zaga uzbeka.

Naft Tehran 1-1 Al-Ain. Primer y merecido punto de Naft Tehran en la historia de la Champions League ante uno de los semifinalistas de la pasada campaña. El Al-Ain de Zlatko Dalić experimentó en sus carnes la dificultad propia de visitar cualquier campo iraní, pese a que jugó en un Azadi que le queda muy grande al humilde equipo petrolero teheraní. Unas 3.000 personas alentaron a los amarillos ante un Al-Ain que presentó rotaciones, cambios defensivos y un centro del campo con hasta 4 mediocentros puros dispuestos en un innovador y asimétrico esquema parecido al 4-2-3-1: Ahmed Barman y Helal Saeed doble mediocentro, Ibrahim Diaky como mediapunta y Lee Myung-Joo caído a un costado. Solo los dos atacantes puros, Mohammed Abdulrhaman y Asamoah Gyan, amenazaban ocasionalmente y desde lejos la portería de un Alireza Beiranvand insuperable entre palos. El prometedor y joven (22) portero iraní fue uno de las figuras clave del partido, como lo fue un Iman Mobali que está haciendo olvidar al ya exmediocentro Pouraliganji. Sus desplazamientos largos con la pierna derecha desde el doble pivote permitieron transiciones de calidad finalizadas por los hombres más adelantados: Vahid Amiri, Gholamreza Rezaei y el joven (21) ariete Amir Motahari. A esta fórmula de ataque se le sumó el clásico juego exterior y el aprovechamiento del balón parado o los saques de banda. Recién comenzado el segundo tiempo, los hombres de Alireza Mansourian se adelantaron en el tanteador con un remate de cabeza de Siamak Kouroshi, lateral que actuaba como central por lesión de Mohammad Hajmohammadi y que había subido a rematar, como es frecuente en Naft, un saque de banda que sirvió Amiri. El conjunto emiratí tuvo la fortuna de reaccionar rápido. Empató 8 minutos después con un gol de Gyan (undécimo en 12 partidos esta temporada) en un penalti producido en un contragolpe, asociado a lo adelantado de la zaga amarilla. Pese a que el 1-1 incitó a Dalić a hacer cambios ofensivos (debut en Champions del recuperado Omar Abdulrahman e ingresos de Miroslav Stoch y Jirès Kembo-Ekoko), Naft Tehran optó por absorber más posesión y dominar el partido. Pese a que la tenencia de balón no era provechosa hasta llegar a Mobali, sí evitó que los jugadores de refresco visitantes hiciesen daño. Incluso, acercó sin éxito al propio Naft a los tres puntos, pero al final iraníes y emiratíes firmaron unas tablas que les exigen la victoria en la tercera fecha.

Omar Abdulrahman (Autor: Sm3a)Pese a su recuperación, Omar Abdulrahman no influyó como se esperaba en Teherán. Foto: Sm3a.

Grupo C

Lokomotiv Tashkent 1-1 Foolad. Valioso empate el cosechado por el vigente campeón de Irán en el pintoresco y coqueto Stadion Lokomotiv de Tashkent. El equipo ferroviario desplegó un ofensivo 4-4-2 con mucha movilidad en el ataque, en el que Oleg Zoteev y el técnico Sanzhar Shoakhmedov estaban abiertos en las bandas, el ruso y exjugador del Luch-Energiya Ruslan Koryan era el segundo punta y Temurkhuja Abdukholikov era el ‘9’ móvil. La presencia de dos internacionales uzbekos complementarios en la medular como el organizador Lutfulla Turaev y el interior Timur Kapadze favoreció el dominio de un Lokomotiv no tan interesado en la posesión sino en asociarse de forma vertical con ella. De eso se deriva que se mezclara el dominio posesivo con desplazamientos largos y cambios de orientación. La sanción del indiscutible mediocentro Badrlou motivó que Foolad recuperase el 4-3-3 con el que fue campeón iraní el pasado curso, pero la solidez defensiva dependió únicamente del camerunés Mathias Chago, algo desordenado y poco ayudado. Así se explica cómo Turaev pudo contactar con Zoteev en una jugada que, con un desajuste del joven (22) lateral Yousef Vakia y de los centrales, pudo acabar en el 1-0. Solo habían transcurrido 7 minutos, pero la superioridad local era manifiesta. Cuando Foolad disponía de ataques y de contragolpes, se topaba con la solidaridad de los atacantes rivales, la cual dejaba sin espacio a los volantes de Dragan Skočić (Sasan Ansari y Esmaeil Sharifat). El exdelantero de Recreativo y Levante Aloys Nong estuvo bien bloqueado por la zaga uzbeka, con lo que Foolad tuvo que encomendarse al repliegue y al balón parado para no sufrir en Tashkent. Precisamente fue un afortunado córner pasada la media hora lo que permitió al equipo del Juzestán llevarse un punto. Se botó desde la esquina izquierda y el remate del lateral zurdo Mehrdad Jamaati se coló en el arco local por un desafortunado desvío de Abdukholikov. La segunda parte tuvo menos ritmo, pues Foolad consiguió reducir al Lokomotiv con contención y las ocasiones fueron menos frecuentes en ambas áreas.

