Una Final, dos estilos

Marcello Lippi quiere añadir la primera Champions asiática del Guangzhou Evergrande a su palmarés como técnico, donde ya tiene 5 Scudettos y 1 UEFA Champions League. Foto: Hao Ke.

FC Seoul y Guangzhou Evergrande se ven las caras en la primera Final de la AFC Champions League celebrada a doble partido desde el año 2008. Los campeones de la República de Corea en la temporada 2012, entrenados por Choi Yong-Soo, jugarán el partido de ida en su estadio mañana. Tienen un estilo de juego notablemente opuesto a sus oponentes, los campeones de la República Popular China, a los que dirige el técnico italiano Marcello Lippi y que jugarán el segundo partido en su cancha el 9 de noviembre. Ninguno de los dos tiene el máximo título del fútbol asiático en sus vitrinas. Quien más cerca ha estado de conseguirlo ha sido el FC Seoul, cuando fue subcampeón de la edición 2001-02 con uno de sus antiguos nombres (Anyang LG Cheetahs). No obstante, son un total de 6 los equipos de la República de Corea que han ganado alguna vez la Champions en su historia –incluido el vigente campeón Ulsan Horang–, por tan solo 1 equipo chino (Liaoning Whowin, 1989-90).

FC Seoul

Contexto

El FC Seoul fue creado en 1983, año de la profesionalización definitiva del fútbol en la República de Corea. Fue fundado por la empresa de productos electrónicos LG, por lo que el equipo recibió el nombre al que se refieren esas siglas: Lucky Goldstar. El equipo estuvo un periodo de 5 años (1990-1995) en la capital surcoreana, pero no se instaló definitivamente en ella hasta 2004, cuando pasó a pertenecer al conglomerado empresarial GS Group y asumió costear parte de los gastos inherentes a la construcción del que pasaría a ser (y es hoy) su estadio, el Seoul World Cup Stadium, sede del Mundial de 2002. Con sus diferentes nombres y establecido en diferentes ciudades ha ganado 5 títulos de liga (segundo equipo del país), 1 FA Cup y 2 Copas de la Liga.

Fase ofensiva

El equipo de Choi Yong-Soo está dispuesto casi siempre en un esquema de 4-2-3-1, con el móvil punta internacional con Montenegro Dejan Damjanović y el mediapunta colombiano Mauricio “Mao” Molina como referentes ofensivos. Es una escuadra contragolpeadora, de balones largos, que se repliega, que cede la posesión del balón y que confía en su verticalidad, su pragmatismo y sus acciones a balón parado (casi siempre puesto por el colombiano). En sus posesiones, los vigentes campeones de la República de Corea optan casi siempre por iniciar las jugadas con juego directo sobre su ‘9’, que se retrasa para bajar balones aéreos ayudado por sus 187 centímetros de altura. Cuando Damjanović ha puesto el balón en el piso surgen a su alrededor casi todas las ocasiones de gol surcoreanas. Gracias a su físico puede girarse y buscar portería. Es talentoso a la hora de definir y también es capaz de dar asistencias. Además, tiene cerca a un Molina diferencial en sus acciones, capaz de desbordar, asistir y disparar con potencia y precisión. No obstante, Damjanović no es el único que puede bajar los balones que cuelgan el portero Kim Yong-Dae o los centrales, pues el interior Koh Myong-Jin (186cm) también suele apoderarse de los balones servidos a media altura.

El equipo ha ido mejorando su propuesta con balón a lo largo de la Champions League. La rigidez táctica y los abusivos desplazamientos en largo no son lo único del equipo a estas alturas del torneo. Han mejorado la salida de balón por los costados y, como consecuencia, los laterales Kim Chi-Woo (ex de FK Partizan), Cha Du-Ri (ex del Celtic FC y de varios equipos alemanes) y Adilson (ex de Crvena Zvezda y Real Betis) han aumentado su recorrido y la frecuencia con la que aparecen en campo contrario. Esto ha enriquecido el juego exterior, principal vía de ataque cuando no se elige el juego directo, pues los volantes Yun Il-Lok, Sergio Escudero (japonés nacido en Granada) y Ko Yo-Han han encontrado un complemento para sus diagonales y sus movimientos fuera-dentro.

