El Red Bull Salzburgo que se encuentra Òscar García Junyent

Oscar Garcia Junyent Maccabi Tel Aviv Edu Ferrer Alcover

En poco más de un año uno de los proyectos más estimulantes del continente se ha desintegrado casi por completo. Porque del atractivo Red Bull Salzburgo que te obligaba a visionar al menos sus partidos en competición europea no queda casi nada. No queda casi nada de ese equipo que arrasó Amsterdam y después cayó contra el Basilea por culpa de su mala puntería arriba y la falta de contundencia en la defensa de acciones a balón parado, ni tampoco de ese eterno aspirante a clasificarse para la fase de grupos de la Champions League que ha encontrado en el Malmö una bestia negra. Precisamente esta lacra, este defecto crónico, esta falta de acierto, madurez y sangre fría en las rondas previas europeas de julio y agosto, es la que ha minimizado el poder de atracción del equipo austríaco de Red Bull, que parece haber centrado ya gran parte de sus esfuerzos en fortalecer la estructura del RB Leipzig ante la incapacidad del elenco salzburgués de disputar la Champions League.

Sin presencia en la competición a la que siempre se ha aspirado, el Red Bull Salzburgo se ha hecho añicos, pues con el paso del tiempo sus elementos más importantes han abandonado la entidad. Primero se exilió Mané a la Premier, mientras Kevin Kampl y Alan tardaron un poco más en marcharse a la Bundesliga y el fútbol chino respectivamente. Sin embargo, el esqueleto se descompuso ya por completo el pasado verano cuando piezas como Gulacsi, Ilsanker, Massimo Bruno, Sabitzer e incluso Quaschner se incorporaron de forma definitiva al RB Leipzig. Además de la ya conocida baja de André Ramalho (B.Leverkusen). Con el trasvase de tantos efectivos a la entidad alemana, el mensaje enviado a los que se han quedado es tan claro como crudo: toca reconstruir el proyecto desde la base, otra vez sin futbolistas contrastados. Estas circunstancias, junto con la eliminación en la última ronda previa de la Europa League ante el Dinamo de Minsk, hasta han llegado a asustar a la gran referencia que queda en la entidad, Jonathan Soriano; el Bayer Leverkusen intentó fichar en la recta final del mercado de traspasos estival al jugador catalán, que por primera vez pareció estar cerca de salir del fútbol austríaco. Quienes sí se marcharon sobre la bocina fueron Marco Djuricin, internacional austríaco que esta temporada militará en el Brentford como cedido, y Felipe Pires, extremo brasileño llamado a marcar diferencias en su primer curso completo como futbolista del primer equipo. Pese al escaso bagaje de 15 partidos disputados con el Red Bull Salzburgo, vino el Hoffenheim y pagó un millón de euros por el prometedor atacante brasileño, que ahora juega cedido en la 2ª división alemana. El último en salir ha sido Martin Hinteregger, cedido con opción de compra al Borussia Mönchengladbach este mes de enero.

Así pues, de la columna vertebral de los últimos tres años apenas quedan dos futbolistas relevantes: el despliegue físico de Leitgeb en el centro del campo y la facilidad goleadora de Jonathan Soriano. La baja de Soriano por lesión fue relevante en los primeros compases de la temporada, pues no pudo participar en los momentos decisivos de la previa de Champions y del partido de ida de la eliminatoria contra el Dinamo de Minsk en Europa League. Pero, más allá de estos nombres, el resto son incógnitas por despejar, pues actualmente hay muy pocas certezas en lo que al RB Salzburgo se refiere. El proceso de reconstrucción ha sido difícil y más lento de lo esperado. Como no convenció Peter Zeidler, técnico del filial Liefering, la entidad ha contratado a Òscar García Junyent para revertir la situación de un conjunto muy joven que a pesar de todo lidera la tabla por delante de Rapid y Austria de Viena. El entrenador catalán fue uno de los candidatos al banquillo salzburgués el pasado verano, pero finalmente ha recalado en el fútbol austríaco unos meses más tarde de lo esperado.

“Conozco la filosofía del Red Bull Salzburgo y creo que encaja perfectamente con mi filosofía de juego. Es importante tener ahora la pausa invernal y usar este tiempo para conocer mejor a los jugadores y transmitir cómo quiero que juguemos. Fue decepcionante no poder firmar el pasado verano, pero este tipo de cosas pasan en el fútbol. Pero ahora estoy muy contento y orgulloso de estar aquí”. Òscar García Junyent, nuevo entrenador del RB Salzburgo.

Oscar Garcia dirigirá al RB Salzburgo a partir de 2016. Foto: Focus Images Ltd.
Òscar García dirigirá al RB Salzburgo a partir de 2016. Foto: Focus Images Ltd.

En verano llegaron muchos futbolistas menores de 20 años, varios de ellos con experiencia en torneos de categorías inferiores con sus respectivas selecciones (Upamecano, Prveljak, Hany Mukhtar, Okugawa, Oberlin, Roguljic o Samassekou). Pero los jugadores llamados a dar un paso hacia delante eran dos chicos nacidos en 1993 que salieron cedidos el pasado curso y que regresaron con un mayor nivel de madurez: el peruano Yordi Reyna y el noruego Havard Nielsen. Ambos son atacantes, capaces tanto de desenvolverse en una de las dos bandas o bien acompañar a un nueve referencia en punta. Sin embargo, el noruego cayó lesionado (y ha fichado por el Friburgo recientemente) y han destacado otros nombres como Takumi Minamino (autor de 7 dianas en liga) o el polivalente centrocampista y lateral Benno Schmitz para asumir mayor responsabilidad. En los primeros partidos del curso emergió con fuerza el punta suizo Dmitri Oberlin, que incluso fue titular en los dos choques de la previa de Champions ante el Malmö, pero su protagonismo se desvaneció a partir del mes de agosto. Partirán con ligera desventaja el japonés Minamino y el surcoreano Hwang Hee-Chan, que han ido convocados con sus respectivas selecciones para el Asiático sub-23 que se disputa este mes de enero, donde se jugarán su pase a los Juegos Olímpicos.