Al-Sadd 1-0 Al-Hilal. Primera victoria de un equipo catarí y primera derrota de uno saudí en esta fase final de Champions en un partido que medía a dos bicampeones de Asia. El debut de Giorgos Donis al frente del banquillo de Al-Hilal estuvo marcado por la frustración propia del rival que comprueba lo que pueden hacer los del oeste de Doha, más si cabe con el mediapunta Khalfan Ibrahim inspirado. Donis alineó el once base que el interino Ciprian Panait venía utilizando en las últimas fechas a excepción de Georgios Samaras, el fichaje de renombre del invierno, y el sancionado Nasser Al-Shamrani (segundo partido de 8). Yousef Al-Salem repitió en el puesto de ‘9’ con Thiago Neves por detrás y con el reconvertido Salman Al-Faraj y el joven (22) Khalid Al-Kabi en las bandas. Abdullah OtayfSaud Kariri, tándem fijo desde la cesión por el cupo de extranjeros de Pintilii, conformaron el doble mediocentro que intentaba contener a Ibrahim, al prometedor interior Ali Assadalla y a los volantes ahora indiscutibles para Hussein Amotta: Hassan Al-Haidos y Nadir Belhadj. Una de las cuestiones llamativas del encuentro fue que Al-Hilal, equipo tradicionalmente de transiciones, quiso tener la posesión ante el representante más posesivo de Catar, un Al-Sadd que se la negaba para poder escribir el guion del encuentro ante su público. No fue muy costoso para los blancos hacer más daño en sus fases con balón, pues Al-Hilal acusó su falta de experiencia en elaboración asociativa. Los 4 hombres ya mencionados y Grafite, punta titular, se movían en zona de tres cuartos y desbordaban al equipo del Creciente, incapaz de contener pese al doble ‘5’ y al retorno del recuperado lateral zurdo Abdullah Al-Zori. En una de esas acciones, antes de cumplirse la media hora del primer tiempo, Al-Haidos asistió a Ibrahim para que el mejor futbolista de Catar de la actualidad marcase el único gol(azo) del partido. Donis se vio en su primer escenario negativo como técnico del gigante riadí. La primera decisión técnica del grecoalemán fue igual de sorprendente que su propuesta, pues dio entrada a Samaras pero para jugar como delantero de referencia y no como segundo punta. Entre su mal momento de forma y su rol impuesto, el cambio por Al-Salem no tuvo apenas efecto y Al-Hilal solo pudo atacar en acciones propias de su hegemónico juego vertical. La eficacia de Saad Al-Sheeb entre palos hizo difícil de cuestionar la victoria de unos cataríes que pudieron incluso ganar por una diferencia mayor. El zagero brasileño Digão contribuyó en buena medida a que eso no sucediese.

Khalfan Ibrahim Catar (Autor Doha Stadium Plus Qatar - Faadi Al Assaad)Khalfan Ibrahim brilló en el debut de Giorgos Donis como entrenador de Al-Hilal.
Foto: Doha Stadium Plus Qatar – Faadi Al Assaad.