Por dentro es por donde más le cuesta construir a la escuadra de Choi Yong-Soo. Los miembros del doble pivote anteponen llevar el balón a la banda a intentar avanzar en vertical. A pesar de ello, el interior Koh Myong-Jin ha mejorado con el paso de los meses y se ha convertido en un activo importante para ganar metros en campo rival por el carril central. Sus conducciones y sus acercamientos al área del oponente para distribuir el balón en altura (apenas hay disparos a puerta desde segunda línea) aportan contraste a un equipo cuya apuesta principal se basa en el juego directo. Su acompañante, el mediocentro y capitán Ha Dae-Sung, se ha contagiado de esta evolución y su peso en el equipo ha aumentado, pues cada vez se ofrece más a los centrales y da mejores primeros pases (y no siempre a los hombres de banda). Para dar un salto de calidad al juego interior, Molina suele ofrecerse siempre a ambos. Se acerca a la base y se gira con calidad para penetrar en la zaga rival.

Fase defensiva

Cuando el FC Seoul no tiene la pelota, se reorganiza en un 4-4-2, con Molina y Damjanović como línea más adelantada. El colombiano y el montenegrino no suelen presionar en altura, sino que optan por replegarse como los miembros de las dos líneas de 4 que tienen por detrás. Este repliegue implica un retroceso de bastantes metros, que en casos de necesidad pueden propiciar que la primera línea esté sobre la divisoria. El objetivo es impedir el avance del oponente –tanto por el centro como por los laterales– y no su salida de balón o su primer pase. La transición defensiva no es muy habitual, pues al ser el juego directo el principal argumento ofensivo, el FC Seoul mantiene su organización lineal casi intacta tras una pérdida de balón.

Choi Yong-Soo exige defensivamente a su completo interior Koh Myong-Jin, que ha cumplido a la perfección en la presente temporada: ayuda al lateral de su perfil (habitualmente el diestro Cha Du-Ri) y retrocede junto a Ha Dae-Sung para fortalecer el doble pivote en fase defensiva. Además, sabe ir al suelo, roba buenos balones y se ofrece en la poco usada salida de balón central. Pese a ello, la estructura defensiva del conjunto capitalino sufre ante volates o delanteros muy móviles, como son los del Guangzhou Evergrande. La rigidez influye de forma determinante en que movimientos no previsibles de los atacantes rivales causen serios problemas. El central diestro Kim Jin-Kyu, además de ir bien por alto (183cm), es el que más se arriesga a salir para corregir o bloquear movimientos de los oponentes fuera del área. El central zurdo, Kim Ju-Young, es más dado a las coberturas y a la anticipación.

En lo que al cierre de las bandas respecta, el hecho de que el volante derecho titular Ko Yo-Han fuese lateral en sus inicios facilita el repliegue. Tanto él como su hómologo en la banda izquierda Yun Il-Lok son sacrificados y retroceden para ayudar a sus laterales asociados. Sergio Escudero, que pelea por la titularidad por ambos costados (es ambidextro), es el volante con minutos que menos pendiente está del cierre de bandas, sin implicar esto que no ayude en fase defensiva.

Alternativas tácticas

La principal alternativa táctica de Choi Yong-Soo se suele ver siempre en el transcurso de los partidos. Consiste en la disposición de un 4-3-3 con el mediocentro Han Tae-You por detrás de los hombres que componen el doble pivote habitual: Ha Dae-Sung (que se maneja como interior) y Koh Myong-Jin. Este dibujo elimina la figura del ’10’, pero eso no conlleva que Molina sea suplente. La estrella colombiana suele caer a uno de los costados, pues es uno de los volantes habituales el se cae del once con este esquema. Han Tae-You es un mediocentro posicional de marcado carácter defensivo, y con su protección los interiores siguen llevando el balón a zonas cercanas al área, pero también se atreven a buscar la portería rival.

Once esperado en la ida

FC Seoul El lateral derecho Cha Du-Ri, fichado este año procedente del Fortuna Düsseldorf, no podrá jugar la ida por sanción. Vio la segunda amarilla de su ciclo de amonestaciones en la vuelta de las Semifinales en casa del Esteghlal. El colegiado interpretó que perdía tiempo sacando de banda. Choi Yong-Soo ha declarado en la previa de la Final que esta baja será cubierta por el veterano brasileño Adilson (37 años), zurdo que ha jugado casi siempre de lateral izquierdo o de central. Jugar a banda cambiada puede ser un hándicap, pues delante tendrá casi con seguridad a un desbordante Muriqui.

Cha es la única baja con respecto al once habitual, disponible en la parte izquierda. Es duda el mediocentro Han Tae-You, lesionado en el partido de Teherán de hace 3 semanas. Es utilizado con frecuencia por el técnico en las segundas partes para desplegar el 4-3-3 alternativo.