Dimitri Oberlin of Switzerland during the 2014 UEFA European Under-17 match at Gozo Stadium, Xewkija Picture by Tom Smith/Focus Images Ltd 07545141164 09/05/2014
El protagonismo de Oberlin, internacional por Suiza en categorías inferiores, ha disminuido en los últimos meses. Foto: Focus Images Ltd.

Más experimentados son Paulo Miranda, Yanis Pehlivan y Omer Damari, otras incorporaciones del pasado estival que no han encajado como se esperaba. El central brasileño Miranda empezó con muy mal pie en Austria, sobre todo con sus primeros partidos, en los que midió mal sus entradas, cometió faltas innecesarias o duras e incluso varios errores de bulto. El segundo, internacional austríaco pero de ascendencia turca, llegó a Salzburgo tras varios años en los que apenas había tenido continuidad en el fútbol otomano y no ha terminado de asentarse en estos primeros meses. El tercero, atacante israelí cedido por el RB Leipzig (que lo fichó del Austria de Viena), sí parece una incorporación más capacitada para rendir a corto plazo, pues conoce la liga y ha marcado goles en varios clubes. Pero, de momento, sus cifras (4 goles en liga hasta ahora) tampoco resultan muy llamativas.

Ante este panorama, la mejor noticia para el Red Bull Salzburgo junto a conservar la columna vertebral que conforman Hinteregger en el eje de la zaga, Leitgeb en la medular y Jonathan Soriano en la punta de lanza ha sido el rendimiento de Naby Keita. Este centrocampista guineano está rindiendo a un nivel excepcional y está llamado a abandonar Austria pronto si mantiene su progresión. Es un jugador de enorme recorrido cuya capacidad física le permite abarcar muchísimos metros, pero a pesar de ello no se trata de un futbolista demasiado corpulento ni alto. Es un interior hiperactivo, al que le encanta saltar a presionar, echar una mano para robar el balón cerca del área y que participa en todas las fases de ataque. Le gusta involucrarse en la salida de balón y llegar al área para finalizar las acciones, como indican sus 8 dianas en el torneo doméstico. Es capaz de conducir el balón para superar rivales, pero al mismo tiempo debe mejorar en la toma de decisiones, porque es algo anárquico y desprotege a menudo su zona.

Pero, a pesar de todos los cambios, el Red Bull Salzburgo lidera la tabla clasificatoria en la liga austríaca. El equipo de la marca de bebidas energéticas cerró 2015 por delante del Austria de Viena de Thorsten Fink y de un Rapid que compagina la liga con la Europa League. Sin embargo, el RB Salzburgo solo ha ganado dos de sus últimos siete choques del torneo de la regularidad, ha empatado con demasiada frecuencia y no ha desplegado un fútbol brillante, ni muchísimo menos. El juego del vigente campeón no convence, a pesar de que se suele imponer porque goza de las mejores individualidades, y de este modo resulta difícil creer que pueda superar las rondas previas de Champions el próximo verano en caso de ganar el título liguero por tercera temporada consecutiva. Además, desde la dirección deportiva no se contempla realizar grandes incorporaciones a la plantilla, según declararon los responsables de la parcela en las últimas comparecencias públicas, aunque quizás la salida de Hinteregger puede alterar sus planes.

El reto que afronta Òscar García es notable: dotar a su nuevo club de un estilo de juego reconocible y hacer progresar a los jóvenes talentos que tiene a su disposición, aspecto en el que ya cuenta con cierta experiencia de su etapa en la cantera del Barcelona. El reto es estimulante, goza de recursos económicos para contratar a futbolistas de cierto nivel para desarrollar sus ideas a medio plazo y necesita buenos resultados para que el Red Bull Salzburgo no quede en un segundo plano ahora que el RB Leipzig lidera la segunda división alemana y empieza a incorporar a los mejores jugadores del conjunto austríaco. El equipo austríaco de la franquicia Red Bull confía en Òscar tras haber seguido su trabajo en el juvenil del Barcelona, Maccabi Tel Aviv, Brighton y su breve paso por el Watford. Ha firmado hasta junio de 2017.

“Con Òscar García como técnico mantendremos con seguridad el fútbol que hemos mostrado en los últimos tres años y medio. Él ha demostrado en el pasado que sus equipos practican un fútbol ofensivo que también viene acompañado de éxitos. Para nosotros es extremadamente importante que un entrenador añada su nota personal al equipo”.

Christoph Freund, director deportivo del Red Bull Salzburgo.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Excelente artículo, mucha razón lo que comentas , Buenos momentos de entretenimiento me ha dado RB Sazlburg con su juego ofensivo y aquella mítica E.league donde lo puso complicado al mismo Villarreal. Cada verano se quedaba a las puertas y no aprovechaba su ventaja en las idas ante el Malmo de Rosenberg. El pasado ya fue decepcionante la vuelta ante el Dinamo Minsk . Me alegra que salga un artículo tratando la descomposición de un equipo que prometía , y en eso se ha quedado de momento.

Deja un comentario

*