Grupo D

Tractor Sazi 1-0 Al-Ahli. Trabajada victoria de Tractor Sazi en Tabriz ante un Al-Ahli que prolonga su crisis de resultados. El conjunto dubaití, que lleva 5 partidos sin ganar, fue inferior en su visita al equipo de Toni. Pese a la expulsión de Luis Jiménez en la primera jornada, Cosmin Olăroiu mantuvo en el banquillo al fichaje estrella Éverton Ribeiro (22 discretos minutos) y le dio la titularidad en el centro del campo a un futbolista más trabajador en defensa como el interior Habib Fardan. La decisión se explica por la complejidad de jugar en Irán en general y en el Azerbaiyán Oriental en particular. El centro del campo estuvo estructurado en forma de trivote con Majed Hassan y el surcoreano Kwon Kyung-Won completando la “V” de contención ante un Tractor Sazi con voluntad posesiva. El entramado defensivo de los emiratíes motivó que los de los tractores probasen disparos lejanos y jugadas de profundidad por las bandas. La temprana lesión del adaptado a lateral diestro Mohammad Iranpourian no supuso un perjuicio mayúsculo a los de Toni, pues su suplente, el volante Fardin Abedini, hizo mucho más daño al lateral internacional emiratí Abdulaziz Sanqour. De hecho, una de sus incorporaciones al ataque, permitida por los dubaitíes a los 20 minutos, le permitió asistir al volante Farshad Ahmadzadeh en el gol a la postre definitivo. Tractor Sazi no se echó atrás tras el gol, pero sus ocasiones perdieron peligro con el paso de los minutos y se convirtieron en disparos lejanos poco amenazadores para el polémico guardameta internacional Majed Nasser. Al-Ahli tuvo poca capacidad de reacción y buena parte de ella se concentró en sus volantes, el inspirado internacional emiratí Ismail Al-Hamadi y el marroquí Ousama Assaidi. El balón parado y los remates de saques de banda fueron factores amenazadores para Hamed Lak en el segundo tiempo, quien vio cómo casi encaja el empate en un remate de chilena de Al-Hamadi tras un saque con las manos desde la banda derecha. Los puntas de ambos conjuntos, Edinho y Khamis Ismail, estuvieron discretos en una tarde provechosa para el vigente campeón de Copa de Irán.

Al-Ahli 2-1 Nasaf Qarshi. Victoria por la mínima del aún imbatido Al-Ahli de Christian Gross en su recepción al tercer clasificado de la pasada liga uzbeka. El equipo blanquiverde se dispuso con un doble mediocentro en la medular en el que estaba presente Waleed ‘Willy’ Bakshween, rocoso pivote que aporta orden en fase defensiva. Esa decisión motivó que Al-Ahli fuese muy fiel a la propuesta de Gross: le cedió la pelota a Nasaf y los uzbekos tuvieron que buscar espacios para atacar. El conjunto visitante no era capaz de ganar metros ante el repliegue saudí, con lo que con el paso de los minutos las transiciones tras robo y el juego vertical o directo de los locales empezó a ser tendencia. Omar Al-Somah, goleador sirio de Al-Ahli, estaba posicionado como ‘9’ imponente en el área, y hacia él iban todos los balones largos, todos los centros laterales y también los pases rasos del hombre más técnico del frente del ataque, Osvaldo, el gran fichaje invernal de los de Yeda. A los 22 minutos, el imponente pichichi de la liga saudí adelantó a Al-Ahli rematando tras un gran salto el centro preciso que le había servido el lateral zurdo egipcio Mohamed Abdel-Shafy. La comodidad de los hombres de Gross en un escenario de marcador a favor y defensa ordenada acabó derivando en los primeros intentos de ataque posesivo ante un Nasaf Qarshi impotente e incapaz de generar con la pelota. La segunda parte es un buen reflejo de este experimento atípico en el juego de Al-Ahli este curso, que motivaba conducciones con pelota hasta la frontal del área de jugadores poco prolíficos en ataque como el propio Bakshween. El desorden posterior a las pérdidas con este estilo de juego explica la falta que permitió a Nasaf Qarshi meterse en el partido a falta de 25 minutos para el final. El volante turkmeno Artur Gevorkyan, una de las sensaciones de los dragones, anotó un bello gol de falta directa para que su equipo empatase en el Rey Abdullah. Obligado a replicar por el devenir del partido, Gross dio entrada al mediapunta brasileño Bruno César y quitó a un mediocentro como Zakaria Al-Sudani. Ese cambio se sumaba al anterior al empate en el lateral diestro (entrada del grecosaudí Amiri Kurdi, más ofensivo que defensivo) y al posterior en el puesto de volante izquierdo (entrada de Saleh Al-Amri). Al-Ahli se volcó sobre el área del portero internacional uzbeko Eldorbek Suyunov y acabó marcando el merecido tanto de la victoria. Kurdi, que disfrutó de sus minutos al no ver su espalda atacada en ningún momento, sirvió un gran centro para el remate de Al-Amri, que se incorporaba desde segunda línea. Victoria final para un Al-Ahli que suma ya más de 300 días (24 partidos) sin perder.