 

 

 

Camino hasta la Final

Camino hasta la Final: FC Seoul

Guangzhou Evergrande

Contexto

El Guangzhou Evergrande fue fundado en junio de 1954 y no alcanzó la categoría de equipo profesional hasta 1993, cuando el conglomerado empresarial Apollo Group lo potenció económicamente. En 1994 consiguieron ser subcampeones de liga pero desde entonces su nivel fue descendente. En 1998 cayeron a la segunda categoría y los Tigres del Sur de China no volvieron a disputar fútbol de primera división hasta la temporada 2008. Un año después, y pese a haber quedado 9º clasificado en la liga de 2009, el equipo de Cantón fue descendido administrativamente por un escándalo de amaño de partidos. En febrero de 2010, con el equipo en la League One (segunda división), la empresa inmobiliaria Evergrande compró el club. Su inversión económica fue enorme, pues la pretensión era hacer del club el mejor de la República Popular China. Ascendieron con facilidad y en su retorno a la Super League en 2011 consiguieron su primer título de liga con los primeros fichajes de renombre (principalmente Sun Xiang, Zheng Zhi, Muriqui, Darío Conca y Cléo). Desde entonces han llegado más estrellas a la entidad (Lucas Barrios –hoy en el Spartak Moskva–, Huang Bowen, el técnico Marcello Lippi o Elkeson, entre otros), han ganado todos los campeonatos ligueros disputados, han ganado su primera FA Cup (2012), han debutado en la AFC Champions League y han alcanzado esta Final.

Marcello Lippi quiere añadir la primera Champions asiática del Guangzhou Evergrande a su palmarés como técnico, donde ya tiene 5 títulos de Serie A y 1 UEFA Champions League. Foto: Hao Ke.
Fase ofensiva

El esquema básico del italiano Marcello Lippi es un 4-2-3-1, cuyos rostros más mediáticos son el móvil delantero brasileño Elkeson, su compatriota Muriqui (volante izquierdo) y el mediapunta argentino Darío Conca. A pesar de que equipos de Lippi como sus Juventus o su selección italiana de 2006 no obtuvieran sus éxitos a partir de la posesión de balón, el Guangzhou Evergrande es un conjunto muy posesivo, que quiere llevar la iniciativa y que tiene una propuesta basada en la elaboración y rica en asociaciones.

El vigente campeón de la RP China alterna el juego interior con el exterior, priorizando ligeramente el segundo. Los laterales Sun Xiang (izquierdo) y Zhang Linpeng (derecho) son muy profundos, y los volantes Muriqui y Gao Lin tienen una complementaria tendencia interior que provoca mucho desborde y desequilibrios a la hora de introducirse con la pelota en el área rival. Tanto el brasileño como el internacional chino son muy móviles y manejan muchos recursos ofensivos. Pueden aparecer por sorpresa en cualquier parte de la línea de tres cuartos, lo cual les hace escurridizos ante la defensa rival. Sus aportaciones son una invitación a elegir la salida por los costados a la interior, que se produce con el acercamiento del capitán y mediocentro Zheng Zhi a la pareja de centrales.

La construcción por dentro suele ser armónica y estándar: Zheng Zhi conecta con el interior, Huang Bowen o Zhao Xuri, quien continúa la jugada con verticalidad y elige la mejor opción entre el disparo a puerta, el pase a Conca o la apertura del juego a la banda. Si algo falla en este proceso, el mediapunta argentino se encarga de retroceder para ofrecerse con una línea de pase más clara y menos arriesgada. Darío Conca mide 169cm, tiene un centro de gravedad bajo y se gira con mucha rapidez y clase. Su calidad técnica está por encima de la de bastantes compañeros del equipo, y tiene buen golpeo de balón como para probar el disparo a puerta en posiciones retrasadas. De hecho, es quien más faltas y córneres sirve. No obstante, Conca suele anteponer la búsqueda de un atacante adelantado para darle una asistencia de gol, faceta en la que sobresale en los últimos tiempos. El único problema asociado al retroceso del ex de Fluminense es de carácter colectivo, y es que puede llegar a absorber todo el juego interior, haciéndolo previsible: solo hay que marcar a un futbolista porque el doble pivote se mantiene lejos de él al no encontrar otra línea de pase. Este es uno de los motivos por los cuales el Guangzhou Evergrande opta por alternar y priorizar el juego exterior.

Fase defensiva

Cuando Guangzhou Evergrande tiene que defender casi siempre lo ha de hacer en posicional y no transitando, pues su dominio combinado con la precisión, velocidad y calidad de asociación en la zona de tres cuartos hace que apenas pierda balones en altura.