Waleed Bakshween Bakshwin Arabia Saudi Al Ahli Jeddah FocusBakshween, internacional saudí, volvió al doble pivote de Al-Ahli. Foto: Focus Images Ltd.

Grupo E

Kashiwa Reysol 5-1 Bình Dương. Primera victoria contundente de Kashiwa Reysol en la era post-Baptista. Después de sufrir en la ronda previa y en la primera jornada, Tatsuma Yoshida supera una importante cuestión de confianza al ganar con holgura al vigente campeón de Vietnam. Pese a lo abultado del marcador, Bình Dương se mostró competitivo en el primer tiempo, en el que no dispuso de ocasiones claras pero sí forzó algo de atasco en el equipo amarillo, dominador de la posesión. Los de la Hitachi tardaron aproximadamente 40 minutos en descubrir que el punto débil vietnamita era la banda izquierda de su defensa, cubierta por el lateral de ascendencia eslovaca Đặng Văn Robert y por un solidario pero ineficaz volante Lê Công Vinh. Por ese costado empezó a profundizar el brasileño Cristiano (ex Red Bull Salzburg), quien encontró un fácil pase al ariete Masato Kudo a falta de 2 minutos del descanso y quien cabeceó un balón largo sin esperar el mal salto del excentral de Melbourne Heart David Vranković, que supuso su autogol y el 2-0. El mazazo anímico de los dos goles en dos minutos difuminó en la segunda parte al equipo de la Becamex, que veía sus escasos ataques aún más limitados a balones largos a sus delanteros africanos: el nigeriano Ganiyu Oseni, el senegalés Abass Cheikh Dieng y el ugandés Moses Oloya. No obstante, en uno de ellos, finalizado con un disparo lejano, encontró el travesaño del arco de Takanori Sugeno, con lo que Kashiwa Reysol reaccionó para no sufrir. Siguió volcándose al costado derecho y por ahí encontró el 3-0: el interior Akimi Barada asistió al lateral diestro subcampeón de Asia Kim Chang-Soo, que se escapó con facilidad de Đặng Văn Robert para disparar y marcar. Poco después llegó el cuarto, en un córner servido desde el perfil derecho del ataque, cabeceado por el volante Yuki Otsu en el primer palo y rematado en solitario por Kudo ante el portero nigeriano nacionalizado Nguyễn Quốc Thiện Esele. Kashiwa Reysol, necesitado de confianza en este arranque de temporada, se animó a buscar más goles. Así se explica que Otsu encontrase en posiciones de ataque al pivote Hidekazu Otani, a quien le cedió el balón para el 5-0 a falta de un cuarto de hora del final. Bình Dương, dispuesto a no perder la imagen de equipo competitivo que mostró en la primera jornada, cerró el partido con una bella acción de gol de Oseni, previo pase del internacional vietnamita (ex del Leixões) Lê Công Vinh.

Shandong Luneng 1-4 Jeonbuk Motors. Goleada de impacto del vigente campeón surcoreano en Jinan ante el Shandong Luneng de Cuca. Si bien la formación del técnico brasileño era más ofensiva de lo habitual al contemplar un doble ‘9’ Yang XuDiego Tardelli y un desplazamiento de Walter Montillo a una banda, el primer tiempo fue igualado ante los pupilos de Choi Kang-Hee. Distribuidos en un 4-3-3 algo más conservador en el carril central, el combinado de la Hyundai pudo adelantarse en el marcador a los 20 minutos con una jugada individual de Edu. El delantero brasileño, ex del Schalke 04, acabó marcando un gol de muy bella factura desde larga distancia tras ver ligeramente adelantado al portero titular de la RP China, Wang Dalei. Shandong Luneng notó el impulso de los cambios ofensivos de Cuca (entradas de Zhang Wenzhao y Liu Binbin en detrimento de un interior y un Tardelli discreto). Fue ganando metros y acercándose por los costados, pero le fue difícil hacer daño por la zona de Lee Ho pese a que Montillo se desplazó a la media punta y pese a la movilidad de los ingresados. Tanto es así que sus mejores ocasiones, gol del empate provisional incluido, llegaron por los costados. En el tanto, Zhang Wenzhao profundizó por la banda derecha y le cedió la pelota en una bella asistencia al ariete Yang Xu. Jeonbuk Motors se concentró para reinstaurar su victoria con rapidez y consiguió hacer retroceder a los guerreros naranjas. En una acción asociativa, atípica en el juego propugnado por Choi Kang-Hee y la que participaron los mejores jugadores del encuentro, los surcoreanos consiguieron marcar el segundo gol. Edu creó la jugada fuera del área con un bonito sombrero, el interior llegador Lee Jae-Sung pasó el balón de cabeza y el completo e internacional volante Han Kyo-Won, que había entrado en el área desde su banda derecha, marcó el gol. Apenas 3 minutos después, Jeonbuk Motors consiguió distanciarse gracias a un córner servido por Leonardo (ex del AEK que entró a la hora de juego). Wang Dalei despejó relativamente mal pero el balón le llegó franco para el golpeo a un Lee Jae-Sung que remató con un potente derechazo desde la frontal del área. En un intento desesperado de recortar distancias, Yang Xu, único delantero puro de Shandong Luneng sobre el césped, anotó con la mano en el remate de una falta servida por Montillo y eso supuso la segunda amonestación y la expulsión. Esa acción, en el minuto 79, fue el final virtual de un partido que completó Leonardo con un gol asistido por Han Kyo-Won, previo centro del lateral diestro Choi Chul-Soon.

Edu Schalke Jeonbuk Motors DerHans04Edu marcó un gran gol para adelantar a Jeonbuk Motors. Foto: DerHans04.

Grupo F

Guangzhou R&F 1-2 Buriram United. Primera derrota de Guangzhou R&F desde que lo dirige el rumano Cosmin Contra. El campeón tailandés, Buriram United, supo remontar el encuentro con personalidad y buen hacer en Cantón para autoproclamarse uno de los equipos revelación en este arranque de Champions 2015. El combinado chino se adelantó en el marcador tras una media hora inicial de tanteo merced a un excelso desplazamiento largo del mediapunta español Míchel Herrero. El de Burjassot, caído a la banda izquierda y solo unos metros por delante de la línea divisoria, decidió colgar la pelota al área con su pierna diestra. Con Buriram United basculado hacia su zona por el movimiento del ariete marroquí Abderrazak Hamdallah, Lu Lin pudo aparecer solo y libre de vigilancia por la derecha para efectuar un remate en el punto de penalti que, más que remate, pareció ser un contacto accidental con la pelota. Los guardianes del Castillo de los Truenos fueron persistentes en sus ataques pese a encajar, lo cual permitió obtener el córner al borde del descanso que significó el empate provisional. El interior surcoreano Go Seul-Ki, campeón de Champions en 2012 con Ulsan Hyundai, remató de cabeza en el primer palo sin que el buen guardameta Liu Dianzuo pudiese evitar el gol. Desde ese momento, e incentivado principalmente por Hamdallah, Guangzhou R&F intentó volver a marcar. El exdelantero del Aalesunds se movió por todo el frente del ataque buscando descolocar a la zaga de los pupilos de Alexandre Gama. Míchel se fue sumando a este tipo de movimientos. Con ellos pudieron aparecer en posiciones francas para el remate trequartistas menos vigilados por los tailandeses como Wang Song o su suplente, Zhang Shuo. Buriram United se mantuvo sólido durante ese periodo de zozobra y buscaron incluso la victoria como visitantes con desplazamientos largos. En uno de ellos, ya superado el minuto 90, el exdelantero de Palmeiras Diogo asistió a Gilberto Macena, quien rubricó un precioso gol finalizado ante la impotencia del central Zhang Yaokun.