Teniendo esto en consideración, se aprecian ciertos comportamientos reseñables del Guangzhou sin balón. Uno de ellos es el compromiso y el sacrificio defensivo del interior. Huang Bowen y Zhao Xuri son interiores solidarios, que siempre acompañan en fase defensiva al mediocentro, que saben ir al suelo con elegancia para recuperar balones y que ayudan al lateral asociado.

Los otros dos se aprecian en el cierre de las bandas: los volantes Gao Lin y Muriqui se ofrecen a los laterales y retroceden con frecuencia pese a su notable vocación ofensiva, y los laterales –especialmente Zhang Linpeng– siempre llegan a tiempo, cierran e incluso corrigen a los centrales pese a que se encuentran casi siempre desdoblados en campo contrario, fruto del dominio del partido por parte de su equipo mediante la posesión.

Los de Lippi no acostumbran a presionar con sus hombres más adelantados en el inicio de las posesiones rivales. Solo Conca y Elkeson se alinean con este fin cuando el rival logra quitarle la posesión de forma considerable, cosa que por el estilo del FC Seoul no sucederá en esta Final.

Alternativas tácticas

En su camino hacia la Final de la Champions, Marcello Lippi solo se ha salido del guion habitual en dos ocasiones: en las Semifinales. En el partido de vuelta ante Kashiwa Reysol probó un 4-4-2 en rombo con el capitán Zheng Zhi como mediocentro, con Huang Bowen y Zhao Xuri en los inteiores y con Conca en la mediapunta. El valor de este rombo se aprecia en fase ofensiva, pues el comportamiento de Muriqui cambia: queda libre de proteger la banda izquierda en fase defensiva y aporta mucho más en ataque, como ‘9’ móvil junto a Elkeson, que se acerca algo a la banda derecha. Ese rombo estuvo desplegado en la última media hora del encuentro, y se retocó con la salida del capitán y la entrada de Zhao Peng, un central que puede jugar como lateral derecho. Se fue al lateral y cohabitó con el polivalente Rong Hao, un lateral izquierdo que puede jugar a pierna cambiada y adelantado que estaba colocado como lateral derecho por la lesión de Zhang Linpeng (recuperado a última hora y disponible para la Final). El rombo pasó a tener a Zhao Xuri de ‘5’ y a Rong Hao como interior derecho, pero mantuvo a Conca como acompañante del doble ‘9’ mencionado.

La otra alternativa táctica se apreció en el partido de ida en Japón, que se saldó con una muy engañosa goleada por 1-4 para los de Lippi. El técnico italiano salió de inicio con Elkeson pegado a la banda derecha, con Muriqui como falso ‘9’ y con el tácticamente alocado Rong Hao como volante izquierdo. El experimento resultó catastrófico y el equipo, que perdía 1-0 desde el minuto 9, se colapsaba a la hora de elaborar. Una lesión pasada la media hora de juego le permitió introducir a Gao Lin y abandonar un caótico sistema que contempla en su ideario pero que, por ahora, no ha dado beneficios. Ese partido fue remontado por los chinos en la segunda mitad, y Lippi tuvo que recurrir a un ultraofensivo 3-2-3-2 para que sus pupilos le diesen la vuelta al marcador. Es evidente que de inicio no se verá esa formación, pero no deja de ser noticioso el atrevimiento del entrenador italiano, que recuerda a partidos míticos de sus exequipos.

Once esperado en la ida

Guangzhou EvergrandeMarcello Lippi recupera tras lesión al lateral derecho Zhang Linpeng y al interior Zhao Xuri, dos hombres importantes del equipo. Se espera que el primero sea titular, pero la duda está en la demarcación del segundo, donde Huang Bowen ha realizado buenas actuaciones y podría conservar su plaza de titular de la Final (o al menos, en el partido de ida).

Gao Lin y Muriqui deberían partir en las bandas, junto a Darío Conca, a pesar de que Rong Hao, hombre del gusto de Lippi, esté disponible. No hay ninguna baja registrada por sanción.

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino hasta la Final

Camino hasta la Final: Guangzhou Evergrande

Related posts

5 comments

Imagino a Adilson por la izquierda y a Kim Chi Woo por la derecha, jugando acorde a su pie habitual, y no a banda cambiada

Kim Chi-Woo es zurdo, como Adilson, y por las declaraciones que he leído, Choi Yong-Soo planea hacer lo que he puesto en el campito. Aunque puede que la traducción que he utilizado falle, no lo descarto, no sé coreano.

Ambos son zurdos, pero Adi yo creo que es un zurdo más cerrado, el coreano creo que se maneja algo mejor con la derecha. Cualquier cosa es posible, probablemente tú estés en lo cierto

Deja un comentario

*