Seongnam FC 2-0 Gamba Osaka. Dura derrota del recientemente coronado supercampeón japonés en casa del campeón de Copa surcoreano, o lo que es lo mismo, caída del campeón de Asia de 2008 ante el rey del continente en 1995 y 2010 en una noche difícil de olvidar para el joven (22) atacante móvil Hwang Ui-Jo, quien provocó el penalti del 1-0 y marcó el definitivo 2-0. Gamba Osaka viajaba a la República de Corea sin su central titular Keisuke Iwashita, reemplazado por el surcoreano Kim Jung-Ya, y con una mentalidad más ofensiva que en la primera jornada. El doble ‘9’ brasileño PatricLins jugó desde el inicio, dejando sin hueco en el once al difuminado Takashi Usami (20 minutos finales). Y Shu Kurata, revitalizante en el primer encuentro continental, fue de la partida junto a Hiroyuki Abe. Seongnam FC, inferior en su visita a Tailandia la semana pasada, quiso dominar el encuentro ante su público. Se hizo con la posesión pronto y se dedicó a profundizar por las bandas y, ya en campo contrario, buscar a los delanteros Ricardo Bueno y Hwang Ui-Jo. En una de esas acciones, Hwang fue derribado dentro del área por el mediocentro Shohei Ogura (suplente del lesionado Yasuyuki Konno), y Bueno puso el 1-0 desde los once metros cuando solo habían pasado 8 minutos de juego. Los hombres de Kenta Hasegawa buscaron la reacción rápida, pero no encontraban con facilidad el arco de unos locales con mejoría defensiva respecto a la pasada campaña. El internacional japonés Yasuhito Endo tuvo una buena ocasión de falta directa bloqueada por el guardameta Park Jun-Hyuk, pero la creación de los de la Panasonic no fue prolífica. Tanto es así que, comenzando el segundo tiempo, Seongnam FC pudo marcar el segundo de los goles con un centro-chut del volante derecho y capitán Kim Do-Heon. Gamba Osaka, desesperado, tiraba desde lejos para probar fortuna, como en la ocasión de Abe mediada la segunda parte. Pero Hwang Ui-Jo se encargó de cerrar el partido de forma definitiva a falta de 20 minutos con un gran gol en una jugada individual en la que deja atrás a Kim Jung-Ya y finaliza de forma exquisita.

Yasuhito Endo Gamba Osaka TAKA@P.P.R.SGamba Osaka, con Yasuhito Endo titular en su centro del campo, no ha podido sumar aún en Champions. Foto: TAKA@P.P.R.S.

Grupo G

Urawa Red Diamonds 0-1 Brisbane Roar. Primera victoria de Brisbane Roar en la historia de la Champions League en casa del vigente subcampeón japonés. Los reds de Mihailo Petrović se desplegaron en el 3-4-2-1 habitual del técnico serbio, en el que Zlatan Ljubijankič fue el ‘9’ por delante de un delantero adaptado como Shinzo Koroki y un mediapunta como Yosuke Kashiwagi y en el que Kenichi Kaga debutó con los de Saitama en el puesto de carrilero derecho. A pesar de la elección de un doble pivote conservador Yuki AbeKeita Suzuki, los japoneses se mostraron endebles defensivamente en los primeros instantes. Así lo demuestra la defensa de la a la postre histórica jugada de gol de Brisbane Roar, en la que el alemán Thomas Broich asiste desde la media punta al joven (19) Brandon Borello con el permiso de Kashiwagi y de Abe. El adolescente adelaidano entró en los libros de historia del club naranja con su tanto a los dos minutos, pero tuvo que ayudar defensivamente al lateral inglés nacionalizado Jack Hingert con las réplicas del desbordante carrilero Tomoya Ugajin. Sus homólogos de banda izquierda, Shane Stefanutto y Henrique Silva, no tuvieron tantos problemas con los intentos de conexión de Kaga y Ljubijankič gracias a las ayudas del campeón de Asia Matt McKay. La frustración y la propulsión ofensiva que infiere a los reds el esquema de Petrović provocó una huida hacia delante que generó más huecos que ocasiones claras de gol. El exracinguista Andrija Kaluđerović y el interior de Kingston-upon-Hull Luke Brattan estuvieron cerca de marcar un segundo tanto como visitantes que habría cerrado el encuentro, pero los de Saitama seguían teniendo accesible el empate. Al inicio del segundo tiempo, Urawa Reds se quedó con diez tras la roja directa al central Daisuke Nasu, quien perdió la pelota ante Kaluđerović y, al ser el central más retrasado, fue expulsado al intentar reponer su error con una llamada falta táctica. Por la inercia ofensiva y muy al final, el delantero suplente Tadanari Lee (autor del gol que hizo a Japón campeón de Asia en 2011) tuvo una oportunidad para el empate. Y en un córner muy al final, el central autor de un golazo en la primera jornada Ryota Moriwaki casi firma las tablas, pero el vigente campeón de Australia resistió y se llevó el botín de 3 puntos en un grupo apretado y de marcadores cortos hasta el momento.

Beijing Guoan 1-0 Suwon Bluewings. Victoria en el partido número 700 de la era profesional de Beijing Guoan para conseguir la puntuación perfecta tras 2 jornadas de Fase de Grupos. El equipo de Gregorio Manzano se acabó imponiendo por la mínima en el Estadio de los Trabajadores ante un Suwon Bluewings que compitió en un partido muy igualado. Los de las alas azules juntaron en el frente del ataque al norcoreano Jong Tae-Se, al brasileño Santos y a los volantes Seo Jung-Jin y Yeom Ki-Hun. Este último, capitán, fue el hombre más desequilibrante de todos y generó peligro tanto en asociaciones con la disputada pelota como a balón parado con su buen golpeo del esférico. La guardia imperial, por su parte, cubrió al sancionado Fejzullahu con Song Boxuan, quien se juntó en ataque con Pablo Batalla, el internacional chino Zhang Chengdong y el delantero Dejan Damjanović. La primera mitad se disputó prácticamente en su integridad en el centro del campo, pues ambos equipos quisieron grandes volúmenes de posesión y capacidad de mando en el partido. No fue hasta el segundo periodo cuando se pudo ver acción en las áreas, derivada normalmente de fallos defensivos de alguno de los contendientes. Tras un desajuste de los defensores surcoreanos, los pupilos de Manzano estuvieron a punto de adelantarse por mediación de Damjanović, pero el golpeo del montenegrino fue demasiado mordido y la pelota se perdió a la izquierda del arco de No Dong-Geon. Poco después, tras un córner botado por Yeom Ki-Hun, Beijing Guoan estuvo impreciso en su área y concedió hasta una tercera jugada posterior al saque antes de ceder otro córner. Ningún atacante surcoreano pudo rematar sin el estorbo de algún jugador vestido de verde. El partido se desequilibró recién cumplida la hora de juego, pues el árbitro mostró la segunda amarilla al lateral zurdo Yang Sang-Min en una acción pitada como falta en ataque en la que el surcoreano y Zhang Chengdong impactan cabeza con cabeza en la disputa de un balón dividido. Solo 4 minutos después, Batalla sirvió un córner perfectamente rematado por Damjanović (187cm) para el 1-0 definitivo y apenas replicado por la inferioridad numérica de los de Seo Jung-Won.

Damjanovic Beijing Guoan China - TM23Dejan Damjanović fue de los mejores de la pretemporada de Beijing Guoan en España.
Foto: Tomàs Martínez – MarcadorInt.

Grupo H

FC Seoul 1-0 Kashima Antlers. Sufrida victoria de FC Seoul como local ante un Kashima Antlers con ganas de alejarse de los malos resultados de los equipos japoneses en Champions en los últimos años. El equipo de Toninho Cerezo fue notablemente superior en el Estadio del Mundial 2002 de Seúl, en el que jugó con Caio, Shoma Doi y Yasushi Endo en tres cuartos por detrás del exdelantero de Tokushima Vortis Hiroyuki Takasaki. Junto a ellos, uno de los futbolistas con mayor protagonismo en ataque fue el lateral zurdo Shuto Yamamoto. Desbordó en multitud de ocasiones al subcampeón de Asia Cha Du-Ri y aprovechó los movimientos hacia el carril central de los trequartistas para encargarse de centros, pases rasos e incluso disparos a portería. Al igual que sucediese en el debut en Champions, los Antlers tuvieron en su banda izquierda la vía más prolífica de ocasiones de gol, pero no fueron capaces de superar al guardameta Kim Yong-Dae ni tampoco los palos de la portería que protegía. La baja por lesión del central o mediocentro español Osmar Barba se notó en un entramado defensivo muy alejado de dar las mismas buenas sensaciones que dio el pasado curso. Cha Du-Ri y Lee Woong-Hee sufrieron más de lo esperado y las ayudas de los centrocampistas no fueron las mejores. Sin embargo, los Antlers no fueron capaces de transformar ninguna ocasión y FC Seoul aprovechó una falta lejana para marcar sobrepasada la hora de juego. El servicio largo lo peinó dentro del área el centrocampista Kim Min-Hyeok, el balón rebotó en el central japonés Gen Shoji y le quedó manso para el remate al central Kim Jin-Kyu, quien con un gran derechazo marcó un gol no replicado por el club más exitoso de la J.League (7 ligas).

Western Sydney Wanderers 2-3 Guangzhou ET. A pesar de que el vigente campeón de Champions esté sumido en una profunda crisis, el campeón del año anterior no se fió en su visita al oeste de Sídney. Fabio Cannavaro, en medio del revuelo producido por la apelada sentencia de 10 meses de cárcel, alineó a Ricardo Goulart de falso ‘9’ (Alan lesionado), dejó a Elkeson en la banda izquierda y formó un trivote en el centro del campo con dos mediocentros puros (Zheng Zhi y Zhao Xuri) y con Huang Bowen. Este grupo quería frenar a Yojiro Takahagi, mediapunta rojinegro, y a sus acompañantes: Nikita Rukavytsya, Labinot Haliti y el campeón de Asia Tomi Jurić. La primera jugada destacada del encuentro fue la del 0-1, en la que el vigente campeón chino bajó un balón largo y Huang Bowen, el más creativo de los centrocampistas, se coló en la zona del antes infranqueable Iacopo La Rocca para asistir a Ricardo Goulart. El ex de Cruzeiro, uno de los fichajes estrella del invierno en Asia, anotaba el que sería el primero de sus tres goles en la noche de Parramatta. El equipo de Cannavaro tuvo más acercamientos peligrosos antes del descanso pese a ser menos posesivo y más directo que como local, pero no aumentó la renta y WSW pudo empatar aprovechándose del poco meritocrático balón parado. En un córner, Rukavytsya encontró la cabeza de La Rocca, que se quitaba de encima la tensión de sus malos minutos anteriores y de su irregular temporada. Pero solo un minuto después de esa acción, Gao Lin, volante derecho tras su ausencia en la primera jornada, bajó otro balón largo y sirvió un centro al primer palo para que Goulart ejerciese de ‘9’ y marcase el segundo de la noche. Minutos después, los Wanderers adelantaron posiciones en busca del empate. Eso supo penalizarlo un Gao Lin que, demostrando su calidad, se desplazó de su banda derecha al carril central para recibir un pase, escaparse de los adelantados defensores y asistir a Goulart. El internacional chino no lo consiguió por la interceptación del campeón de Asia Matthew Špiranović, pero el australiano de ascendencia croata, contagiado por el espíritu del equipo esta temporada, controló mal y le dejó el balón preparado a Goulart para el 1-3. Tras una grave lesión del portero Zeng Cheng, que necesitó de un cuarto de hora de asistencia médica sobre el césped antes de ser sustituido, el juego se reanudó y WSW, por inercia, marcó en el largo descuento por medio del volante suplente Romeo Castelen en un centro lateral.

Ricardo Goulart Cruzeiro - Denis DiasEl ex de Cruzeiro Ricardo Goulart es el pichichi de la Champions gracias a su hat-trick en Parramatta. Foto: Denis Dias.
Fotos de portada: Denis Dias y Doha Stadium Plus Qatar – Faadi Al Assaad. Edición: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*